Oba­ma no sabe jugar a los chi­nos – Car­los Tena

A estas altu­ras del par­ti­do, sería ridícu­lo no admi­tir que el pre­si­den­te Oba­ma (tan admi­ra­do por Joa­quín Sabi­na o Luis Gar­cía Mon­te­ro, como des­pre­cia­do por quie­nes ha ele­gi­do la hones­ti­dad como guía exis­ten­cial) es un pale­to fun­cio­nal con todas las exi­men­tes y agra­van­tes que su con­di­ción exi­ge. La putada es que, sien­do el pre­si­den­te USA un miem­bro de la etnia afro­ame­ri­ca­na, alguien podría tachar­me de racis­ta, aun­que en mi defen­sa ale­ga­ría que hace años dije algo pare­ci­do de Con­do­lez­za Rice, mucho más negra del pre­si­den­te, más adi­ne­ra­da, pero más men­ti­ro­sa. No es el color la cues­tión.

Barak sus­ti­tu­yó a Geor­ge W. Bush, que a su vez repre­sen­ta­ba lo más flo­ri­do de la cutrez texa­na, es decir, la glo­ria y prez del Olim­po de los ase­si­nos hor­te­ras millo­na­rios (algo con­sue­tu­di­na­rio en este tipo de ciu­da­dano), con su alcoho­lis­mo e incul­tu­ra galo­pan­te a cues­tas, idó­neas vir­tu­des para ser tra­ba­ja­das a fon­do des­de Wall Street, de cara a poner en mar­cha la des­truc­ción de las Torres Geme­las, echar la cul­pa a Al Qae­da, al ami­go Ben Laden y pro­vo­car de inme­dia­to la inva­sión de Irak, el exter­mi­nio de bue­na par­te de aque­lla avan­za­da socie­dad, el robo del petró­leo de aque­lla nación y el ase­si­na­to de Sadam Hus­sein, con­tan­do con el bene­plá­ci­to de José María Aznar, Tony Blair y Sil­vio Ber­lus­co­ni, tres de los más con­no­ta­dos exper­tos euro­peos en la defen­sa de la men­ti­ra, la mani­pu­la­ción y la com­pra de con­cien­cias blan­das, medios de comu­ni­ca­ción faci­lo­nes e inte­lec­tua­les a lo Javier Marías.

Lo malo es que la juga­da salió rara. Oba­ma no mata­ba tan recio como su ante­ce­sor; era más blan­do en sus for­mas, que no en sus resul­ta­dos (según se des­pren­de de los docu­men­tos publi­ca­dos por Wiki­leaks), pelín más exqui­si­to en sus ame­na­zas (que lo digan los cuba­nos), men­ti­ro­so com­pul­si­vo, pusi­lá­ni­me en sesión con­ti­nua y per­de­dor nato. Cual­quier otro man­da­ta­rio con esos dos años de fra­ca­sos rotun­dos en su pro­gra­ma polí­ti­co, habría dimi­ti­do hace seis meses, o se hubie­ra inmo­la­do en direc­to, ante las cáma­ras de la NBC, en la hogue­ra repu­bli­ca­na.

Los más sádi­cos tal vez ima­gi­na­sen una peni­ten­cia más bes­tial, como obli­gar al inqui­lino de la Casa Blan­ca a dis­cu­tir duran­te dos horas, en inglés y con el pre­si­den­te Zapa­te­ro, sobre el desa­rro­llo de la ener­gía nuclear en el coto de Doña­na, con Feli­pe Gon­zá­lez como intér­pre­te. Ni Los Moran­cos hubie­ran alcan­za­do una cota de humor tan envi­dia­ble.

Pero la actua­li­dad man­da. Los núme­ros can­tan tan alto y cla­ro que no hay espa­ño­les en la cos­ta, pero sí chi­nos. A jugar se ha dicho. Resul­ta que el pre­si­den­te chino, Hu Jin­tao, lle­ga­ba el pasa­do mar­tes a los Esta­dos Uni­dos para una visi­ta ofi­cial de cua­tro días, des­pués de un año mar­ca­do por fuer­tes ten­sio­nes entre dos pode­res. «Espe­ra­mos que la visi­ta de Esta­do del Pre­si­den­te Hu Jin­tao, for­ta­lez­ca el diá­lo­go, la comu­ni­ca­ción y la con­fian­za mutua estra­té­gi­ca entre ambas nacio­nes», afir­ma­ban las fuen­tes diplo­má­ti­cas de Bei­jing.

Como el pre­si­den­te de la segun­da eco­no­mía mun­dial sabe que en pocos meses ocu­pa­rá el pri­mer lugar del hit para­de glo­bal, Oba­ma se la ha envai­na­do, aun­que ase­gu­ra que esta visi­ta es ideal para «…pro­mo­ver rela­cio­nes posi­ti­vas y la coope­ra­ción entre Chi­na y los Esta­dos Uni­dos, abrien­do una nue­va vía para ambas nacio­nes en esta nue­va era y lle­var la coope­ra­ción a nue­vos nive­les”. Dicho de otra mane­ra: “Hu, no me jodas mucho que la CIA y Sarah Palin, el Tea Party y los rusos me están hacien­do Luz de Gas”,

Ambos man­da­ta­rios cena­ron antes de ayer en Washing­ton jun­to a unas dece­nas de invi­ta­dos tem­blo­ro­sos, entre los que figu­ra­ban los cul­pa­bles de que la deu­da exter­na de los USA sea hoy de 14 billo­nes de dóla­res. Minu­cias, pen­sa­rá Belén Este­ban.

El miér­co­les 19 Jin­tao via­ja a Chica­go don­de se reune con la comu­ni­dad empre­sa­rial, es decir, con los des­cen­dien­tes y cole­gas de Al Capo­ne, Lucky Luciano, Frank Nit­ti, San­to Traf­fi­can­te, Bene­dic­to XVI, José María Escri­vá de Bala­guer, Emi­lio Botín, Meyer Lamsky, y demás glo­rias, intere­sa­dos en con­ven­cer a Hu de que el yuan está mali­to, que las ven­tas de armas a Tai­wán deben con­ti­nuar, que el Dalai Lama es un tipe­jo hon­ra­do, que el Nobel de la Paz hay que entre­gár­se­lo a un delin­cuen­te, que el Inter­net chino nace con cade­nas, que los diri­gen­tes de Corea del Nor­te son satá­ni­cos y que Dios exis­te.

Sin embar­go, los medios chi­nos des­ta­can que esta visi­ta debe con­du­cir a la fir­ma de una serie de con­tra­tos, inclu­yen­do las ven­tas de avio­nes Boeing a Chi­na. “No pode­mos negar que hay dife­ren­cias y temas deli­ca­dos entre noso­tros», dijo Hu Jin­tao, entre­vis­ta­do hace unos días por el Washing­ton Post y el Wall Street Jour­nal.

Y en el fon­do del esce­na­rio, simu­la­do entre todos los supues­tos, flo­tan cator­ce billo­nes de dóla­res que Oba­ma no sabe cómo pagar. Hu saca el puño, mira a Barak y dice:

- Tres con las que saques.

El inqui­lino de la Casa Blan­ca pali­de­ce. Mira a su lado pidien­do ayu­da.

- Blan­cas – musi­ta el pre­si­den­te abrien­do la mano­Jin­tao ríe mien­tras mues­tra tres mone­das. Oba­ma no lle­va nin­gu­na. Jin­tao seña­la:

- Blan­cas ser malas para ti. Tu pagar cenas, copas, deu­das y todo lo demás.

Y el pró­xi­mo día 21, el man­da­ta­rio chino regre­sa­rá a Bei­jing, medio muer­to de risa, sabien­do que Barak es un pési­mo actor, un medio­cre en un mar de pis­to­le­ros, un inú­til que está solo ante el peli­gro y, para col­mo, un tipo sin gra­cia, sin ideo­lo­gía, sin cul­tu­ra y sin un duro en el bol­si­llo.
Pero eso sí: con miles de esqui­zo­fré­ni­cos a su lado, dis­pues­tos al holo­caus­to nuclear en el momen­to en el que lo diga el pre­si­den­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *