Temen que los suce­sos de Mur­cia se pro­pa­guen a otros luga­res- JM Alva­rez

Los recor­tes socia­les lle­va­dos a cabo por el Gobierno mur­ciano que pre­si­de el señor Val­cár­cel, han des­en­ca­de­na­do una fuer­te res­pues­ta de la pobla­ción que, en el mes de diciem­bre, lle­gó a mar­char en mani­fes­ta­ción espon­tá­nea has­ta su domi­ci­lio par­ti­cu­lar don­de arro­ja­ron hue­vos y, según Val­cár­cel, gol­pea­ron a una hija suya. Sí fue­ron incre­pa­dos y zaran­dea­dos algu­nos car­gos del PP.

Pero la agre­sión sufri­da el sába­do pasa­do por el con­se­je­ro de cul­tu­ra, han dis­pa­ra­do las alar­mas. Val­cár­cel la rela­cio­na con intere­ses par­ti­dis­tas y seña­la que los cul­pa­bles están entre sus socios del PSOE; sin embar­go ter­tu­lia­nos radia­les y tele­vi­si­vos, comien­zan a mos­trar­se alar­ma­dos, citan a gru­pos anti­sis­te­mas y hablan de que en las redes socia­les se están hacien­do lla­ma­mien­tos “a la revo­lu­ción”. En defi­ni­ti­va, temen que lo que sur­gió como un enfren­ta­mien­to por la pol­tro­na, se con­vier­ta en algo más.
Todo apun­ta a que están inquie­tos ante la posi­bi­li­dad de que Mur­cia se con­vier­ta en una espe­cie de peque­ña Túnez, y pun­ta de lan­za que pro­pa­gue el des­con­ten­to gene­ra­li­za­do a otras regio­nes del Esta­do; por tan­to cla­man que Madrid actúe con mano dura ante lo suce­di­do. Saben que en esa Comu­ni­dad exis­ten gru­pos de ciu­da­da­nos que comien­zan a orga­ni­zar­se en pla­ta­for­mas para defen­der­se de los des­ma­nes de ban­que­ros, polí­ti­cos y rate­ros de guan­te blan­co que han esquil­ma­do las arcas públi­cas.
Por esa razón el minis­tro de la Pre­si­den­cia, el “socia­lis­ta” Ramón Jáu­re­gui, ha con­de­na­do la agre­sión con­tra el con­se­je­ro dicien­do que «nun­ca nada jus­ti­fi­ca que nadie agre­da a nadie, y menos a un car­go públi­co». Es decir, quie­nes no sean car­gos públi­cos son ciu­da­da­nos de segun­da y, en con­se­cuen­cia, suje­tos de la repre­sión “demo­crá­ti­ca”. Más cla­ro, agua.

En la ima­gen, Val­cár­cel jun­to a Espe­ran­za Agui­rre, otra que bai­la el mis­mo son que Zapa­te­ro y com­pa­ñia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *