Infor­me Gobierno Vas­co: Nue­vos datos que ava­lan su inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca – Gotzon Amutxas­te­gi

El infor­me del Gobierno Vas­co sobre vio­len­cia de moti­va­ción polí­ti­ca sigue el pro­ce­der habi­tual de los par­ti­dos en el poder (tan­to en la CAV como en el Esta­do), que han veni­do adap­tan­do la inter­pre­ta­ción de la reali­dad his­tó­ri­ca a sus intere­ses polí­ti­cos inme­dia­tos.

En con­se­cuen­cia, se están repi­tien­do los esque­mas del pasa­do, crean­do dis­tin­tas cate­go­rías jurí­di­cas de dere­chos depen­dien­do de quien es el cau­san­te del deli­to. Así, cuan­do se pro­ce­de a nor­ma­ti­vi­zar el reco­no­ci­mien­to de los dere­chos de los repre­sa­lia­dos por el fran­quis­mo (Ley 522007 «de memo­ria his­tó­ri­ca») o, como en el caso de este infor­me, se refle­xio­na sobre las víc­ti­mas de la vio­len­cia del Esta­do, el ámbi­to tem­po­ral se aco­ta a los años 1968 – 1977, hacien­do coin­ci­dir la fecha final con la apro­ba­ción de la Ley de Amnis­tía en octu­bre de 1977.

Por lo tan­to, sólo se reco­no­cen dere­chos a una ínfi­ma par­te de las víc­ti­mas de la rebe­lión mili­tar de 1936, el régi­men fran­quis­ta y el terro­ris­mo de esta­do. A la limi­ta­ción tem­po­ral se le aña­de otra jurí­di­ca: la cate­go­ri­za­ción de los deli­tos en fun­ción de quién los come­te. Si el cau­san­te es el Esta­do, como en el caso de los cin­co ase­si­na­dos el 27 de sep­tiem­bre de 1975, éstos no serán con­si­de­ra­dos víc­ti­mas, ya que la pro­pia ley los cali­fi­ca como inte­gran­tes de orga­ni­za­ción terro­ris­ta y por lo tan­to pre­va­le­ce en ellos esta con­di­ción. Por el con­tra­rio, siguien­do la lógi­ca de este infor­me, aun­que la «víc­ti­ma» haya sido par­te cau­san­te del geno­ci­dio fran­quis­ta (por ejem­plo, el almi­ran­te Carre­ro Blan­co) o tor­tu­ra­dor (por ejem­plo, Meli­tón Man­za­nas), pre­va­le­ce en ella su carác­ter de víc­ti­ma y se le reco­no­cen los dere­chos ads­cri­tos a tal con­di­ción.

Con­tra­vi­nien­do la lega­li­dad inter­na­cio­nal, en el infor­me del Gobierno Vas­co se pro­ce­de a rela­ti­vi­zar la gra­ve­dad del deli­to en fun­ción de quien sea el cau­san­te (el Esta­do) y del perio­do en que se pro­du­ce la vul­ne­ra­ción.

Así, por ejem­plo, un deli­to come­ti­do por el Esta­do antes de octu­bre de 1977 será cali­fi­ca­do con mayor seve­ri­dad que otro idén­ti­co come­ti­do con pos­te­rio­ri­dad a esta fecha, de tal mane­ra que, con­for­me nos acer­ca­mos al pre­sen­te, su cali­fi­ca­ción se irá mode­ran­do pro­gre­si­va­men­te, con el cla­ro obje­ti­vo de exi­mir de gra­ve­dad a la vio­len­cia del Esta­do ejer­ci­da duran­te y des­pués de la «tran­si­ción», lo que ten­dría como con­se­cuen­cia la jus­ti­fi­ca­ción de esta vio­len­cia.

Y todo este dis­pa­ra­te, que dis­cri­mi­na a unas víc­ti­mas fren­te a otras, se acom­pa­ña con la adver­ten­cia de que deben evi­tar­se los «dis­cur­sos equi­pa­ra­do­res de reali­da­des muy dis­tin­tas y mucho menos jus­ti­fi­ca­ti­vos de nin­gu­na vio­la­ción de dere­chos huma­nos». No nega­mos a acep­tar que las víc­ti­mas sean con­se­cuen­cia de reali­da­des dis­tin­tas; es más, afir­ma­mos que no desea­mos que se nos equi­pa­re con per­so­nas vin­cu­la­das con otras «reali­da­des», que están rela­cio­na­das con prác­ti­cas y obje­ti­vos que son opues­tos a la legi­ti­mi­dad his­tó­ri­ca, social, polí­ti­ca y cul­tu­ral de la lucha anti­fran­quis­ta y los dere­chos civi­les y polí­ti­cos.

No se pue­de enten­der, cómo per­so­na­jes como Carre­ro Blan­co o Meli­tón Man­za­nas pue­den reci­bir hono­res, que con­lle­van cuan­tio­sas repa­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les, mien­tras que a gran par­te de sus víc­ti­mas se les siguen negan­do sus dere­chos.

Nos encon­tra­mos con que, en base a las leyes apro­ba­das por los par­la­men­tos de Madrid y Gas­teiz, geno­ci­das y cri­mi­na­les del régi­men fran­quis­ta son reco­no­ci­dos como víc­ti­mas (con carác­ter retro­ac­ti­vo has­ta 1968), pero no pue­den ser juz­ga­dos por sus crí­me­nes por­que lo impi­de la exis­ten­cia de la Ley de Amnis­tía de 1977.

Por todo lo ante­rior pode­mos con­cluir que el infor­me que esta­mos ana­li­zan­do es un ele­men­to más que apun­ta­la el esta­do de impu­ni­dad sobre los res­pon­sa­bles y cóm­pli­ces del geno­ci­dio fran­quis­ta y tie­ne como obje­ti­vo prin­ci­pal jus­ti­fi­car la vio­len­cia ejer­ci­da por el Esta­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *