Unos, votos; y los otros, bom­bas» (Pro­pa­gan­da arma­da IV) – Iña­ki Irion­do

Una vez más, las pro­pues­tas de paz que lle­gan des­de la izquier­da aber­tza­le son res­pon­di­das por agen­tes arma­dos que con sus fusi­les apun­ta­lan los men­sa­jes de dure­za de un Gobierno que no quie­re resol­ver un con­flic­to sino rom­per al inde­pen­den­tis­mo.
La Guar­dia Civil en Nafa­rroa, la Poli­cía espa­ño­la en Nafa­rroa y en Ara­ba, la Poli­cía Judi­cial en Lapur­di y la Ertzain­tza en Gipuz­koa. Las Fuer­zas y Cuer­pos de Segu­ri­dad de los esta­dos se die­ron ayer otro fes­tín (van cua­tro des­de el comu­ni­ca­do de setiem­bre). Des­pués, el minis­tro de Inte­rior, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, siem­pre tan aten­to a los deta­lles pro­pa­gan­dís­ti­cos, hizo cuen­tas y decla­ró que «ha habi­do tre­ce deten­cio­nes, casi cabe decir que no ha sido una bue­na noche para el entorno de ETA; defi­ni­ti­va­men­te no ha sido su mejor noche».
Pero se podían hacer toda­vía más sumas. En la ope­ra­ción para arres­tar a los seis acu­sa­dos de per­te­ne­cer a Ekin la Guar­dia Civil empleó a «más de 300 agen­tes des­ple­ga­dos». Para apre­sar a los cua­tro acu­sa­dos de mili­tar en Aska­ta­su­na, «90 agen­tes del Cuer­po Nacio­nal de Poli­cía y, entre ellos, miem­bros de la uni­dad de ciber­te­rro­ris­mo de la Comi­sa­ría Gene­ral de Infor­ma­ción». En total, según datos del pro­pio Minis­te­rio, casi 400 agen­tes. O, si pre­fie­ren, 50 guar­dias civi­les por cada uno de sus dete­ni­dos y 22,5 poli­cías por cada uno de los suyos. Todos arma­dos has­ta los dien­tes para arres­tar de noche y por sor­pre­sa a diez per­so­nas des­ar­ma­das. Toda una demos­tra­ción de vio­len­cia y de pre­su­pues­to. Para esto no hay recor­tes.
No espe­cu­la­re­mos sobre cómo ha sido la noche para otros, pero si hace­mos caso a la fra­se de Wins­ton Chur­chill de que «la demo­cra­cia es el sis­te­ma polí­ti­co en el cual, cuan­do alguien lla­ma a la puer­ta a la seis de la maña­na se sabe que es el leche­ro», habrá que decir no ha sido bue­na para la demo­cra­cia. Y aquí entra en esce­na la tal Demo­cra­cia y, como la Som­bra de Alfon­so Sas­tre, res­pon­de: «Hace tiem­po que yo no ten­go nada que ver con lo que pasa en el Esta­do espa­ñol; ni de noche, ni de día».
Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba dice que las deten­cio­nes demues­tran que el Gobierno, con o sin alto el fue­go, sigue la lucha con­tra ETA «con fir­me­za y deter­mi­na­ción». Y el minis­tro de Jus­ti­cia (¿?), Fran­cis­co Caa­ma­ño, le hace los coros des­de el desa­yuno con la fra­se de que no va a haber diá­lo­go ni con ETA ni con Bata­su­na. De nue­vo, asal­tos a domi­ci­lios, deten­cio­nes noc­tur­nas, inco­mu­ni­ca­ción y posi­bles encar­ce­la­mien­tos como len­gua­je para refor­zar el men­sa­je de dure­za. Es decir, uso de la vio­len­cia con fines polí­ti­cos.
Todo ello sin nin­gu­na acu­sa­ción delic­ti­va indi­vi­dua­li­za­da. Bas­ta que el minis­tro diga que unos de los acu­sa­dos son de Ekin, «orga­ni­za­ción de ETA que tra­ta de impo­ner las tesis de la ban­da al con­jun­to de la izquier­da aber­tza­le», y los otros de Aska­ta­su­na, que «inten­ta pre­sio­nar al Gobierno en el ámbi­to de la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria», para que nin­gún perio­dis­ta se pre­gun­te si eso es moti­vo para que a alguien le saquen de la cama a pun­ta de fusil, entre gri­tos y empu­jo­nes, y lo inco­mu­ni­quen duran­te días en acuar­te­la­mien­tos don­de ‑según dicen orga­nis­mos com­pe­ten­tes- los dere­chos huma­nos están apa­ga­dos o fue­ra de cober­tu­ra.
Con­vie­ne dete­ner­se en el deta­lle de que par­te de la ope­ra­ción arma­da se ha hecho para «des­ar­ti­cu­lar el apa­ra­to de pro­pa­gan­da de Aska­ta­su­na en Nava­rra» y que la úni­ca acu­sa­ción que se cono­ce con­tra los dete­ni­dos es la de «ali­men­tar» la pági­na www​.apur​tu​.org.
Hace unas sema­nas la Aso­cia­ción de Inter­nau­tas y com­pa­ñía mon­ta­ron una enor­me bola de nie­ve ante la pers­pec­ti­va de que una ley per­mi­tie­ra inter­ve­nir con­tra pági­nas web que faci­li­ta­ran la des­car­ga gra­tui­ta de pelí­cu­las y músi­ca. Cla­ma­ron por la liber­tad de expre­sión. A los polí­ti­cos y gru­pos par­la­men­ta­rios que se subie­ron a aque­lla ola habría que recor­dar­les que aho­ra, de pron­to, nos encon­tra­mos ante la apli­ca­ción bes­tia de la «Ley Sin­de», don­de para actuar con­tra una web en la que sólo se ofre­ce infor­ma­ción sobre la cara de la reali­dad vas­ca menos visi­ble en el res­to de medios man­dan a 90 poli­cías a dete­ner a par­te de sus auto­res. Qui­zá la Aso­cia­ción de Inter­nau­tas o Anony­mous ten­gan algu­na opi­nión for­ma­da sobre esto o liber­tad de expre­sión es sólo poder tener la últi­ma entre­ga de «The wal­king dead» antes de que se emi­ta por tele­vi­sión.
Sin ver­güen­za, alguien escri­bi­rá que con estas deten­cio­nes se pre­ten­de des­pe­jar el camino a los «posi­bi­lis­tas» de la izquier­da aber­tza­le, pero con estas divi­sio­nes entre «duros» y «blan­dos» lo que en reali­dad bus­can es gene­rar con­tra­dic­cio­nes y, si les fue­ra posi­ble, ali­men­tar esci­sio­nes.
La dis­yun­ti­va que ofre­ce Rubal­ca­ba a la izquier­da aber­tza­le no es «votos o bom­bas», lo que quie­re es «unos, votos, y otros, bom­bas». Divi­de y ven­ce­rás. Nada indi­ca que le vayan a dar ese gus­ta­zo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *