Refle­xio­nes sobre tres huel­gas gene­ra­les- Iña­ki Gil de San Vicente

Esta­mos a pun­to de rea­li­zar la ter­ce­ra huel­ga gene­ral con­tra las bru­ta­les medi­das impues­tas por el PSOE para sal­var el capi­ta­lis­mo espa­ñol. La pri­me­ra fue la del 21 de mayo de 2009, la segun­da la del 29 de junio de 2010 y hare­mos la ter­ce­ra este 27 de enero de 2011. Dis­po­ne­mos ya de sufi­cien­te expe­rien­cia prác­ti­ca y deba­te teó­ri­co como para avan­zar cua­tro refle­xio­nes. La pri­me­ra es que si bien las huel­gas se han orga­ni­za­do en pri­me­ra ins­tan­cia como huel­gas defen­si­vas ante la fero­ci­dad impla­ca­ble de la patro­nal y de su gobierno, aho­ra, con el tiem­po trans­cu­rri­do no sólo des­de mayo de 2009 sino inclu­so des­de antes, des­de emer­gió la cri­sis devas­ta­do­ra en sep­tiem­bre de 2007, pode­mos cons­ta­tar que avan­za­mos en la pra­xis socia­lis­ta, len­ta­men­te, pero avan­za­mos. Recor­de­mos que en 2007 la mayo­ría social no se per­ca­tó de los tem­blo­res sís­mi­cos del capi­ta­lis­mo; que toda­vía en 2008 había gen­te de izquier­das que nega­ba o mini­mi­za­ba la gra­ve­dad de la cri­sis, y que en que 2009 la visión era abru­ma­do­ra­men­te defen­si­va. Es cier­to que toda­vía hoy esta visión defen­sis­ta sigue exis­tien­do. Es cier­to que es nece­sa­rio y vital defen­der los pocos dere­chos socia­les, labo­ra­les y sin­di­ca­les que toda­vía no han sido pur­ga­dos. Toda lucha en defen­sa de los dere­chos obre­ros y popu­la­res sir­ve para medir la auto­con­fian­za, con­cien­cia y dig­ni­dad del pue­blo, y por ello el con­te­ni­do defen­si­vo no debe des­apa­re­cer nun­ca por­que es la reta­guar­dia segu­ra y la reser­va estra­té­gi­ca que sir­ven en su momen­to para orga­ni­zar el con­tra­ata­que. No se pue­de retro­ce­der nun­ca más allá de lo con­quis­ta­do ante­rior­men­te con gran­des sacrificios.

Que la men­ta­li­dad defen­sis­ta, basa­da en la lucha estric­ta­men­te eco­nó­mi­co-sin­di­cal por los dere­chos ame­na­za­dos, va adqui­rien­do poco a poco con­te­ni­do ofen­si­vo se com­prue­ba vien­do cómo cre­cien­tes sec­to­res intu­yen o saben que no esta­mos ante una “gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca”, sino ante la fusión de tres cri­sis: la eco­nó­mi­ca, la ener­gé­ti­ca y eco­ló­gi­ca, y la polí­ti­ca, y estas dos últi­mas tie­nen esen­cia­les con­te­ni­dos eco­nó­mi­cos ya inne­ga­bles. Más de tres años des­pués de sep­tiem­bre de 2007, es el Esta­do espa­ñol mis­mo en cuan­to mar­co mate­rial y sim­bó­li­co de la acu­mu­la­ción de capi­tal, el que está en cri­sis: no se tra­ta sólo del desas­tre del ladri­llo y de la bur­bu­ja finan­cie­ra, que tam­bién, sino fun­da­men­tal­men­te del retro­ce­so impa­ra­ble del capi­ta­lis­mo espa­ñol en la jerar­quía impe­ria­lis­ta mun­dial. Para el blo­que de cla­ses domi­nan­te se tra­ta no sólo de “sal­var la eco­no­mía”, como creía en 2007, sino de “sal­var Espa­ña” a cos­ta de aplas­tar a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y a las nacio­nes que opri­me, y de obe­de­cer fiel­men­te las órde­nes impe­ria­lis­tas. Des­de esta visión, la ter­ce­ra Huel­ga Gene­ral que vamos a hacer adquie­re un sig­ni­fi­ca­do mucho más pro­fun­do por­que, tal vez sin dar­se ple­na cuen­ta de ello, pone el dedo en la lla­ga: ¿de quién es Eus­kal Herria, de su pue­blo tra­ba­ja­dor o del capi­tal español?

La segun­da refle­xión tra­ta pre­ci­sa­men­te sobre el con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor. Duran­te los años de eufo­ria neo­li­be­ral una mez­cla de ver­bo­rrea aca­de­mi­cis­ta, dema­go­gia reac­cio­na­ria, y genu­fle­xio­nes de ultra­iz­quier­dis­tas arre­pen­ti­dos logra­ron “demos­trar” la extin­ción de la lucha de cla­ses, el abur­gue­sa­mien­to del pro­le­ta­ria­do, el triun­fo de las cla­ses medias y la mila­gro­sa tran­sus­tan­cia­ción del capi­ta­lis­mo en “sis­te­ma glo­bal” des­ma­te­ria­li­za­do en su base pro­duc­ti­va y diri­gi­do por la “eco­no­mía de la inte­li­gen­cia”, por la “inte­li­gen­cia pro­duc­ti­va”, etc. Retro­ce­de­mos así has­ta más allá del socia­lis­mo utó­pi­co para caer en las uto­pías reac­cio­na­rias pla­tó­ni­cas de los “filó­so­fos rec­to­res” y agus­ti­nia­nas de los “sabios” que diri­gen la “col­me­na”. En aque­llos años el dine­ro bara­to, los prés­ta­mos a muy bajo inte­rés, el endeu­da­mien­to a lar­go pla­zo, hicie­ron creer a muchas per­so­nas asa­la­ria­das que habían “ascen­di­do social­men­te” a las famo­sas “cla­ses medias”, “nue­vos empre­sa­rios”, “auto­em­plea­dos”, “pro­fe­sio­nes libe­ra­les”. Aun­que los indi­cios de que la reali­dad iba por otro lado eran ya abru­ma­do­res a comien­zos del siglo XXI, el idea­lis­mo y la alie­na­ción aplas­ta­ban al pen­sa­mien­to crí­ti­co, de modo que mien­tras la lucha de libe­ra­ción nacio­nal obli­ga­ba al Esta­do espa­ñol a mul­ti­pli­car las repre­sio­nes has­ta impo­ner el gol­pe legal que dio el mini­po­der vas­con­ga­do al ile­gí­ti­mo P. López, mien­tras tan­to, la ideo­lo­gía y la socio­lo­gía bur­gue­sas man­te­nían la fic­ción de la armo­nía social.

La reali­dad es tozu­da, decía Lenin. Méto­dos empre­sa­ria­les para maxi­mi­zar bene­fi­cios como la ofi­má­ti­ca, la ergo­no­mía, la infor­má­ti­ca y robó­ti­ca, la socio­lo­gía del tra­ba­jo, la pro­duc­ción fle­xi­ble y el toyo­tis­mo, la pro­duc­ción en red, la finan­cie­ri­za­ción, etc., debi­li­tan al extre­mo a las idio­ti­za­das “cla­ses medias” y empo­bre­cen a las cla­ses abier­ta­men­te asa­la­ria­das. La fic­ción se esfu­ma para reapa­re­cer la obje­ti­va e inne­ga­ble escla­vi­tud asa­la­ria­da: mal­vi­vi­mos gra­cias al sala­rio que nos da la bur­gue­sía, y sin ese sala­rio cae­mos en el vaga­bun­deo. La Eus­kal Herria que va a hacer la ter­ce­ra huel­ga gene­ral es más cons­cien­te de esta reali­dad hoy que en 2009 y mucho más que en 2007. El con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor apa­re­ce el socia­lis­mo utó­pi­co, el socia­lis­mo mar­xis­ta, las cua­tro Inter­na­cio­na­les, las gue­rras revo­lu­cio­na­rias de libe­ra­ción nacio­nal anti­im­pe­ria­lis­ta, y en ETA: inte­gra a todas las capas y frac­cio­nes asa­la­ria­das aun­que no pro­duz­can valor, sean del sec­tor de ser­vi­cios y de cir­cu­la­ción, e inclu­so no sien­do asa­la­ria­das mal­vi­ven del sala­rio fami­liar, o del sala­rio indi­rec­to, social o dife­ri­do, etc. El pue­blo tra­ba­ja­dor está ver­te­bra­do por las frac­cio­nes de la cla­se obre­ra que pro­du­cen valor y que son deci­si­vas para la acu­mu­la­ción de capi­tal. La olea­da de lucha de cla­ses que ascien­de aho­ra en todo el capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta mues­tra el enor­me poder poten­cial con­cen­tra­do en deter­mi­na­das indus­trias y áreas pro­duc­ti­vas, capa­ces de para­li­zar la eco­no­mía capi­ta­lis­ta con sus movi­li­za­cio­nes. En nues­tro capi­ta­lis­mo, como en el del siglo XIX, el empo­bre­ci­mien­to está sacan­do a la luz el dra­ma­tis­mo, cuan­do no la tra­ge­dia, de estas y otras fran­jas de la fuer­za de tra­ba­jo que, en muy poco tiem­po, se han estre­lla­do con­tra el sue­lo de la mise­ria social.

La ter­ce­ra y últi­ma refle­xión sur­ge de la actua­li­dad del clá­si­co deba­te sobre la inter­ac­ción entre espon­ta­nei­dad y orga­ni­za­ción, cla­se y par­ti­do, pue­blo y van­guar­dia. Recor­de­mos que las tres huel­gas gene­ra­les han empe­za­do a rea­li­zar­se des­pués de una olea­da repre­si­va neo­fas­cis­ta endu­re­ci­da a media­dos de los ’90, sobre las bases intro­du­ci­das por el PSOE a comien­zos de los ’80 con el Plan Zen, con inten­si­fi­ca­cio­nes y exten­sio­nes pos­te­rio­res como la de 2003, y así has­ta el pre­sen­te. En este con­tex­to cada día más res­tric­ti­vo e inti­mi­da­dor, colec­ti­vos y orga­ni­za­cio­nes socia­les, sin­di­ca­les, popu­la­res y polí­ti­cas vas­cas han asu­mi­do los ries­gos repre­si­vos, deten­cio­nes, tor­tu­ras, cár­ce­les, exi­lios, clan­des­ti­ni­dad, etc., para ayu­dar a la auto­or­ga­ni­za­ción del pue­blo tra­ba­ja­dor des­de su inte­rior, en sus bases amplias y selec­tas. Sin esta mili­tan­cia coti­dia­na, dia­ria, pacien­te y efec­ti­va no se hubie­ran rea­li­za­do estas huel­gas y otras muchas luchas sin­di­ca­les, cul­tu­ra­les, polí­ti­cas. Y el méri­to es tan­to más loa­ble cuan­to que somos cons­cien­tes del retro­ce­so habi­do en la for­ma­ción teó­ri­ca de la mayo­ría de esta mili­tan­cia. Exis­te retro­ce­so teó­ri­co cuan­do el pen­sa­mien­to no pue­de expli­car las inno­va­cio­nes rea­li­za­das por la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. Sin embar­go, gra­cias a la enor­me fuer­za polí­ti­ca, cul­tu­ral y éti­co-moral acu­mu­la­da por la izquier­da aber­tza­le, y pese al retro­ce­so teó­ri­co, su amplia, varia­da y mul­ti­fa­cé­ti­ca mili­tan­cia pudo res­pon­der tan rápi­da­men­te orga­ni­zan­do la pri­me­ra Huel­ga Gene­ral en 2009. Al poco tiem­po de rea­li­za­da la Huel­ga Gene­ral de enero de 2011, debe­re­mos some­ter al cri­te­rio de la prác­ti­ca lo arri­ba escri­to, para ver en qué ha enve­je­ci­do y qué debe­mos apren­der y mejorar.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

EUSKAL HERRIA 20-I-2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.