Cómo el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos se ha ven­di­do a Wall Street – Red Vol­tai­re

JPEG - 33.9 KB
El pre­si­den­te Barack Oba­ma diri­gien­do­se a los sena­do­res y otros par­la­men­ta­rios en el edi­fi­cio del Capi­to­lio (Con­gre­so de los EEUU) en Washing­ton D.C., el 24 de febre­ro de 2009, para hablar­les de la cri­sis eco­nó­mi­ca, del pre­su­pues­to, del défi­cit de la nación y la refor­ma del sis­te­ma médi­co.

Sena­do­res y dipu­tados res­pon­sa­bles de super­vi­sar la eco­no­mía de EEUU han reci­bi­do millo­nes de dóla­res de las empre­sas de Wall Street.
Des­de 2001, ocho de las empre­sas indi­ca­das como sien­do las más debi­li­ta­das por la cri­sis han dona­do 64.2 millo­nes de dóla­res a los can­di­da­tos del Con­gre­so, a los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les y a los par­ti­dos Repu­bli­cano y Demó­cra­ta. Sena­do­res como Barack Oba­ma y JohnMc­Cain reci­bie­ron entre ellos dos un total de 3.1 millo­nes de dóla­res.

Los donan­tes son ban­cos de inver­sión como:
- Bear Stearns,
- Gold­man Sachs,
- Leh­man Brothers,
- Merrill Lynch,
- Mor­gan Stan­ley,
- la ase­gu­ra­do­ra Ame­ri­can Inter­na­tio­nal Group y los gigan­tes hipo­te­ca­rios
- Fan­nie Mae y
- Fred­die­Mac.

Algu­nos de los bene­fi­cia­rios más rele­van­tes reci­bie­ron con­tri­bu­cio­nes de com­pa­ñías que a su vez reci­bie­ron dine­ro fis­cal apro­ba­do en el paque­te guber­na­men­tal de ayu­da finan­cie­ra cono­ci­do como TARP (por su sigla en inglés) apro­ba­do por los mis­mos miem­bros del Con­gre­so que ocu­pa­ban car­gos en los comi­tés encar­ga­dos de regu­lar al sec­tor finan­cie­ro y de super­vi­sar la efi­ca­cia de este pro­gra­ma de apo­yo guber­na­men­tal sin pre­ce­den­tes.

En total, los miem­bros del Comi­té del Sena­do sobre Acti­vi­da­des Ban­ca­rias, Vivien­da y Asun­tos Urba­nos, Comi­té de Finan­zas del Sena­do y Comi­té de Ser­vi­cios Finan­cie­ros de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes reci­bie­ron 5.2 millo­nes de bene­fi­cia­rios del TARP en el ciclo elec­to­ral 2007 – 2008.

El Pre­si­den­te Oba­ma reco­gió por lo menos 4.3 millo­nes de la par­te de estas com­pa­ñías para su cam­pa­ña pre­si­den­cial. Casi todos los miem­bros del Comi­té de Ser­vi­cios Finan­cie­ros de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, que en febre­ro de 2009 super­vi­sa­ron en audien­cias públi­cas cómo serían gas­ta­dos los 700 mil millo­nes de dóla­res del TARP apro­ba­do con urgen­cia, reci­bie­ron con­tri­bu­cio­nes aso­cia­das a estas cor­po­ra­cio­nes finan­cie­ras duran­te el ciclo de elec­cio­nes de 2008.
«Podría decir­se que la indus­tria de las finan­zas con­si­guió su dine­ro con el apo­yo de los miem­bros del Con­gre­so que estu­vie­ron dis­pues­tos a mirar hacia otro lado», dijo Law­ren­ce Jacobs, direc­tor del Cen­tro de Estu­dios Polí­ti­cos y Gober­na­bi­li­dad de la Uni­ver­si­dad de Min­ne­so­ta.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​


Docu­men­tal de Michael Moo­re.
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​Por ejem­plo, en 2004, cuan­do la Comi­sión de Bol­sa y Valo­res adop­tó un cam­bio impor­tan­te de la regla per­mi­tien­do a los ban­cos inver­tir dece­nas de billo­nes de dóla­res en dine­ro pres­ta­do en hipo­te­cas des­va­lo­ri­za­das («sub­pri­me») y otros jue­gos aven­tu­ra­dos, los comi­tés de acti­vi­da­des ban­ca­rias del Con­gre­so no lle­va­ron a cabo nin­gu­na audien­cia sobre este des­cui­do.
La inac­ti­vi­dad del Con­gre­so impi­dió regu­la­cio­nes para pre­ve­nir prác­ti­cas depre­da­do­ras de los pres­ta­mis­tas y tam­bién per­mi­tió que los agen­tes de hipo­te­cas gana­ran ele­va­das comi­sio­nes por la ven­ta de prés­ta­mos hipo­te­ca­rios de puer­ta en puer­ta a com­pra­do­res de vivien­das insol­ven­tes.

El perio­dis­ta Matt Taib­bi, escri­bió (en su nota en la revis­ta Rolling Sto­ne) que par­te de la ven­ta más noto­ria del gobierno de EEUU a Wall Street se con­cre­tó a fines de los años noven­ta, cuan­do «los demó­cra­tas, can­sa­dos de morir barri­dos por los repu­bli­ca­nos en la are­na de la reco­lec­ción de fon­dos, deci­die­ron zafar­se de su vie­ja depen­den­cia de las unio­nes cor­po­ra­ti­vas y gru­pos de inte­rés y hacer­se más «amis­to­sos hacia los nego­cios».

Wall Street res­pon­dió inun­dan­do Washing­ton con dine­ro, com­pran­do alia­dos en ambos par­ti­dos». En el perío­do de diez años que comen­zó en 1998, las com­pa­ñías finan­cie­ras gas­ta­ron 1.7 mil millo­nes de dóla­res en con­tri­bu­cio­nes para cam­pa­ñas fede­ra­les y otros 3.4 mil millo­nes dóla­res en pagos a cabil­de­ros o miem­bros de gru­pos de pre­sión. Las sabias inver­sio­nes polí­ti­cas de los gran­des ban­que­ros de EEUU les per­mi­tie­ron dese­char con efi­ca­cia cual­quier con­trol par­la­men­ta­rio sig­ni­fi­ca­ti­vo de la indus­tria finan­cie­ra.

En 1999, el sena­dor repu­bli­cano por Texas Phil Gramm copa­tro­ci­nó una ini­cia­ti­va que revo­có los aspec­tos cla­ves de la ley Glass-Stea­gall Act, que des­de la Gran Depre­sión impe­día que los ban­cos ingre­sa­ran al nego­cio de los segu­ros.
Al año siguien­te, Gramm redac­tó una nue­va legis­la­ción arro­lla­do­ra lla­ma­da Com­mo­dity Futu­res Moder­ni­za­tion Act, que hizo impo­si­ble regu­lar los inter­cam­bios de cré­di­tos «swaps» [per­mu­ta finan­cie­ra] y otras juga­das poco segu­ras.

Así se abrió la puer­ta para que el aven­tu­ris­mo entre en los inter­cam­bios y nego­cia­dos de títu­los de cré­di­to a alto ries­go se impon­gan como cosa corrien­te. En 1997 y 1998 –los años ini­cia­les de la refor­ma de Phil Gramm que des­tri­pó la ley Glass-Stea­gall– las indus­trias ban­ca­rias, de agen­tes de bol­sa y ase­gu­ra­do­ras gas­ta­ron 350 millo­nes de dóla­res en con­tri­bu­cio­nes polí­ti­cas y en cabil­deo.

Gramm, enton­ces pre­si­den­te del Comi­té de Acti­vi­da­des Ban­ca­rias del Sena­do, reco­gió 2.6 millo­nes de dóla­res en sola­men­te cin­co años. La ley 90 – 8 fue apro­ba­da en el Sena­do con el apo­yo de 38 demó­cra­tas, inclu­yen­do a Joe Biden [1], John Kerry, Tom Das­chle, Dick Dur­bin y John Edwards.
La ley ayu­dó a crear los fra­ca­sa­dos gran­des mons­truos finan­cie­ros del tama­ño del Citi­group, de AIG y del Bank of Amé­ri­ca, y a la vez ayu­dó a esas com­pa­ñías a demo­ler len­ta­men­te a sus com­pe­ti­do­res más peque­ños, dejan­do a las prin­ci­pa­les empre­sas de Wall Street con aún más dine­ro y poder para cabil­dear en favor de más des­re­gu­la­ción adi­cio­nal.

A comien­zos de 2009, se inven­tó toda una nue­va serie de ope­ra­cio­nes del gobierno para inyec­tar dine­ro en efec­ti­vo a la eco­no­mía, la mayo­ría de ellas bajo con­trol total­men­te reser­va­do al sec­tor finan­cie­ro. Taib­bi seña­ló que «mien­tras el res­to de EEUU y la mayor par­te del Con­gre­so han esta­do alar­dean­do sobre el pro­gra­ma urgen­te de 700 mil millo­nes de dóla­res de ayu­da deno­mi­na­do TARP, los nue­vos orga­nis­mos recien­te­men­te crea­dos en el «zoo­ló­gi­co» de la Reser­va Fede­ral (FED, por su sigla en inglés) han esta­do bom­bean­do dis­cre­ta­men­te, no miles de millo­nes, sino millo­nes de millo­nes de dóla­res, a favor de las empre­sas pri­va­das (por lo menos 3 millo­nes de millo­nes de dóla­res has­ta aho­ra en prés­ta­mos, con otros tan­tos 5.7 billo­nes adi­cio­na­les en garan­tías de inver­sio­nes pri­va­das)».

Taib­bi con­ti­núa: «Esta nue­va y secre­ta acti­vi­dad de la FED eclip­sa total­men­te el pro­gra­ma TARP en tér­mi­nos de su influen­cia en la eco­no­mía… Nadie sabe quién se está lle­van­do ese dine­ro o exac­ta­men­te cuán­to está des­apa­re­cien­do a tra­vés de estos nue­vos agu­je­ros en el dete­rio­ra­do cas­co de la sol­ven­cia de EEUU.

Por otra par­te, nadie pue­de estar segu­ro de que estas nue­vas ins­ti­tu­cio­nes sean real­men­te tem­po­ra­les, o si las están ponien­do como mule­tas per­ma­nen­tes del Esta­do para ayu­dar aWall Street, dise­ña­das para chu­par sis­te­má­ti­ca­men­te malas inver­sio­nes des­de los libros de pres­ta­mis­tas irres­pon­sa­bles»

Taib­bi con­clu­yó: «La reali­dad es que la fusión eco­nó­mi­ca mun­dial y el vacia­mien­to que le siguió fue­ron jun­tos una suer­te de revo­lu­ción, un gol­pe de esta­do. Soli­di­fi­ca­ron y for­ma­li­za­ron una ten­den­cia polí­ti­ca que se ha esta­do mani­fes­tan­do por déca­das: se tra­ta de la toma de pose­sión gra­dual del gobierno por par­te de una peque­ña cla­se de ini­cia­dos conec­ta­dos, quie­nes uti­li­za­ron el dine­ro para con­tro­lar las elec­cio­nes, com­prar influen­cia y debi­li­tar sis­te­má­ti­ca­men­te las regu­la­cio­nes finan­cie­ras».

El frau­de y la cri­sis con­ti­núan pro­fun­di­zán­do­se y se expan­den con con­flic­tos de intere­ses sig­ni­fi­ca­ti­vos en el Con­gre­so, en el Poder Eje­cu­ti­vo y gobierno, de EEUU. Simon John­son, eco­no­mis­ta, ex jefe del FMI, dijo: «La indus­tria de las finan­zas ha cap­tu­ra­do con efi­ca­cia a nues­tro gobierno».

Actua­li­za­ción de Lind­say Renick Myer (de Capi­tol Eye)

Inclu­so, mien­tras el gobierno fede­ral con­ti­núa inven­tan­do fór­mu­las para sal­var al sec­tor finan­cie­ro y dar un impul­so a la eco­no­mía, el gobierno reci­be con­se­jos y reco­men­da­cio­nes de las mis­mas com­pa­ñías que acep­ta­ron dóla­res de los con­tri­bu­yen­tes y que son, en par­te, las prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de la cri­sis actual.

Pero esto no es todo con res­pec­to a las colec­tas del Con­gre­so, que ha esta­do ocu­pa­do en obte­ner fon­dos del sec­tor finan­cie­ro, inclu­yen­do a esas com­pa­ñías que reci­bie­ron miles de millo­nes de dóla­res en ayu­da del gobierno a tra­vés del pro­gra­ma TARP.

Des­de que se escri­bió este artícu­lo en febre­ro, el sec­tor finan­cie­ro, por supues­to, ha con­ti­nua­do dan­do dine­ro a can­di­da­tos, a los comi­tés de par­ti­dos y a los comi­tés de acción polí­ti­ca. Des­de que comen­zó el año 2009, Wall Street ha dona­do 12.6 millo­nes de dóla­res, más que cual­quier otro sec­tor este año. Y el 58% de ese dine­ro ha ido a los demó­cra­tas, mar­can­do qui­zás un cam­bio de estra­te­gia polí­ti­ca, pues des­de el ciclo elec­to­ral de 1990, el mun­do finan­cie­ro, los segu­ros y las inmo­bi­lia­rias no habían des­ti­na­do más del 52% de sus dona­cio­nes tota­les a los demó­cra­tas, y des­de 1991 a 2006, el sec­tor finan­cie­ro dio la mayor par­te de su dine­ro a los repu­bli­ca­nos.

Muchas de las com­pa­ñías invo­lu­cra­das en este artícu­lo que escri­bi­mos han envia­do a sus altos eje­cu­ti­vos a ates­ti­guar ante el Comi­té de Ser­vi­cios Finan­cie­ros de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes y, sin embar­go, real­men­te han supe­ra­do sus dona­cio­nes tota­les en el pri­mer tri­mes­tre de 2009 en com­pa­ra­ción a los pri­me­ros tri­mes­tres de 2007 y 2005.

Esto inclu­ye a JP Mor­gan Cha­se, Bank of Amé­ri­ca, Gold­man Sachs (que este año ha sido la núme­ro uno en dis­mi­nuir sus con­tri­bu­cio­nes, en com­pa­ra­ción con el comien­zo de 2008),Morgan Stan­ley, Citi­group y Wells Far­go.
Sin embar­go, es impor­tan­te recor­dar que toda­vía es muy tem­prano para el ciclo [del Con­gre­so] y que las con­tri­bu­cio­nes para cam­pa­ñas gene­ral­men­te comien­zan a fluir con más inten­si­dad en fecha más cer­ca­na a una elec­ción. Al igual que el res­to de la indus­tria, aho­ra estas com­pa­ñías tam­bién apun­ta­ron mayo­ri­ta­ria­men­te a los demó­cra­tas como reci­pien­da­rios de sus dona­cio­nes polí­ti­cas.

Por supues­to, una gran his­to­ria para cono­cer este año será si los legis­la­do­res sufrie­ron algún gol­pe en sus finan­zas per­so­na­les, como el común de los mor­ta­les de EEUU, o si se bene­fi­cia­ron per­so­nal­men­te tras sos­te­ner a las com­pa­ñías de Wall Street con dine­ro en efec­ti­vo del con­tri­bu­yen­te, los casos más intere­san­tes serán sin dudas, aque­llos con­cer­nien­tes a los miem­bros de las comi­sio­nes encar­ga­das de con­tro­lar las acti­vi­da­des ban­ca­rias y finan­cie­ras.
Las decla­ra­cio­nes finan­cie­ras per­so­na­les corres­pon­dien­tes a 2008 se encuen­tran dis­po­ni­bles con sus res­pues­tas en Open​Se​crets​.org en:

http://​www​.open​se​crets​.org/​p​f​d​s​/​s​e​a​r​c​h​_​c​i​d​.​php

Para leer más sobre cómo legis­lan el lobby y el trá­fi­co de influen­cia, con­ti­núen con­sul­tan­do el blog de CRP en:
http://​www​.open​se​crets​.org/​n​e​ws/

Y para hacer inves­ti­gar usted mis­mo, revi­se nues­tros per­fi­les de la indus­tria:
http://​www​.open​se​crets​.org/​i​n​d​u​s​t​r​i​e​s​/​i​n​d​e​x​.​php.
Tam­bién vigi­la­mos el flu­jo de liqui­dez de los comi­tés. Veri­fi­quen los datos del Comi­té de Finan­zas del Sena­do aquí:
http://​www​.open​se​crets​.org/​c​m​t​e​p​r​o​f​i​l​e​s​/​i​n​d​e​x​.​php

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *