O huel­guis­ta o esqui­rol – Fede de los Ríos

El pró­xi­mo jue­ves nos con­vo­can a enfren­tar­nos a la polí­ti­ca de este Gobierno que no es otra que la de estar al ser­vi­cio del Capi­tal o, lo que es lo mis­mo, aumen­tar día a día la san­gría a los tra­ba­ja­do­res. Para eso dic­tan nue­vas leyes, para eso lla­man al esta­blo a los cabes­tros sin­di­ca­les. Les van a poner yugo nue­vo a la pare­ja que for­ma la yun­ta favo­re­ce­do­ra del diá­lo­go social. Algu­nos los lla­man ven­di­dos; yerran, no son tan vie­jos, éstos nacie­ron ya pro­pie­dad del amo. Ved si no a Gutié­rrez y a Fidal­go. Si algu­na vez tra­ba­ja­ron, el sólo recuer­do les evo­ca a Vivien Leigh inter­pre­tan­do la Scar­let O´Hara de «Lo que el vien­to se lle­vó»: «Aun­que ten­ga que matar, enga­ñar o robar, a Dios pon­go por tes­ti­go de que jamás vol­ve­ré a pasar ham­bre». Nin­guno vuel­ve al tajo y eso que lo que más dicen que­rer en este mun­do son a los tra­ba­ja­do­res. Por ellos viven. Sin ellos su vida care­ce­ría de sen­ti­do. Igual que los patro­nes.

La jubi­la­ción a los 67, a la que lle­ga­re­mos mucho más sanos gra­cias a la ley con­tra los fuma­do­res, esos inmi­se­ri­cor­des ase­si­nos de niños, emba­ra­za­das y demás gen­tes muy, muy, muy débi­les y enor­me­men­te des­va­li­das. En Nafa­rroa, como a todo se le aña­de, como en el cama­ro­te de los Marx, dos hue­vos duros más, tam­po­co podrán dis­fru­tar del vicio en las socie­da­des, teó­ri­ca­men­te de ámbi­to pri­va­do. Váyan­se pre­pa­ran­do las peñas. A los impú­be­res se les podrá seguir man­dan­do sin vigi­lan­cia a los cen­tros cató­li­cos de ense­ñan­za y a loca­les don­de impar­ten cate­que­sis unos seño­res con la abso­lu­ta segu­ri­dad de que sus pul­mo­nes serán res­pe­ta­dos y segui­rán sien­do inma-cula­dos al igual que sus almi­tas.

Con cua­tro millo­nes y medio de per­so­nas sin tra­ba­jo la medi­da a tomar ha sido la de refor­mar las leyes regu­la­do­ras de las rela­cio­nes labo­ra­les e impo­ner el des­pi­do más libre y bara­to de la his­to­ria. Para rizar el rizo aumen­tan la edad de jubi­la­ción.

Los sala­rios con­ge­la­dos si no reba­ja­dos, su poder adqui­si­ti­vo en cues­ta aba­jo per­ma­nen­te. Con­ge­la­ción, asi­mis­mo, de las pen­sio­nes actua­les y reba­ja de la cuan­tía de las veni­de­ras. La cares­tía de los bie­nes de pri­me­ra nece­si­dad en impa­ra­ble ascen­so. Del 20% de subi­da en el reci­bo de la luz que vas a pagar que­ri­do lec­tor, para que valo­re­mos lo que cues­ta dijo un hijopu­ta, te ale­gra­rá saber que una par­te, peque­ñi­ta eso sí, aca­ba­rá en el bol­si­llo de José María Aznar. Las eléc­tri­cas, al fin, han hecho jus­ti­cia y pagan sus favo­res con 200.000 euros al año. No es mucho para un hom­bre de su talla, pero algo es algo. A Feli­pe son las com­pa­ñías de gas las que pagan sus favo­res. A Mar­tín Villa, Tele­fó­ni­ca; a Josu Jon, Petro­nor; y así podría­mos seguir duran­te cien­tos de líneas. El sacri­fi­cio por lo públi­co, sea por la patria o por los tra­ba­ja­do­res, es com­pen­sa­do por los amos de lo pri­va­do. Qué suer­te vivir en este país tan pro­cli­ve al diá­lo­go social. Don­de los patro­nes miran por el bien de los tra­ba­ja­do­res y los sin­di­ca­lis­tas demo­crá­ti­cos por el de los patro­nes. El nacio­nal­sin­di­ca­lis­mo josean­to­niano hecho car­ne.

¿Sufi­cien­tes razo­nes para una huel­ga, decís? Hay razo­nes pa quel Ebro baje rojo y con tro­pie­zos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *