Eus­kal Herria y el neo­li­be­ra­lis­mo- Juan Mari Esku­bi

Un acon­te­ci­mien­to recien­te ha sor­pren­di­do a los veci­nos de Bil­bo. La esplén­di­da y opu­len­ta sede del BBVA en la Gran Vía bil­baí­na, (ini­cial­men­te del Ban­co Bil­bao), ha sido adqui­ri­da por una mutua­li­dad de Madrid, pero más curio­so resul­ta aún que la haya com­pra­do al Deu­tsch Bank, que era el pro­pie­ta­rio. Nada es lo que pare­ce. Estos teje­ma­ne­jes demues­tran lo poco que impor­ta a los capi­ta­lis­tas, apá­tri­das con­vic­tos y con­fe­sos, dón­de asen­tar sus sedes. Que­dan así en evi­den­cia los que creen que esos gran­des empre­sa­rios sien­ten cari­ño hacia Eus­kal Herria. Lo que sí está cla­ro es que nues­tras aspi­ra­cio­nes polí­ti­cas y socia­les les impor­tan un cara­jo. Somos tan inge­nuos que recha­za­mos acep­tar la reali­dad cuan­do no coin­ci­de con nues­tros deseos. Esos empre­sa­rios sólo per­si­guen opti­mi­zar sus bene­fi­cios y sen­ta­rán sus posa­de­ras don­de los impues­tos y sub­ven­cio­nes les sean más pro­ve­cho­sos. Pue­de que lo hagan en la isla Jer­sey del Canal de la Man­cha, en las Cai­mán del Cari­be, en Sui­za, en el prin­ci­pa­do de Móna­co, en el de Liech­tens­tein… o aquí, si nos ple­ga­mos a sus deman­das y ofre­ce­mos un tra­to de “paraí­so fis­cal” a sus ganan­cias… opues­to radi­cal­men­te a nues­tra rei­vin­di­ca­ción socia­lis­ta. Es una equi­vo­ca­ción espe­rar que esas empre­sas tomen deci­sio­nes pen­san­do en el inte­rés de Eus­kal Herria.

Por cier­to, el BBVA man­tie­ne casi vacío el ras­ca­cie­los de la pla­za Cir­cu­lar de Bil­bo, lo que es obje­to de mul­ti­tud de rumo­res. ¿De quién será…?

Sin salir de la Gran Vía, tro­pe­za­mos con dos edi­fi­cios de la BBK, cajas de aho­rro fun­da­das por el ayun­ta­mien­to de Bil­bo y la dipu­tación de Biz­kaia para pres­tar ayu­das eco­nó­mi­cas y ser­vi­cios socia­les a los sec­to­res de la pobla­ción más nece­si­ta­dos. Aque­llos lau­da­bles pro­pó­si­tos se han trans­for­ma­do en una ava­ri­cio­sa ambi­ción de ganan­cia eco­nó­mi­ca, con prác­ti­cas pro­pias de los tibu­ro­nes de la ban­ca pri­va­da. En sus facha­das cuel­gan enor­mes car­te­les inci­tán­do­nos a adqui­rir sus pla­nes de pen­sio­nes, con la pre­ten­sión de des­mo­vi­li­zar la lucha de las cla­ses popu­la­res por lograr una dig­na jubi­la­ción a car­go de la Segu­ri­dad Social ¡vas­ca! Esas cajas de aho­rro han echa­do por la bor­da su tra­di­ción y se han con­ver­ti­do en cola­bo­ra­do­ras del neo­li­be­ra­lis­mo.

Qui­zás algu­nas de las gran­des empre­sas man­ten­gan ofi­ci­nas en Eus­kal Herria, pero serán sólo las que nece­si­ten para suc­cio­nar dine­ro espe­cial­men­te de los fon­dos públi­cos. Uti­li­zan­do su influen­cia, esti­mu­lan a los gober­nan­tes para que cons­tru­yan infra­es­truc­tu­ras: cen­tra­les eléc­tri­cas, tre­nes de alta velo­ci­dad, auto­pis­tas, puer­tos, aero­puer­tos, inci­ne­ra­do­ras de basu­ras… con dine­ro pro­ce­den­te de Hacien­da, nutri­da en bue­na par­te por los impues­tos de la mayo­ría social. Se tra­ta de infra­es­truc­tu­ras casi siem­pre agre­si­vas con el medio ambien­te y la cali­dad de vida, cues­tio­na­das por los veci­nos direc­ta­men­te afec­ta­dos, y por las pla­ta­for­mas popu­la­res cons­ti­tui­das en defen­sa del medio natu­ral de Eus­kal Herria. Las ins­ti­tu­cio­nes sus­traen esos capi­ta­les de las nece­si­da­des socia­les más urgen­tes: sani­dad, vivien­da, ense­ñan­za, tra­ba­jo esta­ble, pen­sio­nes… Cuan­do esas empre­sas tie­nen pro­ble­mas de liqui­dez o nau­fra­gan en sus aven­tu­ras espe­cu­la­ti­vas, como les ha pasa­do con la “bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria”, los gobier­nos acu­den a inyec­tar­les miles de millo­nes de euros de fon­dos públi­cos. Para esto hay abun­dan­cia de dine­ro, que es secues­tra­do cuan­do hay que aten­der nece­si­da­des socia­les. Lo lla­man demo­cra­cia.

La ideo­lo­gía neo­li­be­ral nos ha ino­cu­la­do el virus de un indi­vi­dua­lis­mo cruel y com­pe­ti­ti­vo. “Cada cual es res­pon­sa­ble de su situa­ción. Las opor­tu­ni­da­des de enri­que­ci­mien­to están al alcan­ce de cual­quie­ra. El que no pros­pe­ra es por su cul­pa, o por­que care­ce de espí­ri­tu empren­de­dor, o por­que es un vago, o por inca­pa­ci­dad… Por lo que sea, pero jamás podrá acu­sar a otros de su peno­sa situa­ción”. Den­tro del sis­te­ma, la mino­ría triun­fa­do­ra acu­mu­la rique­zas mien­tras el res­to empo­bre­ce. Afir­man que es volun­tad de los dio­ses: “En este mun­do tie­ne que haber ricos para que ayu­den a los pobres a no morir­se de ham­bre”. Lo lla­man demo­cra­cia.

¡El jue­ves todos a la huel­ga!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *