¿Por qué la des­igual­dad hace que los ricos se sien­tan más pobres? – Paul Krugman

Me gus­ta­ría comen­tar un poco este dia­gra­ma, que rela­cio­na los ingre­sos anua­les y los per­cen­ti­les de uni­da­des fiscales.

Lo que Ram­pell tie­ne en men­te es una visión de la socie­dad como una lar­ga calle que sube por un cerro, de modo que la altu­ra cre­cien­te va de la mano del ingre­so cre­cien­te. Y cada per­so­na situa­da a lo lar­go de esa calle se valo­ra a sí mis­ma en rela­ción con los veci­nos de la ace­ra de enfren­te, no en rela­ción con el con­jun­to de la calle.

Pues bien; hay dos inter­pre­ta­cio­nes lige­ra­men­te dis­tin­tas de esta his­to­ria. Lo que Ram­pell pare­ce suge­rir es que la gen­te se com­pa­ra sólo con sus veci­nos del tra­mo supe­rior, y pues­to que la cues­ta que­da cada vez más aba­jo a medi­da que tú vas subien­do, los ricos se sien­ten peor por­que el tipo de enfren­te cada vez es más dis­tin­to de ellos.

Una alter­na­ti­va es que la gen­te se com­pa­ra con los veci­nos de ambos lados de la calle, pero lo que cam­bia es la con­ve­xi­dad: si te hallas en la fran­ja media de la dis­tri­bu­ción del ingre­so, tu vecino del tra­mo supe­rior será más rico que tú en la mis­ma medi­da en que es más pobre que tú el vecino del tre­cho infe­rior; pero en los tra­mos más altos de la cues­ta eso ya no es ver­dad. (Hace mucho, se me ense­ñó que la dis­tri­bu­ción del ingre­so es más o menos loga­rít­mi­ca­men­te nor­mal para el grue­so de su ran­go, pero se hace pare­tia­na en el tra­mo supe­rior. Si uste­des no tie­nen la menor idea de lo que estoy hablan­do, no se preocupen.)

Sea ello como fue­re, lo cier­to es que el hia­to entre los ricos y los archi­ri­cos ha cre­ci­do espec­ta­cu­lar­men­te. He aquí los datos de Piketty-Sáez, en los que se obser­va cómo el per­cen­til 1 de la cús­pi­de se ale­ja de los siguien­tes 4; lo mis­mo está ocu­rrien­do con la fran­ja del 0,1% más rica en rela­ción con los per­de­do­res situa­dos en el ran­go 99,0−99,9. Y así sucesivamente:

El resul­ta­do neto es una socie­dad de gana­do­res como gana­do­res, en la que la gen­te a la que no sólo le está yen­do estu­pen­da­men­te, sino que le está yen­do mucho mejor rela­ti­va­men­te que a la media­na en que se halla­ban hace una gene­ra­ción se sien­ten, a pesar de todo, rezagados.

Una nota per­so­nal: des­de mi pun­to de vis­ta, siem­pre me ha resul­ta­do rela­ja­do­ra la extre­ma des­igual­dad en la cús­pi­de. A Robin y a mí nos va estu­pen­da­men­te, cla­ro está, pero otros son mucho más ricos; el hecho es, sin embar­go, que, espe­cial­men­te en Nue­va York, sabes que, ganes lo que ganes, siem­pre hay otros que ganan tan­to, que tus ingre­sos pare­cen tri­via­les. Así pues, ¿a qué valo­rar­te a tí mis­mo de este modo? Cla­ro que es mucho más fácil sen­tir­te así cuan­do te has hecho con otros muchos poten­cia­do­res del ego.

Paul Krug­man es pro­fe­sor de eco­no­mía en Prin­ce­ton. Fue Pre­mio Nobel de en 2008

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.