Refle­xio­nes sobre tres huel­gas gene­ra­les- Iña­ki Gil de San Vicen­te

Esta­mos a pun­to de rea­li­zar la ter­ce­ra huel­ga gene­ral con­tra las bru­ta­les medi­das impues­tas por el PSOE para sal­var el capi­ta­lis­mo espa­ñol. La pri­me­ra fue la del 21 de mayo de 2009, la segun­da la del 29 de junio de 2010 y hare­mos la ter­ce­ra este 27 de enero de 2011. Dis­po­ne­mos ya de sufi­cien­te expe­rien­cia prác­ti­ca y deba­te teó­ri­co como para avan­zar cua­tro refle­xio­nes. La pri­me­ra es que si bien las huel­gas se han orga­ni­za­do en pri­me­ra ins­tan­cia como huel­gas defen­si­vas ante la fero­ci­dad impla­ca­ble de la patro­nal y de su gobierno, aho­ra, con el tiem­po trans­cu­rri­do no sólo des­de mayo de 2009 sino inclu­so des­de antes, des­de emer­gió la cri­sis devas­ta­do­ra en sep­tiem­bre de 2007, pode­mos cons­ta­tar que avan­za­mos en la pra­xis socia­lis­ta, len­ta­men­te, pero avan­za­mos. Recor­de­mos que en 2007 la mayo­ría social no se per­ca­tó de los tem­blo­res sís­mi­cos del capi­ta­lis­mo; que toda­vía en 2008 había gen­te de izquier­das que nega­ba o mini­mi­za­ba la gra­ve­dad de la cri­sis, y que en que 2009 la visión era abru­ma­do­ra­men­te defen­si­va. Es cier­to que toda­vía hoy esta visión defen­sis­ta sigue exis­tien­do. Es cier­to que es nece­sa­rio y vital defen­der los pocos dere­chos socia­les, labo­ra­les y sin­di­ca­les que toda­vía no han sido pur­ga­dos. Toda lucha en defen­sa de los dere­chos obre­ros y popu­la­res sir­ve para medir la auto­con­fian­za, con­cien­cia y dig­ni­dad del pue­blo, y por ello el con­te­ni­do defen­si­vo no debe des­apa­re­cer nun­ca por­que es la reta­guar­dia segu­ra y la reser­va estra­té­gi­ca que sir­ven en su momen­to para orga­ni­zar el con­tra­ata­que. No se pue­de retro­ce­der nun­ca más allá de lo con­quis­ta­do ante­rior­men­te con gran­des sacri­fi­cios.

Que la men­ta­li­dad defen­sis­ta, basa­da en la lucha estric­ta­men­te eco­nó­mi­co-sin­di­cal por los dere­chos ame­na­za­dos, va adqui­rien­do poco a poco con­te­ni­do ofen­si­vo se com­prue­ba vien­do cómo cre­cien­tes sec­to­res intu­yen o saben que no esta­mos ante una “gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca”, sino ante la fusión de tres cri­sis: la eco­nó­mi­ca, la ener­gé­ti­ca y eco­ló­gi­ca, y la polí­ti­ca, y estas dos últi­mas tie­nen esen­cia­les con­te­ni­dos eco­nó­mi­cos ya inne­ga­bles. Más de tres años des­pués de sep­tiem­bre de 2007, es el Esta­do espa­ñol mis­mo en cuan­to mar­co mate­rial y sim­bó­li­co de la acu­mu­la­ción de capi­tal, el que está en cri­sis: no se tra­ta sólo del desas­tre del ladri­llo y de la bur­bu­ja finan­cie­ra, que tam­bién, sino fun­da­men­tal­men­te del retro­ce­so impa­ra­ble del capi­ta­lis­mo espa­ñol en la jerar­quía impe­ria­lis­ta mun­dial. Para el blo­que de cla­ses domi­nan­te se tra­ta no sólo de “sal­var la eco­no­mía”, como creía en 2007, sino de “sal­var Espa­ña” a cos­ta de aplas­tar a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y a las nacio­nes que opri­me, y de obe­de­cer fiel­men­te las órde­nes impe­ria­lis­tas. Des­de esta visión, la ter­ce­ra Huel­ga Gene­ral que vamos a hacer adquie­re un sig­ni­fi­ca­do mucho más pro­fun­do por­que, tal vez sin dar­se ple­na cuen­ta de ello, pone el dedo en la lla­ga: ¿de quién es Eus­kal Herria, de su pue­blo tra­ba­ja­dor o del capi­tal espa­ñol?

La segun­da refle­xión tra­ta pre­ci­sa­men­te sobre el con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor. Duran­te los años de eufo­ria neo­li­be­ral una mez­cla de ver­bo­rrea aca­de­mi­cis­ta, dema­go­gia reac­cio­na­ria, y genu­fle­xio­nes de ultra­iz­quier­dis­tas arre­pen­ti­dos logra­ron “demos­trar” la extin­ción de la lucha de cla­ses, el abur­gue­sa­mien­to del pro­le­ta­ria­do, el triun­fo de las cla­ses medias y la mila­gro­sa tran­sus­tan­cia­ción del capi­ta­lis­mo en “sis­te­ma glo­bal” des­ma­te­ria­li­za­do en su base pro­duc­ti­va y diri­gi­do por la “eco­no­mía de la inte­li­gen­cia”, por la “inte­li­gen­cia pro­duc­ti­va”, etc. Retro­ce­de­mos así has­ta más allá del socia­lis­mo utó­pi­co para caer en las uto­pías reac­cio­na­rias pla­tó­ni­cas de los “filó­so­fos rec­to­res” y agus­ti­nia­nas de los “sabios” que diri­gen la “col­me­na”. En aque­llos años el dine­ro bara­to, los prés­ta­mos a muy bajo inte­rés, el endeu­da­mien­to a lar­go pla­zo, hicie­ron creer a muchas per­so­nas asa­la­ria­das que habían “ascen­di­do social­men­te” a las famo­sas “cla­ses medias”, “nue­vos empre­sa­rios”, “auto­em­plea­dos”, “pro­fe­sio­nes libe­ra­les”. Aun­que los indi­cios de que la reali­dad iba por otro lado eran ya abru­ma­do­res a comien­zos del siglo XXI, el idea­lis­mo y la alie­na­ción aplas­ta­ban al pen­sa­mien­to crí­ti­co, de modo que mien­tras la lucha de libe­ra­ción nacio­nal obli­ga­ba al Esta­do espa­ñol a mul­ti­pli­car las repre­sio­nes has­ta impo­ner el gol­pe legal que dio el mini­po­der vas­con­ga­do al ile­gí­ti­mo P. López, mien­tras tan­to, la ideo­lo­gía y la socio­lo­gía bur­gue­sas man­te­nían la fic­ción de la armo­nía social.

La reali­dad es tozu­da, decía Lenin. Méto­dos empre­sa­ria­les para maxi­mi­zar bene­fi­cios como la ofi­má­ti­ca, la ergo­no­mía, la infor­má­ti­ca y robó­ti­ca, la socio­lo­gía del tra­ba­jo, la pro­duc­ción fle­xi­ble y el toyo­tis­mo, la pro­duc­ción en red, la finan­cie­ri­za­ción, etc., debi­li­tan al extre­mo a las idio­ti­za­das “cla­ses medias” y empo­bre­cen a las cla­ses abier­ta­men­te asa­la­ria­das. La fic­ción se esfu­ma para reapa­re­cer la obje­ti­va e inne­ga­ble escla­vi­tud asa­la­ria­da: mal­vi­vi­mos gra­cias al sala­rio que nos da la bur­gue­sía, y sin ese sala­rio cae­mos en el vaga­bun­deo. La Eus­kal Herria que va a hacer la ter­ce­ra huel­ga gene­ral es más cons­cien­te de esta reali­dad hoy que en 2009 y mucho más que en 2007. El con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor apa­re­ce el socia­lis­mo utó­pi­co, el socia­lis­mo mar­xis­ta, las cua­tro Inter­na­cio­na­les, las gue­rras revo­lu­cio­na­rias de libe­ra­ción nacio­nal anti­im­pe­ria­lis­ta, y en ETA: inte­gra a todas las capas y frac­cio­nes asa­la­ria­das aun­que no pro­duz­can valor, sean del sec­tor de ser­vi­cios y de cir­cu­la­ción, e inclu­so no sien­do asa­la­ria­das mal­vi­ven del sala­rio fami­liar, o del sala­rio indi­rec­to, social o dife­ri­do, etc. El pue­blo tra­ba­ja­dor está ver­te­bra­do por las frac­cio­nes de la cla­se obre­ra que pro­du­cen valor y que son deci­si­vas para la acu­mu­la­ción de capi­tal. La olea­da de lucha de cla­ses que ascien­de aho­ra en todo el capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta mues­tra el enor­me poder poten­cial con­cen­tra­do en deter­mi­na­das indus­trias y áreas pro­duc­ti­vas, capa­ces de para­li­zar la eco­no­mía capi­ta­lis­ta con sus movi­li­za­cio­nes. En nues­tro capi­ta­lis­mo, como en el del siglo XIX, el empo­bre­ci­mien­to está sacan­do a la luz el dra­ma­tis­mo, cuan­do no la tra­ge­dia, de estas y otras fran­jas de la fuer­za de tra­ba­jo que, en muy poco tiem­po, se han estre­lla­do con­tra el sue­lo de la mise­ria social.

La ter­ce­ra y últi­ma refle­xión sur­ge de la actua­li­dad del clá­si­co deba­te sobre la inter­ac­ción entre espon­ta­nei­dad y orga­ni­za­ción, cla­se y par­ti­do, pue­blo y van­guar­dia. Recor­de­mos que las tres huel­gas gene­ra­les han empe­za­do a rea­li­zar­se des­pués de una olea­da repre­si­va neo­fas­cis­ta endu­re­ci­da a media­dos de los ’90, sobre las bases intro­du­ci­das por el PSOE a comien­zos de los ’80 con el Plan Zen, con inten­si­fi­ca­cio­nes y exten­sio­nes pos­te­rio­res como la de 2003, y así has­ta el pre­sen­te. En este con­tex­to cada día más res­tric­ti­vo e inti­mi­da­dor, colec­ti­vos y orga­ni­za­cio­nes socia­les, sin­di­ca­les, popu­la­res y polí­ti­cas vas­cas han asu­mi­do los ries­gos repre­si­vos, deten­cio­nes, tor­tu­ras, cár­ce­les, exi­lios, clan­des­ti­ni­dad, etc., para ayu­dar a la auto­or­ga­ni­za­ción del pue­blo tra­ba­ja­dor des­de su inte­rior, en sus bases amplias y selec­tas. Sin esta mili­tan­cia coti­dia­na, dia­ria, pacien­te y efec­ti­va no se hubie­ran rea­li­za­do estas huel­gas y otras muchas luchas sin­di­ca­les, cul­tu­ra­les, polí­ti­cas. Y el méri­to es tan­to más loa­ble cuan­to que somos cons­cien­tes del retro­ce­so habi­do en la for­ma­ción teó­ri­ca de la mayo­ría de esta mili­tan­cia. Exis­te retro­ce­so teó­ri­co cuan­do el pen­sa­mien­to no pue­de expli­car las inno­va­cio­nes rea­li­za­das por la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. Sin embar­go, gra­cias a la enor­me fuer­za polí­ti­ca, cul­tu­ral y éti­co-moral acu­mu­la­da por la izquier­da aber­tza­le, y pese al retro­ce­so teó­ri­co, su amplia, varia­da y mul­ti­fa­cé­ti­ca mili­tan­cia pudo res­pon­der tan rápi­da­men­te orga­ni­zan­do la pri­me­ra Huel­ga Gene­ral en 2009. Al poco tiem­po de rea­li­za­da la Huel­ga Gene­ral de enero de 2011, debe­re­mos some­ter al cri­te­rio de la prác­ti­ca lo arri­ba escri­to, para ver en qué ha enve­je­ci­do y qué debe­mos apren­der y mejo­rar.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

EUSKAL HERRIA 20-I-2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *