Cómo el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos se ha ven­di­do a Wall Street – Red Voltaire

JPEG - 33.9 KB
El pre­si­den­te Barack Oba­ma diri­gien­do­se a los sena­do­res y otros par­la­men­ta­rios en el edi­fi­cio del Capi­to­lio (Con­gre­so de los EEUU) en Washing­ton D.C., el 24 de febre­ro de 2009, para hablar­les de la cri­sis eco­nó­mi­ca, del pre­su­pues­to, del défi­cit de la nación y la refor­ma del sis­te­ma médico. 

Sena­do­res y dipu­tados res­pon­sa­bles de super­vi­sar la eco­no­mía de EEUU han reci­bi­do millo­nes de dóla­res de las empre­sas de Wall Street.
Des­de 2001, ocho de las empre­sas indi­ca­das como sien­do las más debi­li­ta­das por la cri­sis han dona­do 64.2 millo­nes de dóla­res a los can­di­da­tos del Con­gre­so, a los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les y a los par­ti­dos Repu­bli­cano y Demó­cra­ta. Sena­do­res como Barack Oba­ma y JohnMc­Cain reci­bie­ron entre ellos dos un total de 3.1 millo­nes de dólares.

Los donan­tes son ban­cos de inver­sión como:
- Bear Stearns,
- Gold­man Sachs,
- Leh­man Brothers,
- Merrill Lynch,
- Mor­gan Stanley,
- la ase­gu­ra­do­ra Ame­ri­can Inter­na­tio­nal Group y los gigan­tes hipotecarios
- Fan­nie Mae y
- FreddieMac.

Algu­nos de los bene­fi­cia­rios más rele­van­tes reci­bie­ron con­tri­bu­cio­nes de com­pa­ñías que a su vez reci­bie­ron dine­ro fis­cal apro­ba­do en el paque­te guber­na­men­tal de ayu­da finan­cie­ra cono­ci­do como TARP (por su sigla en inglés) apro­ba­do por los mis­mos miem­bros del Con­gre­so que ocu­pa­ban car­gos en los comi­tés encar­ga­dos de regu­lar al sec­tor finan­cie­ro y de super­vi­sar la efi­ca­cia de este pro­gra­ma de apo­yo guber­na­men­tal sin precedentes.

En total, los miem­bros del Comi­té del Sena­do sobre Acti­vi­da­des Ban­ca­rias, Vivien­da y Asun­tos Urba­nos, Comi­té de Finan­zas del Sena­do y Comi­té de Ser­vi­cios Finan­cie­ros de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes reci­bie­ron 5.2 millo­nes de bene­fi­cia­rios del TARP en el ciclo elec­to­ral 2007 – 2008.

El Pre­si­den­te Oba­ma reco­gió por lo menos 4.3 millo­nes de la par­te de estas com­pa­ñías para su cam­pa­ña pre­si­den­cial. Casi todos los miem­bros del Comi­té de Ser­vi­cios Finan­cie­ros de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, que en febre­ro de 2009 super­vi­sa­ron en audien­cias públi­cas cómo serían gas­ta­dos los 700 mil millo­nes de dóla­res del TARP apro­ba­do con urgen­cia, reci­bie­ron con­tri­bu­cio­nes aso­cia­das a estas cor­po­ra­cio­nes finan­cie­ras duran­te el ciclo de elec­cio­nes de 2008.
«Podría decir­se que la indus­tria de las finan­zas con­si­guió su dine­ro con el apo­yo de los miem­bros del Con­gre­so que estu­vie­ron dis­pues­tos a mirar hacia otro lado», dijo Law­ren­ce Jacobs, direc­tor del Cen­tro de Estu­dios Polí­ti­cos y Gober­na­bi­li­dad de la Uni­ver­si­dad de Minnesota.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​


Docu­men­tal de Michael Moore.
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​Por ejem­plo, en 2004, cuan­do la Comi­sión de Bol­sa y Valo­res adop­tó un cam­bio impor­tan­te de la regla per­mi­tien­do a los ban­cos inver­tir dece­nas de billo­nes de dóla­res en dine­ro pres­ta­do en hipo­te­cas des­va­lo­ri­za­das («sub­pri­me») y otros jue­gos aven­tu­ra­dos, los comi­tés de acti­vi­da­des ban­ca­rias del Con­gre­so no lle­va­ron a cabo nin­gu­na audien­cia sobre este descuido.
La inac­ti­vi­dad del Con­gre­so impi­dió regu­la­cio­nes para pre­ve­nir prác­ti­cas depre­da­do­ras de los pres­ta­mis­tas y tam­bién per­mi­tió que los agen­tes de hipo­te­cas gana­ran ele­va­das comi­sio­nes por la ven­ta de prés­ta­mos hipo­te­ca­rios de puer­ta en puer­ta a com­pra­do­res de vivien­das insolventes.

El perio­dis­ta Matt Taib­bi, escri­bió (en su nota en la revis­ta Rolling Sto­ne) que par­te de la ven­ta más noto­ria del gobierno de EEUU a Wall Street se con­cre­tó a fines de los años noven­ta, cuan­do «los demó­cra­tas, can­sa­dos de morir barri­dos por los repu­bli­ca­nos en la are­na de la reco­lec­ción de fon­dos, deci­die­ron zafar­se de su vie­ja depen­den­cia de las unio­nes cor­po­ra­ti­vas y gru­pos de inte­rés y hacer­se más «amis­to­sos hacia los negocios».

Wall Street res­pon­dió inun­dan­do Washing­ton con dine­ro, com­pran­do alia­dos en ambos par­ti­dos». En el perío­do de diez años que comen­zó en 1998, las com­pa­ñías finan­cie­ras gas­ta­ron 1.7 mil millo­nes de dóla­res en con­tri­bu­cio­nes para cam­pa­ñas fede­ra­les y otros 3.4 mil millo­nes dóla­res en pagos a cabil­de­ros o miem­bros de gru­pos de pre­sión. Las sabias inver­sio­nes polí­ti­cas de los gran­des ban­que­ros de EEUU les per­mi­tie­ron dese­char con efi­ca­cia cual­quier con­trol par­la­men­ta­rio sig­ni­fi­ca­ti­vo de la indus­tria financiera.

En 1999, el sena­dor repu­bli­cano por Texas Phil Gramm copa­tro­ci­nó una ini­cia­ti­va que revo­có los aspec­tos cla­ves de la ley Glass-Stea­gall Act, que des­de la Gran Depre­sión impe­día que los ban­cos ingre­sa­ran al nego­cio de los seguros.
Al año siguien­te, Gramm redac­tó una nue­va legis­la­ción arro­lla­do­ra lla­ma­da Com­mo­dity Futu­res Moder­ni­za­tion Act, que hizo impo­si­ble regu­lar los inter­cam­bios de cré­di­tos «swaps» [per­mu­ta finan­cie­ra] y otras juga­das poco seguras.

Así se abrió la puer­ta para que el aven­tu­ris­mo entre en los inter­cam­bios y nego­cia­dos de títu­los de cré­di­to a alto ries­go se impon­gan como cosa corrien­te. En 1997 y 1998 –los años ini­cia­les de la refor­ma de Phil Gramm que des­tri­pó la ley Glass-Stea­gall– las indus­trias ban­ca­rias, de agen­tes de bol­sa y ase­gu­ra­do­ras gas­ta­ron 350 millo­nes de dóla­res en con­tri­bu­cio­nes polí­ti­cas y en cabildeo.

Gramm, enton­ces pre­si­den­te del Comi­té de Acti­vi­da­des Ban­ca­rias del Sena­do, reco­gió 2.6 millo­nes de dóla­res en sola­men­te cin­co años. La ley 90 – 8 fue apro­ba­da en el Sena­do con el apo­yo de 38 demó­cra­tas, inclu­yen­do a Joe Biden [1], John Kerry, Tom Das­chle, Dick Dur­bin y John Edwards.
La ley ayu­dó a crear los fra­ca­sa­dos gran­des mons­truos finan­cie­ros del tama­ño del Citi­group, de AIG y del Bank of Amé­ri­ca, y a la vez ayu­dó a esas com­pa­ñías a demo­ler len­ta­men­te a sus com­pe­ti­do­res más peque­ños, dejan­do a las prin­ci­pa­les empre­sas de Wall Street con aún más dine­ro y poder para cabil­dear en favor de más des­re­gu­la­ción adicional.

A comien­zos de 2009, se inven­tó toda una nue­va serie de ope­ra­cio­nes del gobierno para inyec­tar dine­ro en efec­ti­vo a la eco­no­mía, la mayo­ría de ellas bajo con­trol total­men­te reser­va­do al sec­tor finan­cie­ro. Taib­bi seña­ló que «mien­tras el res­to de EEUU y la mayor par­te del Con­gre­so han esta­do alar­dean­do sobre el pro­gra­ma urgen­te de 700 mil millo­nes de dóla­res de ayu­da deno­mi­na­do TARP, los nue­vos orga­nis­mos recien­te­men­te crea­dos en el «zoo­ló­gi­co» de la Reser­va Fede­ral (FED, por su sigla en inglés) han esta­do bom­bean­do dis­cre­ta­men­te, no miles de millo­nes, sino millo­nes de millo­nes de dóla­res, a favor de las empre­sas pri­va­das (por lo menos 3 millo­nes de millo­nes de dóla­res has­ta aho­ra en prés­ta­mos, con otros tan­tos 5.7 billo­nes adi­cio­na­les en garan­tías de inver­sio­nes privadas)».

Taib­bi con­ti­núa: «Esta nue­va y secre­ta acti­vi­dad de la FED eclip­sa total­men­te el pro­gra­ma TARP en tér­mi­nos de su influen­cia en la eco­no­mía… Nadie sabe quién se está lle­van­do ese dine­ro o exac­ta­men­te cuán­to está des­apa­re­cien­do a tra­vés de estos nue­vos agu­je­ros en el dete­rio­ra­do cas­co de la sol­ven­cia de EEUU.

Por otra par­te, nadie pue­de estar segu­ro de que estas nue­vas ins­ti­tu­cio­nes sean real­men­te tem­po­ra­les, o si las están ponien­do como mule­tas per­ma­nen­tes del Esta­do para ayu­dar aWall Street, dise­ña­das para chu­par sis­te­má­ti­ca­men­te malas inver­sio­nes des­de los libros de pres­ta­mis­tas irresponsables»

Taib­bi con­clu­yó: «La reali­dad es que la fusión eco­nó­mi­ca mun­dial y el vacia­mien­to que le siguió fue­ron jun­tos una suer­te de revo­lu­ción, un gol­pe de esta­do. Soli­di­fi­ca­ron y for­ma­li­za­ron una ten­den­cia polí­ti­ca que se ha esta­do mani­fes­tan­do por déca­das: se tra­ta de la toma de pose­sión gra­dual del gobierno por par­te de una peque­ña cla­se de ini­cia­dos conec­ta­dos, quie­nes uti­li­za­ron el dine­ro para con­tro­lar las elec­cio­nes, com­prar influen­cia y debi­li­tar sis­te­má­ti­ca­men­te las regu­la­cio­nes financieras».

El frau­de y la cri­sis con­ti­núan pro­fun­di­zán­do­se y se expan­den con con­flic­tos de intere­ses sig­ni­fi­ca­ti­vos en el Con­gre­so, en el Poder Eje­cu­ti­vo y gobierno, de EEUU. Simon John­son, eco­no­mis­ta, ex jefe del FMI, dijo: «La indus­tria de las finan­zas ha cap­tu­ra­do con efi­ca­cia a nues­tro gobierno».

Actua­li­za­ción de Lind­say Renick Myer (de Capi­tol Eye)

Inclu­so, mien­tras el gobierno fede­ral con­ti­núa inven­tan­do fór­mu­las para sal­var al sec­tor finan­cie­ro y dar un impul­so a la eco­no­mía, el gobierno reci­be con­se­jos y reco­men­da­cio­nes de las mis­mas com­pa­ñías que acep­ta­ron dóla­res de los con­tri­bu­yen­tes y que son, en par­te, las prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de la cri­sis actual.

Pero esto no es todo con res­pec­to a las colec­tas del Con­gre­so, que ha esta­do ocu­pa­do en obte­ner fon­dos del sec­tor finan­cie­ro, inclu­yen­do a esas com­pa­ñías que reci­bie­ron miles de millo­nes de dóla­res en ayu­da del gobierno a tra­vés del pro­gra­ma TARP.

Des­de que se escri­bió este artícu­lo en febre­ro, el sec­tor finan­cie­ro, por supues­to, ha con­ti­nua­do dan­do dine­ro a can­di­da­tos, a los comi­tés de par­ti­dos y a los comi­tés de acción polí­ti­ca. Des­de que comen­zó el año 2009, Wall Street ha dona­do 12.6 millo­nes de dóla­res, más que cual­quier otro sec­tor este año. Y el 58% de ese dine­ro ha ido a los demó­cra­tas, mar­can­do qui­zás un cam­bio de estra­te­gia polí­ti­ca, pues des­de el ciclo elec­to­ral de 1990, el mun­do finan­cie­ro, los segu­ros y las inmo­bi­lia­rias no habían des­ti­na­do más del 52% de sus dona­cio­nes tota­les a los demó­cra­tas, y des­de 1991 a 2006, el sec­tor finan­cie­ro dio la mayor par­te de su dine­ro a los republicanos.

Muchas de las com­pa­ñías invo­lu­cra­das en este artícu­lo que escri­bi­mos han envia­do a sus altos eje­cu­ti­vos a ates­ti­guar ante el Comi­té de Ser­vi­cios Finan­cie­ros de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes y, sin embar­go, real­men­te han supe­ra­do sus dona­cio­nes tota­les en el pri­mer tri­mes­tre de 2009 en com­pa­ra­ción a los pri­me­ros tri­mes­tres de 2007 y 2005.

Esto inclu­ye a JP Mor­gan Cha­se, Bank of Amé­ri­ca, Gold­man Sachs (que este año ha sido la núme­ro uno en dis­mi­nuir sus con­tri­bu­cio­nes, en com­pa­ra­ción con el comien­zo de 2008),Morgan Stan­ley, Citi­group y Wells Fargo.
Sin embar­go, es impor­tan­te recor­dar que toda­vía es muy tem­prano para el ciclo [del Con­gre­so] y que las con­tri­bu­cio­nes para cam­pa­ñas gene­ral­men­te comien­zan a fluir con más inten­si­dad en fecha más cer­ca­na a una elec­ción. Al igual que el res­to de la indus­tria, aho­ra estas com­pa­ñías tam­bién apun­ta­ron mayo­ri­ta­ria­men­te a los demó­cra­tas como reci­pien­da­rios de sus dona­cio­nes políticas.

Por supues­to, una gran his­to­ria para cono­cer este año será si los legis­la­do­res sufrie­ron algún gol­pe en sus finan­zas per­so­na­les, como el común de los mor­ta­les de EEUU, o si se bene­fi­cia­ron per­so­nal­men­te tras sos­te­ner a las com­pa­ñías de Wall Street con dine­ro en efec­ti­vo del con­tri­bu­yen­te, los casos más intere­san­tes serán sin dudas, aque­llos con­cer­nien­tes a los miem­bros de las comi­sio­nes encar­ga­das de con­tro­lar las acti­vi­da­des ban­ca­rias y financieras.
Las decla­ra­cio­nes finan­cie­ras per­so­na­les corres­pon­dien­tes a 2008 se encuen­tran dis­po­ni­bles con sus res­pues­tas en Open​Se​crets​.org en:

http://​www​.open​se​crets​.org/​p​f​d​s​/​s​e​a​r​c​h​_​c​i​d​.​php

Para leer más sobre cómo legis­lan el lobby y el trá­fi­co de influen­cia, con­ti­núen con­sul­tan­do el blog de CRP en:
http://​www​.open​se​crets​.org/​n​e​ws/

Y para hacer inves­ti­gar usted mis­mo, revi­se nues­tros per­fi­les de la industria:
http://​www​.open​se​crets​.org/​i​n​d​u​s​t​r​i​e​s​/​i​n​d​e​x​.​php.
Tam­bién vigi­la­mos el flu­jo de liqui­dez de los comi­tés. Veri­fi­quen los datos del Comi­té de Finan­zas del Sena­do aquí:
http://​www​.open​se​crets​.org/​c​m​t​e​p​r​o​f​i​l​e​s​/​i​n​d​e​x​.​php

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.