El ver­da­de­ro terro­ris­mo que ame­na­za a Amé­ri­ca Lati­na-Resu­men Lati­no­ame­ri­cano.

El impe­rio yan­qui y sus gusa­nos aco­san a Lati­noa­mé­ri­ca.

Las rutas del terror 1

En una trá­gi­ca con­ti­nui­dad de la his­to­ria terro­ris­ta de Esta­dos Uni­dos con­tra Amé­ri­ca Lati­na, que se extien­de des­de fines del siglo XIX has­ta nues­tros días, Cuba ha denun­cia­do recien­te­men­te las lla­ma­das «rutas del terror», con tes­ti­mo­nios cla­ves y docu­men­ta­ción impe­ca­ble, lo que reve­la las gra­ves ame­na­zas con­tra nues­tra región, víc­ti­ma de un geno­ci­dio en el siglo pasa­do con la impo­si­ción de las doc­tri­nas ins­pi­ra­das en la expan­sión colo­nial para con­tro­lar y domi­nar paí­ses de por sí depen­dien­tes. Un esque­ma con­tra­in­sur­gen­te que per­du­ra y sigue sien­do par­te esen­cial de los pla­nes impe­ria­les.

Los pro­ta­go­nis­tas de esta his­to­ria que ade­lan­ta Cuba como una aler­ta roja, son los «cami­nan­tes del terror» y aun­que cues­te creer­lo, se tra­ta de los mis­mos gru­pos terro­ris­tas y mer­ce­na­rios, a cuya cabe­za se ubi­can los lla­ma­dos cubano-ame­ri­ca­nos, que ani­dan esen­cial­men­te en Mia­mi, Flo­ri­da, pero tam­bién tie­nen una lamen­ta­ble pre­sen­cia mafio­sa en el pro­pio Con­gre­so esta­dou­ni­den­se.

En el pasa­do sem­bra­ron el terror sobre Cuba revo­lu­cio­na­ria y Amé­ri­ca Lati­na, en lo que se cono­ció como «la gue­rra por los cami­nos del mun­do», que cita en sus libros el inves­ti­ga­dor, juris­ta y cate­drá­ti­co cubano, José Luis Mén­dez Mén­dez.

Fue­ron ideó­lo­gos y par­tí­ci­pes en todas las dic­ta­du­ras que aso­la­ron la región y en las ope­ra­cio­nes con­tra­in­sur­gen­tes, que deja­ron detrás miles de víc­ti­mas y crí­me­nes atro­ces, como Cón­dor, Caly­pso, Lobo y tan­tas otras.

De hecho, las inves­ti­ga­cio­nes sobre la Ope­ra­ción Cón­dor ubi­can a varias de estas figu­ras «estre­llas» del terro­ris­mo esta­dou­ni­den­se jun­to al falle­ci­do dic­ta­dor Augus­to Pino­chet Ugar­te en Chi­le, prác­ti­ca­men­te des­de que éste enca­be­zó el gol­pe con­tra el gobierno del socia­lis­ta Sal­va­dor Allen­de en sep­tiem­bre de 1973.

Uno de los más impor­tan­tes «ase­so­res» y ami­gos de Pino­chet fue Orlan­do Bosch, quien jun­to a otros per­so­na­jes sinies­tros como Luis Posa­da Carri­les, Vir­gi­lio Paz y demás con­ti­núan has­ta hoy cons­pi­ran­do con­tra Cuba y Amé­ri­ca Lati­na, como lo demues­tran sus accio­nes encu­bier­tas de antes y aho­ra.

La recien­te cap­tu­ra del terro­ris­ta de orí­gen sal­va­do­re­ño Fran­cis­co Chá­vez Abar­ca, el pasa­do 1 de julio, en el Aero­puer­to Simón Bolí­var de Mai­que­tía, Vene­zue­la, cuan­do tra­ta­ba de ingre­sar a ese país para desa­rro­llar pla­nes cri­mi­na­les duran­te las elec­cio­nes vene­zo­la­nas del 26 de sep­tiem­bre, per­mi­tió recons­truir par­te de las nue­vas rutas del terror en Amé­ri­ca Lati­na.

El gobierno de Vene­zue­la entre­gó a este mer­ce­na­rio ‑que era bus­ca­do por Inter­pol- a la jus­ti­cia cuba­na, de la que esta­ba pró­fu­go des­de media­dos de los 90.

Naci­do en El Sal­va­dor, Chá­vez Abar­ca se había con­ver­ti­do en un dili­gen­te lugar­te­nien­te del terro­ris­ta Luis Posa­da Carri­les. La nue­va misión que se le había enco­men­da­do era come­ter una serie de accio­nes en Vene­zue­la, entre cuyos dise­ños cri­mi­na­les esta­ba el ase­si­na­to de diri­gen­tes boli­va­ria­nos, entre ellos el pro­pio pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías, a quien han ame­na­za­do de muer­te públi­ca­men­te varios de sus opo­si­to­res polí­ti­cos supues­ta­men­te «demo­crá­ti­cos».

La inves­ti­ga­ción rea­li­za­da en Cuba sobre el caso Chá­vez Abar­ca, sus con­fe­sio­nes, ade­más cru­za­das con todo lo inves­ti­ga­do en el caso de las accio­nes terro­ris­tas con­tra ese país entre 1995 y 1997 per­mi­tió cono­cer deta­lles, inclu­so de cómo él mis­mo había colo­ca­do bom­bas en esos días de los ata­ques a cen­tros turís­ti­cos y otros luga­res. Esa serie de aten­ta­dos no sólo afec­ta­ron a Cuba sino a otros paí­ses de la región.

En su momen­to, la segu­ri­dad cuba­na había logra­do dete­ner a varios de los mer­ce­na­rios con­tra­ta­dos por Chá­vez Abar­ca, como el sal­va­do­re­ño Raúl Ernes­to Cruz León y los gua­te­mal­te­cos María Ele­na Gon­zá­lez Meza, Nader Kamal Musa­lam Bara­kat y Jazid Iván que par­ti­ci­pa­ron en los aten­ta­dos des­ti­na­dos a sem­brar el terror y des­alen­tar el turis­mo en la isla.

Chá­vez Abar­ca expli­có ante la jus­ti­cia el nue­vo esque­ma de aten­ta­dos con bom­bas den­tro del país, que reem­pla­za­ba lo actua­do en los años 60 con bom­bar­deos, incen­dios inten­cio­na­les, des­truc­ción de sem­bra­díos y otra serie de agre­sio­nes que ha sufri­do ese país, con la com­pli­ci­dad y el silen­cio de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les y algu­nos decla­ra­dos «demó­cra­tas» del mun­do.

Des­pia­da­da­men­te los que supues­ta­men­te dicen luchar por la «demo­cra­cia» en Cuba, inten­ta­ban des­truir toda posi­bi­li­dad de sobre­vi­ven­cia para un pue­blo some­ti­do a la fero­ci­dad his­tó­ri­ca del ais­la­mien­to del blo­queo. Des­pués de haber per­di­do las espe­ran­zas de que el peque­ño país desa­fian­te sucum­bie­ra ante la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca y los paí­ses socia­lis­tas del este y como su revo­lu­ción no se dilu­yó en la nada, había que comen­zar otra eta­pa de cons­pi­ra­cio­nes, ata­ques, cam­pa­ñas des­in­for­ma­ti­vas, ajus­tes de blo­queos y demás.

Para esta nue­va eta­pa de media­dos de los 90 per­so­na­jes como Chá­vez Abar­ca eran impor­tan­tes, por tener nacio­na­li­dad de paií­ses cen­troa­meir­ca­nos, y Posa­da Carri­les le encar­gó con­tra­tar a mer­ce­na­rios y ex miem­bros de los escua­dro­nes de la muer­te en esa subre­gión.

Con esa extra­or­di­na­ria impu­ni­dad que le sig­ni­fi­ca­ba tra­ba­jar para Posa­das Carri­les, es decir para la CIA y otros orga­nis­mos de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se, Chá­vez Abar­ca lle­gó con pro­me­sas de ampa­ro de sus ami­gos de Vene­zue­la, como Ale­jan­dro Peña Esclu­sa, el hom­bre con­de­co­ra­do en un acto públi­co por el cri­mi­nal gol­pis­ta de Hon­du­ras, Rober­to Miche­let­ti.

El gol­pis­ta Miche­let­ti le agra­de­cía así su ayu­da para eje­cu­tar el gol­pe en ese país el 28 de junio de 2009 y su pos­te­rior cola­bo­ra­cón- como se ha denun­cia­do-cola­bo­ran­do para con­for­mar los gru­pos de ase­si­nos para­po­li­cia­les que han secues­tra­do, tor­tu­ra­do y mata­do a hon­du­re­ños entre ellos diez perio­dis­tas des­de el gol­pe has­ta aho­ra.

En sus con­fe­sio­nes Chá­vez Abar­ca dio datos pre­ci­sos sobre las ins­truc­cio­nes reci­bi­das de la Fun­da­ción Nacio­nal Cubano Ame­ri­ca­na (FNCA) y de Posa­da Carri­les, su jefe direc­to, para des­es­ta­bi­li­zar a Vene­zue­la, una cam­pa­ña que con­ti­núa aho­ra con los vie­jos y gas­ta­dos tru­cos de acu­sar al gobierno boli­va­riano de sus lazos con las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC) y con el Ejér­ci­to de Libe­ra­ción nacio­nal (ELN) los nue­vos «cucos» que reem­pla­zan al comu­nis­mo de la Doc­tri­na de Segu­ri­dad nacio­nal de los años 70. Y tam­bién, por supues­to con la ETA de Espa­ña.

Lo extra­or­di­na­rio del caso, es que uno de los «logros» de la CIA y sus move­di­zos ami­gos del Mos­sad Israe­lí, la inte­li­gen­cia bri­tá­ni­ca y afi­nes, es haber ali­nea­do a fun­da­cio­nes y medios euro­peos en sus «nece­si­da­des de inte­li­gen­cia», y así vemos la más deli­ran­te cam­pa­ña de men­ti­ras y mani­pu­la­cio­nes que haya­mos cono­ci­do en la his­to­ria, eje­cu­ta­da por los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción euro­peos.

Por supues­to de estas redes del terror, que sig­ni­fi­ca­ron un geno­ci­dio en Amé­ri­ca Lati­na duran­te el siglo XX y que hoy están acti­vas no se habla en Euro­pa y muy poco en Amé­ri­ca Lati­na, el terri­to­rio más ame­na­za­do en estos momen­tos,

DE CHAVEZ ABARCA A UNOAMERICA

Peña Esclu­sa fue ele­gi­do por la CIA para pre­si­dir UnoA­mé­ri­ca, una orga­ni­za­ción con fina­li­da­des terro­ris­tas y con pla­nes para derro­car a los gobier­nos que con­si­de­ran «sur­gi­dos del Foro de San Pablo».

Con­for­ma­da por exmi­li­ta­res de las pasa­das dic­ta­du­ras de Amé­ri­ca Lati­na y polí­ti­cos de dere­cha liga­dos a éstas, UnoA­mé­ri­ca tie­ne el mis­mo esque­ma por medio del cuál la CIA­creó la Ope­ra­ción Cón­dor una coor­di­na­do­ra cri­mi­nal entre las dic­ta­du­ras del Cono sur en los años 70.

En el caso de Cón­dor, según acuer­dos de noviem­bre de 1975-como cons­ta en los archi­vos del horror encon­tra­dos en Para­guay en diciem­bre de 1992 y en docu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos en Esta­dos Uni­dos-en una reu­nión cita­da por el gene­ral Manuel Con­tre­ras el ex jefe de la Dina, poli­cía polí­ti­ca de Pino­chet, en San­tia­go de Chi­le. Esa ope­ra­ción sería una acción con­jun­ta con­tra­in­sur­gen­te para inter­cam­biar datos y per­so­nas, per­se­guir, vigi­lar, secues­trar y ase­si­nar en accio­nes con­jun­tas a comu­nis­tas, izquier­dis­tas y opo­si­to­res a las dic­ta­du­ras.

Todo esto en el mar­co de la «gue­rra fría» y la Doc­tri­na de Segu­ri­dad Nacio­nal impues­ta por Esta­dos Uni­dos a todos nues­tros paí­ses.

El plan esta­ba dise­ña­do supues­ta­men­te para «exter­mi­nar» a una coor­di­na­do­ra revo­lu­cio­na­ria en la que con­ver­gían algu­nos movi­mien­tos gue­rri­lle­ros del Cono Sur, pero en reali­dad poco o nada que­da­ba de aque­llo.

Las dic­ta­du­ras mili­ta­res de Para­guay, Bra­sil, Uru­guay, Boli­via y Chi­le, a lo que en los años 75 se unía en Argen­ti­na el con­tra­in­sur­gen­te Ope­ra­ti­vo Inde­pen­den­cia en la pro­vin­cia de Tucu­mán y el noroes­te argen­tino, así como el accio­nar de la para­po­li­cial Alian­za Anti­co­mu­nis­ta Argen­ti­na (Tri­ple A) habían gol­pea­do dura­men­te a las orga­ni­za­cio­nes arma­das y en gene­ral a todos los sec­to­res polí­ti­cos, pro­fe­sio­na­les, socia­les, sin­di­ca­les, reli­gio­sos opues­tos a esas dic­ta­du­ras.

En mar­zo de 1976 se uni­ría abier­ta­men­te Argen­ti­na con el gol­pe mili­tar del 24 de mar­zo, que ins­ta­la­ría la dic­ta­du­ra más cruen­ta en este país.

Los miles de muer­tos, tor­tu­ra­dos y des­apa­re­ci­dos dan cuen­ta del horror vivi­do en esos años.

UnoA­mé­ri­ca fue crea­da en diciem­bre de 2008 en Colom­bia, ante el fra­ca­so del inten­to de gol­pe con­tra el pre­si­den­te Evo Mora­les en Boli­via en sep­tiem­bre de ese año. Detrás tam­bién esta­ba la som­bra del gol­pe de Esta­do en Vene­zue­la en abril de 2002 con el invo­lu­cra­mien­to públi­co de Washing­ton para derro­car al pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías.

En este caso, en un hecho his­tó­ri­co y úni­co el pre­si­den­te fue res­ca­ta­do por el pue­blo en las calles y un sec­tor patrió­ti­co del ejér­ci­to vene­zo­lano y res­ti­tuí­do en horas, en una ver­da­de­ra apo­teo­sis lati­no­ame­ri­ca­na, de lo que esca­sa­men­te se habla a pesar de que cons­ti­tu­ye un hito en la his­to­ria regio­nal y mun­dial.

Una de las pri­me­ras ini­cia­ti­vas de UnoA­mé­ri­ca fue crear «una comi­sión» supues­ta­men­te de «dere­chos huma­nos» para «inves­ti­gar» los suce­sos cri­mi­na­les de Pan­do don­de la dere­cha boli­via­na de la lla­ma­da Media Luna de ese país y sus para­po­li­cia­les ase­si­na­ron a cam­pe­si­nos iner­mes que inten­ta­ban lle­gar en apo­yo al pre­si­den­te Mora­les, en sep­tiem­bre de 2008.

Los ultra­de­re­chis­tas pro­dic­ta­to­ria­les de UnoA­mé­ri­ca debían des­acre­di­tar ante el mun­do a la Unión Sur­ame­ri­ca­na de Nacio­nes (Una­sur), que ade­más de parar el gol­pe con una fir­me acti­tud que obli­gó a la pro­pia OEA a tomar posi­cio­nes, for­mó una comi­sión urgen­te que dic­ta­mi­nó quie­nes eran los ase­si­nos de Pan­do, en una inves­ti­ga­ción reco­no­ci­da por los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, .

Las prue­bas seña­la­ron a los dere­chis­tas boli­via­nos-con ayu­da extran­je­ra- inte­gran­tes aho­ra de UnoA­mé­ri­ca.

Pre­ci­sa­men­te UnoA­mé­ri­ca es una ins­tan­cia para nuclear todas las fuer­zas de dere­cha y asu­men que deben luchar para el derro­ca­mien­to de los gobier­nos del Foro de San Pablo e impe­dir sus acti­vi­da­des «supra­na­cio­na­les» como la inte­gra­ción regio­nal que para ellos «ame­na­za a la demo­cra­cia».

En su pági­na web dan cuen­ta de acti­vi­da­des en todos los paí­ses en sus inten­tos de des­es­ta­bi­li­zar gobier­nos y anun­cian tam­bién accio­nes coor­di­na­das con­tra unos y otros.

No es una ame­na­za menor como lo hemos vis­to en Hon­du­ras y espe­cial­men­te en estas acti­vi­da­des cri­mi­na­les, como las que unen a los terro­ris­tas de Mia­mi, con los direc­ti­vos de UnoA­mé­ri­ca,

LAS RUTAS DEL TERROR 2

Con­ti­nuan­do con la saga terro­ris­ta que ame­na­za a Amé­ri­ca Lati­na, es bueno recor­dar que tam­bién en los suce­sos gol­pis­tas de sep­tiem­bre de 2008 en Boli­via, que lle­va­rían final­men­te a la expul­sión del emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se Phi­lip Gold­berg, un exper­to en sepa­ra­tis­mos y des­es­ta­bi­li­za­ción, se ubi­có la pre­sen­cia de los gru­pos cuba­nos de Mia­mi,

Esto no extra­ñó a nadie ya que en los años 60 varios de los más cono­ci­dos inte­gran­tes de estos gru­pos de Mia­mi fue­ron envia­dos por la CIA a terri­to­rio boli­viano y paí­ses fron­te­ri­zos para per­se­guir y ase­si­nar al coman­dan­te Ernes­to Che Gue­va­ra.

Uno de los «envia­dos» era pre­ci­sa­men­te Félix Rodrí­guez Men­di­gu­tía quien se con­si­de­ra a sí mis­mo «un héroe» de la CIA y que per­so­nal y cobar­de­men­te orde­nó ase­si­nar al coman­dan­te Gue­va­ra pri­sio­ne­ro y heri­do en la escue­li­ta de La Higue­ra, en un pobla­do de Boli­via, en octu­bre de 1967.

Liga­do al dic­ta­dor Ful­gen­cio Batis­ta que fue derro­ca­do por la revo­lu­ción cuba­na en 1959, Rodrí­guez se enro­ló muy tem­pra­na­men­te en la CIA entre­nán­do­se en las bases del Coman­do Sur de EE.UU en la Zona del Canal de Pana­má. Se hizo exper­to en explo­si­vos, sabo­ta­jes y ope­ra­cio­nes encu­bier­tas, que incluían aten­ta­dos y ase­si­na­tos.

Entre sus múl­ti­ples «tra­ba­jos» para la CIA figu­ra el reclu­ta­mien­to de mer­ce­na­rios para inte­grar el gru­po que inten­tó inva­dir Cuba en 1961 por Pla­ya Girón, don­de fue­ron derro­ta­dos. El inves­ti­ga­dor cali­for­niano Paul Kan­gas hizo refe­ren­cia a un docu­men­to des­cla­si­fi­ca­do en Esta­dos Uni­dos (revis­ta The Rea­listh 1990) don­de de seña­la que Rodrí­guez tra­ba­ja­ba direc­ta­men­te con el ex pre­si­den­te Geor­ge Bush (padre).

Cuan­do éste fue direc­tor de la CIA en 1976 ins­tru­yó la con­for­ma­ción del Coman­do de Orga­ni­za­cio­nes Revo­lu­cio­na­rias Uni­das (Coru) inte­gra­do por los gru­pos terro­ris­tas de Mia­mi que par­ti­ci­pó acti­va­men­te en todos los crí­me­nes con­tra Cuba y en Amé­ri­ca Lati­na. Y muy espe­cial­men­te en la Ope­ra­ción Cón­dor, coor­di­na­do­ra cri­mi­nal de las dic­ta­du­ras del Cono Sur entre los años 70 y 80.

Tam­bién se los encon­tra­rá entre los mer­ce­na­rios que aso­la­ron al pue­blo afri­cano y como tro­pas espe­cia­les en Viet­nam y en todo sitio don­de la CIA requi­rie­ra de estos «sol­da­dos de for­tu­na»..

Son varios los docu­men­tos que mues­tran la rela­ción direc­ta y los tra­ba­jos de Rodrí­guez y sus com­pa­ñe­ros de rutas mor­ta­les con Bush y otros altos fun­cio­na­rios de EE,.UU en dis­tin­tos momen­tos.

Rodrí­guez quien reco­men­dó a Bush a Jor­ge Mas Cano­sa, pri­mer pre­si­den­te de la (FNCA) de trá­gi­ca his­to­ria en nues­tro con­ti­nen­te, fue par­te y ase­sor del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Fort Bening, como otros de sus ami­gos, entre ellos Posa­da Carri­les. Según su pro­pio rela­to en esa entre­vis­ta en Puer­to Rico en el 2005 expli­có que des­pués de gra­dua­do siguió «tra­ba­jan­do con la Agen­cia don­de hici­mos ope­ra­cio­nes de coman­do con­tra Cuba. Fui a Vene­zue­la a un ope­ra­ti­vo de la Agen­cia para apo­yar al sis­te­ma de comu­ni­ca­cio­nes con­tra las gue­rri­llas».

En cum­pli­mien­to de estas misio­nes de la CIA fue que via­jó jun­to a otros de sus com­pa­ñe­ros a Boli­via don­de varios de estos cuba­nos-ame­ri­ca­nos fue­ron inte­gra­dos como ofi­cia­les del pro­pio ejér­ci­to en los años 60 y se con­vir­tie­ron en un ver­da­de­ro azo­te para el pue­blo, man­te­nien­do casas de tor­tu­ras, e inclu­so ter­mi­na­ron sien­do recha­za­dos por miem­bros del ejér­ci­to boli­viano, tal como se ha podi­do docu­men­tar.

Siguien­do los pasos de Bosch, Posa­das Carri­les, Félix Rodrí­guez, Gas­par Jimé­nez Esco­be­do y otros se los encuen­tra en diver­sos paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na para sus tareas cri­mi­na­les.

En el caso de Vene­zue­la, Posa­da Carri­les, a ins­tan­cias de la CIA fue inte­gra­do a la pro­pia poli­cía polí­ti­ca de ese país Disip, como tam­bién lo hicie­ron en otros luga­res, par­ti­ci­pan­do en la repre­sión, en secues­tros, tor­men­tos, ase­si­na­tos y des­apa­ri­cio­nes, todo lo cuál ha sido inclu­so denun­cia­do por sus víc­ti­mas.

El pro­pio Rodrí­guez ha reco­no­ci­do sus tra­ba­jos enco­men­da­dos por la CIA «como ase­sor de una uni­dad pre­si­den­cial en el Ecua­dor,» su pre­sen­cia en Perú y su par­ti­ci­pa­ción en gol­pes de Esta­do.

Para mar­car cómo se unen las acti­vi­da­des en dis­tin­tos tiem­pos y paí­ses Rodrí­guez par­ti­ci­pó en Viet­nam en la cri­mi­nal Ope­ra­ción Fénix que mane­jó el ex jefe de la CIA, William Colby a media­dos de los años 60 y que sir­vió para eje­cu­tar ile­gal y extra­ju­di­cial­men­te – des­pués de ine­na­rra­bles tor­tu­ras- a unas 40 mil víc­ti­mas. Colby reco­no­ció, son­rien­do fría­men­te ante una Comi­sión del sena­do esta­dou­ni­den­se en 1971 que median­te el «pro­gra­ma Fénix se mató a 20 mil 587 sos­pe­cho­sos, fue­ron cap­tu­ra­dos otros 29 mil y con­ver­ti­dos en trai­do­res 17 mil».

Pre­ci­sa­men­te Fénix fue el ante­ce­den­te bási­co de la Ope­ra­ción Cón­dor y tam­bién de los Cen­tros Clan­des­ti­nos de Deten­ción, cuan­do se uti­li­za­ban escue­las y otros luga­res, tras­la­dan­do a pri­sio­ne­ros lejos de sus pobla­cio­nes para des­apa­re­cer­los.

Inves­ti­ga­do­res como el cana­dien­se Jean Guy Allard recuer­dan que en esos momen­tos Rodrí­guez estu­vo tam­bién en la com­pa­ñía de avia­ción de la CIA, Air Amé­ri­ca, «famo­sa por el gran trá­fi­co de heroí­na que desa­rro­lló des­de Laos has­ta los EE.UU. don­de se regis­tran dos nom­bres muy impor­tan­tes en la carre­ra pos­te­rior de Félix diri­gien­do este nar­co­trá­fi­co de Air Amé­ri­ca: Donald Gregg y Theo­do­re Shac­kley, ambos jefes de la CIA en la zona en ese momen­to».

Asi se enten­de­rá mejor el papel que cum­plie­ron estos gru­pos de Mia­mi en el Irán-Gate y el Con­tra-Gate en los años 70 ‑80, cuan­do se envia­ba dro­ga por medio de avio­nes del Coman­do Sur a la Flo­ri­da des­de Amé­ri­ca Lati­na y se inter­cam­bia­ba por armas para los «con­tras», nica­ra­güen­ses, mer­ce­na­rios que libra­ron la gue­rra sucia diri­gi­da por la CIA­con­tra Nica­ra­gua san­di­nis­ta en los años 80.

Por supues­to Rodrí­guez, como todo el gru­po ha reci­bi­do con­de­co­ra­cio­nes y el abri­go de la impu­ni­dad abso­lu­ta que ha per­mi­ti­do man­te­ner­los en acti­vi­dad has­ta estos días.

Hace unos días Orlan­do Bosch res­pon­sa­ble de crí­me­nes de lesa huma­ni­dad en nues­tra región, pre­sen­tó un libro en Mia­mi que bien podría cali­fi­car­se como sede del terror, con abun­dan­te publi­ci­dad.

¿Y qué decir de Posa­da Carri­les, que jun­to con Bosch come­tie­ron el mayor acto terro­ris­ta al volar un avión de la empre­sa Cuba­na de avia­ción sobre Bar­ba­dos en octu­bre de 1976, dejan­do 73 víc­ti­mas para las cuá­les no ha habi­do jus­ti­cia inter­na­cio­nal aún?.

El ver­gon­zo­so jui­cio a Posa­da Carri­les que se rea­li­za en estos días de enero de 2011 en Esta­dos Uni­dos por un «tema de migra­ción» cuan­do se tie­ne toda la infor­ma­ción sobre sus crí­me­nes de lesa huma­ni­dad ‚mues­tra la doble moral esta­dou­ni­den­se y es un acto ver­gon­za­te para su pue­blo.

DE LA OPERACIÓN CONDOR A PANAMA AÑO 2000

Lo que se tra­ta de esta­ble­cer en este rápi­do reco­rri­do sobre algu­nos de esos cri­mi­na­les pro­te­gi­dos por Washing­ton es que estos per­so­na­jes actua­ron en toda nues­tra región.

Se pue­de citar como ejem­plo el ase­si­na­to de Orlan­do Lete­lier, ex minis­tro del gobierno de Sal­va­dor Allen­de, hecho ocu­rri­do en sep­tiem­bre de 1976 en Washing­ton en el cual par­ti­ci­pa­ron jun­to al agen­te de la CIA y la DINA el nor­te­ame­ri­cano Michael Town­ley y el ofi­cial Arman­do Fer­nán­dez Lario de Chi­le.

La jus­ti­cia iden­ti­fi­có a los her­ma­nos Igna­cio y Gui­ller­mo Novo Sam­poll, Vir­gi­lio Paz, Alvin Ross y Dio­ni­sio Suá­rez, todo ellos acti­vos en los gru­pos terro­ris­tas de Mia­mi. Algu­nos fue­ron bre­ve­men­te a pri­sión y otros supues­ta­men­te pró­fu­gos siguie­ron tra­ba­jan­do para la CIA como si nada.

Jun­to a Lete­lier mata­ron a su secre­ta­ria nor­te­ame­ri­ca­na Ronny Mof­fit e hirie­ron gra­ve­men­te a su espo­so Michael, quien sobre­vi­vió y pudo con­tar esa his­to­ria de terror, pero has­ta aho­ra no se ha hecho jus­ti­cia ver­da­de­ra.

Para recor­dar otro caso, el mis­mo Vir­gi­lio Paz fue acu­sa­do en Ita­lia por el inten­to de ase­si­na­to en Roma del polí­ti­co demo­cris­tiano chi­leno Ber­nar­do Leigh­ton y su espo­sa Ani­ta ocu­rri­do en 1975, que los dejó a ambos con gra­ves pro­ble­mas de por vida. Tam­bién parri­ci­pa­ron en el ase­si­na­to del gene­ral chi­leno Car­los Prats y su espo­sa Sofía en Argen­ti­na, en sep­tiem­bre de 1974.

De acuer­do a inves­ti­ga­cio­nes de Percy Alva­ra­do, Guy Allard y Mari­na Menén­dez de Cuba, que se citan en este tra­ba­jo, Rodrí­guez expli­có ante la Radio de Puer­to Rico en 2005 que «en el 73 estu­ve de ase­sor de las fuer­zas arma­das en la Argen­ti­na, en el 74 y 75 en el área del Cari­be, inclu­si­ve pasa­ba mucho por Puer­to Rico, para de ahí visi­tar las dife­ren­tes islas que noso­tros cubría­mos por la Inte­li­gen­cia». Fal­ta agre­gar aquí que en las inves­ti­ga­cio­nes en Argen­ti­na sobre la actua­ción cri­mi­nal de la para­po­li­cial Tri­ple A, apa­re­cen liga­dos estos mis­mos per­so­na­jes inclu­yen­do a Rodri­guez..

Tam­bién con­fe­só sus tra­ba­jos en misio­nes en Uru­guay, Bra­sil, Cos­ta Rica, Hon­du­ras, Gua­te­ma­la y El Sal­va­dor.

Como evi­den­cia de la impu­ni­dad que los pro­te­gió y los ha pro­te­gi­do has­ta aho­ra, en el mis­mo año 76 en que se pro­du­jo el ase­si­na­to de Lete­lier y la vola­du­ra del avión cubano en Bar­ba­dos, Bush le impu­so a Rodrí­guez la meda­lla «Estre­lla de la Inte­li­gen­cia por el Valor», una de las más altas con­de­co­ra­cio­nes de la CIA.

De la mis­ma mane­ra «tra­ba­ja­ron» jun­to al ejér­ci­to sal­va­do­re­ño en los años 80 en el perío­do don­de más crí­me­nes de lesa huma­ni­dad se come­tie­ron en ese país, inclu­yen­do el ase­si­na­to del arzo­bis­po Mon­se­ñor Oscar Arnul­fo Rome­ro y miles de per­so­nas. Fue Rodrí­guez quien ayu­dó a orga­ni­zar (pagar) la fuga (cami­nan­do) de Luis Posa­da Carri­les, en 1985 de la cár­cel en Vene­zue­la, don­de esta­ba dete­ni­do por el aten­ta­do terro­ris­ta con­tra el avión de Cuba­na de avia­ción, para poner­lo al fren­te del con­trol en el aero­puer­to de Ilo­pan­go en El Sal­va­dor, del envío de dro­gas a EE.UU. para com­prar armas des­ti­na­das a la con­tra­rre­vo­lu­ción nica­ra­guen­se. En ese país ambos cola­bo­ra­ron acti­va­men­te en secues­tros crí­me­nes y tor­tu­ras, como han denun­cia­do sus víc­ti­mas.

La his­to­ria siem­pre se repi­te con estos mis­mos per­so­na­jes, que ade­más con­ti­núan man­te­nien­do célu­las terro­ris­tas en toda Cen­troa­mé­ri­ca, como las fun­da­das por Posa­da Carri­les y la FNCA acti­vas todos estos años.

Por eso no sor­pren­de su par­ti­ci­pa­ción en el gol­pe mili­tar de junio del 2009, que derro­có al pre­si­den­te Manuel Zela­ya Rosa­les, y su pos­te­rior acti­vi­dad jun­to a los gru­pos para­mi­li­ta­res, que han come­ti­do más de 200 crí­me­nes de lesa huma­ni­dad en ese país.

El papel de las célu­las terro­ris­tas en Cen­troa­mé­ri­ca fue evi­den­te en uno de los mayo­res inten­tos- entre dece­nas- de ase­si­nar al coman­dan­te Fidel Cas­tro Ruz duran­te la X Cum­bre Ibe­ro­ame­ri­ca­na en Pana­má en el año 2000. Este hecho debe­ría haber actua­do como una seve­ra adver­ten­cia para la región.

En este inten­to par­ti­ci­pa­ron ade­más de los direc­ti­vos de la FNCA como Jor­ge Mas San­tos, Alber­to Her­nán­dez, Pepe Her­nán­dez y Rober­to Mar­tín Pérez y otros terro­ris­tas asen­ta­dos en Mia­mi y Nue­va Jer­sey como Gas­par Jimé­nez Esco­be­do, Pedro Cris­pín Remón, Gui­ller­mo Novo Sam­poll, San­tia­go Álva­rez, Nelsy Igna­cio Cas­tro Matos, Fran­cis­co Pimen­tel, Osiel Gon­zá­lez Rodrí­guez, Pedro Gómez, Ernes­to Abreu, Huber Matos y muchos más. Y por supues­to la «estre­lla» del gru­po Luis Posa­da Carri­les.

Hubo cola­bo­ra­ción de otros inte­gran­tes de las célu­las cen­tro­ame­ri­ca­nas así como varios terro­ris­tas de ori­gen cubano que viven en Cos­ta Rica.

De acuer­do a las inves­ti­ga­cio­nes perio­dís­ti­cas y judi­cia­les, Posa­da Carri­les entró ile­gal­men­te a Pana­má el 3 de noviem­bre de 2000 lle­gan­do des­de Cos­ta Rica con un pasa­por­te sal­va­do­re­ño fal­so, a nom­bre de Fran­co Rodrí­guez Mena(A‑143258) que el 26 de abril de ese año había usa­do para entrar a EE.UU y coor­di­nar con la FNCA el mag­ni­ci­dio.

Los otros par­ti­ci­pan­tes Novo Sam­poll (el mis­mo del aten­ta­do con­tra Lete­lier en Washintgon)y Pedro Remón uti­li­za­ron pasa­por­tes nor­te­ame­ri­ca­nos lega­les (043788076 y 084987631, res­pec­ti­va­men­te). Jimé­nez Esco­be­do, otro de los cri­mi­na­les de las anti­guas rutas del terror usó un pasa­por­te nor­te­ame­ri­cano fal­so a nom­bre de Manuel Díaz(Nro. 044172940.). Para los inves­ti­ga­do­res esto reve­la una serie de com­pli­ci­da­des en su paso por diver­sos paí­ses con esta docu­men­ta­ción fal­sa y con el tras­la­do de los explo­si­vos C4 que usan las fuer­zas arma­das esta­dou­ni­den­ses y cla­ves en los aten­ta­dos de estos gru­pos.

En Pana­má fue­ron des­cu­bier­tos por una denun­cia de la segu­ri­dad cuba­na y dete­ni­dos con las manos en la masa, es decir con los explo­si­vos en su poder. De haber actua­do como se pro­po­nían duran­te una pre­sen­ta­ción de Cas­tro en la Uni­ver­si­dad de Pana­má, hubie­ra podi­do pro­du­cir­se una inima­gi­na­ble tra­ge­dia.

Aho­ra se sabe que la CIA pagó una bue­na suma a la ex pre­si­den­ta de Pana­má Mire­ya Mos­co­so cuan­do dejó el gobierno en sep­tiem­bre de 2004 para que estos hom­bres fue­ran amnis­tia­dos sin pagar su cul­pa en la jus­ti­cia.

Esto es sólo la pun­ta del ice­berg. Lo actua­do por estos mer­ce­na­rios que está debi­da­men­te docu­men­ta­do, ocu­pa dece­nas de tomos y exis­ten miles de hojas de expe­dien­tes judi­cia­les que no han podi­do ser uti­li­za­das por­que lo han impe­di­do los orga­nis­mos de inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos y las mafias del poder en ese país.

De lo que tra­ta este tra­ba­jo es de mos­trar. con algu­nos ejem­plos de todo lo actua­do, esos esque­mas cri­mi­na­les que nos ame­na­zan para enten­der que ha lle­ga­do el momen­to de exi­gir jus­ti­cia y rom­per defi­ni­ti­va­men­te con la mura­lla de la impu­ni­dad. Los orga­nis­mos de dere­chos huma­nos del con­ti­nen­te deben hacer suya esta cau­sa para ayu­dar a difun­dir una his­to­ria de horro­res múl­ti­ples.

Los fami­lia­res de las víc­ti­mas del geno­ci­dio lati­no­ame­ri­cano del siglo XX y de las dic­ta­du­ras sos­te­ni­das por Esta­dos Uni­dos en toda la región, deben exi­gir ya y aho­ra esta jus­ti­cia que ha tar­da­do tan­tos años, per­mi­tien­do que el cri­men con­ti­núe como lo demues­tran esos tra­za­dos de nue­vas «rutas de terror» y se con­de­ne a estos gru­pos mer­ce­na­rios res­pon­sa­bles de deli­tos de lesa huma­ni­dad no sólo en Cuba sino en toda la región y el mun­do.

Hay inves­ti­ga­cio­nes sufi­cien­tes para demos­trar estos casos y de ser nece­sa­rio se debe­ría acu­dir a la jus­ti­cia huma­ni­ta­ria inter­na­cio­nal con­si­de­ran­do inclu­so que la inves­ti­ga­ción de estos suce­sos será cla­ve tam­bién para resol­ver los casos de mag­ni­ci­dios y ase­si­na­tos en Esta­dos Uni­dos como los del ex pre­si­den­te John Ken­nedy, de su her­mano Robert y tan­tos otros, en los que se ha denun­cia­do la acti­vi­dad de estos mis­mos gru­pos terro­ris­tas.

Es impres­cin­di­ble aca­bar con la impu­ni­dad glo­bal que nos deja inde­fen­sos ante los gran­des pode­res detrás de los ase­si­nos múl­ti­ples. Por el bien de toda la huma­ni­dad deben ser juz­ga­dos como lo que son: cri­mi­na­les de lesa huma­ni­dad jun­to a los res­pon­sa­bles inte­lec­tua­les de estos hechos.

Es hora de que la jus­ti­cia de Esta­dos Uni­dos deje de estar bajo la pre­sión de las mafias como se vio en el caso de la con­de­na inmo­ral, injus­ta y cruel a cin­co hom­bres de Cuba, que inten­ta­ban evi­tar a su pue­blo más muer­te y des­truc­ción y de algu­na mane­ra tam­bién sal­var­nos a todos los que esta­mos ame­na­za­dos por este terro­ris­mo ampa­ra­do. Para que nun­ca más sea, nece­si­ta­mos jus­ti­cia ya.

Ste­lla Callo­ni

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *