El ver­da­de­ro terro­ris­mo que ame­na­za a Amé­ri­ca Lati­na-Resu­men Latinoamericano.

El impe­rio yan­qui y sus gusa­nos aco­san a Latinoamérica.

Las rutas del terror 1

En una trá­gi­ca con­ti­nui­dad de la his­to­ria terro­ris­ta de Esta­dos Uni­dos con­tra Amé­ri­ca Lati­na, que se extien­de des­de fines del siglo XIX has­ta nues­tros días, Cuba ha denun­cia­do recien­te­men­te las lla­ma­das «rutas del terror», con tes­ti­mo­nios cla­ves y docu­men­ta­ción impe­ca­ble, lo que reve­la las gra­ves ame­na­zas con­tra nues­tra región, víc­ti­ma de un geno­ci­dio en el siglo pasa­do con la impo­si­ción de las doc­tri­nas ins­pi­ra­das en la expan­sión colo­nial para con­tro­lar y domi­nar paí­ses de por sí depen­dien­tes. Un esque­ma con­tra­in­sur­gen­te que per­du­ra y sigue sien­do par­te esen­cial de los pla­nes imperiales.

Los pro­ta­go­nis­tas de esta his­to­ria que ade­lan­ta Cuba como una aler­ta roja, son los «cami­nan­tes del terror» y aun­que cues­te creer­lo, se tra­ta de los mis­mos gru­pos terro­ris­tas y mer­ce­na­rios, a cuya cabe­za se ubi­can los lla­ma­dos cubano-ame­ri­ca­nos, que ani­dan esen­cial­men­te en Mia­mi, Flo­ri­da, pero tam­bién tie­nen una lamen­ta­ble pre­sen­cia mafio­sa en el pro­pio Con­gre­so estadounidense.

En el pasa­do sem­bra­ron el terror sobre Cuba revo­lu­cio­na­ria y Amé­ri­ca Lati­na, en lo que se cono­ció como «la gue­rra por los cami­nos del mun­do», que cita en sus libros el inves­ti­ga­dor, juris­ta y cate­drá­ti­co cubano, José Luis Mén­dez Méndez.

Fue­ron ideó­lo­gos y par­tí­ci­pes en todas las dic­ta­du­ras que aso­la­ron la región y en las ope­ra­cio­nes con­tra­in­sur­gen­tes, que deja­ron detrás miles de víc­ti­mas y crí­me­nes atro­ces, como Cón­dor, Caly­pso, Lobo y tan­tas otras.

De hecho, las inves­ti­ga­cio­nes sobre la Ope­ra­ción Cón­dor ubi­can a varias de estas figu­ras «estre­llas» del terro­ris­mo esta­dou­ni­den­se jun­to al falle­ci­do dic­ta­dor Augus­to Pino­chet Ugar­te en Chi­le, prác­ti­ca­men­te des­de que éste enca­be­zó el gol­pe con­tra el gobierno del socia­lis­ta Sal­va­dor Allen­de en sep­tiem­bre de 1973.

Uno de los más impor­tan­tes «ase­so­res» y ami­gos de Pino­chet fue Orlan­do Bosch, quien jun­to a otros per­so­na­jes sinies­tros como Luis Posa­da Carri­les, Vir­gi­lio Paz y demás con­ti­núan has­ta hoy cons­pi­ran­do con­tra Cuba y Amé­ri­ca Lati­na, como lo demues­tran sus accio­nes encu­bier­tas de antes y ahora.

La recien­te cap­tu­ra del terro­ris­ta de orí­gen sal­va­do­re­ño Fran­cis­co Chá­vez Abar­ca, el pasa­do 1 de julio, en el Aero­puer­to Simón Bolí­var de Mai­que­tía, Vene­zue­la, cuan­do tra­ta­ba de ingre­sar a ese país para desa­rro­llar pla­nes cri­mi­na­les duran­te las elec­cio­nes vene­zo­la­nas del 26 de sep­tiem­bre, per­mi­tió recons­truir par­te de las nue­vas rutas del terror en Amé­ri­ca Latina.

El gobierno de Vene­zue­la entre­gó a este mer­ce­na­rio ‑que era bus­ca­do por Inter­pol- a la jus­ti­cia cuba­na, de la que esta­ba pró­fu­go des­de media­dos de los 90.

Naci­do en El Sal­va­dor, Chá­vez Abar­ca se había con­ver­ti­do en un dili­gen­te lugar­te­nien­te del terro­ris­ta Luis Posa­da Carri­les. La nue­va misión que se le había enco­men­da­do era come­ter una serie de accio­nes en Vene­zue­la, entre cuyos dise­ños cri­mi­na­les esta­ba el ase­si­na­to de diri­gen­tes boli­va­ria­nos, entre ellos el pro­pio pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías, a quien han ame­na­za­do de muer­te públi­ca­men­te varios de sus opo­si­to­res polí­ti­cos supues­ta­men­te «demo­crá­ti­cos».

La inves­ti­ga­ción rea­li­za­da en Cuba sobre el caso Chá­vez Abar­ca, sus con­fe­sio­nes, ade­más cru­za­das con todo lo inves­ti­ga­do en el caso de las accio­nes terro­ris­tas con­tra ese país entre 1995 y 1997 per­mi­tió cono­cer deta­lles, inclu­so de cómo él mis­mo había colo­ca­do bom­bas en esos días de los ata­ques a cen­tros turís­ti­cos y otros luga­res. Esa serie de aten­ta­dos no sólo afec­ta­ron a Cuba sino a otros paí­ses de la región.

En su momen­to, la segu­ri­dad cuba­na había logra­do dete­ner a varios de los mer­ce­na­rios con­tra­ta­dos por Chá­vez Abar­ca, como el sal­va­do­re­ño Raúl Ernes­to Cruz León y los gua­te­mal­te­cos María Ele­na Gon­zá­lez Meza, Nader Kamal Musa­lam Bara­kat y Jazid Iván que par­ti­ci­pa­ron en los aten­ta­dos des­ti­na­dos a sem­brar el terror y des­alen­tar el turis­mo en la isla.

Chá­vez Abar­ca expli­có ante la jus­ti­cia el nue­vo esque­ma de aten­ta­dos con bom­bas den­tro del país, que reem­pla­za­ba lo actua­do en los años 60 con bom­bar­deos, incen­dios inten­cio­na­les, des­truc­ción de sem­bra­díos y otra serie de agre­sio­nes que ha sufri­do ese país, con la com­pli­ci­dad y el silen­cio de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les y algu­nos decla­ra­dos «demó­cra­tas» del mundo.

Des­pia­da­da­men­te los que supues­ta­men­te dicen luchar por la «demo­cra­cia» en Cuba, inten­ta­ban des­truir toda posi­bi­li­dad de sobre­vi­ven­cia para un pue­blo some­ti­do a la fero­ci­dad his­tó­ri­ca del ais­la­mien­to del blo­queo. Des­pués de haber per­di­do las espe­ran­zas de que el peque­ño país desa­fian­te sucum­bie­ra ante la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca y los paí­ses socia­lis­tas del este y como su revo­lu­ción no se dilu­yó en la nada, había que comen­zar otra eta­pa de cons­pi­ra­cio­nes, ata­ques, cam­pa­ñas des­in­for­ma­ti­vas, ajus­tes de blo­queos y demás.

Para esta nue­va eta­pa de media­dos de los 90 per­so­na­jes como Chá­vez Abar­ca eran impor­tan­tes, por tener nacio­na­li­dad de paií­ses cen­troa­meir­ca­nos, y Posa­da Carri­les le encar­gó con­tra­tar a mer­ce­na­rios y ex miem­bros de los escua­dro­nes de la muer­te en esa subregión.

Con esa extra­or­di­na­ria impu­ni­dad que le sig­ni­fi­ca­ba tra­ba­jar para Posa­das Carri­les, es decir para la CIA y otros orga­nis­mos de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se, Chá­vez Abar­ca lle­gó con pro­me­sas de ampa­ro de sus ami­gos de Vene­zue­la, como Ale­jan­dro Peña Esclu­sa, el hom­bre con­de­co­ra­do en un acto públi­co por el cri­mi­nal gol­pis­ta de Hon­du­ras, Rober­to Micheletti.

El gol­pis­ta Miche­let­ti le agra­de­cía así su ayu­da para eje­cu­tar el gol­pe en ese país el 28 de junio de 2009 y su pos­te­rior cola­bo­ra­cón- como se ha denun­cia­do-cola­bo­ran­do para con­for­mar los gru­pos de ase­si­nos para­po­li­cia­les que han secues­tra­do, tor­tu­ra­do y mata­do a hon­du­re­ños entre ellos diez perio­dis­tas des­de el gol­pe has­ta ahora.

En sus con­fe­sio­nes Chá­vez Abar­ca dio datos pre­ci­sos sobre las ins­truc­cio­nes reci­bi­das de la Fun­da­ción Nacio­nal Cubano Ame­ri­ca­na (FNCA) y de Posa­da Carri­les, su jefe direc­to, para des­es­ta­bi­li­zar a Vene­zue­la, una cam­pa­ña que con­ti­núa aho­ra con los vie­jos y gas­ta­dos tru­cos de acu­sar al gobierno boli­va­riano de sus lazos con las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC) y con el Ejér­ci­to de Libe­ra­ción nacio­nal (ELN) los nue­vos «cucos» que reem­pla­zan al comu­nis­mo de la Doc­tri­na de Segu­ri­dad nacio­nal de los años 70. Y tam­bién, por supues­to con la ETA de España.

Lo extra­or­di­na­rio del caso, es que uno de los «logros» de la CIA y sus move­di­zos ami­gos del Mos­sad Israe­lí, la inte­li­gen­cia bri­tá­ni­ca y afi­nes, es haber ali­nea­do a fun­da­cio­nes y medios euro­peos en sus «nece­si­da­des de inte­li­gen­cia», y así vemos la más deli­ran­te cam­pa­ña de men­ti­ras y mani­pu­la­cio­nes que haya­mos cono­ci­do en la his­to­ria, eje­cu­ta­da por los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción europeos.

Por supues­to de estas redes del terror, que sig­ni­fi­ca­ron un geno­ci­dio en Amé­ri­ca Lati­na duran­te el siglo XX y que hoy están acti­vas no se habla en Euro­pa y muy poco en Amé­ri­ca Lati­na, el terri­to­rio más ame­na­za­do en estos momentos,

DE CHAVEZ ABARCA A UNOAMERICA

Peña Esclu­sa fue ele­gi­do por la CIA para pre­si­dir UnoA­mé­ri­ca, una orga­ni­za­ción con fina­li­da­des terro­ris­tas y con pla­nes para derro­car a los gobier­nos que con­si­de­ran «sur­gi­dos del Foro de San Pablo».

Con­for­ma­da por exmi­li­ta­res de las pasa­das dic­ta­du­ras de Amé­ri­ca Lati­na y polí­ti­cos de dere­cha liga­dos a éstas, UnoA­mé­ri­ca tie­ne el mis­mo esque­ma por medio del cuál la CIA­creó la Ope­ra­ción Cón­dor una coor­di­na­do­ra cri­mi­nal entre las dic­ta­du­ras del Cono sur en los años 70.

En el caso de Cón­dor, según acuer­dos de noviem­bre de 1975-como cons­ta en los archi­vos del horror encon­tra­dos en Para­guay en diciem­bre de 1992 y en docu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos en Esta­dos Uni­dos-en una reu­nión cita­da por el gene­ral Manuel Con­tre­ras el ex jefe de la Dina, poli­cía polí­ti­ca de Pino­chet, en San­tia­go de Chi­le. Esa ope­ra­ción sería una acción con­jun­ta con­tra­in­sur­gen­te para inter­cam­biar datos y per­so­nas, per­se­guir, vigi­lar, secues­trar y ase­si­nar en accio­nes con­jun­tas a comu­nis­tas, izquier­dis­tas y opo­si­to­res a las dictaduras.

Todo esto en el mar­co de la «gue­rra fría» y la Doc­tri­na de Segu­ri­dad Nacio­nal impues­ta por Esta­dos Uni­dos a todos nues­tros países.

El plan esta­ba dise­ña­do supues­ta­men­te para «exter­mi­nar» a una coor­di­na­do­ra revo­lu­cio­na­ria en la que con­ver­gían algu­nos movi­mien­tos gue­rri­lle­ros del Cono Sur, pero en reali­dad poco o nada que­da­ba de aquello.

Las dic­ta­du­ras mili­ta­res de Para­guay, Bra­sil, Uru­guay, Boli­via y Chi­le, a lo que en los años 75 se unía en Argen­ti­na el con­tra­in­sur­gen­te Ope­ra­ti­vo Inde­pen­den­cia en la pro­vin­cia de Tucu­mán y el noroes­te argen­tino, así como el accio­nar de la para­po­li­cial Alian­za Anti­co­mu­nis­ta Argen­ti­na (Tri­ple A) habían gol­pea­do dura­men­te a las orga­ni­za­cio­nes arma­das y en gene­ral a todos los sec­to­res polí­ti­cos, pro­fe­sio­na­les, socia­les, sin­di­ca­les, reli­gio­sos opues­tos a esas dictaduras.

En mar­zo de 1976 se uni­ría abier­ta­men­te Argen­ti­na con el gol­pe mili­tar del 24 de mar­zo, que ins­ta­la­ría la dic­ta­du­ra más cruen­ta en este país.

Los miles de muer­tos, tor­tu­ra­dos y des­apa­re­ci­dos dan cuen­ta del horror vivi­do en esos años.

UnoA­mé­ri­ca fue crea­da en diciem­bre de 2008 en Colom­bia, ante el fra­ca­so del inten­to de gol­pe con­tra el pre­si­den­te Evo Mora­les en Boli­via en sep­tiem­bre de ese año. Detrás tam­bién esta­ba la som­bra del gol­pe de Esta­do en Vene­zue­la en abril de 2002 con el invo­lu­cra­mien­to públi­co de Washing­ton para derro­car al pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías.

En este caso, en un hecho his­tó­ri­co y úni­co el pre­si­den­te fue res­ca­ta­do por el pue­blo en las calles y un sec­tor patrió­ti­co del ejér­ci­to vene­zo­lano y res­ti­tuí­do en horas, en una ver­da­de­ra apo­teo­sis lati­no­ame­ri­ca­na, de lo que esca­sa­men­te se habla a pesar de que cons­ti­tu­ye un hito en la his­to­ria regio­nal y mundial.

Una de las pri­me­ras ini­cia­ti­vas de UnoA­mé­ri­ca fue crear «una comi­sión» supues­ta­men­te de «dere­chos huma­nos» para «inves­ti­gar» los suce­sos cri­mi­na­les de Pan­do don­de la dere­cha boli­via­na de la lla­ma­da Media Luna de ese país y sus para­po­li­cia­les ase­si­na­ron a cam­pe­si­nos iner­mes que inten­ta­ban lle­gar en apo­yo al pre­si­den­te Mora­les, en sep­tiem­bre de 2008.

Los ultra­de­re­chis­tas pro­dic­ta­to­ria­les de UnoA­mé­ri­ca debían des­acre­di­tar ante el mun­do a la Unión Sur­ame­ri­ca­na de Nacio­nes (Una­sur), que ade­más de parar el gol­pe con una fir­me acti­tud que obli­gó a la pro­pia OEA a tomar posi­cio­nes, for­mó una comi­sión urgen­te que dic­ta­mi­nó quie­nes eran los ase­si­nos de Pan­do, en una inves­ti­ga­ción reco­no­ci­da por los orga­nis­mos internacionales, .

Las prue­bas seña­la­ron a los dere­chis­tas boli­via­nos-con ayu­da extran­je­ra- inte­gran­tes aho­ra de UnoAmérica.

Pre­ci­sa­men­te UnoA­mé­ri­ca es una ins­tan­cia para nuclear todas las fuer­zas de dere­cha y asu­men que deben luchar para el derro­ca­mien­to de los gobier­nos del Foro de San Pablo e impe­dir sus acti­vi­da­des «supra­na­cio­na­les» como la inte­gra­ción regio­nal que para ellos «ame­na­za a la democracia».

En su pági­na web dan cuen­ta de acti­vi­da­des en todos los paí­ses en sus inten­tos de des­es­ta­bi­li­zar gobier­nos y anun­cian tam­bién accio­nes coor­di­na­das con­tra unos y otros.

No es una ame­na­za menor como lo hemos vis­to en Hon­du­ras y espe­cial­men­te en estas acti­vi­da­des cri­mi­na­les, como las que unen a los terro­ris­tas de Mia­mi, con los direc­ti­vos de UnoAmérica,

LAS RUTAS DEL TERROR 2

Con­ti­nuan­do con la saga terro­ris­ta que ame­na­za a Amé­ri­ca Lati­na, es bueno recor­dar que tam­bién en los suce­sos gol­pis­tas de sep­tiem­bre de 2008 en Boli­via, que lle­va­rían final­men­te a la expul­sión del emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se Phi­lip Gold­berg, un exper­to en sepa­ra­tis­mos y des­es­ta­bi­li­za­ción, se ubi­có la pre­sen­cia de los gru­pos cuba­nos de Miami,

Esto no extra­ñó a nadie ya que en los años 60 varios de los más cono­ci­dos inte­gran­tes de estos gru­pos de Mia­mi fue­ron envia­dos por la CIA a terri­to­rio boli­viano y paí­ses fron­te­ri­zos para per­se­guir y ase­si­nar al coman­dan­te Ernes­to Che Guevara.

Uno de los «envia­dos» era pre­ci­sa­men­te Félix Rodrí­guez Men­di­gu­tía quien se con­si­de­ra a sí mis­mo «un héroe» de la CIA y que per­so­nal y cobar­de­men­te orde­nó ase­si­nar al coman­dan­te Gue­va­ra pri­sio­ne­ro y heri­do en la escue­li­ta de La Higue­ra, en un pobla­do de Boli­via, en octu­bre de 1967.

Liga­do al dic­ta­dor Ful­gen­cio Batis­ta que fue derro­ca­do por la revo­lu­ción cuba­na en 1959, Rodrí­guez se enro­ló muy tem­pra­na­men­te en la CIA entre­nán­do­se en las bases del Coman­do Sur de EE.UU en la Zona del Canal de Pana­má. Se hizo exper­to en explo­si­vos, sabo­ta­jes y ope­ra­cio­nes encu­bier­tas, que incluían aten­ta­dos y asesinatos.

Entre sus múl­ti­ples «tra­ba­jos» para la CIA figu­ra el reclu­ta­mien­to de mer­ce­na­rios para inte­grar el gru­po que inten­tó inva­dir Cuba en 1961 por Pla­ya Girón, don­de fue­ron derro­ta­dos. El inves­ti­ga­dor cali­for­niano Paul Kan­gas hizo refe­ren­cia a un docu­men­to des­cla­si­fi­ca­do en Esta­dos Uni­dos (revis­ta The Rea­listh 1990) don­de de seña­la que Rodrí­guez tra­ba­ja­ba direc­ta­men­te con el ex pre­si­den­te Geor­ge Bush (padre).

Cuan­do éste fue direc­tor de la CIA en 1976 ins­tru­yó la con­for­ma­ción del Coman­do de Orga­ni­za­cio­nes Revo­lu­cio­na­rias Uni­das (Coru) inte­gra­do por los gru­pos terro­ris­tas de Mia­mi que par­ti­ci­pó acti­va­men­te en todos los crí­me­nes con­tra Cuba y en Amé­ri­ca Lati­na. Y muy espe­cial­men­te en la Ope­ra­ción Cón­dor, coor­di­na­do­ra cri­mi­nal de las dic­ta­du­ras del Cono Sur entre los años 70 y 80.

Tam­bién se los encon­tra­rá entre los mer­ce­na­rios que aso­la­ron al pue­blo afri­cano y como tro­pas espe­cia­les en Viet­nam y en todo sitio don­de la CIA requi­rie­ra de estos «sol­da­dos de fortuna»..

Son varios los docu­men­tos que mues­tran la rela­ción direc­ta y los tra­ba­jos de Rodrí­guez y sus com­pa­ñe­ros de rutas mor­ta­les con Bush y otros altos fun­cio­na­rios de EE,.UU en dis­tin­tos momentos.

Rodrí­guez quien reco­men­dó a Bush a Jor­ge Mas Cano­sa, pri­mer pre­si­den­te de la (FNCA) de trá­gi­ca his­to­ria en nues­tro con­ti­nen­te, fue par­te y ase­sor del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Fort Bening, como otros de sus ami­gos, entre ellos Posa­da Carri­les. Según su pro­pio rela­to en esa entre­vis­ta en Puer­to Rico en el 2005 expli­có que des­pués de gra­dua­do siguió «tra­ba­jan­do con la Agen­cia don­de hici­mos ope­ra­cio­nes de coman­do con­tra Cuba. Fui a Vene­zue­la a un ope­ra­ti­vo de la Agen­cia para apo­yar al sis­te­ma de comu­ni­ca­cio­nes con­tra las guerrillas».

En cum­pli­mien­to de estas misio­nes de la CIA fue que via­jó jun­to a otros de sus com­pa­ñe­ros a Boli­via don­de varios de estos cuba­nos-ame­ri­ca­nos fue­ron inte­gra­dos como ofi­cia­les del pro­pio ejér­ci­to en los años 60 y se con­vir­tie­ron en un ver­da­de­ro azo­te para el pue­blo, man­te­nien­do casas de tor­tu­ras, e inclu­so ter­mi­na­ron sien­do recha­za­dos por miem­bros del ejér­ci­to boli­viano, tal como se ha podi­do documentar.

Siguien­do los pasos de Bosch, Posa­das Carri­les, Félix Rodrí­guez, Gas­par Jimé­nez Esco­be­do y otros se los encuen­tra en diver­sos paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na para sus tareas criminales.

En el caso de Vene­zue­la, Posa­da Carri­les, a ins­tan­cias de la CIA fue inte­gra­do a la pro­pia poli­cía polí­ti­ca de ese país Disip, como tam­bién lo hicie­ron en otros luga­res, par­ti­ci­pan­do en la repre­sión, en secues­tros, tor­men­tos, ase­si­na­tos y des­apa­ri­cio­nes, todo lo cuál ha sido inclu­so denun­cia­do por sus víctimas.

El pro­pio Rodrí­guez ha reco­no­ci­do sus tra­ba­jos enco­men­da­dos por la CIA «como ase­sor de una uni­dad pre­si­den­cial en el Ecua­dor,» su pre­sen­cia en Perú y su par­ti­ci­pa­ción en gol­pes de Estado.

Para mar­car cómo se unen las acti­vi­da­des en dis­tin­tos tiem­pos y paí­ses Rodrí­guez par­ti­ci­pó en Viet­nam en la cri­mi­nal Ope­ra­ción Fénix que mane­jó el ex jefe de la CIA, William Colby a media­dos de los años 60 y que sir­vió para eje­cu­tar ile­gal y extra­ju­di­cial­men­te – des­pués de ine­na­rra­bles tor­tu­ras- a unas 40 mil víc­ti­mas. Colby reco­no­ció, son­rien­do fría­men­te ante una Comi­sión del sena­do esta­dou­ni­den­se en 1971 que median­te el «pro­gra­ma Fénix se mató a 20 mil 587 sos­pe­cho­sos, fue­ron cap­tu­ra­dos otros 29 mil y con­ver­ti­dos en trai­do­res 17 mil».

Pre­ci­sa­men­te Fénix fue el ante­ce­den­te bási­co de la Ope­ra­ción Cón­dor y tam­bién de los Cen­tros Clan­des­ti­nos de Deten­ción, cuan­do se uti­li­za­ban escue­las y otros luga­res, tras­la­dan­do a pri­sio­ne­ros lejos de sus pobla­cio­nes para desaparecerlos.

Inves­ti­ga­do­res como el cana­dien­se Jean Guy Allard recuer­dan que en esos momen­tos Rodrí­guez estu­vo tam­bién en la com­pa­ñía de avia­ción de la CIA, Air Amé­ri­ca, «famo­sa por el gran trá­fi­co de heroí­na que desa­rro­lló des­de Laos has­ta los EE.UU. don­de se regis­tran dos nom­bres muy impor­tan­tes en la carre­ra pos­te­rior de Félix diri­gien­do este nar­co­trá­fi­co de Air Amé­ri­ca: Donald Gregg y Theo­do­re Shac­kley, ambos jefes de la CIA en la zona en ese momento».

Asi se enten­de­rá mejor el papel que cum­plie­ron estos gru­pos de Mia­mi en el Irán-Gate y el Con­tra-Gate en los años 70 ‑80, cuan­do se envia­ba dro­ga por medio de avio­nes del Coman­do Sur a la Flo­ri­da des­de Amé­ri­ca Lati­na y se inter­cam­bia­ba por armas para los «con­tras», nica­ra­güen­ses, mer­ce­na­rios que libra­ron la gue­rra sucia diri­gi­da por la CIA­con­tra Nica­ra­gua san­di­nis­ta en los años 80.

Por supues­to Rodrí­guez, como todo el gru­po ha reci­bi­do con­de­co­ra­cio­nes y el abri­go de la impu­ni­dad abso­lu­ta que ha per­mi­ti­do man­te­ner­los en acti­vi­dad has­ta estos días.

Hace unos días Orlan­do Bosch res­pon­sa­ble de crí­me­nes de lesa huma­ni­dad en nues­tra región, pre­sen­tó un libro en Mia­mi que bien podría cali­fi­car­se como sede del terror, con abun­dan­te publicidad.

¿Y qué decir de Posa­da Carri­les, que jun­to con Bosch come­tie­ron el mayor acto terro­ris­ta al volar un avión de la empre­sa Cuba­na de avia­ción sobre Bar­ba­dos en octu­bre de 1976, dejan­do 73 víc­ti­mas para las cuá­les no ha habi­do jus­ti­cia inter­na­cio­nal aún?.

El ver­gon­zo­so jui­cio a Posa­da Carri­les que se rea­li­za en estos días de enero de 2011 en Esta­dos Uni­dos por un «tema de migra­ción» cuan­do se tie­ne toda la infor­ma­ción sobre sus crí­me­nes de lesa huma­ni­dad ‚mues­tra la doble moral esta­dou­ni­den­se y es un acto ver­gon­za­te para su pueblo.

DE LA OPERACIÓN CONDOR A PANAMA AÑO 2000

Lo que se tra­ta de esta­ble­cer en este rápi­do reco­rri­do sobre algu­nos de esos cri­mi­na­les pro­te­gi­dos por Washing­ton es que estos per­so­na­jes actua­ron en toda nues­tra región.

Se pue­de citar como ejem­plo el ase­si­na­to de Orlan­do Lete­lier, ex minis­tro del gobierno de Sal­va­dor Allen­de, hecho ocu­rri­do en sep­tiem­bre de 1976 en Washing­ton en el cual par­ti­ci­pa­ron jun­to al agen­te de la CIA y la DINA el nor­te­ame­ri­cano Michael Town­ley y el ofi­cial Arman­do Fer­nán­dez Lario de Chile.

La jus­ti­cia iden­ti­fi­có a los her­ma­nos Igna­cio y Gui­ller­mo Novo Sam­poll, Vir­gi­lio Paz, Alvin Ross y Dio­ni­sio Suá­rez, todo ellos acti­vos en los gru­pos terro­ris­tas de Mia­mi. Algu­nos fue­ron bre­ve­men­te a pri­sión y otros supues­ta­men­te pró­fu­gos siguie­ron tra­ba­jan­do para la CIA como si nada.

Jun­to a Lete­lier mata­ron a su secre­ta­ria nor­te­ame­ri­ca­na Ronny Mof­fit e hirie­ron gra­ve­men­te a su espo­so Michael, quien sobre­vi­vió y pudo con­tar esa his­to­ria de terror, pero has­ta aho­ra no se ha hecho jus­ti­cia verdadera.

Para recor­dar otro caso, el mis­mo Vir­gi­lio Paz fue acu­sa­do en Ita­lia por el inten­to de ase­si­na­to en Roma del polí­ti­co demo­cris­tiano chi­leno Ber­nar­do Leigh­ton y su espo­sa Ani­ta ocu­rri­do en 1975, que los dejó a ambos con gra­ves pro­ble­mas de por vida. Tam­bién parri­ci­pa­ron en el ase­si­na­to del gene­ral chi­leno Car­los Prats y su espo­sa Sofía en Argen­ti­na, en sep­tiem­bre de 1974.

De acuer­do a inves­ti­ga­cio­nes de Percy Alva­ra­do, Guy Allard y Mari­na Menén­dez de Cuba, que se citan en este tra­ba­jo, Rodrí­guez expli­có ante la Radio de Puer­to Rico en 2005 que «en el 73 estu­ve de ase­sor de las fuer­zas arma­das en la Argen­ti­na, en el 74 y 75 en el área del Cari­be, inclu­si­ve pasa­ba mucho por Puer­to Rico, para de ahí visi­tar las dife­ren­tes islas que noso­tros cubría­mos por la Inte­li­gen­cia». Fal­ta agre­gar aquí que en las inves­ti­ga­cio­nes en Argen­ti­na sobre la actua­ción cri­mi­nal de la para­po­li­cial Tri­ple A, apa­re­cen liga­dos estos mis­mos per­so­na­jes inclu­yen­do a Rodriguez..

Tam­bién con­fe­só sus tra­ba­jos en misio­nes en Uru­guay, Bra­sil, Cos­ta Rica, Hon­du­ras, Gua­te­ma­la y El Salvador.

Como evi­den­cia de la impu­ni­dad que los pro­te­gió y los ha pro­te­gi­do has­ta aho­ra, en el mis­mo año 76 en que se pro­du­jo el ase­si­na­to de Lete­lier y la vola­du­ra del avión cubano en Bar­ba­dos, Bush le impu­so a Rodrí­guez la meda­lla «Estre­lla de la Inte­li­gen­cia por el Valor», una de las más altas con­de­co­ra­cio­nes de la CIA.

De la mis­ma mane­ra «tra­ba­ja­ron» jun­to al ejér­ci­to sal­va­do­re­ño en los años 80 en el perío­do don­de más crí­me­nes de lesa huma­ni­dad se come­tie­ron en ese país, inclu­yen­do el ase­si­na­to del arzo­bis­po Mon­se­ñor Oscar Arnul­fo Rome­ro y miles de per­so­nas. Fue Rodrí­guez quien ayu­dó a orga­ni­zar (pagar) la fuga (cami­nan­do) de Luis Posa­da Carri­les, en 1985 de la cár­cel en Vene­zue­la, don­de esta­ba dete­ni­do por el aten­ta­do terro­ris­ta con­tra el avión de Cuba­na de avia­ción, para poner­lo al fren­te del con­trol en el aero­puer­to de Ilo­pan­go en El Sal­va­dor, del envío de dro­gas a EE.UU. para com­prar armas des­ti­na­das a la con­tra­rre­vo­lu­ción nica­ra­guen­se. En ese país ambos cola­bo­ra­ron acti­va­men­te en secues­tros crí­me­nes y tor­tu­ras, como han denun­cia­do sus víctimas.

La his­to­ria siem­pre se repi­te con estos mis­mos per­so­na­jes, que ade­más con­ti­núan man­te­nien­do célu­las terro­ris­tas en toda Cen­troa­mé­ri­ca, como las fun­da­das por Posa­da Carri­les y la FNCA acti­vas todos estos años.

Por eso no sor­pren­de su par­ti­ci­pa­ción en el gol­pe mili­tar de junio del 2009, que derro­có al pre­si­den­te Manuel Zela­ya Rosa­les, y su pos­te­rior acti­vi­dad jun­to a los gru­pos para­mi­li­ta­res, que han come­ti­do más de 200 crí­me­nes de lesa huma­ni­dad en ese país.

El papel de las célu­las terro­ris­tas en Cen­troa­mé­ri­ca fue evi­den­te en uno de los mayo­res inten­tos- entre dece­nas- de ase­si­nar al coman­dan­te Fidel Cas­tro Ruz duran­te la X Cum­bre Ibe­ro­ame­ri­ca­na en Pana­má en el año 2000. Este hecho debe­ría haber actua­do como una seve­ra adver­ten­cia para la región.

En este inten­to par­ti­ci­pa­ron ade­más de los direc­ti­vos de la FNCA como Jor­ge Mas San­tos, Alber­to Her­nán­dez, Pepe Her­nán­dez y Rober­to Mar­tín Pérez y otros terro­ris­tas asen­ta­dos en Mia­mi y Nue­va Jer­sey como Gas­par Jimé­nez Esco­be­do, Pedro Cris­pín Remón, Gui­ller­mo Novo Sam­poll, San­tia­go Álva­rez, Nelsy Igna­cio Cas­tro Matos, Fran­cis­co Pimen­tel, Osiel Gon­zá­lez Rodrí­guez, Pedro Gómez, Ernes­to Abreu, Huber Matos y muchos más. Y por supues­to la «estre­lla» del gru­po Luis Posa­da Carriles.

Hubo cola­bo­ra­ción de otros inte­gran­tes de las célu­las cen­tro­ame­ri­ca­nas así como varios terro­ris­tas de ori­gen cubano que viven en Cos­ta Rica.

De acuer­do a las inves­ti­ga­cio­nes perio­dís­ti­cas y judi­cia­les, Posa­da Carri­les entró ile­gal­men­te a Pana­má el 3 de noviem­bre de 2000 lle­gan­do des­de Cos­ta Rica con un pasa­por­te sal­va­do­re­ño fal­so, a nom­bre de Fran­co Rodrí­guez Mena(A‑143258) que el 26 de abril de ese año había usa­do para entrar a EE.UU y coor­di­nar con la FNCA el magnicidio.

Los otros par­ti­ci­pan­tes Novo Sam­poll (el mis­mo del aten­ta­do con­tra Lete­lier en Washintgon)y Pedro Remón uti­li­za­ron pasa­por­tes nor­te­ame­ri­ca­nos lega­les (043788076 y 084987631, res­pec­ti­va­men­te). Jimé­nez Esco­be­do, otro de los cri­mi­na­les de las anti­guas rutas del terror usó un pasa­por­te nor­te­ame­ri­cano fal­so a nom­bre de Manuel Díaz(Nro. 044172940.). Para los inves­ti­ga­do­res esto reve­la una serie de com­pli­ci­da­des en su paso por diver­sos paí­ses con esta docu­men­ta­ción fal­sa y con el tras­la­do de los explo­si­vos C4 que usan las fuer­zas arma­das esta­dou­ni­den­ses y cla­ves en los aten­ta­dos de estos grupos.

En Pana­má fue­ron des­cu­bier­tos por una denun­cia de la segu­ri­dad cuba­na y dete­ni­dos con las manos en la masa, es decir con los explo­si­vos en su poder. De haber actua­do como se pro­po­nían duran­te una pre­sen­ta­ción de Cas­tro en la Uni­ver­si­dad de Pana­má, hubie­ra podi­do pro­du­cir­se una inima­gi­na­ble tragedia.

Aho­ra se sabe que la CIA pagó una bue­na suma a la ex pre­si­den­ta de Pana­má Mire­ya Mos­co­so cuan­do dejó el gobierno en sep­tiem­bre de 2004 para que estos hom­bres fue­ran amnis­tia­dos sin pagar su cul­pa en la justicia.

Esto es sólo la pun­ta del ice­berg. Lo actua­do por estos mer­ce­na­rios que está debi­da­men­te docu­men­ta­do, ocu­pa dece­nas de tomos y exis­ten miles de hojas de expe­dien­tes judi­cia­les que no han podi­do ser uti­li­za­das por­que lo han impe­di­do los orga­nis­mos de inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos y las mafias del poder en ese país.

De lo que tra­ta este tra­ba­jo es de mos­trar. con algu­nos ejem­plos de todo lo actua­do, esos esque­mas cri­mi­na­les que nos ame­na­zan para enten­der que ha lle­ga­do el momen­to de exi­gir jus­ti­cia y rom­per defi­ni­ti­va­men­te con la mura­lla de la impu­ni­dad. Los orga­nis­mos de dere­chos huma­nos del con­ti­nen­te deben hacer suya esta cau­sa para ayu­dar a difun­dir una his­to­ria de horro­res múltiples.

Los fami­lia­res de las víc­ti­mas del geno­ci­dio lati­no­ame­ri­cano del siglo XX y de las dic­ta­du­ras sos­te­ni­das por Esta­dos Uni­dos en toda la región, deben exi­gir ya y aho­ra esta jus­ti­cia que ha tar­da­do tan­tos años, per­mi­tien­do que el cri­men con­ti­núe como lo demues­tran esos tra­za­dos de nue­vas «rutas de terror» y se con­de­ne a estos gru­pos mer­ce­na­rios res­pon­sa­bles de deli­tos de lesa huma­ni­dad no sólo en Cuba sino en toda la región y el mundo.

Hay inves­ti­ga­cio­nes sufi­cien­tes para demos­trar estos casos y de ser nece­sa­rio se debe­ría acu­dir a la jus­ti­cia huma­ni­ta­ria inter­na­cio­nal con­si­de­ran­do inclu­so que la inves­ti­ga­ción de estos suce­sos será cla­ve tam­bién para resol­ver los casos de mag­ni­ci­dios y ase­si­na­tos en Esta­dos Uni­dos como los del ex pre­si­den­te John Ken­nedy, de su her­mano Robert y tan­tos otros, en los que se ha denun­cia­do la acti­vi­dad de estos mis­mos gru­pos terroristas.

Es impres­cin­di­ble aca­bar con la impu­ni­dad glo­bal que nos deja inde­fen­sos ante los gran­des pode­res detrás de los ase­si­nos múl­ti­ples. Por el bien de toda la huma­ni­dad deben ser juz­ga­dos como lo que son: cri­mi­na­les de lesa huma­ni­dad jun­to a los res­pon­sa­bles inte­lec­tua­les de estos hechos.

Es hora de que la jus­ti­cia de Esta­dos Uni­dos deje de estar bajo la pre­sión de las mafias como se vio en el caso de la con­de­na inmo­ral, injus­ta y cruel a cin­co hom­bres de Cuba, que inten­ta­ban evi­tar a su pue­blo más muer­te y des­truc­ción y de algu­na mane­ra tam­bién sal­var­nos a todos los que esta­mos ame­na­za­dos por este terro­ris­mo ampa­ra­do. Para que nun­ca más sea, nece­si­ta­mos jus­ti­cia ya.

Ste­lla Calloni

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.