¿Por qué se mar­chó Hiz­bu­lá? ¿Qué será lo pró­xi­mo en Líbano? – Fran­klin Lamb

En caso de que nadie se hubie­ra dado cuen­ta, la admi­nis­tra­ción Oba­ma aca­ba de rega­lar­le el Líbano a Irán. Washing­ton le ha obse­quia­do con ante­rio­ri­dad con Iraq, Afga­nis­tán, el Gol­fo y Pakis­tán. ¿Podría estar más cla­ro que la mejor baza estra­té­gi­ca de Irán es el some­ti­mien­to de Esta­dos Uni­dos a Israel? Para Irán, el estran­gu­la­mien­to que Israel ejer­ce sobre el gobierno esta­dou­ni­den­se es el rega­lo que no cesa de reci­bir.” Con su comen­ta­rio, mi vecino, el Emba­ja­dor liba­nés por los Dere­chos Huma­nos Ali Jalil, decla­ra­ba que la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se en la región se des­li­za­ba veloz­men­te cues­ta aba­jo y que la manio­bra polí­ti­ca de ayer en el Líbano podía ace­le­rar la reti­ra­da estadounidense.

Pare­cía que mis otros veci­nos del sur de Bei­rut se habían ido pron­to a la cama la noche ante­rior tras los acon­te­ci­mien­tos del día que tuvo que sopor­tar el des­bor­da­do gobierno del Líbano que EEUU, Israel y Ara­bia Sau­dí apo­yan. Algu­nos, como mis com­pa­ñe­ros de cuar­to esta­dou­ni­den­ses y liba­ne­ses esta­ban pre­pa­ran­do rápi­das eva­cua­cio­nes para el caso de que nues­tros chi­cos de Hiz­bu­lá que vigi­lan el barrio toca­ran con su espe­cial lla­ma­da a nues­tra puer­ta. Dos gol­pes rápi­dos y el gri­to de “¡Yala!” (¡Vamos!), y sería el momen­to de diri­gir­nos hacia el nor­te a toda velo­ci­dad sin mirar atrás. La cau­sa que moti­va­ría esos hechos sería por­que, como mucha gen­te aquí, algu­nos de mis veci­nos temen que Israel pue­da uti­li­zar esta últi­ma cri­sis de gobierno para inva­dir de nue­vo el Líbano.

Ayer, tuvi­mos la elec­tri­ci­dad (e Inter­net) del “gobierno” cor­ta­da des­de las diez de la maña­na has­ta las dos de la tar­de y, de nue­vo, des­de las seis de la tar­de has­ta media­no­che. Al menos diez horas de cor­tes dia­rios de elec­tri­ci­dad es la nor­ma al sur y al nor­te del dis­tri­to “chic” pro-esta­dou­ni­den­se y sau­dí de Ham­ra, don­de sólo sufren cor­tes de luz de tres horas, o menos, de dura­ción al día. El hecho de pasar mon­to­nes de horas a la luz de las velas con­si­guió pro­ba­ble­men­te que los rumo­res sona­ran aún más inquie­tan­tes. “Las fuer­zas arma­das del Líbano, Hiz­bu­lá y sus alia­dos, Tur­quía, Siria, Jor­da­nia, Israel e Irán están en aler­ta mili­tar. ¡Los esta­dou­ni­den­ses pue­den enviar bata­llo­nes des­de Iraq!”, cuchi­cheó el joven que tra­ba­ja en la tien­da de tele­fo­nía cer­ca­na a mi piso. No pude dejar de ano­tar que algu­nos de los jóve­nes que nor­mal­men­te pasan el tiem­po sobre nues­tro capó se habían eva­po­ra­do. Inclu­so el chi­co de la tien­da de tele­fo­nía se impa­cien­tó con­mi­go cuan­do qui­se recar­gar mi telé­fono, “Por favor, dese pri­sa”, dijo, “ten­go una cita y nece­si­to cerrar la tienda”.

El ase­si­na­to del Pri­mer Minis­tro Rafik Hariri

La actual cri­sis del gobierno liba­nés tie­ne sus orí­ge­nes en el 14 de febre­ro de 2005, Día de San Valen­tín, fecha del ase­si­na­to del pri­mer minis­tro del Líbano Rafic Hari­ri y vein­te per­so­nas más. La admi­nis­tra­ción Bush decla­ró que Siria era res­pon­sa­ble del mis­mo y vio en ello una opor­tu­ni­dad para for­zar al régi­men de Asad a reti­rar su amis­tad al enemi­go de Washing­ton en la región, Irán, y para poner fin a su apo­yo a la Resis­ten­cia Nacio­nal Liba­ne­sa diri­gi­da por Hizbulá.

Uno de los abo­ga­dos del Depar­ta­men­to de la Secre­ta­ria de Esta­do Con­do­lee­za Rice apa­re­ció con la idea de uti­li­zar el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das para cons­ti­tuir un Tri­bu­nal Espe­cial para el Líbano (STL, por sus siglas en inglés) para juz­gar a los ase­si­nos de Hari­ri y macha­car a Siria has­ta que se mos­tra­ra mejor dis­pues­ta hacia los pla­nes de Israel y EEUU para la región.

Lo que no se tuvo en cuen­ta en ese momen­to, aun­que más tar­de se con­vir­tió en un rega­lo del cie­lo des­de los pun­tos de vis­ta de Israel y la admi­nis­tra­ción Bush, fue que el Tri­bu­nal pudie­ra fil­trar infor­ma­ción en la que se afir­ma­ba que miem­bros de Hiz­bu­lá podrían estar impli­ca­dos tam­bién en el ase­si­na­to. Casi sin poder creer que tuvie­ran tan­ta bue­na suer­te, Israel y EEUU cam­bia­ron brus­ca­men­te de direc­ción y deci­die­ron uti­li­zar el recién for­ma­do Tri­bu­nal Espe­cial para el Líbano para des­ha­cer­se de Hiz­bu­lá de una vez por todas, así como para corre­gir la con­duc­ta de Siria, en la creen­cia que tam­bién el gobierno sirio apa­re­ce­ría involucrado.

Las pre­sio­nes con­tra Hiz­bu­lá hicie­ron que el par­ti­do con­de­na­ra lo que afir­ma son tes­ti­mo­nios de fal­sos tes­ti­gos e ins­ta­ra fir­me­men­te al gobierno liba­nés a abrir un caso con­tra esos tes­ti­gos y a no per­mi­tir que el STL, que él y otros pen­sa­ban se había fatal­men­te poli­ti­za­do, pre­ci­pi­ta­ra una sen­ten­cia con la coope­ra­ción del gobierno liba­nés. Los adver­sa­rios de Hiz­bu­lá elo­gia­ron al Tri­bu­nal sin impor­tar­les que la esta­bi­li­dad del Líbano se vie­ra en peli­gro. Des­pués de casi cator­ce meses inten­tan­do con­se­guir que el gobierno de Saad Hari­ri recon­si­de­ra­ra seria­men­te sus posi­cio­nes sobre el STL, la opo­si­ción diri­gi­da por Hiz­bu­lá dio un ulti­má­tum a la mayo­ría: o se con­vo­ca­ba una reu­nión el 12 de enero de 2011 para dis­cu­tir la actua­ción del STL o los miem­bros en el gabi­ne­te de la opo­si­ción dimi­ti­rían. Lo que Hiz­bu­lá y sus alia­dos que­rían era que el Pri­mer Minis­tro Hari­ri con­vo­ca­ra una sesión del gabi­ne­te para con­si­de­rar si se sus­pen­día el pago de la cuo­ta liba­ne­sa de un 49% en la finan­cia­ción del STL, se reti­ra­ban los jue­ces liba­ne­ses del Tri­bu­nal, con­si­de­ran­do ter­mi­na­da toda la coope­ra­ción con el STL, y se enjui­cia­ba a los “fal­sos tes­ti­gos” vin­cu­la­dos con la inves­ti­ga­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre el ase­si­na­to de Rafik Hariri.

Bajos enor­mes pre­sio­nes de Washing­ton, París y Riad, Saad se negó a con­vo­car­la. La opo­si­ción dimi­tió rápi­da­men­te. En vir­tud del artícu­lo 69 de la Cons­ti­tu­ción Liba­ne­sa, la dimi­sión de la ter­ce­ra par­te más uno de los miem­bros del gabi­ne­te pro­vo­ca auto­má­ti­ca­men­te la caí­da de los 30 inte­gran­tes del gobierno. Era la pri­me­ra vez, en la tur­bu­len­ta his­to­ria polí­ti­ca del Líbano, que un gobierno se derrum­ba­ba bajo la pre­sión de las dimi­sio­nes de una ter­ce­ra par­te más uno de sus miembros.

Para ase­gu­rar la dimi­sión del oncea­vo gabi­ne­te, ade­más de los diez de Hiz­bu­lá, y derro­car al gobierno pro-esta­dou­ni­den­se, Hus­sein Jalil, bra­zo dere­cho del Secre­ta­rio Gene­ral de Hiz­bu­lá Hasan Nas­ra­llah, lla­mó a la per­so­na desig­na­da en el gabi­ne­te del Pre­si­den­te Sulei­man, Say­yed Hus­sein. Al pare­cer Jalil le tras­mi­tió los salu­dos de Nas­ra­llah y la espe­ran­za en que Hus­sein toma­ra las deci­sio­nes en vir­tud de su con­cien­cia. Hus­sein dimi­tió a con­ti­nua­ción y el Pre­mier Hari­ri ter­mi­nó sen­ta­do con el Pre­si­den­te Oba­ma en la Casa Blanca.

¿Qué impli­ca a cor­to pla­zo el derro­ca­mien­to del gobierno de Hariri?

Los acto­res regio­na­les reac­cio­na­ron más o menos de for­ma pre­de­ci­ble, EEUU acu­só a Irán, Siria y Hiz­bu­lá de “chan­ta­je”, los fran­ce­ses advir­tie­ron a Siria que se la haría res­pon­sa­ble si se pro­du­cía vio­len­cia en Líbano y los bri­tá­ni­cos avi­sa­ron de peli­gros a lar­go pla­zo. El Secre­ta­rio del Foreign Offi­ce bri­tá­ni­co William Hague dijo en un comu­ni­ca­do: “Este es un desa­rro­llo extre­ma­da­men­te serio que podría tener gra­ves impli­ca­cio­nes para el Líbano y la esta­bi­li­dad regio­nal”. Un diplo­má­ti­co bri­tá­ni­co aña­dió a últi­ma hora esta tar­de: “¡Cie­lo San­to! ¿Cómo vamos a poder resol­ver un pro­ble­ma así a cor­to plazo?”

Los fun­cio­na­rios del Minis­te­rio de Exte­rio­res israe­lí dije­ron que “esta­ban siguien­do cui­da­do­sa­men­te los acon­te­ci­mien­tos” en el Líbano tras las dimi­sio­nes y que “los liba­ne­ses com­pren­dían que un inten­to de los extre­mis­tas para alte­rar la paz podía resul­tar una apues­ta arries­ga­da”, según el Canal 10 de la tele­vi­sión israe­lí. A Israel le están acu­san­do en estos momen­tos en el Líbano de inten­tar pro­vo­car el enfren­ta­mien­to y sacar pro­ve­cho de la cri­sis de gobierno. Ayer, tras secues­trar a Shar­bel Joury, un pas­tor de cer­ca de Rmeish (fue libe­ra­do 24 horas des­pués), la mari­na israe­lí pene­tró en aguas liba­ne­sas a lo lar­go de la cos­ta. Esta tar­de (13.1.11), los avio­nes de com­ba­te israe­líes sobre­vo­la­ron Baal­bek, Naba­ti­yeh y Mar­ja­youn. Estas incur­sio­nes cons­ti­tu­yen las 7.269 y la 7.270 vez que se vio­la­ba la sobe­ra­nía terri­to­rial del Líbano des­de que en agos­to de 2006, el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU adop­tó la Reso­lu­ción 1701 orde­nan­do que salie­ran del Líbano. Diver­sas pro­tes­tas por par­te de UNIFIL y las Nacio­nes Uni­das no tuvie­ron efec­to sobre Israel mien­tras Washing­ton con­ti­núa en esta­do de total mudez sobre la cues­tión de las vio­la­cio­nes israe­líes de la sobe­ra­nía libanesa.

Jebran Basil, miem­bro del Movi­mien­to Patrió­ti­co Libre (MPL) y par­ti­da­rio de Hiz­bu­lá, que era has­ta ayer Minis­tro de Ener­gía, cul­pó a Washing­ton del hecho de que los esfuer­zos sirios y sau­díes para impe­dir las dimi­sio­nes hubie­ran lle­ga­do a un pun­to muer­to. “La otra par­te se incli­nó ante las pre­sio­nes exter­nas, sobre todo de EEUU, hacien­do caso omi­so de los deseos y con­se­jos de las par­tes sau­dí y siria”, dijo Basil.

Por su par­te, el diri­gen­te del Par­ti­do Socia­lis­ta Pro­gre­sis­ta (PSP), Walid Jum­blatt, pare­cía estar de acuer­do con el MPL y atri­bu­yó el fra­ca­so de los esfuer­zos de media­ción de Siria y Ara­bia Sau­dí a las “fuer­zas oscu­ras”, alu­dien­do a las prin­ci­pa­les poten­cias occi­den­ta­les. “Pare­ce que las fuer­zas oscu­ras se han invo­lu­cra­do y frus­tra­do una ini­cia­ti­va sirio-sau­dí que habría blo­quea­do las con­se­cuen­cias nega­ti­vas de la sen­ten­cia del STL”.

El líder de las Fuer­zas Liba­ne­sas Samir Gea­gea acu­só al rival cam­po del 8 de Mar­zo de bus­car lo que deno­mi­nó pode­res “de esti­lo esta­li­nis­ta”, acu­sán­do­les de “inten­tar apro­piar­se de las pre­rro­ga­ti­vas del pre­si­den­te y del pri­mer ministro”.

¿Qué le espe­ra aho­ra a Hizbulá?

La opo­si­ción diri­gi­da por Hiz­bu­lá, como con­se­cuen­cia de las últi­mas elec­cio­nes, tie­ne una mayo­ría de 128 miem­bros en el Par­la­men­to, lo que le per­mi­te nom­brar un can­di­da­to pro­pio para pri­mer minis­tro duran­te las con­sul­tas par­la­men­ta­rias vin­cu­lan­tes que el pre­si­den­te anun­cia­rá pron­to. El medio­día del 13.1.11, el líder del blo­que de Hiz­bu­lá, Moham­med Raad, anun­ció que la opo­si­ción nom­bra­rá a “una per­so­na­li­dad con una his­to­ria de resis­ten­cia nacio­nal para enca­be­zar el nue­vo gobierno”. Algu­nos están espe­cu­lan­do en que Hiz­bu­lá podría pro­po­ner al vie­jo líder sun­ní Omar Kara­mi, un diri­gen­te mode­ra­do y modes­to que cuen­ta con fir­me apo­yo popu­lar, de los pro­gre­sis­tas y de Siria.

Cual­quie­ra que sea lo que deci­da hacer Hiz­bu­lá, bien pue­de tomar­se su tiem­po mien­tras con­si­de­ra las prin­ci­pa­les res­pon­sa­bi­li­da­des que podría asu­mir el movi­mien­to de la resis­ten­cia si deci­de gober­nar el Líbano. Algu­nos de sus par­ti­da­rios están ins­tan­do a Hiz­bu­lá a que acep­te el inmen­so desa­fío y pon­ga en mar­cha su Mani­fes­to de 2009 y el con­te­ni­do de sus recien­tes pla­ta­for­mas polí­ti­cas y pon­ga fin a la corrup­ción mafio­sa exis­ten­te entre algu­nos de los diri­gen­tes polí­ti­cos del Líbano. Varias ONG de la socie­dad civil liba­ne­sa están pidién­do­le a Hiz­bu­lá que se intere­se más por el cada vez más frá­gil medio ambien­te liba­nés, que arre­gle de una vez por todas los gra­ves pro­ble­mas de agua, elec­tri­ci­dad e infra­es­truc­tu­ras que sufre el Líbano y que per­mi­ta que el pue­blo liba­nés deci­da si Hiz­bu­lá es fiel a su cau­sa y garan­ti­ce su futu­ro apo­yo electoral.

Hay otros que tam­bién con­ti­núan pre­sio­nan­do al par­ti­do para que pon­ga fin de inme­dia­to a una de las mayo­res ver­güen­zas ára­bes y liba­ne­sas y garan­ti­ce a los refu­gia­dos pales­ti­nos el man­da­to inter­na­cio­nal de dere­chos civi­les bási­cos, entre ellos el dere­cho al tra­ba­jo y a poder tener la pro­pie­dad de una casa. Si Hiz­bu­lá lide­ra el gobierno, las pers­pec­ti­vas pales­ti­nas de con­se­guir esos dere­chos ele­men­ta­les serán mucho más luminosas.


* Fran­klin Lamb es autor de “The Pri­ce We Pay: A Quar­ter Cen­tury of Israel’s use of Ame­ri­can Weapon’s against Leba­non” (1978−2006). Pue­de con­tac­tar­se con él en: [email protected]​gmail.​com

Coun­ter­Punch. Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Sin­fo Fernández

En caso de que nadie se hubie­ra dado cuen­ta, la admi­nis­tra­ción Oba­ma aca­ba de rega­lar­le el Líbano a Irán. Washing­ton le ha obse­quia­do con ante­rio­ri­dad con Iraq, Afga­nis­tán, el Gol­fo y Pakis­tán. ¿Podría estar más cla­ro que la mejor baza estra­té­gi­ca de Irán es el some­ti­mien­to de Esta­dos Uni­dos a Israel? Para Irán, el estran­gu­la­mien­to que Israel ejer­ce sobre el gobierno esta­dou­ni­den­se es el rega­lo que no cesa de reci­bir.” Con su comen­ta­rio, mi vecino, el Emba­ja­dor liba­nés por los Dere­chos Huma­nos Ali Jalil, decla­ra­ba que la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se en la región se des­li­za­ba veloz­men­te cues­ta aba­jo y que la manio­bra polí­ti­ca de ayer en el Líbano podía ace­le­rar la reti­ra­da estadounidense.

Pare­cía que mis otros veci­nos del sur de Bei­rut se habían ido pron­to a la cama la noche ante­rior tras los acon­te­ci­mien­tos del día que tuvo que sopor­tar el des­bor­da­do gobierno del Líbano que EEUU, Israel y Ara­bia Sau­dí apo­yan. Algu­nos, como mis com­pa­ñe­ros de cuar­to esta­dou­ni­den­ses y liba­ne­ses esta­ban pre­pa­ran­do rápi­das eva­cua­cio­nes para el caso de que nues­tros chi­cos de Hiz­bu­lá que vigi­lan el barrio toca­ran con su espe­cial lla­ma­da a nues­tra puer­ta. Dos gol­pes rápi­dos y el gri­to de “¡Yala!” (¡Vamos!), y sería el momen­to de diri­gir­nos hacia el nor­te a toda velo­ci­dad sin mirar atrás. La cau­sa que moti­va­ría esos hechos sería por­que, como mucha gen­te aquí, algu­nos de mis veci­nos temen que Israel pue­da uti­li­zar esta últi­ma cri­sis de gobierno para inva­dir de nue­vo el Líbano.

Ayer, tuvi­mos la elec­tri­ci­dad (e Inter­net) del “gobierno” cor­ta­da des­de las diez de la maña­na has­ta las dos de la tar­de y, de nue­vo, des­de las seis de la tar­de has­ta media­no­che. Al menos diez horas de cor­tes dia­rios de elec­tri­ci­dad es la nor­ma al sur y al nor­te del dis­tri­to “chic” pro-esta­dou­ni­den­se y sau­dí de Ham­ra, don­de sólo sufren cor­tes de luz de tres horas, o menos, de dura­ción al día. El hecho de pasar mon­to­nes de horas a la luz de las velas con­si­guió pro­ba­ble­men­te que los rumo­res sona­ran aún más inquie­tan­tes. “Las fuer­zas arma­das del Líbano, Hiz­bu­lá y sus alia­dos, Tur­quía, Siria, Jor­da­nia, Israel e Irán están en aler­ta mili­tar. ¡Los esta­dou­ni­den­ses pue­den enviar bata­llo­nes des­de Iraq!”, cuchi­cheó el joven que tra­ba­ja en la tien­da de tele­fo­nía cer­ca­na a mi piso. No pude dejar de ano­tar que algu­nos de los jóve­nes que nor­mal­men­te pasan el tiem­po sobre nues­tro capó se habían eva­po­ra­do. Inclu­so el chi­co de la tien­da de tele­fo­nía se impa­cien­tó con­mi­go cuan­do qui­se recar­gar mi telé­fono, “Por favor, dese pri­sa”, dijo, “ten­go una cita y nece­si­to cerrar la tienda”.

El ase­si­na­to del Pri­mer Minis­tro Rafik Hariri

La actual cri­sis del gobierno liba­nés tie­ne sus orí­ge­nes en el 14 de febre­ro de 2005, Día de San Valen­tín, fecha del ase­si­na­to del pri­mer minis­tro del Líbano Rafic Hari­ri y vein­te per­so­nas más. La admi­nis­tra­ción Bush decla­ró que Siria era res­pon­sa­ble del mis­mo y vio en ello una opor­tu­ni­dad para for­zar al régi­men de Asad a reti­rar su amis­tad al enemi­go de Washing­ton en la región, Irán, y para poner fin a su apo­yo a la Resis­ten­cia Nacio­nal Liba­ne­sa diri­gi­da por Hizbulá.

Uno de los abo­ga­dos del Depar­ta­men­to de la Secre­ta­ria de Esta­do Con­do­lee­za Rice apa­re­ció con la idea de uti­li­zar el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das para cons­ti­tuir un Tri­bu­nal Espe­cial para el Líbano (STL, por sus siglas en inglés) para juz­gar a los ase­si­nos de Hari­ri y macha­car a Siria has­ta que se mos­tra­ra mejor dis­pues­ta hacia los pla­nes de Israel y EEUU para la región.

Lo que no se tuvo en cuen­ta en ese momen­to, aun­que más tar­de se con­vir­tió en un rega­lo del cie­lo des­de los pun­tos de vis­ta de Israel y la admi­nis­tra­ción Bush, fue que el Tri­bu­nal pudie­ra fil­trar infor­ma­ción en la que se afir­ma­ba que miem­bros de Hiz­bu­lá podrían estar impli­ca­dos tam­bién en el ase­si­na­to. Casi sin poder creer que tuvie­ran tan­ta bue­na suer­te, Israel y EEUU cam­bia­ron brus­ca­men­te de direc­ción y deci­die­ron uti­li­zar el recién for­ma­do Tri­bu­nal Espe­cial para el Líbano para des­ha­cer­se de Hiz­bu­lá de una vez por todas, así como para corre­gir la con­duc­ta de Siria, en la creen­cia que tam­bién el gobierno sirio apa­re­ce­ría involucrado.

Las pre­sio­nes con­tra Hiz­bu­lá hicie­ron que el par­ti­do con­de­na­ra lo que afir­ma son tes­ti­mo­nios de fal­sos tes­ti­gos e ins­ta­ra fir­me­men­te al gobierno liba­nés a abrir un caso con­tra esos tes­ti­gos y a no per­mi­tir que el STL, que él y otros pen­sa­ban se había fatal­men­te poli­ti­za­do, pre­ci­pi­ta­ra una sen­ten­cia con la coope­ra­ción del gobierno liba­nés. Los adver­sa­rios de Hiz­bu­lá elo­gia­ron al Tri­bu­nal sin impor­tar­les que la esta­bi­li­dad del Líbano se vie­ra en peli­gro. Des­pués de casi cator­ce meses inten­tan­do con­se­guir que el gobierno de Saad Hari­ri recon­si­de­ra­ra seria­men­te sus posi­cio­nes sobre el STL, la opo­si­ción diri­gi­da por Hiz­bu­lá dio un ulti­má­tum a la mayo­ría: o se con­vo­ca­ba una reu­nión el 12 de enero de 2011 para dis­cu­tir la actua­ción del STL o los miem­bros en el gabi­ne­te de la opo­si­ción dimi­ti­rían. Lo que Hiz­bu­lá y sus alia­dos que­rían era que el Pri­mer Minis­tro Hari­ri con­vo­ca­ra una sesión del gabi­ne­te para con­si­de­rar si se sus­pen­día el pago de la cuo­ta liba­ne­sa de un 49% en la finan­cia­ción del STL, se reti­ra­ban los jue­ces liba­ne­ses del Tri­bu­nal, con­si­de­ran­do ter­mi­na­da toda la coope­ra­ción con el STL, y se enjui­cia­ba a los “fal­sos tes­ti­gos” vin­cu­la­dos con la inves­ti­ga­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre el ase­si­na­to de Rafik Hariri.

Bajos enor­mes pre­sio­nes de Washing­ton, París y Riad, Saad se negó a con­vo­car­la. La opo­si­ción dimi­tió rápi­da­men­te. En vir­tud del artícu­lo 69 de la Cons­ti­tu­ción Liba­ne­sa, la dimi­sión de la ter­ce­ra par­te más uno de los miem­bros del gabi­ne­te pro­vo­ca auto­má­ti­ca­men­te la caí­da de los 30 inte­gran­tes del gobierno. Era la pri­me­ra vez, en la tur­bu­len­ta his­to­ria polí­ti­ca del Líbano, que un gobierno se derrum­ba­ba bajo la pre­sión de las dimi­sio­nes de una ter­ce­ra par­te más uno de sus miembros.

Para ase­gu­rar la dimi­sión del oncea­vo gabi­ne­te, ade­más de los diez de Hiz­bu­lá, y derro­car al gobierno pro-esta­dou­ni­den­se, Hus­sein Jalil, bra­zo dere­cho del Secre­ta­rio Gene­ral de Hiz­bu­lá Hasan Nas­ra­llah, lla­mó a la per­so­na desig­na­da en el gabi­ne­te del Pre­si­den­te Sulei­man, Say­yed Hus­sein. Al pare­cer Jalil le tras­mi­tió los salu­dos de Nas­ra­llah y la espe­ran­za en que Hus­sein toma­ra las deci­sio­nes en vir­tud de su con­cien­cia. Hus­sein dimi­tió a con­ti­nua­ción y el Pre­mier Hari­ri ter­mi­nó sen­ta­do con el Pre­si­den­te Oba­ma en la Casa Blanca.

¿Qué impli­ca a cor­to pla­zo el derro­ca­mien­to del gobierno de Hariri?

Los acto­res regio­na­les reac­cio­na­ron más o menos de for­ma pre­de­ci­ble, EEUU acu­só a Irán, Siria y Hiz­bu­lá de “chan­ta­je”, los fran­ce­ses advir­tie­ron a Siria que se la haría res­pon­sa­ble si se pro­du­cía vio­len­cia en Líbano y los bri­tá­ni­cos avi­sa­ron de peli­gros a lar­go pla­zo. El Secre­ta­rio del Foreign Offi­ce bri­tá­ni­co William Hague dijo en un comu­ni­ca­do: “Este es un desa­rro­llo extre­ma­da­men­te serio que podría tener gra­ves impli­ca­cio­nes para el Líbano y la esta­bi­li­dad regio­nal”. Un diplo­má­ti­co bri­tá­ni­co aña­dió a últi­ma hora esta tar­de: “¡Cie­lo San­to! ¿Cómo vamos a poder resol­ver un pro­ble­ma así a cor­to plazo?”

Los fun­cio­na­rios del Minis­te­rio de Exte­rio­res israe­lí dije­ron que “esta­ban siguien­do cui­da­do­sa­men­te los acon­te­ci­mien­tos” en el Líbano tras las dimi­sio­nes y que “los liba­ne­ses com­pren­dían que un inten­to de los extre­mis­tas para alte­rar la paz podía resul­tar una apues­ta arries­ga­da”, según el Canal 10 de la tele­vi­sión israe­lí. A Israel le están acu­san­do en estos momen­tos en el Líbano de inten­tar pro­vo­car el enfren­ta­mien­to y sacar pro­ve­cho de la cri­sis de gobierno. Ayer, tras secues­trar a Shar­bel Joury, un pas­tor de cer­ca de Rmeish (fue libe­ra­do 24 horas des­pués), la mari­na israe­lí pene­tró en aguas liba­ne­sas a lo lar­go de la cos­ta. Esta tar­de (13.1.11), los avio­nes de com­ba­te israe­líes sobre­vo­la­ron Baal­bek, Naba­ti­yeh y Mar­ja­youn. Estas incur­sio­nes cons­ti­tu­yen las 7.269 y la 7.270 vez que se vio­la­ba la sobe­ra­nía terri­to­rial del Líbano des­de que en agos­to de 2006, el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU adop­tó la Reso­lu­ción 1701 orde­nan­do que salie­ran del Líbano. Diver­sas pro­tes­tas por par­te de UNIFIL y las Nacio­nes Uni­das no tuvie­ron efec­to sobre Israel mien­tras Washing­ton con­ti­núa en esta­do de total mudez sobre la cues­tión de las vio­la­cio­nes israe­líes de la sobe­ra­nía libanesa.

Jebran Basil, miem­bro del Movi­mien­to Patrió­ti­co Libre (MPL) y par­ti­da­rio de Hiz­bu­lá, que era has­ta ayer Minis­tro de Ener­gía, cul­pó a Washing­ton del hecho de que los esfuer­zos sirios y sau­díes para impe­dir las dimi­sio­nes hubie­ran lle­ga­do a un pun­to muer­to. “La otra par­te se incli­nó ante las pre­sio­nes exter­nas, sobre todo de EEUU, hacien­do caso omi­so de los deseos y con­se­jos de las par­tes sau­dí y siria”, dijo Basil.

Por su par­te, el diri­gen­te del Par­ti­do Socia­lis­ta Pro­gre­sis­ta (PSP), Walid Jum­blatt, pare­cía estar de acuer­do con el MPL y atri­bu­yó el fra­ca­so de los esfuer­zos de media­ción de Siria y Ara­bia Sau­dí a las “fuer­zas oscu­ras”, alu­dien­do a las prin­ci­pa­les poten­cias occi­den­ta­les. “Pare­ce que las fuer­zas oscu­ras se han invo­lu­cra­do y frus­tra­do una ini­cia­ti­va sirio-sau­dí que habría blo­quea­do las con­se­cuen­cias nega­ti­vas de la sen­ten­cia del STL”.

El líder de las Fuer­zas Liba­ne­sas Samir Gea­gea acu­só al rival cam­po del 8 de Mar­zo de bus­car lo que deno­mi­nó pode­res “de esti­lo esta­li­nis­ta”, acu­sán­do­les de “inten­tar apro­piar­se de las pre­rro­ga­ti­vas del pre­si­den­te y del pri­mer ministro”.

¿Qué le espe­ra aho­ra a Hizbulá?

La opo­si­ción diri­gi­da por Hiz­bu­lá, como con­se­cuen­cia de las últi­mas elec­cio­nes, tie­ne una mayo­ría de 128 miem­bros en el Par­la­men­to, lo que le per­mi­te nom­brar un can­di­da­to pro­pio para pri­mer minis­tro duran­te las con­sul­tas par­la­men­ta­rias vin­cu­lan­tes que el pre­si­den­te anun­cia­rá pron­to. El medio­día del 13.1.11, el líder del blo­que de Hiz­bu­lá, Moham­med Raad, anun­ció que la opo­si­ción nom­bra­rá a “una per­so­na­li­dad con una his­to­ria de resis­ten­cia nacio­nal para enca­be­zar el nue­vo gobierno”. Algu­nos están espe­cu­lan­do en que Hiz­bu­lá podría pro­po­ner al vie­jo líder sun­ní Omar Kara­mi, un diri­gen­te mode­ra­do y modes­to que cuen­ta con fir­me apo­yo popu­lar, de los pro­gre­sis­tas y de Siria.

Cual­quie­ra que sea lo que deci­da hacer Hiz­bu­lá, bien pue­de tomar­se su tiem­po mien­tras con­si­de­ra las prin­ci­pa­les res­pon­sa­bi­li­da­des que podría asu­mir el movi­mien­to de la resis­ten­cia si deci­de gober­nar el Líbano. Algu­nos de sus par­ti­da­rios están ins­tan­do a Hiz­bu­lá a que acep­te el inmen­so desa­fío y pon­ga en mar­cha su Mani­fes­to de 2009 y el con­te­ni­do de sus recien­tes pla­ta­for­mas polí­ti­cas y pon­ga fin a la corrup­ción mafio­sa exis­ten­te entre algu­nos de los diri­gen­tes polí­ti­cos del Líbano. Varias ONG de la socie­dad civil liba­ne­sa están pidién­do­le a Hiz­bu­lá que se intere­se más por el cada vez más frá­gil medio ambien­te liba­nés, que arre­gle de una vez por todas los gra­ves pro­ble­mas de agua, elec­tri­ci­dad e infra­es­truc­tu­ras que sufre el Líbano y que per­mi­ta que el pue­blo liba­nés deci­da si Hiz­bu­lá es fiel a su cau­sa y garan­ti­ce su futu­ro apo­yo electoral.

Hay otros que tam­bién con­ti­núan pre­sio­nan­do al par­ti­do para que pon­ga fin de inme­dia­to a una de las mayo­res ver­güen­zas ára­bes y liba­ne­sas y garan­ti­ce a los refu­gia­dos pales­ti­nos el man­da­to inter­na­cio­nal de dere­chos civi­les bási­cos, entre ellos el dere­cho al tra­ba­jo y a poder tener la pro­pie­dad de una casa. Si Hiz­bu­lá lide­ra el gobierno, las pers­pec­ti­vas pales­ti­nas de con­se­guir esos dere­chos ele­men­ta­les serán mucho más luminosas.


* Fran­klin Lamb es autor de “The Pri­ce We Pay: A Quar­ter Cen­tury of Israel’s use of Ame­ri­can Weapon’s against Leba­non” (1978−2006). Pue­de con­tac­tar­se con él en: [email protected]​gmail.​com

Coun­ter­Punch. Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Sin­fo Fernández

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.