¿Por qué se mar­chó Hiz­bu­lá? ¿Qué será lo pró­xi­mo en Líbano? – Fran­klin Lamb

En caso de que nadie se hubie­ra dado cuen­ta, la admi­nis­tra­ción Oba­ma aca­ba de rega­lar­le el Líbano a Irán. Washing­ton le ha obse­quia­do con ante­rio­ri­dad con Iraq, Afga­nis­tán, el Gol­fo y Pakis­tán. ¿Podría estar más cla­ro que la mejor baza estra­té­gi­ca de Irán es el some­ti­mien­to de Esta­dos Uni­dos a Israel? Para Irán, el estran­gu­la­mien­to que Israel ejer­ce sobre el gobierno esta­dou­ni­den­se es el rega­lo que no cesa de reci­bir.” Con su comen­ta­rio, mi vecino, el Emba­ja­dor liba­nés por los Dere­chos Huma­nos Ali Jalil, decla­ra­ba que la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se en la región se des­li­za­ba veloz­men­te cues­ta aba­jo y que la manio­bra polí­ti­ca de ayer en el Líbano podía ace­le­rar la reti­ra­da esta­dou­ni­den­se.

Pare­cía que mis otros veci­nos del sur de Bei­rut se habían ido pron­to a la cama la noche ante­rior tras los acon­te­ci­mien­tos del día que tuvo que sopor­tar el des­bor­da­do gobierno del Líbano que EEUU, Israel y Ara­bia Sau­dí apo­yan. Algu­nos, como mis com­pa­ñe­ros de cuar­to esta­dou­ni­den­ses y liba­ne­ses esta­ban pre­pa­ran­do rápi­das eva­cua­cio­nes para el caso de que nues­tros chi­cos de Hiz­bu­lá que vigi­lan el barrio toca­ran con su espe­cial lla­ma­da a nues­tra puer­ta. Dos gol­pes rápi­dos y el gri­to de “¡Yala!” (¡Vamos!), y sería el momen­to de diri­gir­nos hacia el nor­te a toda velo­ci­dad sin mirar atrás. La cau­sa que moti­va­ría esos hechos sería por­que, como mucha gen­te aquí, algu­nos de mis veci­nos temen que Israel pue­da uti­li­zar esta últi­ma cri­sis de gobierno para inva­dir de nue­vo el Líbano.

Ayer, tuvi­mos la elec­tri­ci­dad (e Inter­net) del “gobierno” cor­ta­da des­de las diez de la maña­na has­ta las dos de la tar­de y, de nue­vo, des­de las seis de la tar­de has­ta media­no­che. Al menos diez horas de cor­tes dia­rios de elec­tri­ci­dad es la nor­ma al sur y al nor­te del dis­tri­to “chic” pro-esta­dou­ni­den­se y sau­dí de Ham­ra, don­de sólo sufren cor­tes de luz de tres horas, o menos, de dura­ción al día. El hecho de pasar mon­to­nes de horas a la luz de las velas con­si­guió pro­ba­ble­men­te que los rumo­res sona­ran aún más inquie­tan­tes. “Las fuer­zas arma­das del Líbano, Hiz­bu­lá y sus alia­dos, Tur­quía, Siria, Jor­da­nia, Israel e Irán están en aler­ta mili­tar. ¡Los esta­dou­ni­den­ses pue­den enviar bata­llo­nes des­de Iraq!”, cuchi­cheó el joven que tra­ba­ja en la tien­da de tele­fo­nía cer­ca­na a mi piso. No pude dejar de ano­tar que algu­nos de los jóve­nes que nor­mal­men­te pasan el tiem­po sobre nues­tro capó se habían eva­po­ra­do. Inclu­so el chi­co de la tien­da de tele­fo­nía se impa­cien­tó con­mi­go cuan­do qui­se recar­gar mi telé­fono, “Por favor, dese pri­sa”, dijo, “ten­go una cita y nece­si­to cerrar la tien­da”.

El ase­si­na­to del Pri­mer Minis­tro Rafik Hari­ri

La actual cri­sis del gobierno liba­nés tie­ne sus orí­ge­nes en el 14 de febre­ro de 2005, Día de San Valen­tín, fecha del ase­si­na­to del pri­mer minis­tro del Líbano Rafic Hari­ri y vein­te per­so­nas más. La admi­nis­tra­ción Bush decla­ró que Siria era res­pon­sa­ble del mis­mo y vio en ello una opor­tu­ni­dad para for­zar al régi­men de Asad a reti­rar su amis­tad al enemi­go de Washing­ton en la región, Irán, y para poner fin a su apo­yo a la Resis­ten­cia Nacio­nal Liba­ne­sa diri­gi­da por Hiz­bu­lá.

Uno de los abo­ga­dos del Depar­ta­men­to de la Secre­ta­ria de Esta­do Con­do­lee­za Rice apa­re­ció con la idea de uti­li­zar el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das para cons­ti­tuir un Tri­bu­nal Espe­cial para el Líbano (STL, por sus siglas en inglés) para juz­gar a los ase­si­nos de Hari­ri y macha­car a Siria has­ta que se mos­tra­ra mejor dis­pues­ta hacia los pla­nes de Israel y EEUU para la región.

Lo que no se tuvo en cuen­ta en ese momen­to, aun­que más tar­de se con­vir­tió en un rega­lo del cie­lo des­de los pun­tos de vis­ta de Israel y la admi­nis­tra­ción Bush, fue que el Tri­bu­nal pudie­ra fil­trar infor­ma­ción en la que se afir­ma­ba que miem­bros de Hiz­bu­lá podrían estar impli­ca­dos tam­bién en el ase­si­na­to. Casi sin poder creer que tuvie­ran tan­ta bue­na suer­te, Israel y EEUU cam­bia­ron brus­ca­men­te de direc­ción y deci­die­ron uti­li­zar el recién for­ma­do Tri­bu­nal Espe­cial para el Líbano para des­ha­cer­se de Hiz­bu­lá de una vez por todas, así como para corre­gir la con­duc­ta de Siria, en la creen­cia que tam­bién el gobierno sirio apa­re­ce­ría invo­lu­cra­do.

Las pre­sio­nes con­tra Hiz­bu­lá hicie­ron que el par­ti­do con­de­na­ra lo que afir­ma son tes­ti­mo­nios de fal­sos tes­ti­gos e ins­ta­ra fir­me­men­te al gobierno liba­nés a abrir un caso con­tra esos tes­ti­gos y a no per­mi­tir que el STL, que él y otros pen­sa­ban se había fatal­men­te poli­ti­za­do, pre­ci­pi­ta­ra una sen­ten­cia con la coope­ra­ción del gobierno liba­nés. Los adver­sa­rios de Hiz­bu­lá elo­gia­ron al Tri­bu­nal sin impor­tar­les que la esta­bi­li­dad del Líbano se vie­ra en peli­gro. Des­pués de casi cator­ce meses inten­tan­do con­se­guir que el gobierno de Saad Hari­ri recon­si­de­ra­ra seria­men­te sus posi­cio­nes sobre el STL, la opo­si­ción diri­gi­da por Hiz­bu­lá dio un ulti­má­tum a la mayo­ría: o se con­vo­ca­ba una reu­nión el 12 de enero de 2011 para dis­cu­tir la actua­ción del STL o los miem­bros en el gabi­ne­te de la opo­si­ción dimi­ti­rían. Lo que Hiz­bu­lá y sus alia­dos que­rían era que el Pri­mer Minis­tro Hari­ri con­vo­ca­ra una sesión del gabi­ne­te para con­si­de­rar si se sus­pen­día el pago de la cuo­ta liba­ne­sa de un 49% en la finan­cia­ción del STL, se reti­ra­ban los jue­ces liba­ne­ses del Tri­bu­nal, con­si­de­ran­do ter­mi­na­da toda la coope­ra­ción con el STL, y se enjui­cia­ba a los “fal­sos tes­ti­gos” vin­cu­la­dos con la inves­ti­ga­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre el ase­si­na­to de Rafik Hari­ri.

Bajos enor­mes pre­sio­nes de Washing­ton, París y Riad, Saad se negó a con­vo­car­la. La opo­si­ción dimi­tió rápi­da­men­te. En vir­tud del artícu­lo 69 de la Cons­ti­tu­ción Liba­ne­sa, la dimi­sión de la ter­ce­ra par­te más uno de los miem­bros del gabi­ne­te pro­vo­ca auto­má­ti­ca­men­te la caí­da de los 30 inte­gran­tes del gobierno. Era la pri­me­ra vez, en la tur­bu­len­ta his­to­ria polí­ti­ca del Líbano, que un gobierno se derrum­ba­ba bajo la pre­sión de las dimi­sio­nes de una ter­ce­ra par­te más uno de sus miem­bros.

Para ase­gu­rar la dimi­sión del oncea­vo gabi­ne­te, ade­más de los diez de Hiz­bu­lá, y derro­car al gobierno pro-esta­dou­ni­den­se, Hus­sein Jalil, bra­zo dere­cho del Secre­ta­rio Gene­ral de Hiz­bu­lá Hasan Nas­ra­llah, lla­mó a la per­so­na desig­na­da en el gabi­ne­te del Pre­si­den­te Sulei­man, Say­yed Hus­sein. Al pare­cer Jalil le tras­mi­tió los salu­dos de Nas­ra­llah y la espe­ran­za en que Hus­sein toma­ra las deci­sio­nes en vir­tud de su con­cien­cia. Hus­sein dimi­tió a con­ti­nua­ción y el Pre­mier Hari­ri ter­mi­nó sen­ta­do con el Pre­si­den­te Oba­ma en la Casa Blan­ca.

¿Qué impli­ca a cor­to pla­zo el derro­ca­mien­to del gobierno de Hari­ri?

Los acto­res regio­na­les reac­cio­na­ron más o menos de for­ma pre­de­ci­ble, EEUU acu­só a Irán, Siria y Hiz­bu­lá de “chan­ta­je”, los fran­ce­ses advir­tie­ron a Siria que se la haría res­pon­sa­ble si se pro­du­cía vio­len­cia en Líbano y los bri­tá­ni­cos avi­sa­ron de peli­gros a lar­go pla­zo. El Secre­ta­rio del Foreign Offi­ce bri­tá­ni­co William Hague dijo en un comu­ni­ca­do: “Este es un desa­rro­llo extre­ma­da­men­te serio que podría tener gra­ves impli­ca­cio­nes para el Líbano y la esta­bi­li­dad regio­nal”. Un diplo­má­ti­co bri­tá­ni­co aña­dió a últi­ma hora esta tar­de: “¡Cie­lo San­to! ¿Cómo vamos a poder resol­ver un pro­ble­ma así a cor­to pla­zo?”

Los fun­cio­na­rios del Minis­te­rio de Exte­rio­res israe­lí dije­ron que “esta­ban siguien­do cui­da­do­sa­men­te los acon­te­ci­mien­tos” en el Líbano tras las dimi­sio­nes y que “los liba­ne­ses com­pren­dían que un inten­to de los extre­mis­tas para alte­rar la paz podía resul­tar una apues­ta arries­ga­da”, según el Canal 10 de la tele­vi­sión israe­lí. A Israel le están acu­san­do en estos momen­tos en el Líbano de inten­tar pro­vo­car el enfren­ta­mien­to y sacar pro­ve­cho de la cri­sis de gobierno. Ayer, tras secues­trar a Shar­bel Joury, un pas­tor de cer­ca de Rmeish (fue libe­ra­do 24 horas des­pués), la mari­na israe­lí pene­tró en aguas liba­ne­sas a lo lar­go de la cos­ta. Esta tar­de (13.1.11), los avio­nes de com­ba­te israe­líes sobre­vo­la­ron Baal­bek, Naba­ti­yeh y Mar­ja­youn. Estas incur­sio­nes cons­ti­tu­yen las 7.269 y la 7.270 vez que se vio­la­ba la sobe­ra­nía terri­to­rial del Líbano des­de que en agos­to de 2006, el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU adop­tó la Reso­lu­ción 1701 orde­nan­do que salie­ran del Líbano. Diver­sas pro­tes­tas por par­te de UNIFIL y las Nacio­nes Uni­das no tuvie­ron efec­to sobre Israel mien­tras Washing­ton con­ti­núa en esta­do de total mudez sobre la cues­tión de las vio­la­cio­nes israe­líes de la sobe­ra­nía liba­ne­sa.

Jebran Basil, miem­bro del Movi­mien­to Patrió­ti­co Libre (MPL) y par­ti­da­rio de Hiz­bu­lá, que era has­ta ayer Minis­tro de Ener­gía, cul­pó a Washing­ton del hecho de que los esfuer­zos sirios y sau­díes para impe­dir las dimi­sio­nes hubie­ran lle­ga­do a un pun­to muer­to. “La otra par­te se incli­nó ante las pre­sio­nes exter­nas, sobre todo de EEUU, hacien­do caso omi­so de los deseos y con­se­jos de las par­tes sau­dí y siria”, dijo Basil.

Por su par­te, el diri­gen­te del Par­ti­do Socia­lis­ta Pro­gre­sis­ta (PSP), Walid Jum­blatt, pare­cía estar de acuer­do con el MPL y atri­bu­yó el fra­ca­so de los esfuer­zos de media­ción de Siria y Ara­bia Sau­dí a las “fuer­zas oscu­ras”, alu­dien­do a las prin­ci­pa­les poten­cias occi­den­ta­les. “Pare­ce que las fuer­zas oscu­ras se han invo­lu­cra­do y frus­tra­do una ini­cia­ti­va sirio-sau­dí que habría blo­quea­do las con­se­cuen­cias nega­ti­vas de la sen­ten­cia del STL”.

El líder de las Fuer­zas Liba­ne­sas Samir Gea­gea acu­só al rival cam­po del 8 de Mar­zo de bus­car lo que deno­mi­nó pode­res “de esti­lo esta­li­nis­ta”, acu­sán­do­les de “inten­tar apro­piar­se de las pre­rro­ga­ti­vas del pre­si­den­te y del pri­mer minis­tro”.

¿Qué le espe­ra aho­ra a Hiz­bu­lá?

La opo­si­ción diri­gi­da por Hiz­bu­lá, como con­se­cuen­cia de las últi­mas elec­cio­nes, tie­ne una mayo­ría de 128 miem­bros en el Par­la­men­to, lo que le per­mi­te nom­brar un can­di­da­to pro­pio para pri­mer minis­tro duran­te las con­sul­tas par­la­men­ta­rias vin­cu­lan­tes que el pre­si­den­te anun­cia­rá pron­to. El medio­día del 13.1.11, el líder del blo­que de Hiz­bu­lá, Moham­med Raad, anun­ció que la opo­si­ción nom­bra­rá a “una per­so­na­li­dad con una his­to­ria de resis­ten­cia nacio­nal para enca­be­zar el nue­vo gobierno”. Algu­nos están espe­cu­lan­do en que Hiz­bu­lá podría pro­po­ner al vie­jo líder sun­ní Omar Kara­mi, un diri­gen­te mode­ra­do y modes­to que cuen­ta con fir­me apo­yo popu­lar, de los pro­gre­sis­tas y de Siria.

Cual­quie­ra que sea lo que deci­da hacer Hiz­bu­lá, bien pue­de tomar­se su tiem­po mien­tras con­si­de­ra las prin­ci­pa­les res­pon­sa­bi­li­da­des que podría asu­mir el movi­mien­to de la resis­ten­cia si deci­de gober­nar el Líbano. Algu­nos de sus par­ti­da­rios están ins­tan­do a Hiz­bu­lá a que acep­te el inmen­so desa­fío y pon­ga en mar­cha su Mani­fes­to de 2009 y el con­te­ni­do de sus recien­tes pla­ta­for­mas polí­ti­cas y pon­ga fin a la corrup­ción mafio­sa exis­ten­te entre algu­nos de los diri­gen­tes polí­ti­cos del Líbano. Varias ONG de la socie­dad civil liba­ne­sa están pidién­do­le a Hiz­bu­lá que se intere­se más por el cada vez más frá­gil medio ambien­te liba­nés, que arre­gle de una vez por todas los gra­ves pro­ble­mas de agua, elec­tri­ci­dad e infra­es­truc­tu­ras que sufre el Líbano y que per­mi­ta que el pue­blo liba­nés deci­da si Hiz­bu­lá es fiel a su cau­sa y garan­ti­ce su futu­ro apo­yo elec­to­ral.

Hay otros que tam­bién con­ti­núan pre­sio­nan­do al par­ti­do para que pon­ga fin de inme­dia­to a una de las mayo­res ver­güen­zas ára­bes y liba­ne­sas y garan­ti­ce a los refu­gia­dos pales­ti­nos el man­da­to inter­na­cio­nal de dere­chos civi­les bási­cos, entre ellos el dere­cho al tra­ba­jo y a poder tener la pro­pie­dad de una casa. Si Hiz­bu­lá lide­ra el gobierno, las pers­pec­ti­vas pales­ti­nas de con­se­guir esos dere­chos ele­men­ta­les serán mucho más lumi­no­sas.


* Fran­klin Lamb es autor de “The Pri­ce We Pay: A Quar­ter Cen­tury of Israel’s use of Ame­ri­can Weapon’s against Leba­non” (1978−2006). Pue­de con­tac­tar­se con él en: [email protected]​gmail.​com

Coun­ter­Punch. Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Sin­fo Fer­nán­dez

En caso de que nadie se hubie­ra dado cuen­ta, la admi­nis­tra­ción Oba­ma aca­ba de rega­lar­le el Líbano a Irán. Washing­ton le ha obse­quia­do con ante­rio­ri­dad con Iraq, Afga­nis­tán, el Gol­fo y Pakis­tán. ¿Podría estar más cla­ro que la mejor baza estra­té­gi­ca de Irán es el some­ti­mien­to de Esta­dos Uni­dos a Israel? Para Irán, el estran­gu­la­mien­to que Israel ejer­ce sobre el gobierno esta­dou­ni­den­se es el rega­lo que no cesa de reci­bir.” Con su comen­ta­rio, mi vecino, el Emba­ja­dor liba­nés por los Dere­chos Huma­nos Ali Jalil, decla­ra­ba que la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se en la región se des­li­za­ba veloz­men­te cues­ta aba­jo y que la manio­bra polí­ti­ca de ayer en el Líbano podía ace­le­rar la reti­ra­da esta­dou­ni­den­se.

Pare­cía que mis otros veci­nos del sur de Bei­rut se habían ido pron­to a la cama la noche ante­rior tras los acon­te­ci­mien­tos del día que tuvo que sopor­tar el des­bor­da­do gobierno del Líbano que EEUU, Israel y Ara­bia Sau­dí apo­yan. Algu­nos, como mis com­pa­ñe­ros de cuar­to esta­dou­ni­den­ses y liba­ne­ses esta­ban pre­pa­ran­do rápi­das eva­cua­cio­nes para el caso de que nues­tros chi­cos de Hiz­bu­lá que vigi­lan el barrio toca­ran con su espe­cial lla­ma­da a nues­tra puer­ta. Dos gol­pes rápi­dos y el gri­to de “¡Yala!” (¡Vamos!), y sería el momen­to de diri­gir­nos hacia el nor­te a toda velo­ci­dad sin mirar atrás. La cau­sa que moti­va­ría esos hechos sería por­que, como mucha gen­te aquí, algu­nos de mis veci­nos temen que Israel pue­da uti­li­zar esta últi­ma cri­sis de gobierno para inva­dir de nue­vo el Líbano.

Ayer, tuvi­mos la elec­tri­ci­dad (e Inter­net) del “gobierno” cor­ta­da des­de las diez de la maña­na has­ta las dos de la tar­de y, de nue­vo, des­de las seis de la tar­de has­ta media­no­che. Al menos diez horas de cor­tes dia­rios de elec­tri­ci­dad es la nor­ma al sur y al nor­te del dis­tri­to “chic” pro-esta­dou­ni­den­se y sau­dí de Ham­ra, don­de sólo sufren cor­tes de luz de tres horas, o menos, de dura­ción al día. El hecho de pasar mon­to­nes de horas a la luz de las velas con­si­guió pro­ba­ble­men­te que los rumo­res sona­ran aún más inquie­tan­tes. “Las fuer­zas arma­das del Líbano, Hiz­bu­lá y sus alia­dos, Tur­quía, Siria, Jor­da­nia, Israel e Irán están en aler­ta mili­tar. ¡Los esta­dou­ni­den­ses pue­den enviar bata­llo­nes des­de Iraq!”, cuchi­cheó el joven que tra­ba­ja en la tien­da de tele­fo­nía cer­ca­na a mi piso. No pude dejar de ano­tar que algu­nos de los jóve­nes que nor­mal­men­te pasan el tiem­po sobre nues­tro capó se habían eva­po­ra­do. Inclu­so el chi­co de la tien­da de tele­fo­nía se impa­cien­tó con­mi­go cuan­do qui­se recar­gar mi telé­fono, “Por favor, dese pri­sa”, dijo, “ten­go una cita y nece­si­to cerrar la tien­da”.

El ase­si­na­to del Pri­mer Minis­tro Rafik Hari­ri

La actual cri­sis del gobierno liba­nés tie­ne sus orí­ge­nes en el 14 de febre­ro de 2005, Día de San Valen­tín, fecha del ase­si­na­to del pri­mer minis­tro del Líbano Rafic Hari­ri y vein­te per­so­nas más. La admi­nis­tra­ción Bush decla­ró que Siria era res­pon­sa­ble del mis­mo y vio en ello una opor­tu­ni­dad para for­zar al régi­men de Asad a reti­rar su amis­tad al enemi­go de Washing­ton en la región, Irán, y para poner fin a su apo­yo a la Resis­ten­cia Nacio­nal Liba­ne­sa diri­gi­da por Hiz­bu­lá.

Uno de los abo­ga­dos del Depar­ta­men­to de la Secre­ta­ria de Esta­do Con­do­lee­za Rice apa­re­ció con la idea de uti­li­zar el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das para cons­ti­tuir un Tri­bu­nal Espe­cial para el Líbano (STL, por sus siglas en inglés) para juz­gar a los ase­si­nos de Hari­ri y macha­car a Siria has­ta que se mos­tra­ra mejor dis­pues­ta hacia los pla­nes de Israel y EEUU para la región.

Lo que no se tuvo en cuen­ta en ese momen­to, aun­que más tar­de se con­vir­tió en un rega­lo del cie­lo des­de los pun­tos de vis­ta de Israel y la admi­nis­tra­ción Bush, fue que el Tri­bu­nal pudie­ra fil­trar infor­ma­ción en la que se afir­ma­ba que miem­bros de Hiz­bu­lá podrían estar impli­ca­dos tam­bién en el ase­si­na­to. Casi sin poder creer que tuvie­ran tan­ta bue­na suer­te, Israel y EEUU cam­bia­ron brus­ca­men­te de direc­ción y deci­die­ron uti­li­zar el recién for­ma­do Tri­bu­nal Espe­cial para el Líbano para des­ha­cer­se de Hiz­bu­lá de una vez por todas, así como para corre­gir la con­duc­ta de Siria, en la creen­cia que tam­bién el gobierno sirio apa­re­ce­ría invo­lu­cra­do.

Las pre­sio­nes con­tra Hiz­bu­lá hicie­ron que el par­ti­do con­de­na­ra lo que afir­ma son tes­ti­mo­nios de fal­sos tes­ti­gos e ins­ta­ra fir­me­men­te al gobierno liba­nés a abrir un caso con­tra esos tes­ti­gos y a no per­mi­tir que el STL, que él y otros pen­sa­ban se había fatal­men­te poli­ti­za­do, pre­ci­pi­ta­ra una sen­ten­cia con la coope­ra­ción del gobierno liba­nés. Los adver­sa­rios de Hiz­bu­lá elo­gia­ron al Tri­bu­nal sin impor­tar­les que la esta­bi­li­dad del Líbano se vie­ra en peli­gro. Des­pués de casi cator­ce meses inten­tan­do con­se­guir que el gobierno de Saad Hari­ri recon­si­de­ra­ra seria­men­te sus posi­cio­nes sobre el STL, la opo­si­ción diri­gi­da por Hiz­bu­lá dio un ulti­má­tum a la mayo­ría: o se con­vo­ca­ba una reu­nión el 12 de enero de 2011 para dis­cu­tir la actua­ción del STL o los miem­bros en el gabi­ne­te de la opo­si­ción dimi­ti­rían. Lo que Hiz­bu­lá y sus alia­dos que­rían era que el Pri­mer Minis­tro Hari­ri con­vo­ca­ra una sesión del gabi­ne­te para con­si­de­rar si se sus­pen­día el pago de la cuo­ta liba­ne­sa de un 49% en la finan­cia­ción del STL, se reti­ra­ban los jue­ces liba­ne­ses del Tri­bu­nal, con­si­de­ran­do ter­mi­na­da toda la coope­ra­ción con el STL, y se enjui­cia­ba a los “fal­sos tes­ti­gos” vin­cu­la­dos con la inves­ti­ga­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre el ase­si­na­to de Rafik Hari­ri.

Bajos enor­mes pre­sio­nes de Washing­ton, París y Riad, Saad se negó a con­vo­car­la. La opo­si­ción dimi­tió rápi­da­men­te. En vir­tud del artícu­lo 69 de la Cons­ti­tu­ción Liba­ne­sa, la dimi­sión de la ter­ce­ra par­te más uno de los miem­bros del gabi­ne­te pro­vo­ca auto­má­ti­ca­men­te la caí­da de los 30 inte­gran­tes del gobierno. Era la pri­me­ra vez, en la tur­bu­len­ta his­to­ria polí­ti­ca del Líbano, que un gobierno se derrum­ba­ba bajo la pre­sión de las dimi­sio­nes de una ter­ce­ra par­te más uno de sus miem­bros.

Para ase­gu­rar la dimi­sión del oncea­vo gabi­ne­te, ade­más de los diez de Hiz­bu­lá, y derro­car al gobierno pro-esta­dou­ni­den­se, Hus­sein Jalil, bra­zo dere­cho del Secre­ta­rio Gene­ral de Hiz­bu­lá Hasan Nas­ra­llah, lla­mó a la per­so­na desig­na­da en el gabi­ne­te del Pre­si­den­te Sulei­man, Say­yed Hus­sein. Al pare­cer Jalil le tras­mi­tió los salu­dos de Nas­ra­llah y la espe­ran­za en que Hus­sein toma­ra las deci­sio­nes en vir­tud de su con­cien­cia. Hus­sein dimi­tió a con­ti­nua­ción y el Pre­mier Hari­ri ter­mi­nó sen­ta­do con el Pre­si­den­te Oba­ma en la Casa Blan­ca.

¿Qué impli­ca a cor­to pla­zo el derro­ca­mien­to del gobierno de Hari­ri?

Los acto­res regio­na­les reac­cio­na­ron más o menos de for­ma pre­de­ci­ble, EEUU acu­só a Irán, Siria y Hiz­bu­lá de “chan­ta­je”, los fran­ce­ses advir­tie­ron a Siria que se la haría res­pon­sa­ble si se pro­du­cía vio­len­cia en Líbano y los bri­tá­ni­cos avi­sa­ron de peli­gros a lar­go pla­zo. El Secre­ta­rio del Foreign Offi­ce bri­tá­ni­co William Hague dijo en un comu­ni­ca­do: “Este es un desa­rro­llo extre­ma­da­men­te serio que podría tener gra­ves impli­ca­cio­nes para el Líbano y la esta­bi­li­dad regio­nal”. Un diplo­má­ti­co bri­tá­ni­co aña­dió a últi­ma hora esta tar­de: “¡Cie­lo San­to! ¿Cómo vamos a poder resol­ver un pro­ble­ma así a cor­to pla­zo?”

Los fun­cio­na­rios del Minis­te­rio de Exte­rio­res israe­lí dije­ron que “esta­ban siguien­do cui­da­do­sa­men­te los acon­te­ci­mien­tos” en el Líbano tras las dimi­sio­nes y que “los liba­ne­ses com­pren­dían que un inten­to de los extre­mis­tas para alte­rar la paz podía resul­tar una apues­ta arries­ga­da”, según el Canal 10 de la tele­vi­sión israe­lí. A Israel le están acu­san­do en estos momen­tos en el Líbano de inten­tar pro­vo­car el enfren­ta­mien­to y sacar pro­ve­cho de la cri­sis de gobierno. Ayer, tras secues­trar a Shar­bel Joury, un pas­tor de cer­ca de Rmeish (fue libe­ra­do 24 horas des­pués), la mari­na israe­lí pene­tró en aguas liba­ne­sas a lo lar­go de la cos­ta. Esta tar­de (13.1.11), los avio­nes de com­ba­te israe­líes sobre­vo­la­ron Baal­bek, Naba­ti­yeh y Mar­ja­youn. Estas incur­sio­nes cons­ti­tu­yen las 7.269 y la 7.270 vez que se vio­la­ba la sobe­ra­nía terri­to­rial del Líbano des­de que en agos­to de 2006, el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU adop­tó la Reso­lu­ción 1701 orde­nan­do que salie­ran del Líbano. Diver­sas pro­tes­tas por par­te de UNIFIL y las Nacio­nes Uni­das no tuvie­ron efec­to sobre Israel mien­tras Washing­ton con­ti­núa en esta­do de total mudez sobre la cues­tión de las vio­la­cio­nes israe­líes de la sobe­ra­nía liba­ne­sa.

Jebran Basil, miem­bro del Movi­mien­to Patrió­ti­co Libre (MPL) y par­ti­da­rio de Hiz­bu­lá, que era has­ta ayer Minis­tro de Ener­gía, cul­pó a Washing­ton del hecho de que los esfuer­zos sirios y sau­díes para impe­dir las dimi­sio­nes hubie­ran lle­ga­do a un pun­to muer­to. “La otra par­te se incli­nó ante las pre­sio­nes exter­nas, sobre todo de EEUU, hacien­do caso omi­so de los deseos y con­se­jos de las par­tes sau­dí y siria”, dijo Basil.

Por su par­te, el diri­gen­te del Par­ti­do Socia­lis­ta Pro­gre­sis­ta (PSP), Walid Jum­blatt, pare­cía estar de acuer­do con el MPL y atri­bu­yó el fra­ca­so de los esfuer­zos de media­ción de Siria y Ara­bia Sau­dí a las “fuer­zas oscu­ras”, alu­dien­do a las prin­ci­pa­les poten­cias occi­den­ta­les. “Pare­ce que las fuer­zas oscu­ras se han invo­lu­cra­do y frus­tra­do una ini­cia­ti­va sirio-sau­dí que habría blo­quea­do las con­se­cuen­cias nega­ti­vas de la sen­ten­cia del STL”.

El líder de las Fuer­zas Liba­ne­sas Samir Gea­gea acu­só al rival cam­po del 8 de Mar­zo de bus­car lo que deno­mi­nó pode­res “de esti­lo esta­li­nis­ta”, acu­sán­do­les de “inten­tar apro­piar­se de las pre­rro­ga­ti­vas del pre­si­den­te y del pri­mer minis­tro”.

¿Qué le espe­ra aho­ra a Hiz­bu­lá?

La opo­si­ción diri­gi­da por Hiz­bu­lá, como con­se­cuen­cia de las últi­mas elec­cio­nes, tie­ne una mayo­ría de 128 miem­bros en el Par­la­men­to, lo que le per­mi­te nom­brar un can­di­da­to pro­pio para pri­mer minis­tro duran­te las con­sul­tas par­la­men­ta­rias vin­cu­lan­tes que el pre­si­den­te anun­cia­rá pron­to. El medio­día del 13.1.11, el líder del blo­que de Hiz­bu­lá, Moham­med Raad, anun­ció que la opo­si­ción nom­bra­rá a “una per­so­na­li­dad con una his­to­ria de resis­ten­cia nacio­nal para enca­be­zar el nue­vo gobierno”. Algu­nos están espe­cu­lan­do en que Hiz­bu­lá podría pro­po­ner al vie­jo líder sun­ní Omar Kara­mi, un diri­gen­te mode­ra­do y modes­to que cuen­ta con fir­me apo­yo popu­lar, de los pro­gre­sis­tas y de Siria.

Cual­quie­ra que sea lo que deci­da hacer Hiz­bu­lá, bien pue­de tomar­se su tiem­po mien­tras con­si­de­ra las prin­ci­pa­les res­pon­sa­bi­li­da­des que podría asu­mir el movi­mien­to de la resis­ten­cia si deci­de gober­nar el Líbano. Algu­nos de sus par­ti­da­rios están ins­tan­do a Hiz­bu­lá a que acep­te el inmen­so desa­fío y pon­ga en mar­cha su Mani­fes­to de 2009 y el con­te­ni­do de sus recien­tes pla­ta­for­mas polí­ti­cas y pon­ga fin a la corrup­ción mafio­sa exis­ten­te entre algu­nos de los diri­gen­tes polí­ti­cos del Líbano. Varias ONG de la socie­dad civil liba­ne­sa están pidién­do­le a Hiz­bu­lá que se intere­se más por el cada vez más frá­gil medio ambien­te liba­nés, que arre­gle de una vez por todas los gra­ves pro­ble­mas de agua, elec­tri­ci­dad e infra­es­truc­tu­ras que sufre el Líbano y que per­mi­ta que el pue­blo liba­nés deci­da si Hiz­bu­lá es fiel a su cau­sa y garan­ti­ce su futu­ro apo­yo elec­to­ral.

Hay otros que tam­bién con­ti­núan pre­sio­nan­do al par­ti­do para que pon­ga fin de inme­dia­to a una de las mayo­res ver­güen­zas ára­bes y liba­ne­sas y garan­ti­ce a los refu­gia­dos pales­ti­nos el man­da­to inter­na­cio­nal de dere­chos civi­les bási­cos, entre ellos el dere­cho al tra­ba­jo y a poder tener la pro­pie­dad de una casa. Si Hiz­bu­lá lide­ra el gobierno, las pers­pec­ti­vas pales­ti­nas de con­se­guir esos dere­chos ele­men­ta­les serán mucho más lumi­no­sas.


* Fran­klin Lamb es autor de “The Pri­ce We Pay: A Quar­ter Cen­tury of Israel’s use of Ame­ri­can Weapon’s against Leba­non” (1978−2006). Pue­de con­tac­tar­se con él en: [email protected]​gmail.​com

Coun­ter­Punch. Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Sin­fo Fer­nán­dez

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *