Entre­vis­ta de Car­los Azna­res a Alfon­so Sas­tre “Hay una pro­vo­ca­ción per­ma­nen­te para que ETA rom­pa tre­gua que aca­ba de anun­ciar y haga un aten­ta­do”

pais_vasco_alfonso.jpg

Entre­vis­ta con el escri­tor Alfon­so Sas­tre don­de habla sobre el País Vas­co, Amé­ri­ca Lati­na y el futu­ro de la huma­ni­dad

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano - Alfon­so Sas­tre es, sin dudas, uno de los gran­des pen­sa­do­res que resis­ten con dig­ni­dad en la Euro­pa del capi­tal. Dra­ma­tur­go, ensa­yis­ta, escri­tor pon­de­ra­do, y por sobre todos los rótu­los, un hom­bre com­pro­me­ti­do con la cau­sa de los pue­blos, Sas­tre es madri­le­ño de naci­mien­to y aho­ra, vas­co por adop­ción, ya que no sólo habi­ta en un sitio mara­vi­llo­so de Eus­kal Herria, deno­mi­na­do Hona­da­rri­bia, sino que defien­de con pasión la idea de que es país situa­do a ambos lados de los Piri­neos, tie­ne todo el dere­cho de alcan­zar su anhe­la­da inde­pen­den­cia. Con Sas­tre, dia­lo­ga­mos sobre las posi­bi­li­da­des de la caí­da del capi­ta­lis­mo, el des­com­pro­mi­so de cier­tos inte­lec­tua­les, el avan­ce revo­lu­cio­na­rio pro­du­ci­do en Amé­ri­ca Lati­na, y las pers­pec­ti­vas que se abren en el País Vas­co, lue­go del comu­ni­ca­do de ETA.

-Hace pocos años, en un dis­cur­so pro­nun­cia­do en Argen­ti­na, Fidel Cas­tro vati­ci­nó que el capi­ta­lis­mo se derrum­ba­ría en este siglo, inclu­so habló de no más de 40 años. Hoy esa estruc­tu­ra cru­je por todos lados. ¿Cree usted que la actual cri­sis que vive Euro­pa y la osten­si­ble dere­chi­za­ción de la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na, podrían ade­lan­tar esa caí­da?

-No creo que la cien­cia de la his­to­ria, o lo que la his­to­ria tie­ne de cien­cia (eso no está muy cla­ro) esté en con­di­cio­nes de hacer anti­ci­pa­cio­nes de ese tipo. Tal vez el núme­ro de las varia­bles que inter­vie­nen en los pro­ce­sos his­tó­ri­cos. Sin embar­go, siem­pre ocu­rre lo ines­pe­ra­do. Así ha sido aho­ra en Túnez, por ejem­plo. En cuan­to al capi­ta­lis­mo, ha mos­tra­do muchas veces, la efi­ca­cia y la com­ple­ji­dad de sus defen­so­res, para enfren­tar­se a sus cri­sis. Es ilu­so­rio, pien­so yo, que pue­da caer. La caí­da de los gran­des impe­rios, como lo fue el Romano, mues­tra la impor­tan­cia de fac­to­res exóge­nos en esta posi­bi­li­dad de derrum­be. Caí­das empu­ja­das, pode­mos decir. Enton­ces fue la pre­sen­cia y la acti­vi­dad de los Bár­ba­ros. En nues­tro caso, hoy sería el rena­ci­mien­to del Socia­lis­mo en una ver­sión actual, lo que vamos lla­man­do el Socia­lis­mo del Siglo XXI, y al que yo pre­fie­ro deno­mi­nar como Neo-socia­lis­mo. Hoy por hoy, la cali­dad y la can­ti­dad de los cóm­pli­ces del Capi­ta­lis­mo, hacen que no se pue­da soñar en una caí­da a tan cor­to pla­zo, aun­que eso tam­bién pue­do ocu­rrir, y a lo mejor ocu­rre. En ese caso, Fidel, una vez más, habría teni­do razón.

‑Es noto­rio que hay una ausen­cia de pen­sa­mien­to crí­ti­co y una ten­den­cia a esqui­var el com­pro­mi­so en gran­des sec­to­res de la inte­lec­tua­li­dad fren­te a los crí­me­nes del capi­ta­lis­mo. Por el con­tra­rio un núcleo digno entre los que está usted mis­mo, pelean por gene­rar opi­nión favo­ra­ble a no dejar pasar las tro­pe­lías del Impe­rio. ¿Cómo hacer para que vues­tro apor­te ocu­pe el espa­cio que mere­ce y lle­gue a más y más jóve­nes, que es pre­ci­sa­men­te hacia los cua­les está diri­gi­do el dis­cur­so del Impe­rio?

-¿Cómo hacer, cómo hacer? Es una ilus­tre pre­gun­ta. Igual que cuan­do Lenin se pre­gun­ta­ba ¿Qué hacer? La res­pues­ta se encuen­tra en una de las letras del can­to de La Inter­na­cio­nal, o sea que vamos hacia atrás para ir hacia ade­lan­te. «Agru­pé­mo­nos todos», ya que pare­ce cla­ro, que no nos haya­mos a las puer­tas de una lucha final, sino aca­so en sus pro­le­gó­me­nos. No soy ni estric­ta­men­te opti­mis­ta ni estric­ta­men­te pesi­mis­ta.

-Por otra par­te, hay muchos inte­lec­tua­les que abre­van en el dis­cur­so úni­co o son orgá­ni­cos a gobier­nos que en nom­bre de la demo­cra­cia mal­tra­tan a sus pue­blos. ¿Cómo los cali­fi­ca­ría y cuá­les serían las herra­mien­tas para impe­dir que su influen­cia no con­ta­mi­ne a las jóve­nes gene­ra­cio­nes?

-Yo los cali­fi­ca­ría como sier­vos del pese­bre del poder y men­ti­ro­sos. Muchos tie­nen la des­ver­güen­za de pro­cla­mar­se par­ti­da­rios del pro­gre­so social, aun­que lo que hacen los más avan­za­dos de ellos es «obe­de­cer al sis­te­ma con el len­gua­je de la rebe­lión». Así los defi­nió muy acer­ta­da­men­te Theo­dor Adorno.

-Es indu­da­ble que el mie­do al dife­ren­te cre­ce agre­si­va­men­te en la socie­dad euro­pea e inclu­so algu­nos paí­ses que siem­pre se carac­te­ri­za­ron como libe­ra­les, hoy poseen gobier­nos o par­la­men­tos de extre­ma dere­cha. ¿Qué antí­do­to reco­mien­da para paliar los efec­tos de este bro­te de xeno­fo­bia y racis­mo?

-No veo otro camino que el de pro­cla­mar la bús­que­da de la ver­dad y que no se con­fun­da la reali­dad con la ver­dad. La reali­dad es que vivi­mos muy malos tiem­pos, sobre todo en los paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos, don­de rei­na el espec­tácu­lo del ham­bre y la mise­ria. Esa mala reali­dad pro­mue­ve esos movi­mien­tos migra­to­rios, con más fuer­za que en otros tiem­pos. Aho­ra pase­mos al cam­po de la ver­dad. Y allí vemos que la pre­sen­cia de esos dife­ren­tes en los paí­ses desa­rro­lla­dos, no es la cau­sa de los males que en estos paí­ses se sufre. El capi­ta­lis­mo es el enemi­go, y el fas­cis­mo y el racis­mo, la peor de las solu­cio­nes posi­bles. Yo diría a quie­nes se mani­fies­tan hos­ti­les hacia nues­tros visi­tan­tes for­zo­sos: abra­zad­los, dad prue­ba de vues­tro huma­nis­mo y de que estáis a favor de la ver­dad y de la jus­ti­cia.

-Es opti­mis­ta fren­te a la reali­dad de Amé­ri­ca Lati­na don­de algu­nos gobier­nos y sus pue­blos, me refie­ro por ejem­plo a Vene­zue­la, Boli­via, Ecua­dor, Nica­ra­gua, desa­rro­llan un avan­ce del sen­ti­mien­to nacio­na­lis­ta anti-colo­nial y anti-impe­ria­lis­ta?

‑Yo me sien­to den­tro de esa fran­ja, don­de se están hacien­do esas expe­rien­cias. Y me mani­fies­to así, sobre la base rea­lis­ta de lo que ya he dicho antes, un poco mar­gi­na­do de un opti­mis­mo a ultran­za o de un opti­mis­mo a cor­to pla­zo. En esa situa­ción de fer­vien­te sim­pa­tía por esos movi­mien­tos que tú aca­bas de men­cio­nar, yo me pon­go al ampa­ro de la madre Cuba (ella es la Madre Patria para mí) y sigo con muchas espe­ran­zas las expre­sio­nes de un sen­ti­mien­to, que yo no lla­ma­ría nacio­na­lis­ta sino patrió­ti­co, en el sen­ti­do de lo que los cuba­nos gri­ta­ron al prin­ci­pio de su Revo­lu­ción: Patria o Muer­te, y cla­ro está; ven­ce­re­mos, ven­ce­re­mos.

‑Como buen ami­go que siem­pre ha sido de Cuba, ¿le pare­cen lógi­cos o le preo­cu­pan los recien­tes cam­bios pro­du­ci­dos en la Revo­lu­ción, vin­cu­la­dos al ámbi­to labo­ral y eco­nó­mi­co?

-Bre­ví­si­ma­men­te lo digo: me pare­cen esos cam­bios muy lógi­cos y nece­sa­rios, y deseo que hayan lle­ga­do a tiem­po.

-Hablan­do de Eus­kal Herría. ¿Cuál es su opi­nión sobre el esce­na­rio que se abre tras el recien­te comu­ni­ca­do de ETA, decre­tan­do el alto el fue­go per­ma­nen­te? Se lo pre­gun­to en fun­ción de que este anun­cio ha des­per­ta­do todo tipo de opi­nión, algu­nas muy favo­ra­bles y otras car­ga­das de la mali­cia de quie­nes, des­de el poder, pare­cen pre­fe­rir la pro­lon­ga­ción inde­fi­ni­da del con­flic­to.

‑En Eus­kal Herria, tam­bién estoy, y como no, del lado de la espe­ran­za, y muy recon­for­ta­do por reali­da­des elo­cuen­tes como la recien­te mani­fes­ta­ción por los pre­sos y pre­sas, del 8 de enero, que tú mis­mo has salu­da­do con un entu­sias­mo y una emo­ción que yo com­par­to. Está cla­ro que la lucha por la paz recha­za cual­quier humi­lla­ción, que el pue­blo tuvie­ra que sufrir para obte­ner­la. Esta­mos en un momen­to en que al pue­blo vas­co se lo está humi­llan­do con­ti­nua­men­te, con deten­cio­nes y tor­tu­ras de acti­vis­tas polí­ti­cos y patrio­tas (como ocu­rrie­ra en los últi­mos días). Hace muchos años yo escri­bí una nota ‑cuan­do cola­bo­ra­ba con el dia­rio El País. expre­san­do mi recha­zo enér­gi­co a la pala­bra «paci­fi­ca­ción». Estoy en con­tra de la «paci­fi­ca­ción» de Eus­ka­di. ¿Por qué? Por­que la «paci­fi­ca­ción» en la cues­tión de la paz, no con­du­ce pre­ci­sa­men­te a la paz. Sólo hay paz sobre un prin­ci­pio de liber­tad y de jus­ti­cia. La paz nun­ca está en la pun­ta de las bayo­ne­tas, y así se está demos­tran­do aquí día a día. Aho­ra esta­mos vivien­do jor­na­das de mucha fuer­za, de mucha espe­ran­za, don­de el enemi­go mues­tra que no está dis­pues­to a cami­nar hacia la paz. Hay una pro­vo­ca­ción per­ma­nen­te para que ETA rom­pa esa tre­gua que aca­ba de anun­ciar y haga un aten­ta­do. Eso sería una bue­na noti­cia para el enemi­go. Para ellos no es una bue­na noti­cia, que ETA haya opta­do por la lucha polí­ti­ca.

-¿Cuán­to pue­de ayu­dar el apor­te inter­na­cio­nal en la reso­lu­ción del con­flic­to?

‑Creo que ya está ayu­dan­do y mucho. Es un apor­te muy nece­sa­rio en un con­flic­to con la com­ple­ji­dad de éste. La inter­ven­ción de una ter­ce­ra pala­bra en estos casos se hace casi impres­cin­di­ble para que se pro­duz­can pasos hacia ade­lan­te. En este caso con­ta­mos con la cola­bo­ra­ción de gran­des per­so­na­li­da­des que están con­tri­bu­yen­do para que algún día, el lla­ma­do Par­ti­do Socia­lis­ta en el poder, vuel­va de sus erro­res, deje de poner ese dis­co raya­do que escu­cha­mos todos los días. A pesar de que están ocu­rrien­do muchas cosas, ellos siguen con ese dis­co. Ten­drán que cam­biar tam­bién ellos. Den­tro de ese par­ti­do hay, segu­ra­men­te, per­so­nas vin­cu­la­das a las glo­rias pasa­das del mis­mo, y que podrían influir para que el PSOE se des­en­tien­da de la depen­den­cia del Par­ti­do Popu­lar, y poner­se del lado de la paz. Algo que es recla­ma­do por una gran par­te del pue­blo vas­co. Aquí el pro­ble­ma no es si hay o no un gru­po arma­do, sino que exis­te un sen­ti­mien­to patrió­ti­co y popu­lar. Eso es pre­ci­sa­men­te lo que los espa­ño­les patrio­te­ros no ter­mi­nan de acep­tar, ponién­do­se en lo que Lenin lla­ma­ba «el chau­vi­nis­mo de gran poten­cia». Ellos son la gran poten­cia fren­te al pue­blo vas­co, y por lo tan­to no admi­ten que éste pudie­ra auto­de­ter­mi­nar su des­tino.

-¿Cómo se ima­gi­na o como le gus­ta­ría que fue­ra la Eus­kal Herria del futu­ro?

-El últi­mo libro que publi­qué se lla­ma pre­ci­sa­men­te «Ensa­yan­do el futu­ro», tra­tan­do de des­cri­bir o ima­gi­nar el futu­ro des­de el pun­to de vis­ta de la ima­gi­na­ción dia­léc­ti­ca, como yo la deno­mino, par­tien­do del hecho de que soy un escri­tor de fic­ción y no un escri­tor polí­ti­co. Debe­re­mos poner­nos en un futu­ro, segu­ra­men­te lejano (pero no nece­sa­ria­men­te lejano, por aque­lla cosa de que ocu­rre lo ines­pe­ra­do muchas veces), y enton­ces, intu­yo que en la penín­su­la Ibé­ri­ca habrá una Con­fe­de­ran­za de Repú­bli­cas Ibé­ri­cas, que inclui­rá obli­ga­to­ria­men­te a Por­tu­gal. Sé que muchos com­pa­ñe­ros por­tu­gue­ses par­ti­ci­pan de este sue­ño, sin duda rea­li­za­ble, lejano sí, pero posi­ble. Eso es lo que yo pien­so y quie­ro para el futu­ro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *