Afga­nis­tan- Txen­te Rekon­do

La impor­tan­cia del lla­ma­do eje ?Afg-Pak? (Afga­nis­tán-Pakis­tán) den­tro de la estra­te­gia mili­tar de Esta­dos Uni­dos ha que­da­do remar­ca­da recien­te­men­te tras un docu­men­to del pre­si­den­te Oba­ma don­de seña­la­ba que esa región seguí cen­tran­do bue­na par­te de sus pró­xi­mos movi­mien­tos en polí­ti­ca exte­rior, y aña­día que ?nues­tro obje­ti­vo sigue sien­do el mis­mo: des­ba­ra­tar, des­man­te­lar y derro­tar a al Qai­da en Afga­nis­tán y Pakis­tán, y al tiem­po que evi­ta­mos que su capa­ci­dad ame­na­ce a Esta­dos Uni­dos y a sus alia­dos en el futu­ro?.

En el cita­do docu­men­to, se aña­día ade­más que la estra­te­gia de la ocu­pa­ción ya esta­ba dan­do sus fru­tos en las cita­das áreas, a pesar de ?que la ame­na­za toda­vía está pre­sen­te y pue­de difi­cul­tar nues­tros obje­ti­vos?. Pero todo ese des­plie­gue opti­mis­ta de los diri­gen­tes nor­te­ame­ri­ca­nos no debe ocul­tar que la ver­da­de­ra reali­dad afga­na tras­cu­rre por otros pará­me­tros, bas­tan­te ale­ja­dos ade­más de los que nos quie­ren pre­sen­tar.

Impor­tan­tes ana­lis­tas coin­ci­den con esa ?otra? reali­dad, ale­ja­da del opti­mis­mo pro­pa­gan­dís­ti­co de la Casa Blan­ca y de sus alia­dos occi­den­ta­les, y que no dudan en afir­mar que la actual estra­te­gia de ocu­pa­ción está con­de­na­da al fra­ca­so, más allá de los reto­ques que se le quie­ra impri­mir en cada momen­to.

Así, esa pos­tu­ra tan opti­mis­ta pue­de aca­bar ?ponien­do en serio peli­gro la cre­di­bi­li­dad? de sus defen­so­res, sobre todo ante la pro­pia opi­nión públi­ca local que ve con el trans­cur­so de los años, la ocu­pa­ción sigue dan­do sín­to­mas de un peli­gro­so estan­ca­mien­to. Y por otro lado, se denun­cia ese inten­to por defen­der lo inde­fen­di­ble, pre­sen­tan­do una y otra vez a la resis­ten­cia afga­na como una ?sim­ple reali­dad pas­tum y local (situa­da fun­da­men­tal­men­te en el sur del país)?, des­de­ñan­do una reali­dad más com­ple­ja en torno a la estruc­tu­ra y capa­ci­dad ope­ra­ti­va de los gru­pos de la resis­ten­cia.

Has­ta los mayo­res defen­so­res de la estra­te­gia ocu­pan­te reco­no­cen en pri­va­do que todo lo más que se pue­de pre­ten­der lle­var a delan­te en la actual coyun­tu­ra es con­te­ner a la resis­ten­cia en algu­nos pun­tos cla­ve del país, pero en nin­gún momen­to se ve como rea­li­za­ble a medio pla­zo una vic­to­ria sobre los resis­ten­tes.

La debi­li­dad, o inexis­ten­cia, del gobierno cen­tral, el incum­pli­mien­to occi­den­tal en torno a las ayu­das y la recons­truc­ción, la corrup­ción y la depen­den­cia hacia las plan­ta­cio­nes de opio, son algu­nos aspec­tos que se nos obvian en los comen­ta­rios de la Casa Blan­ca, y que sin embar­go son cla­ves para enten­der mejor la reali­dad en Afga­nis­tán y el equi­li­brio de fuer­zas que se está dan­do en el table­ro regio­nal.

Washing­ton anun­ció hace ya doce meses una ?nue­va estra­te­gia? para Afga­nis­tán, pero a tenor de lo que hemos vis­to has­ta aho­ra nos encon­tra­mos con el mis­mo guión, aña­dién­do­le nue­vas dosis en for­ma de más tro­pas de com­ba­te esta­dou­ni­den­ses para inten­tar con­te­ner a la resis­ten­cia afga­na. Ade­más, recien­te­men­te hemos podi­do ver cómo otro de los pila­res de esa estra­te­gia podría tam­ba­lear­se en el futu­ro o con­di­cio­nar al menos las inten­cio­nes ini­cia­les de Oba­ma.

Tras la últi­ma cum­bre de la OTAN en Lis­boa la mayor par­te de sus miem­bros han mani­fes­ta­do su inten­ción de aban­do­nar Afga­nis­tán en los tres o cua­tro pró­xi­mos años, y sobre todo, se pue­de cons­ta­tar que las tro­pas de esos esta­dos en sue­lo afgano inten­ta­rán evi­tar que el núme­ro de sus bajas se incre­men­te, lo que direc­ta o indi­rec­ta­men­te con­di­cio­na­rá su supues­ta capa­ci­dad ope­ra­ti­va (limi­tán­do­se, como ya hacen algu­nas de esas fuer­zas, a per­ma­ne­cer den­tro de las bases que a día de hoy tie­nen en sue­lo afgano).

Ante ese futu­ro esce­na­rio en torno a sus alia­dos que se le ave­ci­na a Esta­dos Uni­dos, los estra­te­gas de Oba­ma siguen empe­ña­dos en man­te­ner la ocu­pa­ción y la gue­rra, sin una hoja de ruta real para poner fin a la situa­ción y sin un pano­ra­ma don­de ceses defi­ni­ti­va­men­te las ope­ra­cio­nes mili­ta­res.

La fecha ?mági­ca? de 2014 pue­de aca­bar sien­do una pro­me­sa elec­to­ral más, o con­ver­tir­se en un mero espec­tácu­lo pro­pa­gan­dís­ti­co al esti­lo del que hemos podi­do ver recien­te­men­te en Iraq, don­de para jus­ti­fi­car la supues­ta sali­da de las tro­pas mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses del país, se ha cam­bia­do la defi­ni­ción de las mis­mas, y con un nue­vo nom­bre segui­mos vien­do cómo EEUU ocu­pa las lla­ma­das bases ?per­ma­nen­tes? en Iraq.

La estra­te­gia esta­dou­ni­den­se se agrie­ta en Afga­nis­tán. Mien­tras que nos quie­ren hacer creer que la resis­ten­cia está enca­jo­na­da en cier­tas regio­nes, que es un mero movi­mien­to tali­ban o que está debi­li­ta­da, y todo ello gra­cias a la ?pre­sión mili­tar? esta­dou­ni­den­se; la reali­dad es muy dife­ren­te, tal y como hemos podi­do com­pro­bar estas sema­nas a tra­vés de los artícu­los del perio­dis­ta Kar­los Zuru­tu­za en GARA.

Ese cas­ti­llo de nai­pes que ha cons­trui­do EEUU, ade­re­za­do con supues­tos movi­mien­tos (o frau­des) nego­cia­do­res, pre­ten­de otor­gar­le una posi­ción ven­ta­jo­sa a Washing­ton, sin embar­go casi nada es del color que nos lo pin­tan.

A día de hoy, la resis­ten­cia está más fuer­te que nun­ca, con­tro­lan­do gran­des par­tes del país y con una pre­sen­cia ?efi­caz? en más del ochen­ta por cien­to del mis­mo. Los recien­tes avan­ces de los gru­pos resis­ten­tes en el nor­te y en el este de Afga­nis­tán mues­tran la capa­ci­dad ope­ra­ti­va, tan­to mili­tar como diplo­má­ti­ca, de la resis­ten­cia. Por un lado logra rom­per el mito de un movi­mien­to loca­li­za­do en el sur, al tiem­po que ha sido capaz de enta­blar alian­zas tác­ti­cas y estra­té­gi­cas con dife­ren­tes gru­pos y etnias del país.

Otro fac­tor a tener en cuen­ta es la extre­ma depen­den­cia que EEUU tie­ne a día de hoy del otro­ra defe­nes­tra­do Kar­zai, quien pier­de ente­ros cada día que pasa a os ojos de su pue­blo, que le ve cla­ra­men­te como la mate­ria­li­za­ción de las pro­me­sas occi­den­ta­les (corrup­ción, mani­pu­la­ción elec­to­ral, debi­li­dad?). La inexis­ten­cia de un gobierno ope­ra­ti­vo más allá del pala­cio pre­si­den­cial de Kabul hace que el ver­da­de­ro apa­ra­to esta­tal se esté con­for­man­do en torno a la resis­ten­cia, y la pobla­ción más allá de Kabul tie­ne que diri­gir­se a las auto­ri­da­des nom­bra­das por los rebel­des para solu­cio­nar cual­quier pro­ble­ma coti­diano.

Tam­po­co con­vie­ne olvi­dar los movi­mien­tos de otros acto­res. Des­de hace tiem­po el tea­tro afgano está sir­vien­do para que los intere­ses de pode­res regio­na­les o emer­gen­tes mue­van tam­bién sus fichas. El pul­so entre Pakis­tán e India, bajo la som­bra de lograr ser ?socio pre­fe­ren­te? de EEUU; los movi­mien­tos y rece­los de Chi­na, que no quie­re que un nue­vo fren­te se le abra en Asia; las coin­ci­den­cias entre Tehe­rán y Washing­ton, más allá de las noti­cias pro­pa­gan­dís­ti­cas de los medios o de los pro­pios intere­sa­dos; son todos ellos fac­to­res a tener en cuen­ta a la hora de ana­li­zar el deve­nir de Afga­nis­tán.

Lo que se hace cada día más apre­cia­ble es la inca­pa­ci­dad de la actual estra­te­gia mili­tar de la ocu­pa­ción, y más allá de las manio­bras intere­sa­das en torno a una supues­ta nego­cia­ción, lo que es evi­den­te es que los dos ejes cen­tra­les de los pró­xi­mos meses en aque­lla región, si habla­mos en cla­ve de reso­lu­ción del con­flic­to, van a gira­ra en torno a la fina­li­za­ción de la ocu­pa­ción extran­je­ra y a una mesa de nego­cia­cio­nes don­de deben estar repre­sen­ta­dos los acto­res loca­les con peso real, y don­de los invi­ta­dos extran­je­ros debe­rán evi­tar con­di­cio­nar los resul­ta­dos de las nego­cia­cio­nes en bus­ca de unos bene­fi­cios o intere­ses pro­pios.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *