Ainhoa Etxai­de, secre­ta­ria gene­ral de LAB «Es nece­sa­ria la huel­ga gene­ral ante la mayor agre­sión en 35 años»

En mayo de 2009 la mayo­ría sin­di­cal vas­ca con­vo­có una huel­ga gene­ral. Enton­ces, advir­tie­ron de la nece­si­dad de cam­biar el rum­bo de las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas y socia­les. De lo con­tra­rio, ven­drían más recor­tes. Así fue. Lle­gó la refor­ma labo­ral, que ha pre­ca­ri­za­do el mer­ca­do de tra­ba­jo y la mayo­ría sin­di­cal salió a la huel­ga el 29 de junio. Aho­ra la refor­ma alcan­za a las pen­sio­nes y el Gobierno espa­ñol pro­me­te mayo­res recor­tes. La res­pues­ta: otra huel­ga gene­ral para el 27 de enero.

Han afir­ma­do que la refor­ma de las pen­sio­nes será una nue­va agre­sión del Gobierno espa­ñol. ¿Plan­tean la huel­ga del 27 de enero como la res­pues­ta de Hego Eus­kal Herria a esa agre­sión?

Efec­ti­va­men­te. No esta­mos dis­pues­tas a acep­tar que el mayor recor­te del sis­te­ma públi­co de pen­sio­nes que se ha hecho en los últi­mos 35 años pue­da pasar sin nin­gún tipo de res­pues­ta. Es una agre­sión direc­ta que va a tener unas con­se­cuen­cias gra­ves. No res­pon­der a este tipo de recor­tes es renun­ciar a nues­tros dere­chos. Una cosa es que nos los qui­ten, pero otra que renun­cie­mos a los mis­mos. En mayo de 2009 ya diji­mos, cuan­do sali­mos a la huel­ga gene­ral, que esta cri­sis se iba a sal­dar con muchos recor­tes y no está­ba­mos dis­pues­tos a acep­tar­los. Es una huel­ga para recha­zar que se sigan adop­tan­do medi­das a espal­das de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y para impul­sar la alter­na­ti­va que nece­si­ta­mos en Eus­kal Herria. Esta­mos avan­zan­do y con­so­li­dan­do ese nue­vo espa­cio.

¿Qué le tie­ne que decir a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca?

Le pedi­ría que actúe con la con­vic­ción de que se le pue­de dar la vuel­ta por­que hay alter­na­ti­va y es posi­ble si exis­te una mayo­ría social sufi­cien­te para cam­biar la agen­da polí­ti­ca. Toda­vía está en jue­go cuál va a ser el cos­te polí­ti­co de las medi­das y actua­cio­nes que se están adop­tan­do en con­tra de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y la pobla­ción en gene­ral. Tene­mos la con­vic­ción de que esta lucha va a dar fru­tos, si no a cor­to pla­zo, sí en la medi­da que avan­za­mos en este camino. La cla­se tra­ba­ja­do­ra tie­ne la capa­ci­dad sufi­cien­te de cam­biar las cosas. Hace fal­ta que de ver­dad sea­mos capa­ces de que esas expec­ta­ti­vas se hagan reali­dad, siem­pre y cuan­do luche­mos. De hecho, el mode­lo del Esta­do de Bien­es­tar se con­si­guió a base de muchas luchas. Aho­ra es nues­tro momen­to.

Ocho refor­mas de las pen­sio­nes des­de el año 1985. ¿Se pue­de ir a peor?

Siem­pre se pue­de ir a peor. Pero sí, cree­mos que esta refor­ma es deter­mi­nan­te, por­que las medi­das que se van a adop­tar vie­nen de atrás con el Pac­to de Tole­do. Es la refor­ma que deter­mi­nan­te­men­te quie­re neu­tra­li­zar el sis­te­ma públi­co para dar un impul­so al sis­te­ma pri­va­do, que no ter­mi­na de esta­ble­cer­se como el sis­te­ma finan­cie­ro pre­ten­de. Por lo tan­to, sí, es una refor­ma más en ese sen­ti­do, pero es la refor­ma que en la prác­ti­ca va a supo­ner que de la noche a la maña­na se van a que­dar sin dere­cho a pen­sio­nes muchos colec­ti­vos, por­que no se les va a per­mi­tir el acce­so a las pen­sio­nes públi­cas.

¿Cuál es el papel del sec­tor finan­cie­ro en la refor­ma?

Es la rei­vin­di­ca­ción his­tó­ri­ca del sec­tor finan­cie­ro. No es una medi­da anti­cri­sis, no tie­ne nada que ver con esta cri­sis. Recor­tar el sis­te­ma de pen­sio­nes no va a tener nin­gún efec­to posi­ti­vo. Es apro­ve­char­se de un con­tex­to de cri­sis, para per­mi­tir que el capi­tal avan­ce en sus posi­cio­nes. Es un paso más en la pri­va­ti­za­ción, pero vie­ne de atrás. La cri­sis jus­ti­fi­ca lo que en otros momen­tos es injus­ti­fi­ca­ble.

¿Se da ese paso por­que el mode­lo pri­va­do de pen­sio­nes es un fra­ca­so?

El mode­lo pri­va­do no es una alter­na­ti­va. No garan­ti­za las pen­sio­nes a nadie. Es la apues­ta del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y finan­cie­ro para hacer su gran nego­cio y sólo es posi­ble su impul­so si se debi­li­ta el sis­te­ma públi­co. El Gobierno espa­ñol ha segui­do los dic­ta­dos del sis­te­ma finan­cie­ro en con­tra de la socie­dad.

¿Los jóve­nes y las muje­res serán los que peor para­dos sal­gan en esta refor­ma?

Se pue­de hablar de una juven­tud sin dere­cho a las pen­sio­nes en estos momen­tos. En el caso de las muje­res, creo que nun­ca hemos teni­do dere­cho a las pen­sio­nes, por tan­to depen­día del acce­so al mer­ca­do labo­ral que nos estu­vo impo­si­bi­li­ta­do. Aho­ra acce­den muje­res a las pen­sio­nes con­tri­bu­ti­vas, pero la refor­ma se lo va a difi­cul­tar, por­que las que están tra­ba­jan­do en pre­ca­rio y con con­tra­tos par­cia­les, que son la gran mayo­ría, no van a tener nin­gu­na posi­bi­li­dad de tener acce­so a pen­sio­nes públi­cas según las con­di­cio­nes de la refor­ma que se están cono­cien­do. Por lo tan­to, sí que se pue­de hablar de una juven­tud a la que se les qui­ta este dere­cho y que se les impo­si­bi­li­ta a las muje­res. Pero tam­po­co nos debe­mos olvi­dar de otros colec­ti­vos, como los mayo­res de 45 años, que esta cri­sis ha expul­sa­do del mer­ca­do labo­ral y tie­nen muy difí­cil el acce­so a una pres­ta­ción en lo que se cono­ce de la nue­va refor­ma, y en nin­gún caso va a ser una pen­sión dig­na.

¿Cómo se le da la vuel­ta a esto?

En el caso de la refor­ma de pen­sio­nes, como en el res­to de refor­mas, hacien­do una apues­ta polí­ti­ca deci­di­da por un mode­lo social que garan­ti­ce dere­chos des­de las polí­ti­cas públi­cas. La alter­na­ti­va a estos recor­tes es cam­biar la direc­ción de las polí­ti­cas que se han veni­do desa­rro­llan­do en las últi­mas déca­das. Eso empie­za y ter­mi­na por el repar­to de la rique­za.

En Eus­kal Herria todos sabe­mos que se gene­ra la sufi­cien­te rique­za para que toda la pobla­ción ten­ga un pro­yec­to de vida digno, para que pue­dan ser garan­ti­za­dos todos los ser­vi­cios públi­cos nece­sa­rios y las pres­ta­cio­nes socia­les nece­sa­rias. Se nece­si­ta una polí­ti­ca públi­ca que, a par­tir del repar­to de la rique­za, garan­ti­ce los dere­chos labo­ra­les y socia­les de la pobla­ción vas­ca. Has­ta hora no se ha segui­do este camino.

¿Cómo se hace?

En pri­mer lugar, dan­do la espal­da a la cla­se polí­ti­ca que está impul­san­do este expo­lio, y gene­ran­do la nece­si­dad y la sufi­cien- te acu­mu­la­ción de fuer­zas que per­mi­ta impul­sar otro tipo de pro­yec­tos polí­ti­cos. Es decir, que esos res­pon­sa­bles polí­ti­cos estén dis­pues­tos a poner las ins­ti­tu­cio­nes al ser­vi­cio de la socie­dad y no al ser­vi­cio del capi­tal, como ocu­rre aho­ra.

¿Con los actua­les no se pue­de?

No. No vemos que se pue­da hacer nada, no es algo coyun­tu­ral. La cla­se polí­ti­ca que tie­ne res­pon­sa­bi­li­da­des ins­ti­tu­cio­na­les y que tie­ne en este momen­to capa­ci­dad de ser poder real com­par­te intere­ses de cla­se con el capi­tal, depen­de de ese capi­tal. Por tan­to, el nivel de subor­di­na­ción no per­mi­te desa­rro­llar esa capa­ci­dad alter­na­ti­va.

¿Por qué el Gobierno del PSOE que pro­vo­có la pri­me­ra huel­ga en 1985 vuel­ve a ese camino con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra des­pués de otras sie­te refor­mas?

Se entien­de que todo polí­ti­co que aspi­re a ins­ta­lar­se y per­pe­tuar­se en el poder tie­ne que tener una alian­za estra­té­gi­ca con el poder real y quien tie­ne el poder real no son los polí­ti­cos ni las ins­ti­tu­cio­nes actua­les. Hay una sis­te­ma de alter­nan­cia polí­ti­ca que per­mi­te desa­rro­llar ese camino, superan­do los des­gas­tes. Ade­más, impi­de que acce­da a aque­llos que quie­ren cam­biar real­men­te las cosas. Con ese mode­lo, el capi­tal está tran­qui­lo, por­que lo con­tro­la.

¿Qué opi­na de los sin­di­ca­tos esta­ta­les que se ade­lan­ta­ron al recla­mar una res­pues­ta con­tun­den­te como una huel­ga gene­ral pero pare­ce que la han reti­ra­do defi­ni­ti­va­men­te de su agen­da de pre­sión?

En el Esta­do espa­ñol se ha abier­to una nue­va fase que con­sis­te en que, una vez que el Gobierno, con el apo­yo de PSOE, PP, CiU y PNV, ha toma­do la deci­sión de lle­var ade­lan­te los recor­tes y refor­mas que ha deman­da­do el capi­tal, toca resi­tuar­se. El sin­di­ca­lis­mo espa­ñol se ha resi­tua­do y ha encon­tra­do un sitio, un papel, que les per­mi­te sobre­vi­vir y sub­sis­tir. No hay nada que nego­ciar, por­que está todo deci­di­do, no sólo con las refor­mas de pen­sio­nes, sino en gene­ral. Quie­ren hacer­nos creer que hacen algo, pero es men­ti­ra.

Tam­bién quie­ren nego­ciar la ener­gía nuclear.

Cuan­do Feli­pe Gon­zá­lez, José María Aznar o Josu Jon Imaz están en órga­nos de deci­sión de gran­des empre­sas del sec­tor ener­gé­ti­co, tene­mos que tem­blar. El capi­tal ha fija­do la lis­ta de recla­ma­cio­nes, y CCOO y UGT han deci­di­do ser la cober­tu­ra social de todo. Se está cons­tru­yen­do un pac­to social que va a inten­tar mini­mi­zar las con­se­cuen­cias socia­les tan gra­ves que ha toma­do el PSOE con la refor­ma labo­ral y de las pen­sio­nes, y las que vie­nen por detrás. La estra­te­gia de esos sin­di­ca­tos con­sis­te en hablar de todo, pero no nego­ciar nada. Estos sin­di­ca­tos ten­drán más par­ti­ci­pa­ción ins­ti­tu­cio­nal a par­tir de que ya se ha deci­di­do qué hay que hacer sobre esos temas. Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que el tema de la ener­gía esté enci­ma de la mesa, pero no está qué va a ser del futu­ro del sec­tor públi­co, o cuan­do se está hablan­do del copa­go en la Sani­dad, o de los recor­tes en la Edu­ca­ción y en el sec­tor públi­co. Las deci­sio­nes que hay que tomar no se toman jun­tán­do­se con CCOO y UGT, sino que se les tie­ne en cuen­ta para que den la vuel­ta a las con­se­cuen­cias socia­les que se han adop­ta­do.

En 2009, con la huel­ga gene­ral que con­vo­có en mayo, la mayo­ría sin­di­cal dijo que si no se modi­fi­ca­ban las polí­ti­cas ven­drían los recor­tes.

Efec­ti­va­men­te. No creo que las cri­sis sean mimé­ti­cas, pero des­de la expe­rien­cia sabe­mos que hay que fijar posi­ción des­de el prin­ci­pio. En 2009 diji­mos «van a venir recor­tes», y el sin­di­ca­lis­mo no podía inten­tar jugar a nego­ciar don­de el poder eco­nó­mi­co tie­ne la capa­ci­dad de impo­ner uni­la­te­ral­men­te. Efec­ti­va­men­te así fue. El tiem­po des­gra­cia­da­men­te nos ha dado la razón, y lo que está en jue­go es si en un futu­ro va a poder­se dar la vuel­ta a estas deci­sio­nes.

¿Será posi­ble?

Inten­ta­mos que la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca ten­ga la posi­bi­li­dad de gene­rar una alter­na­ti­va a esta situa­ción, ten­ga la capa­ci­dad de lucha para defen­der los dere­chos, recu­pe­rar­los y cons­truir un mode­lo para que se nos garan­ti­cen. Ésa es la vía. Si el diá­lo­go social no ha ser­vi­do en fase de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co para impul­sar polí­ti­cas de repar­to de la rique­za, difí­cil­men­te va a poder en una fase de cri­sis, cuan­do el poder polí­ti­co avan­za en esas posi­cio­nes. El sin­di­ca­lis­mo de con­fron­ta­ción es una nece­si­dad. Quie­nes esta­mos dis­pues­tos, hici­mos huel­ga en 2009. Fri­vo­li­za­ron mucho UGT y CCOO y las ins­ti­tu­cio­nes cuan­do dije­ron que fue un fra­ca­so, pero esa huel­ga ha sido efi­caz y ha abier­to una nue­va fase en el sin­di­ca­lis­mo en Eus­kal Herria.

¿No les hacen caso con el decá­lo­go de accio­nes para salir de la cri­sis?

En las ins­ti­tu­cio­nes en este momen­to no hay nadie con capa­ci­dad de deci­dir polí­ti­cas ni volun­tad de situar­se con la cla­se tra­ba­ja­do­ra, ni con los sin­di­ca­tos que nos ali­nea­mos con la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Eso no qui­ta vir­tua­li­dad a nues­tra pro­pues­ta, nos demues­tra que esta­mos en un momen­to en el que está en jue­go la capa­ci­dad de gene­rar la sufi­cien­te fuer­za para obli­gar que la agen­da polí­ti­ca cam­bie. El decá­lo­go es un ins­tru­men­to de lucha y ahí esta­mos.

¿Se des­mo­ro­na el Esta­do de Bien­es­tar?

Lo están neu­tra­li­zan­do. Es lo que siem­pre ha hecho el poder eco­nó­mi­co. Lle­ga­rán has­ta don­de pue­dan y el lími­te depen­de­rá de dón­de sea­mos capa­ces de parar­lo. Hay mucho en jue­go por­que el capi­tal y sus cóm­pli­ces son insa­cia­bles.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *