Dere­chos de las pri­me­ras nacio­nes – Ale­jan­dro Nadal

Mien­tras las eco­no­mías capi­ta­lis­tas en el mun­do se apres­tan a enfren­tar el cuar­to año de cri­sis eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra, los pue­blos indí­ge­nas y los miem­bros de las pri­me­ras nacio­nes for­ta­le­cen su volun­tad de seguir su pro­pio camino de desa­rro­llo. Se con­so­li­dan nue­vas alian­zas y se robus­te­cen víncu­los comu­ni­ta­rios que per­mi­ti­rán afian­zar el recha­zo al con­su­me­ris­mo sin sen­ti­do de las eco­no­mías capi­ta­lis­tas. Estos pue­blos y sus comu­ni­da­des pue­den ence­rrar lec­cio­nes impor­tan­tes para el desa­rro­llo de rela­cio­nes armó­ni­cas de lar­go pla­zo entre los seres huma­nos y el medio ambien­te.

Pero la super­vi­ven­cia de los pue­blos indí­ge­nas y las pri­me­ras nacio­nes no ha sido un pro­ce­so fácil. La vio­len­cia y el geno­ci­dio han sido el prin­ci­pal ins­tru­men­to del poder colo­nial y de la aven­tu­ra capi­ta­lis­ta para des­truir­les. Hoy toda­vía la vio­len­cia se des­en­ca­de­na cada vez que gobier­nos y cor­po­ra­cio­nes nece­si­tan hacer a un lado a comu­ni­da­des y pue­blos asen­ta­dos en terri­to­rios con valio­sos recur­sos natu­ra­les. Eso suce­de en miles de casos, des­de los yano­ma­ne en Ama­zo­nia, has­ta los adi­va­si en la India, pasan­do por las coa­li­cio­nes de pri­me­ros pue­blos de Cana­dá que luchan con­tra la indus­tria que pre­ten­de explo­tar los gigan­tes­cos yaci­mien­tos de are­nas bitu­mi­no­sas. En Méxi­co, la lar­ga lis­ta de injus­ti­cias en con­tra de las comu­ni­da­des y pue­blos indí­ge­nas es uno de los hilos con­duc­to­res de la his­to­ria del país, algo que era cla­ve en el men­sa­je del levan­ta­mien­to zapa­tis­ta de 1994.

En sep­tiem­bre de 2007 la Asam­blea Gene­ral de Nacio­nes Uni­das apro­bó la Decla­ra­ción sobre dere­chos de los pue­blos indí­ge­nas, docu­men­to impor­tan­te resul­ta­do de 20 años de nego­cia­cio­nes. Este ins­tru­men­to reco­no­ce los dere­chos de 400 millo­nes de habi­tan­tes de nues­tro pla­ne­ta y fue apro­ba­do por 143 paí­ses. Ini­cial­men­te tuvo el voto en con­tra de Aus­tra­lia, Cana­dá, Nue­va Zelan­da y Esta­dos Uni­dos, paí­ses con una fuer­te pre­sen­cia de pri­me­ras nacio­nes y pue­blos indí­ge­nas. Los cua­tro han ter­mi­na­do por apro­bar la decla­ra­ción (en diciem­bre de 2010 Esta­dos Uni­dos fue el últi­mo en cam­biar su posi­ción).

La decla­ra­ción no tie­ne poder vin­cu­lan­te, pero sien­ta un pre­ce­den­te impor­tan­te al reco­no­cer dere­chos colec­ti­vos de los pue­blos indí­ge­nas, reafir­ma su capa­ci­dad para man­te­ner su cul­tu­ra, len­gua­je, empleo, salud, edu­ca­ción y otros aspec­tos de su inte­gri­dad como nacio­nes. Tam­bién defi­ne sus atri­bu­cio­nes para man­te­ner y for­ta­le­cer sus ins­ti­tu­cio­nes, cul­tu­ra y tra­di­cio­nes, así como para deter­mi­nar en total liber­tad el tipo de desa­rro­llo al que aspi­ran.

Este ins­tru­men­to esta­ble­ce un escu­do pro­tec­tor con­tra la dis­cri­mi­na­ción de los pue­blos indí­ge­nas y pro­te­ge su dere­cho a man­te­ner su iden­ti­dad y sus pro­pios pro­yec­tos de desa­rro­llo social y eco­nó­mi­co. Tam­bién inclu­ye aspec­tos impor­tan­tes sobre pro­pie­dad de la tie­rra y acce­so a los recur­sos natu­ra­les de los terri­to­rios don­de se asien­tan.

La impor­tan­cia de este docu­men­to no pue­de sos­la­yar­se. No se tra­ta sim­ple­men­te de reco­no­cer dere­chos huma­nos y socia­les fun­da­men­ta­les sino de sal­va­guar­dar for­mas de orga­ni­za­ción social y eco­nó­mi­ca, de mane­jo de recur­sos natu­ra­les y de con­vi­ven­cia a lar­go pla­zo con la natu­ra­le­za, algo que las eco­no­mías capi­ta­lis­tas no pue­den man­te­ner. Pero una cosa es afian­zar este reco­no­ci­mien­to y otra es ase­gu­rar que las fuer­zas eco­nó­mi­cas que des­en­ca­de­na cual­quier eco­no­mía capi­ta­lis­ta pue­dan res­pe­tar los víncu­los tra­di­cio­na­les de las pri­me­ras nacio­nes.

Qui­zás la ame­na­za más impor­tan­te pro­vie­ne de las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas que gra­dual y silen­cio­sa­men­te des­tru­yen el deli­ca­do teji­do social que inte­gra a las comu­ni­da­des y sus pue­blos. Pre­cios, migra­ción y reme­sas son las armas mor­tí­fe­ras que aca­ban por corrom­per las rela­cio­nes comu­ni­ta­rias, debi­li­tan­do los víncu­los tra­di­cio­na­les e intro­du­cien­do el len­gua­je de una cir­cu­la­ción mone­ta­ria con­tra­ria a las rela­cio­nes de soli­da­ri­dad, res­pal­do y ayu­da mutua. Otro desa­fío mayúscu­lo es el de los indi­ca­do­res sobre cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, en espe­cial el PIB que sólo reco­no­ce tran­sac­cio­nes mone­ta­rias e igno­ra las rela­cio­nes comu­ni­ta­rias. Bueno, oja­la sólo las igno­ra­ra, por­que la reali­dad es que el indi­ca­dor del PIB aca­ba por deter­mi­nar lo que real­men­te cuen­ta en el plano eco­nó­mi­co y mar­ca lo que debe des­apa­re­cer.

El PIB como indi­ca­dor cla­ve y la uni­for­mi­dad de la con­ta­bi­li­dad nacio­nal fue­ron impues­tos en todo el mun­do sub­de­sa­rro­lla­do a par­tir de la déca­da del desa­rro­llo. En reali­dad, fue un gol­pe a las eco­no­mías tra­di­cio­na­les por­que esta for­ma de con­cep­tua­li­zar la eco­no­mía impli­ca des­va­lo­ri­zar las eco­no­mías no basa­das en la racio­na­li­dad de los inter­cam­bios y la cir­cu­la­ción mone­ta­ria capi­ta­lis­ta.

Las comu­ni­da­des indí­ge­nas y las pri­me­ras nacio­nes han podi­do con­vi­vir con la natu­ra­le­za duran­te miles de años. Es pro­ba­ble que sus for­mas de vida y orga­ni­za­ción, fue­ra de los cir­cui­tos de tra­ba­jo asa­la­ria­do y del indi­vi­dua­lis­mo egoís­ta, con­ten­gan men­sa­jes impor­tan­tes para eso que se ha dado en lla­mar el desa­rro­llo sus­ten­ta­ble. Pero el tiem­po se ago­ta y la embes­ti­da en con­tra de estos pue­blos pue­de cerrar para siem­pre esta puer­ta.

Miem­bro del Con­se­jo de Direc­ción de Sin Per­mi­so

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *