Memo­ria his­to­ri­ca , 20 enero, 35 ani­ver­sa­rio ase­si­na­to Vic­tor Perez Elex­pe

Se cum­ple un nue­vo ani­ver­sa­rio de un hecho repre­si­vo que tuvo gran impac­to en su momen­to.

Invi­ta­mos a visi­tar el blog que reco­ge la memo­ria de Vic­tor Perez Elex­pe (1), joven por­tu­ga­lu­jo mili­tan­te del Par­ti­do del Tra­ba­jo ase­si­na­do por un guar­dia civil la maña­na del 20 de Enero de 1975 por repar­tir hojas en soli­da­ri­dad con los tra­ba­ja­do­res en huel­ga de Pota­sas de Nava­rra.

En pro­tes­ta por esta muer­te miles de per­so­nas salie­ron dias mas tar­de a la calle en Por­tu­ga­le­te sien­do dura­men­te repri­mi­dos .

En este intere­san­te blog sus fami­lia­res reco­gen diver­sos tex­tos y cir­cuns­tan­cias rela­ti­vas a las difi­cul­ta­des por las que pasa­ron has­ta que por fin fue decla­ra­do vic­ti­ma del fran­quis­mo .(2)
Al haber trans­cu­rri­do mas de 30 años el hecho esta pres­cri­to ‚(3) ‚habien­do sido un ver­da­de­ro via cru­cis para la fami­lia el pro­ce­so de inves­ti­ga­cion para lavar el buen nom­bre de Vic­tor (la ver­sion «ofi­cial » de su muer­te le acu­sa­ba fal­sa­men­te de por­tar un arma).

Es sobre­co­ge­dor el articu­lo titu­la­do «No es el momen­to» (4), publi­ca­do en DEIA en el que los her­ma­nos de Vic­tor se ponen en la per­so­na del ase­si­na­do.

Enla­ces a pagi­nas sobre Vic­tor Perez y su muer­te:

-http://​vmpe​lex​pe​.blogs​pot​.com/
-http://​vic​torm​pe​lex​pe​.blogs​pot​.com/
-http://​www​.pte​-jgre​.com/​h​o​m​e​n​a​j​e​s​/​c​a​n​c​i​o​n​a​V​i​c​t​o​r​M​a​n​u​e​l​P​e​r​e​z​E​l​e​x​p​e​.​htm
-http://www.pte-jgre.com/homenajes/perez%20elexpe.jpg

Vic­tor Manuel Perez Elex­pe , para mi siem­pre era Elex­pe, un ami­go serio y for­mal, diver­ti­do y agra­da­ble, tra­ba­ja­dor y lucha­dor, una per­so­na real y caris­má­ti­ca, con una voz espe­cial, pero que a la hora de can­tar tam­bién le ayu­da­ba a hacer­lo estu­pen­da­men­te, con el par­ti­ci­pe en mani­fas, aun­que éra­mos de par­ti­dos dis­tin­tos, siem­pre esta­ba­mos uni­dos para defen­der los dere­chos del pue­blo tra­ba­ja­dor, yo le ayu­da­ba y el me ayu­da­ba a mi a defen­der los dere­chos del pue­blo bas­ko, fui­mos jun­tos a la mili, com­par­ti­mos lo bueno y lo malo, nos meti­mos en algu­na bron­ca para rei­vin­di­car los dere­chos de las per­so­nas que nos veia­mos obli­ga­das a mili­tar en el ejer­ci­to espa­ñol, yo toca­ba el bajo y Elex­pe me ense­ño a tocar la gui­ta­rra y a can­tar, el tenia en la mili un requin­to y nos pasá­ba­mos horas hacien­do musi­ca y can­tan­do, tan­to can­cio­nes rei­vin­di­ca­ti­vas y de izquier­das como bole­ros. Tra­ba­já­ba­mos en el metro de Madrid, por obli­ga­ción de la mili, está­ba­mos en ferro­ca­rri­les, pues un ami­go, ya falle­ci­do, de Ses­tao nos apun­to a todos los cono­ci­dos a la mili en Ren­fe. Con­du­cía­mos el metro de Madrid y Elex­pe, era un gra­cio­so, para fre­nar can­ta­ba el himno del Atlhe­tic y con la mano mar­ca­ba con el rit­mo el freno, algún dia deja­mos el metro den­tro del túnel, pues el himno de nues­tro club de fut­bol lo había­mos can­ta­do muy lar­go. A pesar de que la mili era algo des­agra­da­ble lo pasa­mos bien, nos esca­pá­ba­mos los fines de sema­na y con­se­gui­mos que nos hicie­sen caso en muchos temas. Al vol­ver segui­mos con la amis­tad y dos sema­nas antes vino a mi casa, don­de yo vivía con mi mujer, que tam­bién le apre­cia­ba muchí­si­mo, nos con­to su idea y deseo de casar­se, como había­mos hecho noso­tros y que­da­mos con el para la sema­na siguien­te. No pudo ser el sal­va­je de la guar­dia civil, que me con­ta­ron que le cono­cía, que el ya me había habla­do de el y del odio que le tenia el guar­dia civil, le per­si­guió, tras la ame­na­za y Elex­pe tenia un pro­ble­ma de res­pi­ra­ción y no pudo correr todo lo nece­sa­rio y el sal­va­je guar­dia Civil le dis­pa­ro y le mato, y ese ase­sino, no fue con­de­na­do, sim­ple­men­te le tras­la­da­ron a espà­ña y nada mas. Elex­pe yo te sigo que­rien­do como ami­go, te recuer­do per­fec­ta­men­te, aun pue­do escu­char tu voz y con­ti­nuo tocan­do las can­cio­nes que me ense­ñar­te. Espe­ro que se reco­noz­ca lo que te hicie­ron y que exis­ta la jus­ti­cia.

Trein­ta y cin­co años han trans­cu­rri­do des­de que Víc­tor Manuel Pérez Elex­pe murió tiro­tea­do en Por­tu­ga­le­te por un guar­dia civil mien­tras repar­tía pro­pa­gan­da comu­nis­ta, has­ta que el Gobierno espa­ñol le ha reco­no­ci­do for­mal­men­te como víc­ti­ma de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta. En ese tiem­po su fami­lia ha bata­lla­do incan­sa­ble­men­te para lograr esta repa­ra­ción moral median­te la cual «la demo­cra­cia espa­ño­la hon­ra a quie­nes injus­ta­men­te pade­cie­ron per­se­cu­ción o vio­len­cia duran­te la Gue­rra Civil y la Dic­ta­du­ra» según el escri­to ofi­cial fir­ma­do por el minis­tro de Jus­ti­cia, Fran­cis­co Caa­ma­ño.
El joven por­tu­ga­lu­jo afi­lia­do al Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res de Espa­ña (PTE) salió de su casa a pri­me­ra hora de la maña­na del 20 de enero de 1975, con la inten­ción de lan­zar octa­vi­llas a favor de una huel­ga gene­ral que tenía lugar en Nava­rra. En su reco­rri­do fue inter­cep­ta­do cer­ca de la igle­sia de San­ta María por el cabo de la Bene­mé­ri­ta Nar­ci­so San Juan, que le dio el alto. Pérez Elex­pe hizo caso omi­so de la orden y comen­zó a correr per­se­gui­do por el agen­te, que reali­zó diver­sos dis­pa­ros, dos de los cua­les alcan­za­ron al joven por la espal­da y le hirie­ron mor­tal­men­te en la calle Gene­ral Cas­ta­ños.
Este tes­ti­mo­nio apor­ta­do por algu­nos tes­ti­gos del suce­so sir­vió para des­mon­tar la ver­sión del guar­dia civil, quien decla­ró que «pri­me­ro dis­pa­ró nues­tro her­mano y en res­pues­ta a estos supues­tos dis­pa­ros, él los repe­lió con otros dos al aire: Uno de ellos le atra­ve­só el cora­zón y el otro el pul­món» recuer­da con amar­gu­ra el her­mano del ase­si­na­do, Fer­mín Pérez.
Pre­ci­sa­men­te, la decla­ra­ción de aque­llas per­so­nas reco­gi­das en su momen­to por el abo­ga­do y pró­xi­mo pre­si­den­te del Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia del País Vas­co Juan Luis Iba­rra se han con­ver­ti­do en el tes­ti­mo­nio cla­ve para con­se­guir este reco­no­ci­mien­to ofi­cial. «La fami­lia esta­re­mos eter­na­men­te agra­de­ci­da a estas per­so­nas que se juga­ron la vida en aquel momen­to faci­li­tan­do su iden­ti­dad y con­tan­do la ver­dad de lo que real­men­te suce­dió» expre­sa emo­cio­na­da otra de las her­ma­nas de la víc­ti­ma, Mari Efi Pérez.
Al poco tiem­po del luc­tuo­so suce­so, un gru­po de abo­ga­dos con Juan Luis Iba­rra a la cabe­za pre­sen­tó a ins­tan­cias del padre de Víc­tor una deman­da que fue sobre­sei­da por los tri­bu­na­les de la épo­ca. En 2007 la fami­lia envió un escri­to con la docu­men­ta­ción corres­pon­dien­te a la Secre­ta­ría de la Comi­sión Inter­mi­nis­te­rial para el estu­dio de la situa­ción de las Víc­ti­mas de la Gue­rra Civil y el Fran­quis­mo, «don­de expo­nía­mos las cir­cuns­tan­cias con­cu­rren­tes en la muer­te de nues­tro her­mano, soli­ci­tan­do el reco­no­ci­mien­to por par­te del Esta­do», indi­ca Fer­mín.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *