Las muje­res, des­igua­les ante la cri­sis – María José Mar­ti­nez.

El 28 de enero de 2011 el Gobierno espa­ñol apro­ba­rá una nue­va refor­ma de pen­sio­nes ata­can­do así, una vez más, a los dere­chos del con­jun­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y pro­pi­cian­do un «mar­co de daños cola­te­ra­les excep­cio­na­les» para las muje­res.

En un momen­to en el que el Gobierno espa­ñol ape­la a la res­pon­sa­bi­li­dad colec­ti­va como argu­men­to base de su estra­te­gia pro­pa­gan­dís­ti­ca, iden­ti­fi­can­do como un acto de irres­pon­sa­bi­li­dad el decir «no» a los cam­bios plan­tea­dos, las muje­res aba­jo fir­man­tes os pro­po­ne­mos una lec­tu­ra femi­nis­ta de esta refor­ma.

Aun­que los dis­cur­sos polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos insis­ten en que la refor­ma del actual sis­te­ma de la Segu­ri­dad Social es un mero ajus­te téc­ni­co y un mal nece­sa­rio, dicha refor­ma con­lle­va el des­man­te­la­mien­to del ya esca­so mode­lo públi­co de pro­tec­ción social. Ade­más, la implan­ta­ción de las medi­das deri­va­das de la refor­ma pro­pues­ta aumen­ta­rá las des­igual­da­des e impli­ca­rá una regre­sión de los dere­chos y garan­tías socia­les bási­cas has­ta aho­ra con­quis­ta­das. Dichas medi­das afec­ta­rán gra­ve­men­te a las muje­res y a todas aque­llas per­so­nas que viven situa­cio­nes de pre­ca­rie­dad labo­ral y dis­cri­mi­na­ción.

Un pre­cio dema­sia­do alto a pagar para satis­fa­cer los dic­ta­dos del capi­tal y los mer­ca­dos finan­cie­ros, entre ellos la ban­ca que se verá gene­ro­sa­men­te recom­pen­sa­da con el nego­cio de nues­tras pen­sio­nes. De esta for­ma, se pre­mia, para­dó­ji­ca­men­te, a los mis­mos que nos lle­va­ron a la situa­ción que aho­ra pade­ce­mos y que, des­de lue­go, no con­tem­plan rever­tir la des­igual­dad estruc­tu­ral y endé­mi­ca entre sexos.

Con rela­ción a las medi­das plan­tea­das y a su con­tri­bu­ción al incre­men­to de las ya preo­cu­pan­tes des­igual­da­des entre muje­res y hom­bres, tan­to en el ámbi­to pro­duc­ti­vo como en el repro­duc­ti­vo, lla­ma­mos vues­tra aten­ción sobre los siguien­tes pun­tos:

1. Aumen­to de la edad legal de jubi­la­ción de 65 a 67 años y aumen­to del núme­ro de años de coti­za­ción para tener dere­cho a una pen­sión con­tri­bu­ti­va.

Aumen­tar el núme­ro de años exi­gi­dos para per­ci­bir una pen­sión con­tri­bu­ti­va supon­drá dejar cada vez a más per­so­nas sin dere­cho a pen­sión. Afec­ta­rá de for­ma gene­ra­li­za­da a las muje­res al tener éstas, muy a menu­do, tra­yec­to­rias labo­ra­les dis­con­ti­nuas como resul­ta­do de la dis­cri­mi­na­ción que con­lle­va la exi­gen­cia de com­pa­gi­nar el tra­ba­jo repro­duc­ti­vo y el pro­duc­ti­vo: con­tra­tos a tiem­po par­cial, perío­dos de exce­den­cia para dedi­car el tiem­po a cui­dar a per­so­nas depen­dien­tes o colec­ti­vos espe­cí­fi­cos como las tra­ba­ja­do­ras del hogar, muje­res base­rri­ta­rras y un lar­go etcé­te­ra.

2. Redu­cir la cuan­tía de la pen­sión a la que se tie­ne dere­cho en fun­ción del núme­ro de años coti­za­dos.

Se exi­gi­rán más de 35 años para per­ci­bir el 100% de la pen­sión y todas las per­so­nas que no lle­guen a ese perío­do de coti­za­ción verán su pen­sión seria­men­te redu­ci­da.

En el caso de las muje­res, la dis­con­ti­nui­dad en sus tra­yec­to­rias labo­ra­les, las jor­na­das redu­ci­das, su mayo­ri­ta­ria pre­sen­cia en tra­ba­jos vin­cu­la­dos a la eco­no­mía sumer­gi­da, ten­drá como con­se­cuen­cia que muchas se que­den sin el dere­cho de per­ci­bir una pen­sión, o que reci­ban pen­sio­nes mise­ra­bles. Mere­ce en este pun­to hacer una men­ción espe­cial al colec­ti­vo de tra­ba­ja­do­ras de hogar que ni tan siquie­ra está inte­gra­do en el Régi­men Gene­ral de la Segu­ri­dad Social o el caso de las muje­res base­rri­ta­rras las cua­les ni siquie­ra pue­den dar­se de alta en este régi­men por tra­tar­se de un segu­ro autó­no­mo pre­vis­to para la uni­dad fami­liar; por lo tan­to, un dere­cho deri­va­do y no indi­vi­dual.

3. Eli­mi­nar la obli­ga­ción de que las pen­sio­nes man­ten­gan el poder adqui­si­ti­vo.

Se plan­tea la posi­bi­li­dad de que las pen­sio­nes no se reva­lo­ri­cen cada año en fun­ción del IPC. Es decir, no se garan­ti­za el poder adqui­si­ti­vo de las per­so­nas.

Si ya actual­men­te gran par­te de las muje­res pen­sio­nis­tas tie­nen mer­ma­da su capa­ci­dad adqui­si­ti­va y se encuen­tran en muchos casos en los umbra­les de pobre­za, con este tipo de medi­das se les con­de­na­rá a unas con­di­cio­nes de vida toda­vía más pre­ca­rias e indig­nas.

Estas reali­da­des que se ave­ci­nan nos preo­cu­pan y nos obli­gan a rea­li­zar lec­tu­ras femi­nis­tas com­par­ti­das y a unir fuer­zas ante esta embes­ti­da fla­gran­te con­tra nues­tros dere­chos. Por eso, ésta es nues­tra posi­ción:

-Recha­za­mos esta nue­va reba­ja de dere­chos que se escu­da tras la idea de «refor­ma nece­sa­ria», la cual pre­ten­de ser apro­ba­da sin un deba­te real y sin un tiem­po de estu­dio y aná­li­sis pre­vio nece­sa­rio. Sin embar­go, apo­ya­re­mos refor­mas estruc­tu­ra­les que con­duz­can a una dig­ni­fi­ca­ción de las con­di­cio­nes de vida y de tra­ba­jo de todas las per­so­nas, con inde­pen­den­cia de su sexo y/​o per­te­nen­cia étni­ca.

-Defen­de­mos que se cree un empleo de cali­dad y unas con­di­cio­nes de vida dig­nas para todas y todos.

-Apos­ta­mos por un sis­te­ma públi­co de pen­sio­nes que garan­ti­ce el sos­te­ni­mien­to y dis­fru­te de la vida.

-Lucha­mos por la pues­ta en mar­cha de infra­es­truc­tu­ras públi­cas de cui­da­do que ayu­den a garan­ti­zar nues­tra igual­dad de dere­chos y opor­tu­ni­da­des, y exi­gi­mos la para­li­za­ción de la pri­va­ti­za­ción gene­ral de los ser­vi­cios socia­les.

-Apo­ya­mos la ela­bo­ra­ción de un mar­co vas­co de rela­cio­nes labo­ra­les y de pro­tec­ción social basa­do en la igual­dad de opor­tu­ni­da­des entre muje­res y hom­bres.

Como un acto de res­pon­sa­bi­li­dad y denun­cia con­jun­ta, que­re­mos hacer valer este docu­men­to que hoy de mane­ra públi­ca repro­du­ci­mos que hace cons­tar a su vez, la suma de nues­tras voces a la lla­ma­da a la huel­ga gene­ral con­vo­ca­da en Hego Eus­kal Herria por la mayo­ría sin­di­cal vas­ca (ELA-LAB- STEE/EILAS- EHNE- HIRU) para el pró­xi­mo 27 de enero.

La nece­si­dad de movi­li­za­ción ante esta nue­va ofen­si­va neo­li­be­ral nos con­vo­ca a esta cita como una opor­tu­ni­dad para tejer redes y para res­pon­der des­de la calle a las lógi­cas injus­tas impues­tas por los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les y aca­ta­das por los gobier­nos de turno. Unas lógi­cas injus­tas, que incre­men­tan las des­igual­da­des y que afec­tan, coti­dia­na­men­te, a muje­res y hom­bres de nues­tro país.

(*) Jun­to a Mari Jose Mar­tí­nez, Mari Luz Este­ban e Izas­kun Gua­rrotxe­na, fir­man este artícu­lo Neka­ne Jura­do (eco­no­mis­ta, Elkar­tzen), Tere­sa Sáez (téc­ni­ca de Igual­dad), Isa­bel Otxoa, Sil­via Gay, Mari Luz de la Cal, Yolan­da Jube­to, Lour­des Mén­dez, Iran­tzu Men­dia, Rosa Andreu, Ido­ye Zaba­la (pro­fe­so­ras de la UPV/​EHU), Itziar Her­nán­dez (res­pon­sa­ble de docu­men­ta­cion Hegoa, UPV/​EHU), Glo­ria Guz­mán (femi­nis­ta inmi­gran­te), Bego­ña Zaba­la (mili­tan­te femi­nis­ta), Tere­sa Zaba­le­gi (abo­ga­da y repre­sen­tan­te de la Pla­ta­for­ma de Muje­res Con­tra la Vio­len

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *