Dema­sia­das casua­li­da­des para una úni­ca reda­da – Ramón Sola

Si alguien tenía algu­na duda sobre la inten­cio­na­li­dad de deter­mi­na­das deten­cio­nes, le que­da­ría des­pe­ja­da ayer al ver la una­ni­mi­dad en las por­ta­das. Des­de «El País» y «El Mun­do» has­ta «Deia» y otros muchos incluían la ima­gen de Txe­lui Moreno puño en alto, lógi­ca­men­te ani­man­do a su hijo ante un tran­ce cuya dure­za se pue­de ima­gi­nar. En el maga­zi­ne ves­per­tino de ETB‑2 riza­ron el rizo al inten­tar intro­du­cir un deba­te inefa­ble sobre cómo estos padres edu­can a sus hijos. Y, en fin, tan­to Rubal­ca­ba como Jáu­re­gui alu­die­ron al paren­tes­co con un mis­mo fin: ciza­ñear sobre las posi­cio­nes polí­ti­cas de la izquier­da aber­tza­le.

Ayer se enu­me­ra­ban tam­bién otros arres­tos recien­tes de hijos e hijas de repre­sen­tan­tes inde­pen­den­tis­tas, como si éstos tuvie­ran algo de que aver­gon­zar­se o arre­pen­tir­se. Pues no. Se que­da­ron cor­tos inclu­so: se les olvi­dó citar a Itsa­so Lekuo­na, hija de Miren Legor­bu­ru, cap­tu­ra­da en la reda­da con­tra Aska­pe­na y libre tras pasar por los cala­bo­zos. Lo rele­van­te es que cuan­do se da tan­ta impor­tan­cia a algo que en teo­ría sólo debe­ría ser una casua­li­dad, quie­nes lo hacen se dela­tan a sí mis­mos: demues­tran que, efec­ti­va­men­te, las iden­ti­da­des de algu­nas deten­cio­nes no son casua­les.

Tam­po­co lo es el lugar en que se rea­li­zan. Las pro­pias fuen­tes poli­cia­les han ven­di­do esta últi­ma ope­ra­ción como una espe­cie de cajón de sas­tre en el que cabe de todo: Aska­ta­su­na, Segi, apur​tu​.org… Pero hay un pun­to en común: Nafa­rroa. A nadie se le esca­pa que estos días son abso­lu­ta­men­te cru­cia­les para dilu­ci­dar si cua­ja o no una lis­ta con­jun­ta pro­gre­sis­ta y aber­tza­le que pue­da empe­zar a sacu­dir el sta­tu quo impues­to hace ya muchos años. Mien­tras unos y otros se pien­san la ofer­ta de la izquier­da aber­tza­le, resul­ta que la Guar­dia Civil se lle­va a los cala­bo­zos a uno de sus inter­lo­cu­to­res repre­sen­ta­ti­vos bajo la sem­pi­ter­na can­ti­ne­la de estar actuan­do a las órde­nes de ETA (Gor­ka Mayo par­ti­ci­pó, por ejem­plo, en la recien­te reu­nión con EA en la que se habló de elec­cio­nes por pri­me­ra vez). La reda­da ofre­ce otra excu­sa a quie­nes argu­men­tan cosas como la que enun­ció Iñi­go Urku­llu, pre­si­den­te del PNV, el vier­nes en Liza­rra: «No seré quien pon­ga veto a nadie, pero si Bata­su­na no es legal, vamos a poner todos en ries­go el pro­yec­to de NaBai».

¿Y qué decir de apur​tu​.org? Las FSE ase­gu­ran que han actua­do aho­ra por­que lle­va­ban des­de el año 2008 sin poder com­ple­tar la inves­ti­ga­ción sobre sus res­pon­sa­bles. Ya. ¿Será casua­li­dad tam­bién que la hayan con­clui­do jus­to unos días des­pués de la mayor movi­li­za­ción por los pre­sos en muchos años?

Las reda­das poli­cia­les son una cons­tan­te en Eus­kal Herria, y más aún en los últi­mos tiem­pos. Pero todas no son igua­les. Cada una tie­ne sus «casua­li­da­des», sus mati­ces. Pare­ce cla­ro que con ésta el tán­dem Rubal­ca­ba-Mar­las­ka ha que­ri­do matar varios pája­ros de un tiro, pero lo máxi­mo que han logra­do es refle­jar un poco más que, fren­te a la polí­ti­ca y la movi­li­za­ción ciu­da­da­na, no tie­nen más antí­do­to que los mon­ta­jes judi­cia­les, los Nis­san Patrol y las into­xi­ca­cio­nes

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *