¿Poner­nos a prue­ba?- Ezker Aber­tza­lea

Escri­bía este domin­go en El País uno de sus más expe­ri­men­ta­dos redac­to­res acer­ca del esce­na­rio abier­to tras la ini­cia­ti­va polí­ti­ca de la izquier­da aber­tza­le. Afir­ma­ba que tan­to el gobierno de Patxi López como el cen­tral «creen nece­sa­rio que Bata­su­na pase por la prue­ba de su no lega­li­za­ción para demos­trar que su posi­ción no es tác­ti­ca y elec­to­ra­lis­ta y que, por el con­tra­rio, es cier­to que su apues­ta por la demo­cra­cia es irre­ver­si­ble». Dejan­do bien cla­ro en qué con­sis­te la divi­sión de pode­res en el esta­do espa­ñol, el perio­dis­ta afir­ma­ba sin tapu­jos que el gobierno evi­ta­rá que la izquier­da aber­tza­le sea legal en las pró­xi­mas elec­cio­nes, for­zan­do así a ETA «a defi­nir­se». En cual­quier caso, con­cluía, siem­pre ten­dría­mos otra opor­tu­ni­dad en las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas de 2013.

Obvia­men­te, siguen afe­rra­dos al ciclo ante­rior, mucho más ren­ta­ble y diá­fano para sus intere­ses que el actual. Se encuen­tran cómo­dos moni­to­ri­zan­do el pro­ce­so des­de los des­pa­chos del Minis­te­rio del Inte­rior, y no van a renun­ciar a ello por mero auto­con­ven­ci­mien­to. No obs­tan­te, come­ten un gra­ve error de cálcu­lo si pien­san que per­sis­tien­do en su estra­te­gia de gue­rra van a acre­cen­tar la pre­sión sobre la izquier­da aber­tza­le. Menos­pre­cian a la socie­dad vas­ca, a su memo­ria colec­ti­va y expe­rien­cias acu­mu­la­das, igno­ran­do su poten­cial para des­en­ca­de­nar cam­bios y sacar de la vida públi­ca a dece­nas de polí­ti­cos nimios y gre­ga­rios como los que en estos días no paran de hacer vati­ci­nios.

Vol­ve­mos a repe­tir­lo: el esta­do y sus ame­na­zas no nos ponen a prue­ba. Nues­tro com­pro­mi­so y deci­sio­nes tie­nen sue­lo pro­pio, y res­pon­den a los estí­mu­los y retos plan­tea­dos des­de Eus­kal Herria por la mayo­ría social y polí­ti­ca que deman­da un cam­bio radi­cal. Nues­tra pre­sen­cia en las elec­cio­nes de mayo res­pon­de­rá a esa nece­si­dad, y, sea cual sea el sen­ti­do del pro­nun­cia­mien­to guber­na­men­tal o judi­cial al res­pec­to, esa masa social será cada vez más amplia y exi­gen­te. Esa prue­ba será la defi­ni­ti­va, y la afron­ta­re­mos con sere­ni­dad, ins­tru­men­tos idó­neos y un pro­yec­to polí­ti­co adap­ta­do a las nece­si­da­des reales de este pue­blo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *