¡Feliz Año 2011! – Hugo Cha­vez

I

Cada año vie­ne sig­na­do con sus par­ti­cu­la­ri­da­des: el 2010 nos tra­jo sus retos y sus difi­cul­ta­des. Bas­ta con recor­dar que hemos teni­do que lidiar con una pro­lon­ga­da sequía que gene­ró una seve­ra cri­sis eléc­tri­ca y, por si fue­ra poco, con las desas­tro­sas con­se­cuen­cias mate­ria­les y huma­nas a con­se­cuen­cia de las inten­sas llu­vias de fin de año.

Hay que decir­lo: asu­mi­mos los retos y las difi­cul­ta­des, como diría Grams­ci, con el opti­mis­mo de la volun­tad; con la fir­me y deci­di­da deter­mi­na­ción que ame­ri­ta­ban; con el con­ven­ci­mien­to, ade­más, de saber que jun­to a las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do y al Gobierno como un todo, con­tá­ba­mos con la fir­me volun­tad popu­lar, tal y como ha veni­do demos­trán­do­se.

Ante la dis­po­si­ción y el com­pro­mi­so del pue­blo vene­zo­lano, aho­ra y siem­pre, uno no pue­de sino sen­tir­se orgu­llo­so. Estas adver­si­da­des nos han veni­do a adver­tir que una Revo­lu­ción sólo logra ins­tau­rar­se como satis­fac­ción de una nece­si­dad his­tó­ri­ca, si un pue­blo la hace y la sien­te suya.

No me can­so ni me can­sa­ré de repe­tir­lo: somos hijos e hijas de Bolí­var y, por tan­to, somos el pue­blo de las difi­cul­ta­des. Ven­gan a noso­tros todas las difi­cul­ta­des: sabre­mos ven­cer­las.

Cuán lumi­no­so es el ejem­plo que Vene­zue­la está dan­do en mate­ria de par­ti­ci­pa­ción y pro­ta­go­nis­mo popu­lar. A par­tir de este ejem­plo, pen­sa­mos que la Revo­lu­ción cuan­do se asu­me como volun­tad trans­for­ma­do­ra y como pro­ce­so que desea ins­cri­bir­se en su tiem­po, se con­vier­te en un ejer­ci­cio de inter­pe­la­ción coti­dia­na: cada día se vuel­ve un eterno pre­sen­te, una apues­ta ani­ma­da por un pro­yec­to que se hace por­ve­nir, una ela­bo­ra­ción per­pe­tua de todo un pue­blo.

Mien­tras escri­bo estas Líneas, miro el tiem­po reco­rri­do y con­tem­plo cuán­to hemos rea­li­za­do, pero sobre todo, pien­so en cuan­to aún nos res­ta por con­cluir. Cabal­gan­do al tiem­po y apu­rán­do­lo en lo posi­ble, no nos dare­mos des­can­so has­ta ver cum­pli­do lo que hemos fra­gua­do en los sue­ños colec­ti­vos. Lo vital es que la medi­da y el hori­zon­te de nues­tro pro­ce­so está cla­ro: encar­nar­nos en la espe­ran­za del pue­blo y hacer­la ple­na reali­dad.

Lo deci­mos con modes­tia y cons­cien­tes de la res­pon­sa­bi­li­dad: no hay otro camino que aquel que nos con­du­ce a la con­quis­ta defi­ni­ti­va de, para decir­lo con Bolí­var, la supre­ma feli­ci­dad social.

Noso­tros, en las actua­les cir­cuns­tan­cias del país, hemos asu­mi­do ser los here­de­ros y con­ti­nua­do­res de la pro­lon­ga­da lucha de los siglos y en con­se­cuen­cia para noso­tros el tiem­po his­tó­ri­co se nos pre­sen­ta cada vez más como un desa­fío, pero un desa­fío orien­ta­do por la espe­ran­za irre­duc­ti­ble y liber­ta­ria.

II

En el 2010 se ini­ció la con­me­mo­ra­ción, en pala­bras de Augus­to Mija­res, de nues­tro pri­mer ciclo de libe­ra­ción repu­bli­ca­na. Es el torren­te his­tó­ri­co del que somos here­de­ros y que nos une entra­ña­ble­men­te a Nues­tra Amé­ri­ca, y que es luz y fuer­za en nues­tra memo­ria como pue­blo: nues­tra heren­cia boli­va­ria­na.

Y en el 2011 esta­re­mos con­me­mo­ran­do, por todo lo alto, los 200 años de la Fir­ma del Acta de Inde­pen­den­cia: 200 años del naci­mien­to de nues­tra Vene­zue­la como Repú­bli­ca libre, sobe­ra­na e inde­pen­dien­te, como camino pro­pio y como sue­ño colec­ti­vo, aquel lumi­no­so 5 de julio de 1811. No es poca cosa, enton­ces, lo que vamos a con­me­mo­rar y cele­brar colec­ti­va­men­te.

Para noso­tros, 1811 encar­na una memo­ria his­tó­ri­ca acti­va y ani­ma­da por su vera­ci­dad inme­dia­ta, esto es, por su capa­ci­dad para com­pro­me­ter­nos. Es por eso que a la tesis reac­cio­na­ria de la Inde­pen­den­cia como frus­tra­ción y fra­ca­so, noso­tros le opo­ne­mos la tesis com­ba­ti­va, crea­ti­va y libe­ra­do­ra de la Inde­pen­den­cia como pro­me­sa y pro­yec­to abier­to e incon­clu­so: la Inde­pen­den­cia no ha ter­mi­na­do y es his­to­ria por hacer­se y que ya esta­mos hacien­do.

III

En los últi­mos días de diciem­bre, las cloa­cas mediá­ti­cas han pues­to a rodar una ver­sión catas­tro­fis­ta del año 2011. Véa­se, por ejem­plo, cómo se han afin­ca­do con­tra la uni­fi­ca­ción de las tasas de cam­bio en 4,30 BsF por dólar, a par­tir del 1 de enero, anun­cia­da el jue­ves 30 de diciem­bre por el Minis­tro Jor­ge Gior­da­ni: una medi­da que obe­de­ce a una sim­pli­fi­ca­ción del con­trol cam­bia­rio. Y, ¿qué es lo que dicen los apá­tri­das?: que esta­mos gene­ran­do las con­di­cio­nes para imple­men­tar un paque­ta­zo neo­li­be­ral. Se tra­ta, por supues­to, de la estra­te­gia de men­tir des­ca­ra­da­men­te para gene­rar con­fu­sión.

Hablan y hablan de infla­ción –que, por cier­to, cerró el 2010 en 26,9%: muy pero muy por deba­jo de lo que esti­ma­ban los apá­tri­das- pero elu­den refe­rir­se a la espe­cu­la­ción de la cual son res­pon­sa­bles: a la for­ma en que el capi­tal mono­pó­li­co, con Fede­cá­ma­ras a la cabe­za, infla des­me­su­ra­da­men­te los pre­cios, des­pre­cian­do la racio­na­li­dad eco­nó­mi­ca y bur­lán­do­se del pue­blo. Quie­ro adver­tír­se­los des­de ya: vamos a meter en cin­tu­ra a los espe­cu­la­do­res y no vamos a tener nin­gu­na cla­se de con­tem­pla­cio­nes con ellos.

Igual­men­te, y obe­de­cien­do a la mis­ma lógi­ca, mini­mi­zan que el des­em­pleo cerró en menos de 7% al con­cluir 2010. Y que la pobre­za sigue dis­mi­nu­yen­do osten­si­ble­men­te: la pobre­za extre­ma bajó de 7,3% a 7,1%. Son datos que hablan, por sí mis­mos, de una nue­va reali­dad nacio­nal.

Y con la Ley Habi­li­tan­te se abre un camino cier­to hacia el buen vivir, hacia la vida bue­na que todas y todos nos mere­ce­mos: vamos a for­ta­le­cer y pro­fun­di­zar la lega­li­dad revo­lu­cio­na­ria para rever­tir defi­ni­ti­va­men­te las asi­me­trías estruc­tu­ra­les y los des­equi­li­brios macro­so­cia­les que son pro­pios del mode­lo capi­ta­lis­ta.

Por cier­to, el domin­go pasa­do –y tenien­do como mar­co la soli­da­ria y fra­ter­na visi­ta del com­pa­ñe­ro Evo Mora­les a La Gua­ji­ra, esta­do Zulia- fir­ma­mos en Fuer­te Mara la pri­me­ra Ley Habi­li­tan­te: este pri­mer decre­to ley esta­ble­ce la crea­ción del Fon­do Simón Bolí­var para la recons­truc­ción de las zonas devas­ta­das por la llu­via y cuen­ta con 10 mil millo­nes de bolí­va­res en su pun­to de arran­que.

IV

Vamos a comen­zar el año 2011 al galo­pe, a toda mecha. El 2011 Bicen­te­na­rio será año de bata­lla y de vic­to­ria popu­lar.

Son ini­cuas las pre­ten­sio­nes de las fuer­zas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias: no van a impe­dir la mar­cha de nues­tro pue­blo hacia el socia­lis­mo. No les vamos a per­mi­tir que con­vier­tan al país en un caos: pido a Dios que nin­gún com­pa­trio­ta se deje lle­var por los tam­bo­res de la gue­rra de la extre­ma dere­cha.

El 2011 será el año de la con­for­ma­ción del gran Polo Patrió­ti­co: nece­si­ta­mos un gran cen­tro de luces y de acción capaz de reu­nir a todas las fuer­zas popu­la­res, más allá del PSUV.

Cier­ta­men­te, uno de los gran­des esce­na­rios de la bata­lla de 2011 será la Asam­blea Nacio­nal. La res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca de cada uno de nues­tros legis­la­do­res y legis­la­do­ras es gran­de: hay que derro­tar a los poli­ti­que­ros piti­yan­quis en el terreno de las ideas y, al mis­mo tiem­po, hay que des­pe­jar todos los obs­tácu­los para el pleno ejer­ci­cio del pue­blo legis­la­dor.

V

Este 1 de enero hemos esta­do en la toma de pose­sión de la com­pa­ñe­ra Dil­ma Rous­seff, esa infi­ni­ta lucha­do­ra, como Pre­si­den­ta de la Repú­bli­ca Fede­ra­ti­va del Bra­sil. Dil­ma encar­na la con­ti­nui­dad del camino que abrie­ra ese gran colo­so sur­ame­ri­cano lla­ma­do Luiz Inácio Lula da Sil­va: a Lula toda nues­tra admi­ra­ción y toda nues­tra gra­ti­tud por su soli­da­ri­dad y su fir­me­za; por su con­di­ción de ver­da­de­ro ami­go de Vene­zue­la y de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na.

Com­pa­trio­ta que me lees: reci­be un fuer­te abra­zo jun­to con mi deseo de un feliz año para ti y para tus seres que­ri­dos.

¡Bien­ve­ni­do y bueno seas, nue­vo año 2011 Bicen­te­na­rio!
¡Ven­ce­re­mos!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *