La cri­sis capi­ta­lis­ta tam­bién es una cri­sis de urba­ni­za­ción – Har­vey

Des­de su pers­pec­ti­va como geó­gra­fo, ¿qué cone­xio­nes encuen­tra entre urba­ni­za­ción y esta cri­sis?

–Una de las cosas que me gus­ta­ría enfa­ti­zar es la rela­ción entre urba­ni­za­ción y for­ma­ción de la cri­sis. En las déca­das del 50 y 60, el capi­ta­lis­mo se esta­bi­li­zó con una for­ma de masi­va sub­ur­ba­ni­za­ción: cami­nos, autos, un esti­lo de vida. Una de las pre­gun­tas es si son sos­te­ni­bles a lar­go pla­zo. En el sur de Cali­for­nia y Flo­ri­da, que son epi­cen­tros de la cri­sis, esta­mos vien­do que este mode­lo de sub­ur­ba­ni­za­ción no sir­ve más. Algu­nos quie­ren hablar de las cri­sis sub­pri­me, yo quie­ro hablar de las cri­sis urba­nas.

¿Qué pien­sa de las cri­sis urba­nas?

–En la déca­da del 80 se pen­sa­ba que Japón era una poten­cia y se cayó en los años 90 por la cri­sis de los pre­cios de la tie­rra. Des­de enton­ces, no se recu­pe­ró más. Tam­bién exis­te una preo­cu­pa­ción en Esta­dos Uni­dos de que la cri­sis inmo­bi­lia­ria impi­da la recu­pe­ra­ción, pese a los inten­tos que se hacen. Otra cues­tión es que la for­ma de uso inten­si­vo de la ener­gía reque­ría muchas exten­sio­nes de terreno y crea­ba un esti­lo de vida de luga­res dis­per­sos. Esto está plan­tean­do, jus­ta­men­te, un nue­vo tipo de urba­ni­za­ción. Lo lla­ma­ti­vo es que Chi­na está copian­do a Esta­dos Uni­dos, lo que es muy ton­to. Uno obser­va que no es sus­ten­ta­ble bajo la cri­sis ambien­tal. Exis­te una alta cone­xión entre desa­rro­llo capi­ta­lis­ta, cri­sis capi­ta­lis­ta y urba­ni­za­ción.

¿En qué medi­da influ­yó la trans­for­ma­ción del mer­ca­do inmo­bi­lia­rio en la cri­sis de la urba­ni­za­ción?

–¿Dón­de puso la gen­te rica su dine­ro en los últi­mos 30 años? Has­ta los 80, poner dine­ro en la pro­duc­ción daba más dine­ro que poner­lo en el nego­cio inmo­bi­lia­rio. A par­tir de allí empe­zó a pen­sar­se dón­de poner el dine­ro para que dé una tasa de retorno más alta. Los mer­ca­dos inmo­bi­lia­rios y de la tie­rra son muy intere­san­tes: si yo invier­to, el pre­cio sube, como el pre­cio sube, más gen­te invier­te, enton­ces sigue subien­do el pre­cio. A media­dos de la déca­da del 70, en Manhat­tan (Nue­va York), se podía ven­der por 200.000 dóla­res un tipo de cons­truc­ción que aho­ra cues­ta dos millo­nes de dóla­res.

Des­de enton­ces, hubo bur­bu­jas de dis­tin­tos tipos, que se van reven­ta­do una a una. Los mer­ca­dos bur­sá­ti­les se vol­vie­ron locos en los años 90. Si uno obser­va la par­ti­ci­pa­ción de los dis­tin­tos sec­to­res en el pro­duc­to bru­to interno de los Esta­dos Uni­dos, en 1994, el mer­ca­do accio­na­rio tenía una par­ti­ci­pa­ción del 50 por cien­to en el PBI. En el 2000 subió a un 120 por cien­to y empe­zó a caer con la “cri­sis pun­to­com”. Mien­tras que la par­ti­ci­pa­ción del mer­ca­do inmo­bi­lia­rio en el PBI empe­zó a cre­cer, y pasó del 90 al 130 por cien­to en el mis­mo perío­do.

¿Qué opi­na sobre la orien­ta­ción que tuvo la inver­sión en infra­es­truc­tu­ra en las últi­mas déca­das?

–El capi­ta­lis­mo no pue­de fun­cio­nar sin su infra­es­truc­tu­ra típi­ca: carre­te­ras, puer­tos y vías, edi­fi­cios y fábri­cas. La gran pre­gun­ta es cómo se cons­tru­yen estas infra­es­truc­tu­ras y en qué medi­da con­tri­bu­yen a la pro­duc­ti­vi­dad en el futu­ro. En Esta­dos Uni­dos se habla mucho de puen­tes que van a nin­gu­na par­te. Hay intere­ses muy gran­des de los lob­bis­tas de la cons­truc­ción que quie­ren cons­truir sin impor­tar qué. Pue­den corrom­per gobier­nos para hacer obras que no van a ser de uso para nada.

Un ejem­plo de lo que des­cri­be es lo que suce­dió en Espa­ña, con el boom de la cons­truc­ción.

–Una par­te de la expli­ca­ción de la cri­sis en Gre­cia y Espa­ña pue­de vin­cu­lar­se con estas malas inver­sio­nes en infra­es­truc­tu­ra. Gre­cia es tam­bién un caso típi­co con los Jue­gos Olím­pi­cos, gran­des obras de infra­es­truc­tu­ra que aho­ra no se usan. En los años 50 y 60, la red de cami­nos y auto­pis­tas, en Esta­dos Uni­dos, fue muy impor­tan­te para el mejo­ra­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad. Algo simi­lar se obser­va actual­men­te en Chi­na, con cami­nos, ferro­ca­rri­les y nue­vas ciu­da­des, que en los pró­xi­mos años van a tener un alto impac­to en la pro­duc­ti­vi­dad.

¿Cree qué Chi­na está enfren­tan­do la cri­sis de mane­ra dis­tin­ta de Esta­dos Uni­dos?

–Tie­ne mejo­res con­di­cio­nes que otros paí­ses, sobre todo por­que cuen­ta con gran­des reser­vas de divi­sas. Esta­dos Uni­dos tie­ne un gran défi­cit y Chi­na, un gran supe­rá­vit. El otro pro­ble­ma en Esta­dos Uni­dos es polí­ti­co.

¿Cuá­les son los fac­to­res polí­ti­cos que difi­cul­tan salir de la cri­sis?

–Quien inten­ta cons­truir obras de infra­es­truc­tu­ra úti­les es acu­sa­do inme­dia­ta­men­te de “socia­lis­ta”, que es lo que está sufrien­do Barack Oba­ma. En Chi­na eso no impor­ta por­que tie­nen otras con­di­cio­nes polí­ti­cas. El gobierno en Chi­na es auto­ri­ta­rio y pue­de poner las cosas en su lugar. En el caso del Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano está domi­na­do por gru­pos repu­bli­ca­nos y demó­cra­tas que mane­jan intere­ses eco­nó­mi­cos y las con­di­cio­nes para tomar deci­sio­nes son otras.

Se dedu­ce una dife­ren­cia en la rela­ción entre el poder polí­ti­co y el poder eco­nó­mi­co en estos paí­ses.

–En Chi­na, por efec­to de la cri­sis ame­ri­ca­na, la res­pues­ta fue hacer gran­des pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra de inme­dia­to. Ade­más, el gobierno cen­tra­li­za­do de Chi­na tie­ne enor­me poder sobre los ban­cos. Dio la orden: “Den prés­ta­mos para estas obras a gobier­nos muni­ci­pa­les y a los pri­va­dos que esta­ban hacién­do­las”. El gobierno cen­tral de los Esta­dos Uni­dos no pue­de hacer eso. Se man­tie­ne dicién­do­les a los ban­cos: “Pres­ten” y los ban­cos dicen: “No”. Chi­na está cre­cien­do a rit­mos del 10 por cien­to des­pués de la cri­sis y Esta­dos Uni­dos está por el piso.

¿Cuá­les son las fallas ins­ti­tu­cio­na­les que han lle­va­do a esta cri­sis?

–Des­de la déca­da del 70 hubo una idea domi­nan­te de que la res­pues­ta era pri­va­ti­zar. Hay muchas alter­na­ti­vas para que el sec­tor públi­co pro­vea mejo­res ser­vi­cios que el sec­tor pri­va­do.

¿Cree que esta con­cep­ción tam­bién pene­tró en el sis­te­ma finan­cie­ro?

–En Esta­dos Uni­dos, en la déca­da del 30, los ban­cos de inver­sión esta­ban sepa­ra­dos de los ban­cos comer­cia­les. En los últi­mos años se per­mi­tió que se unie­ran. Es un caso de cam­bio regu­la­to­rio, don­de el Esta­do se reti­ra del con­trol.

¿Cómo eva­lúa el tipo de regu­la­cio­nes que se pro­pu­sie­ron imple­men­tar a par­tir de la cri­sis?

–Hay una teo­ría lla­ma­da “cap­tu­ra regu­la­to­ria”. Supo­ne poner a las galli­nas a ser con­tro­la­das por los zorros. Si uno mira las for­mas regu­la­to­rias pro­pues­tas has­ta aho­ra, se da cuen­ta de que los zorros están ganan­do y eso es por­que los zorros con­tro­lan tam­bién el Con­gre­so de los Esta­dos Uni­dos.

¿Hay dife­ren­cias entre las polí­ti­cas impul­sa­das en los Esta­dos Uni­dos y en Euro­pa?

–Sí, hay dife­ren­cias. Uno de los temas que estoy estu­dian­do es jus­ta­men­te las dife­ren­cias que hay en dis­tin­tos luga­res. Por ejem­plo, en Amé­ri­ca lati­na la reac­ción de los gobier­nos fue mucho más sen­si­ble a la cri­sis que lo que se obser­va en los Esta­dos Uni­dos y Euro­pa. En Euro­pa hay un gran con­flic­to entre los paí­ses más gran­des y los más chi­cos. Ale­ma­nia, que por razo­nes his­tó­ri­cas tie­ne una obse­sión con el tema de la infla­ción, impo­ne el tema de la aus­te­ri­dad. El triun­fo de un gobierno con­ser­va­dor en Ingla­te­rra tam­bién for­ta­le­ce la idea de aus­te­ri­dad. Por eso, no sor­pren­de que Euro­pa esté estan­ca­da, mien­tras Chi­na está cre­cien­do fuer­te.

¿Qué impac­to tie­nen las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad?

–La aus­te­ri­dad es algo total­men­te erró­neo. En pri­mer lugar, por las dife­ren­cias de impac­to entre cla­ses socia­les. En gene­ral, las cla­ses más bajas son las más dam­ni­fi­ca­das. Ade­más, las cla­ses más bajas, cuan­do tie­nen dine­ro, lo gas­tan, mien­tras que las cla­ses altas lo usan para gene­rar más dine­ro y no nece­sa­ria­men­te para hacer cosas pro­duc­ti­vas.

¿Por ejem­plo?

–Muchos ricos de los Esta­dos Uni­dos com­pra­ron tie­rras en Amé­ri­ca lati­na. Esto lle­vó al aumen­to del pre­cio de la tie­rra. En el lar­go pla­zo, debe­mos pen­sar cómo pue­de vivir el mun­do de acuer­do con sus recur­sos. Eso no sig­ni­fi­ca aus­te­ri­dad, sino una for­ma más aus­te­ra de vivir, que no es lo mis­mo.

¿En qué se dife­ren­cian?

–Debe­re­mos pen­sar qué es lo que real­men­te nece­si­ta­mos para tener una bue­na vida, y muchas de las cosas que pen­sa­mos del con­su­mo son una locu­ra; es dila­pi­dar recur­sos, natu­ra­les y huma­nos. Tene­mos que pen­sar cómo hace­mos en el lar­go pla­zo para que 6.800 millo­nes de per­so­nas pue­dan vivir, tener vivien­da, salud, ali­men­to para que ten­gan una vida razo­na­ble y feliz.

Nata­lia Aru­gue­te es Licen­cia­da en Cien­cias de la Comu­ni­ca­ción. Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires, UBA, Argen­ti­na. Inves­ti­ga­do­ra en la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Quil­mes.
Cash /​Extrac­ta­do por La Hai­ne


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *