Un gri­to, dos oídos- Mikel Ari­za­le­ta

Sarno y los pig­meos baka de Áfri­ca

El ame­ri­cano de USA, Louis Sarno, escu­chó a los 30 una melo­día irre­sis­ti­ble en una radio holan­de­sa. Y nun­ca más se qui­tó de enci­ma por­que se apo­de­ró de su vida. Aque­lla tren­za poli­fó­ni­ca de voces de mujer, soni­dos refi­na­dos de gar­gan­ta, melo­días expan­si­vas y men­guan­tes, repe­ti­cio­nes infi­ni­tas…, pura magia, cau­sa­ron un sal­to de ida en su vida. Le enter­ne­ció la voz de un pue­blo has­ta enton­ces sin nom­bre en sus libros. Y des­apa­re­ció en el aero­puer­to de Ban­gui, capi­tal de la Repú­bli­ca Cen­tro Afri­ca­na. Tras meses per­di­do y des­apa­re­ci­do sobre­vi­vió a la hepa­ti­tis, mala­ria y la lepra ali­men­tán­do­se de rena­cua­jos en las sel­vas tro­pi­ca­les cen­troa­fri­ca­nas. Y el Hero­do­to musi­cal de las sel­vas, el pigmeo blan­co de 1´90, Louis Sarno, aquel hom­bre naci­do en New Jer­sey en 1954, encon­tró en 1985 la gar­gan­ta de los gor­jeos mara­vi­llo­sos, la tri­bu pig­mea de los baka, un pue­blo de 1´50 de altu­ra. Lue­go de 25 años con ellos, casa­do y padre de dos pig­meos, ha escri­to Der Gesang des Wal­des, el soni­do del bos­que, libro que enter­ne­ce, y ha reco­gi­do 500 horas de su músi­ca, en su inves­ti­ga­ción “uno de los teso­ros más pre­cia­dos de la huma­ni­dad, ante­rior a las pirá­mi­des”. En la sel­va encon­tró la músi­ca de aque­lla radio holan­de­sa, y en la pro­fun­di­dad de aquel soni­do vis­lum­bró la cer­ca­nía mis­te­rio­sa de un mun­do, que un día, como dice Michael Obert en Zeit maga­zin, debió ser el nues­tro, cuan­do pro­ba­ble­men­te éra­mos aún todos caza­do­res y reco­lec­to­res en el Áfri­ca negra. “Los baka escu­chan el fluir del agua, el chas­qui­do de los tron­cos, el trino de las aves y el susu­rro y vue­lo del vien­to. La sel­va ha afi­na­do su oído y hoy saben inter­pre­tar a coro sus melo­días. La sel­va es una orques­ta a la que los baka aña­den su voz”. Una pig­mea, escu­chan­do a las aves, sabe si su mari­do ha teni­do éxi­to en la caza.

Azku­na, Mar­las­ka y la tor­tu­ra espa­ño­la

Tres de los cua­tro nava­rros, que ayer, 22 de enero de 2011, com­pa­re­cie­ron ante el juez Gran­de-Mar­las­ka han rela­ta­do duras sesio­nes de tor­tu­ra duran­te el perio­do de inco­mu­ni­ca­ción que han per­ma­ne­ci­do en manos de la Guar­dia Civil. Los cua­tro ‑Iñi­go Gon­zá­lez, Gor­ka Zaba­la, Jon Patxi Arra­ti­bel y Gor­ka Mayo- fue­ron envia­dos a pri­sión .

A la vez que se supo de la deci­sión de Mar­las­ka, el movi­mien­to pro amnis­tía infor­mó de que Gon­zá­lez, Zaba­la y Jon Patxi Arra­ti­bel denun­cia­ron haber sido obje­to de duras sesio­nes de tor­tu­ras, y Gor­ka Mayo, por su par­te, denun­ció haber sido ame­na­za­do y pre­sio­na­do sico­ló­gi­ca­men­te, así como obje­to de lar­gas sesio­nes de inte­rro­ga­to­rio que ver­sa­ban sobre polí­ti­ca.

Los rela­tos de Gon­zá­lez, Zaba­la y Arra­ti­bel coin­ci­den en que el tra­to reci­bi­do «ha sido muy duro» en todo momen­to, y que fue­ron obje­to de méto­dos de tor­tu­ra como «la bol­sa» has­ta lle­gar a la exte­nua­ción, así como «gol­pes por todo el cuer­po, simu­la­cros de vio­la­ción y de apli­car los elec­tro­dos» y cons­tan­tes ame­na­zas con la fami­lia.

Y mien­tras los dete­ni­dos eran tor­tu­ra­dos, el juez que les aten­día, Gran­de-Mar­las­ka, y el alcal­de de Bil­bao, Sr. Azku­na, depar­tían ami­ga­ble­men­te con­ver­sa­ción y tra­go en la Fitur de Madrid.

Sarno, Azku­na y Mar­las­ka, un gri­to, un pue­blo y dos oídos.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *