Es hora ya de hacer algo- Fidel Cas­tro

Con­ta­ré un poco de his­to­ria.

Cuan­do los espa­ño­les “nos des­cu­brie­ron”, hace cin­co siglos, la cifra esti­ma­da de la pobla­ción de la Isla no sobre­pa­sa­ba los 200 mil habi­tan­tes, los cua­les vivían en equi­li­brio con la natu­ra­le­za. Sus fuen­tes prin­ci­pa­les de ali­men­tos pro­ve­nían de ríos, lagos y mares ricos en pro­teí­nas; prac­ti­ca­ban adi­cio­nal­men­te una agri­cul­tu­ra rudi­men­ta­ria que les sumi­nis­tra­ba calo­rías, vita­mi­nas, sales mine­ra­les y fibras.

En algu­nas regio­nes de Cuba aún se prac­ti­ca el hábi­to de pro­du­cir el casa­be, una espe­cie de pan ela­bo­ra­do con yuca. Deter­mi­na­dos fru­tos y peque­ños ani­ma­les sil­ves­tres com­ple­men­ta­ban su die­ta. Fabri­ca­ban algu­na bebi­da con pro­duc­tos fer­men­ta­dos y apor­ta­ron a la cul­tu­ra mun­dial la nada salu­da­ble cos­tum­bre de fumar.

La pobla­ción actual de Cuba es posi­ble­men­te 60 veces mayor a la exis­ten­te enton­ces. Aun­que los espa­ño­les se mez­cla­ron con la pobla­ción autóc­to­na, prác­ti­ca­men­te la exter­mi­na­ron con el tra­ba­jo semi­es­cla­vo en el cam­po y la bús­que­da de oro en las are­nas de los ríos.

La pobla­ción indí­ge­na fue sus­ti­tui­da por la impor­ta­ción de afri­ca­nos cap­tu­ra­dos a la fuer­za y escla­vi­za­dos, una prác­ti­ca cruel que se apli­có duran­te siglos.

De gran impor­tan­cia para nues­tra exis­ten­cia fue­ron los hábi­tos ali­men­ti­cios crea­dos. Fui­mos con­ver­ti­dos en con­su­mi­do­res de car­ne por­ci­na, bovi­na, ovi­na, leche, que­so y otros deri­va­dos; tri­go, ave­na, ceba­da, arroz, gar­ban­zo, alu­bias, chí­cha­ros y otras legu­mi­no­sas pro­ve­nien­tes de cli­mas dife­ren­tes.

Ori­gi­nal­men­te dis­po­nía­mos de maíz, y se intro­du­jo la caña de azú­car entre las plan­tas más ricas en calo­rías.

El café fue trans­fe­ri­do por los con­quis­ta­do­res, des­de el Áfri­ca; el cacao lo tra­je­ron posi­ble­men­te de Méxi­co. Ambos, jun­tos al azú­car, taba­co y otros pro­duc­tos tro­pi­ca­les, se con­vir­tie­ron en enor­mes fuen­tes de recur­sos para la metró­po­li des­pués de la rebe­lión de los escla­vos en Hai­tí, ocu­rri­da a prin­ci­pios del siglo XIX.

El sis­te­ma de pro­duc­ción escla­vis­ta per­du­ró, de hecho, has­ta la trans­fe­ren­cia de la sobe­ra­nía de Cuba a Esta­dos Uni­dos por el colo­nia­lis­mo espa­ñol que, en cruen­ta y extra­or­di­na­ria gue­rra, había sido derro­ta­do por los cuba­nos.

Cuan­do la Revo­lu­ción triun­fó en 1959, nues­tra isla era una ver­da­de­ra colo­nia yan­ki. Esta­dos Uni­dos había enga­ña­do y des­ar­ma­do a nues­tro Ejér­ci­to Liber­ta­dor. No se podía hablar de una agri­cul­tu­ra desa­rro­lla­da, sino de inmen­sas plan­ta­cio­nes explo­ta­das a base de tra­ba­jo manual y ani­mal que en gene­ral no usa­ban fer­ti­li­zan­tes ni maqui­na­rias. Los gran­des cen­tra­les azu­ca­re­ros eran pro­pie­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas. Varios de ellos poseían más de cien mil hec­tá­reas de tie­rra; otros alcan­za­ban dece­nas de miles. En con­jun­to eran más de 150 cen­tra­les azu­ca­re­ros, inclui­dos los de pro­pie­dad de cuba­nos, los cua­les labo­ra­ban menos de cua­tro meses al año.

Esta­dos Uni­dos reci­bió los sumi­nis­tros azu­ca­re­ros de Cuba en las dos gran­des gue­rras mun­dia­les, y había con­ce­di­do una cuo­ta de ven­ta en sus mer­ca­dos a nues­tro país, aso­cia­da a com­pro­mi­sos comer­cia­les y a limi­ta­cio­nes de nues­tra pro­duc­ción agrí­co­la, a pesar de que el azú­car era en par­te pro­du­ci­da por ellos. Otras ramas deci­si­vas de la eco­no­mía, como los puer­tos y refi­ne­rías de petró­leo, eran pro­pie­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas. Sus empre­sas poseían gran­des ban­cos, cen­tros indus­tria­les, minas, mue­lles, líneas marí­ti­mas y férreas, ade­más de ser­vi­cios públi­cos tan vita­les como los eléc­tri­cos y tele­fó­ni­cos.

Para los que deseen enten­der no hace fal­ta más.

A pesar de que las nece­si­da­des de pro­duc­ción de arroz, maíz, gra­sa, gra­nos, y otros ali­men­tos era impor­tan­te, Esta­dos Uni­dos impo­nía deter­mi­na­dos lími­tes a todo lo que com­pi­tie­ra con su pro­pia pro­duc­ción nacio­nal, inclui­da el azú­car sub­si­dia­da de remo­la­cha.

Des­de lue­go, en cuan­to a la pro­duc­ción de ali­men­tos es un hecho real que den­tro de los lími­tes geo­grá­fi­cos de un país peque­ño, tro­pi­cal, llu­vio­so y cicló­ni­co, des­pro­vis­to de maqui­na­ria, sis­te­mas de pre­sas, rie­go, y equi­pa­mien­to ade­cua­do, Cuba no podía dis­po­ner de recur­sos, ni esta­ba en con­di­cio­nes de com­pe­tir con las pro­duc­cio­nes meca­ni­za­das de soya, gira­sol, maíz, legu­mi­no­sas y arroz de Esta­dos Uni­dos. Algu­nas de ellas como el tri­go y la ceba­da no podían ser pro­du­ci­das en nues­tro país.

Cier­to es que la Revo­lu­ción Cuba­na no dis­fru­tó un minu­to de paz. Ape­nas se decre­tó la Refor­ma Agra­ria, antes de cum­plir­se el quin­to mes del triun­fo revo­lu­cio­na­rio, los pro­gra­mas de sabo­ta­je, incen­dios, obs­truc­cio­nes y empleo de medios quí­mi­cos dañi­nos se ini­cia­ron con­tra el país. Estos lle­ga­ron a incluir pla­gas con­tra pro­duc­cio­nes vita­les e inclu­so la salud huma­na.

Al sub­es­ti­mar a nues­tro pue­blo y su deci­sión de luchar por sus dere­chos y su inde­pen­den­cia come­tie­ron un error.

Por supues­to que nin­guno de noso­tros poseía enton­ces la expe­rien­cia alcan­za­da duran­te muchos años; par­tía­mos de ideas jus­tas y una con­cep­ción revo­lu­cio­na­ria. Qui­zás el prin­ci­pal error de idea­lis­mo come­ti­do, fue pen­sar que en el mun­do había una deter­mi­na­da can­ti­dad de jus­ti­cia y res­pe­to al dere­cho de los pue­blos cuan­do, cier­ta­men­te, no exis­tía en abso­lu­to. De eso, sin embar­go, no depen­de­ría la deci­sión de luchar.

La pri­me­ra tarea que ocu­pó nues­tro esfuer­zo fue la pre­pa­ra­ción para la lucha que se ave­ci­na­ba.

La expe­rien­cia adqui­ri­da en la bata­lla heroi­ca con­tra la tira­nía batis­tia­na, es que el enemi­go, cual­quie­ra que fue­se su fuer­za, no podría ven­cer al pue­blo cubano.

La pre­pa­ra­ción del país para la lucha se con­vir­tió en el esfuer­zo prin­ci­pal del pue­blo, y nos lle­vó a epi­so­dios tan deci­si­vos como la bata­lla con­tra la inva­sión mer­ce­na­ria pro­mo­vi­da por Esta­dos Uni­dos en abril de 1961, des­em­bar­ca­da en Girón escol­ta­da por la infan­te­ría de mari­na y la avia­ción yan­ki.

Inca­paz de resig­nar­se a la inde­pen­den­cia y al ejer­ci­cio de los dere­chos sobe­ra­nos de Cuba, el gobierno de ese país adop­tó la deci­sión de inva­dir nues­tro terri­to­rio. La URSS no tuvo abso­lu­ta­men­te nada que ver con el triun­fo de la Revo­lu­ción Cuba­na. Esta no asu­mió el carác­ter socia­lis­ta por el apo­yo de la URSS, fue a la inver­sa: el apo­yo de la URSS se pro­du­jo por el carác­ter socia­lis­ta de la Revo­lu­ción Cuba­na. De tal modo es así que cuan­do la URSS des­apa­re­ce, a pesar de eso, Cuba siguió sien­do socia­lis­ta.

Por algu­na vía la URSS cono­ció que Ken­nedy tra­ta­ría de usar con Cuba el mis­mo méto­do que ella apli­có en Hun­gría. Eso indu­jo a los erro­res que Jrus­chov come­tió con rela­ción a la Cri­sis de Octu­bre, que me vi en la nece­si­dad de cri­ti­car. Pero no solo se equi­vo­có Jrus­chov, se equi­vo­có tam­bién Ken­nedy. Cuba no tenía nada que ver con la his­to­ria de Hun­gría, ni la URSS tuvo nada que ver con la Revo­lu­ción en Cuba. Esta fue fru­to úni­ca y exclu­si­va­men­te de la lucha de nues­tro pue­blo. Jrus­chov tuvo solo el ges­to soli­da­rio de enviar armas a Cuba, cuan­do esta­ba ame­na­za­da por la inva­sión mer­ce­na­ria que orga­ni­zó, entre­nó, armó y trans­por­tó Esta­dos Uni­dos. Sin las armas envia­das a Cuba, nues­tro pue­blo habría derro­ta­do a las fuer­zas mer­ce­na­rias como derro­tó al ejér­ci­to de Batis­ta y le ocu­pó todo el equi­po mili­tar que poseía: 100 mil armas. Si la inva­sión direc­ta de Esta­dos Uni­dos con­tra Cuba se hubie­se pro­du­ci­do, nues­tro pue­blo habría esta­do luchan­do has­ta hoy con­tra sus sol­da­dos, que con segu­ri­dad habrían teni­do que luchar tam­bién con­tra millo­nes de lati­no­ame­ri­ca­nos. Esta­dos Uni­dos habría come­ti­do el mayor error de toda su his­to­ria, y la URSS tal vez exis­ti­ría toda­vía.

Horas antes de la inva­sión, des­pués del ata­que arte­ro a nues­tras bases aéreas por avio­nes de Esta­dos Uni­dos que por­ta­ban insig­nias cuba­nas, fue decla­ra­do el carác­ter socia­lis­ta de la Revo­lu­ción. El pue­blo cubano com­ba­tió por el socia­lis­mo en aque­lla bata­lla que pasó a la his­to­ria como la pri­me­ra vic­to­ria con­tra el impe­ria­lis­mo en Amé­ri­ca.

Pasa­ron diez pre­si­den­tes de Esta­dos Uni­dos, está pasan­do el undé­ci­mo, y la Revo­lu­ción Socia­lis­ta se man­tie­ne en pie. Tam­bién pasa­ron todos los gobier­nos que fue­ron cóm­pli­ces de los crí­me­nes de Esta­dos Uni­dos con­tra Cuba, y nues­tra Revo­lu­ción se man­tie­ne en pie. Des­apa­re­ció la URSS, y la Revo­lu­ción siguió ade­lan­te.
No se lle­vó a cabo con per­mi­so de Esta­dos Uni­dos, sino some­ti­da a un blo­queo cruel y des­pia­da­do; con actos terro­ris­tas que pri­va­ron de la vida o hirie­ron a miles de per­so­nas, cuyos auto­res hoy gozan de total impu­ni­dad; lucha­do­res anti­te­rro­ris­tas cuba­nos son con­de­na­dos a cade­na per­pe­tua; una lla­ma­da Ley de Ajus­te Cubano con­ce­de ingre­so, resi­den­cia y empleo en Esta­dos Uni­dos. Cuba es el úni­co país del mun­do a cuyos ciu­da­da­nos se apli­ca ese pri­vi­le­gio, que se nie­ga a los de Hai­tí, des­pués del terre­mo­to que mató más de 300 000 per­so­nas, y al res­to de los ciu­da­da­nos del hemis­fe­rio, a los que el impe­rio per­si­gue y expul­sa. Sin embar­go, la Revo­lu­ción Cuba­na sigue en pie.

Cuba es el úni­co país del pla­ne­ta que no pue­de ser visi­ta­do por los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses; pero Cuba exis­te y sigue en pie, a solo 90 millas de Esta­dos Uni­dos, libran­do su heroi­ca lucha.

Los revo­lu­cio­na­rios cuba­nos hemos come­ti­do erro­res, y los segui­re­mos come­tien­do, pero jamás come­te­re­mos el error de ser trai­do­res.

Nun­ca hemos esco­gi­do la ile­ga­li­dad, la men­ti­ra, la dema­go­gia, el enga­ño al pue­blo, la simu­la­ción, la hipo­cre­sía, el opor­tu­nis­mo, el soborno, la ausen­cia total de éti­ca, los abu­sos de poder, inclu­so el cri­men y las tor­tu­ras repug­nan­tes, que con obvias, aun­que sin duda meri­to­rias excep­cio­nes, han carac­te­ri­za­do la con­duc­ta de los pre­si­den­tes de Esta­dos Uni­dos.

En este momen­to la huma­ni­dad está enfren­tan­do pro­ble­mas serios y sin pre­ce­den­tes. Lo peor es que en gran par­te las solu­cio­nes depen­de­rán de los paí­ses más ricos y desa­rro­lla­dos, quie­nes lle­ga­rán a una situa­ción que real­men­te no están en con­di­cio­nes de enfren­tar sin que se les derrum­be el mun­do que han esta­do tra­tan­do de mol­dear en favor de sus intere­ses egoís­tas, y que inevi­ta­ble­men­te con­du­ce al desas­tre.

No hablo ya de gue­rras, cuyos ries­gos y con­se­cuen­cias han trans­mi­ti­do per­so­nas sabias y bri­llan­tes, inclui­das muchas nor­te­ame­ri­ca­nas.

Me refie­ro a la cri­sis de los ali­men­tos ori­gi­na­da por hechos eco­nó­mi­cos y cam­bios cli­má­ti­cos que apa­ren­te­men­te son ya irre­ver­si­bles como con­se­cuen­cia de la acción del hom­bre, pero que de todas for­mas la men­te huma­na está en el deber de enfren­tar apre­su­ra­da­men­te.

Duran­te años, que en reali­dad fue tiem­po per­di­do, se habló del asun­to. Pero el mayor emi­sor de gases con­ta­mi­nan­tes del mun­do, Esta­dos Uni­dos, se nega­ba sis­te­má­ti­ca­men­te a tomar en cuen­ta la opi­nión mun­dial. Dejan­do a un lado el pro­to­co­lo y demás ton­te­rías habi­tua­les en los hom­bres de Esta­do de las socie­da­des de con­su­mo, que en su acce­so al poder los sue­le ato­lon­drar la influen­cia de los medios de infor­ma­ción masi­va, la reali­dad es que no pres­ta­ron aten­ción al asun­to. Un hom­bre alcoho­li­za­do, cuyos pro­ble­mas eran cono­ci­dos, y no nece­si­to nom­brar, impu­so su línea a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal.

Los pro­ble­mas han toma­do cuer­po aho­ra de súbi­to, a tra­vés de fenó­me­nos que se están repi­tien­do en todos los con­ti­nen­tes: calo­res, incen­dios de bos­ques, pér­di­das de cose­chas en Rusia, con nume­ro­sas víc­ti­mas; cam­bio cli­má­ti­co en Chi­na, llu­vias exce­si­vas o sequías; pér­di­das pro­gre­si­vas de las reser­vas de agua en el Hima­la­ya, que ame­na­zan India, Chi­na, Pakis­tán y otros paí­ses; llu­vias exce­si­vas en Aus­tra­lia, que inun­da­ron casi un millón de kiló­me­tros cua­dra­dos; olas de frío insó­li­tas y extem­po­rá­neas en Euro­pa, con afec­ta­cio­nes con­si­de­ra­bles en la agri­cul­tu­ra; sequías en Cana­dá; olas inusua­les de frío en ese país y en Esta­dos Uni­dos; llu­vias sin pre­ce­den­tes en Colom­bia, que afec­ta­ron millo­nes de hec­tá­reas cul­ti­va­bles; pre­ci­pi­ta­cio­nes nun­ca vis­tas en Vene­zue­la; catás­tro­fes por llu­vias exce­si­vas en las gran­des ciu­da­des de Bra­sil y sequías en el Sur. Prác­ti­ca­men­te no exis­te región en el mun­do don­de tales hechos no hayan teni­do lugar.

Las pro­duc­cio­nes de tri­go, soya, maíz, arroz, y otros nume­ro­sos cerea­les y legu­mi­no­sas, que cons­ti­tu­yen la base ali­men­ti­cia del mun­do ‑cuya pobla­ción ascien­de hoy, según cálcu­los a casi 6 900 millo­nes de habi­tan­tes, ya se acer­ca a la cifra iné­di­ta de 7 mil millo­nes, y don­de más de mil millo­nes sufren ham­bre y des­nu­tri­ción- están sien­do afec­ta­dos seria­men­te por los cam­bios cli­má­ti­cos, crean­do un gra­ví­si­mo pro­ble­ma en el mun­do. Cuan­do las reser­vas no se han recu­pe­ra­do total­men­te, o solo en par­te para algu­nos ren­glo­nes, una gra­ve ame­na­za ya está crean­do pro­ble­mas y des­es­ta­bi­li­za­ción en nume­ro­sos Esta­dos.

Más de 80 paí­ses, todos ellos del Ter­cer Mun­do, ya de por sí con difi­cul­ta­des reales, están ame­na­za­dos con ver­da­de­ras ham­bru­nas.

Me limi­ta­ré a citar estas decla­ra­cio­nes e infor­mes, de for­ma muy sin­te­ti­za­da, que se vie­nen publi­can­do en los últi­mos días:

“La ONU advier­te del ries­go de una nue­va cri­sis ali­men­ta­ria.

“11 de Enero de 2011 (AFP)”

“‘Esta­mos ante una situa­ción muy ten­sa’…” Coin­ci­dió la FAO.

“Unos 80 paí­ses enfren­tan un défi­cit de ali­men­tos…”

“El índi­ce glo­bal de pre­cios de pro­duc­tos agro­pe­cua­rios de base (cerea­les, car­ne, azú­car, olea­gi­no­sos, lác­teos) se sitúa actual­men­te en su nivel máxi­mo des­de que la FAO empe­zó a ela­bo­rar ese índi­ce hace 20 años.”

“NACIONES UNIDAS, enero (IPS),”

“La Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das para la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción (FAO), con sede en Roma, aler­tó la sema­na pasa­da que los pre­cios mun­dia­les del arroz, el tri­go, el azú­car, la ceba­da y la car­ne […] regis­tra­rán sig­ni­fi­ca­ti­vos aumen­tos en 2011…”

“PARIS, 10 de enero (Reuters) – El pre­si­den­te de Fran­cia, Nico­las Sar­kozy, lle­va­rá esta sema­na a Washing­ton su cam­pa­ña para enfren­tar los altos pre­cios glo­ba­les de los ali­men­tos…”

“Basi­lea (Sui­za), 10 enero (EFE).- El pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE), Jean Clau­de Tri­chet, por­ta­voz de los gober­na­do­res de los ban­cos cen­tra­les del Gru­po de los 10 (G‑10), aler­tó hoy de la fuer­te subi­da del pre­cio de los ali­men­tos y de la ame­na­za infla­cio­nis­ta en las eco­no­mías emer­gen­tes.”

“Ban­co Mun­dial teme una cri­sis en el pre­cio de los ali­men­tos, 15 de enero (BBC)

“El pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial, Robert Zoe­llick, le dijo a la BBC que la cri­sis sería más pro­fun­da que la de 2008.”

“MEXICO DF, 7 de enero (Reuters)”

“El rit­mo anual de infla­ción de los ali­men­tos se tri­pli­có en Méxi­co en noviem­bre com­pa­ra­do con dos meses antes…”

“Washing­ton, 18 enero (EFE)

“El cam­bio cli­má­ti­co agra­va­rá la fal­ta de ali­men­tos, según un estu­dio”

“‘Des­de hace más de 20 años los cien­tí­fi­cos han aler­ta­do sobre el impac­to del cam­bio cli­má­ti­co, pero nada cam­bia apar­te del aumen­to de las emi­sio­nes que cau­san el calen­ta­mien­to glo­bal’, dijo a Efe Lilia­na Hisas, direc­to­ra eje­cu­ti­va de la filial esta­dou­ni­den­se de esta orga­ni­za­ción.

“Osval­do Can­zia­ni, gana­dor del Pre­mio Nobel de la Paz en 2007 y ase­sor cien­tí­fi­co del infor­me, indi­có que ‘en todo el mun­do se regis­tra­rán epi­so­dios meteo­ro­ló­gi­cos y con­di­cio­nes cli­má­ti­cas extre­mas, y los aumen­tos de la tem­pe­ra­tu­ra media super­fi­cial exa­cer­ba­rán la inten­si­dad de esos epi­so­dios’.”

“(Reuters) enero 18, Arge­lia com­pra tri­go para evi­tar esca­sez y dis­tur­bios.

“La agen­cia esta­tal de gra­nos de Arge­lia ha com­pra­do alre­de­dor de 1 millón de tone­la­das de tri­go en las últi­mas dos sema­nas para evi­tar la esca­sez en caso de dis­tur­bios, dijo a Reuters una fuen­te del Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra.”

“(Reuters) enero 18, Tri­go sube fuer­te en Chica­go tras com­pras de Arge­lia.”

“El Eco­no­mis­ta, 18 Enero, 2011

“Aler­ta mun­dial por pre­cio de ali­men­tos”

“Entre las prin­ci­pa­les cau­sas están las inun­da­cio­nes y sequías oca­sio­na­das por el cam­bio cli­má­ti­co, el uso de ali­men­tos para pro­du­cir bio­com­bus­ti­bles y la espe­cu­la­ción en el pre­cio de los com­mo­di­ties.”

Los pro­ble­mas son dra­má­ti­ca­men­te serios. No todo sin embar­go, está per­di­do.

La pro­duc­ción actual cal­cu­la­da de tri­go alcan­zó la cifra de casi 650 millo­nes de tone­la­das.

La de maíz, reba­sa esa can­ti­dad, y se acer­ca a los 770 millo­nes de tone­la­das.

La soya podría acer­car­se a los 260 millo­nes, de los cua­les Esta­dos Uni­dos cal­cu­la 92 millo­nes y Bra­sil 77. Son los dos mayo­res pro­duc­to­res.

Los datos en gene­ral de gra­mí­neas y legu­mi­no­sas dis­po­ni­bles en el 2011 son cono­ci­dos.

El pri­mer asun­to a resol­ver por la comu­ni­dad mun­dial sería esco­ger entre ali­men­tos y bio­com­bus­ti­bles. Bra­sil, un país en desa­rro­llo, des­de lue­go ten­dría que ser com­pen­sa­do.

Si los millo­nes de tone­la­das de soya y maíz que se inver­ti­rán en bio­com­bus­ti­bles se des­ti­nan a la pro­duc­ción de ali­men­tos, la ele­va­ción inusi­ta­da de los pre­cios se para­ría, y los cien­tí­fi­cos del mun­do podrían pro­po­ner fór­mu­las que de algu­na for­ma pue­dan dete­ner e inclu­so, rever­tir la situa­ción.

Se ha per­di­do dema­sia­do tiem­po. Es hora ya de hacer algo.

Fidel Cas­tro Ruz

Enero 19 de 2011

9 y 55 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *