Shhhhh… No que­re­mos que se ente­ren… – Mar­ga­ri­ta Alar­cón Perea

  • Este artícu­lo fue envia­do por la auto­ra a The Huf­fing­ton Post. No fue publi­ca­do.

La cen­su­ra es algo por lo que siem­pre se ha cri­ti­ca­do a la Revo­lu­ción cuba­na. Duran­te los pri­me­ros años, esta cen­su­ra nace de la nece­si­dad que tenía el gobierno de pro­te­ger a la revo­lu­ción nacien­te y a su pue­blo de la pro­pa­gan­da nega­ti­va y obs­truc­cio­nis­ta que ya comen­za­ba a dejar hue­lla. Entre 1959 y 1960 se des­ató el rumor de que el gobierno revo­lu­cio­na­rio iba a eli­mi­nar la Patria Potes­tad y que los hijos de cuba­nos en la isla serían envia­dos a la enton­ces Unión Sovié­ti­ca. Quie­nes deci­die­ron creer en ese absur­do toma­ron una drás­ti­ca deci­sión; así 14,000 niños entre 2 y 17 años de edad fue­ron envia­dos por sus padres hacia los Esta­dos Uni­dos. Recuer­do bien a prin­ci­pios de los años 80 cuan­do la pri­me­ra ola de cuba­no­ame­ri­ca­nos pro­ce­den­tes de EEUU cuan­do veía a estos foto­gra­fian­do a cuan­to niño peque­ño veían con el solo obje­ti­vo de vol­ver a casa en los Esta­dos Uni­dos y demos­trar que todo había sido una inven­ción bru­tal.

Con el paso de los años, el gobierno aun sien­te que debe cen­su­rar cier­to tipo de infor­ma­ción y exabrup­tos para pro­te­ger­se a si mis­mo y a su pue­blo, bási­ca­men­te por las mis­mas rezo­nes que anta­ño. Uno de los pro­ble­mas mayo­res de la socie­dad cuba­na de hoy es que nun­ca se le ha deja­do en paz para que, por si mis­ma, entre los suyos, pue­da bre­gar con sus pro­ble­mas y difi­cul­ta­des sin inje­ren­cia exter­na.

Nues­tros mayo­res crí­ti­cos resi­den des­de don­de sale la mayor can­ti­dad de pro­pa­gan­da con­tra la Revo­lu­ción. Mia­mi es la cuna de la infor­ma­ción nega­ti­va con­tra Cuba. Es tam­bién el mis­mo lugar des­de don­de Cuba reci­be su mayor cri­ti­ca por el tema cen­su­ra. ¿Intere­san­te, no?

He aquí el dile­ma de hoy.

Hace unos días, la Alian­za Mar­tia­na, una orga­ni­za­ción radi­ca­da en Mia­mi que tra­ba­ja para mejo­rar las rela­cio­nes entre Cuba y los EEUU y el res­to de Amé­ri­ca Lati­na, ins­ta­la­ron una valla en una de las ave­ni­das más cén­tri­cas de esa ciu­dad. Al cos­to de 1500 dóla­res y paga­ron por un mes de expo­si­ción de su valla, lue­go de fir­mar un con­tra­to con la com­pa­ñía “Clear Cha­nel” una de las más cono­ci­das en esa ciu­dad en temas de vallas publi­ci­ta­rias.

La valla bási­ca­men­te con­sis­te en una foto­gra­fía de 5 hom­bres con la ban­de­ra cuba­na y una fra­se en ingles: Libe­ren a los 5 cuba­nos. A menos de 24 horas de estar pues­ta, fue reti­ra­da. Sin expli­ca­ción. Sin dis­cu­sión. La qui­ta­ron sin más.

Ayer, aquí en Cuba, al sitio Web CUBADEBATE le reti­ra­ron su posi­bi­li­dad de colo­car videos en el sitio You­Tu­be jus­to des­pués de que el órgano de pren­sa subie­ra uno sobre el jui­cio de Luis Posa­da Carri­les.

La cen­su­ra no es exclu­si­va de regí­me­nes que con­si­de­ran que deben pro­te­ger­se de ata­ques con­tra su nación. Cuan­do de expre­sar la ver­dad y los deseos con rela­ción a hechos con­cer­nien­tes a Cuba y los Esta­dos Uni­dos, la cen­su­ra está vivi­ta y colean­do en la ciu­dad de Mia­mi.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *