Izquier­da aber­tza­le, EA y Alter­na­ti­ba impul­sa­rán jun­tos la sobe­ra­nía y el cam­bio social – Iña­ki Iriondo

El 20 de junio de 2010 la izquier­da aber­tza­le y Eus­ko Alkar­ta­su­na fir­ma­ron en el Pala­cio Eus­kal­du­na de Bil­bo un acuer­do estra­té­gi­co inde­pen­den­tis­ta con impor­tan­te con­te­ni­do social. Ayer, en el Pala­cio Euro­pa de Gas­teiz, ambas fuer­zas sus­cri­bie­ron un acuer­do de lar­go pla­zo con Alter­na­ti­ba para cons­truir la sobe­ra­nía de Eus­kal Herria en cla­ves níti­das de izquier­da y de trans­for­ma­ción de la socie­dad en defen­sa de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras. En ese sen­ti­do, estas tres for­ma­cio­nes se com­pro­me­ten a «con­fron­tar a la dere­cha en todos los ámbitos».

El salón de con­gre­sos del Euro­pa se lle­nó de mili­tan­tes de la izquier­da aber­tza­le, EA y Alter­na­ti­ba para asis­tir a la fir­ma del acuer­do «Eus­kal Herria ezke­rre­tik» y cono­cer los deta­lles del mis­mo. Allí podía ver­se a per­so­nas que a media­dos de los años 80 enca­be­za­ron la esci­sión del PNV que dio lugar al sur­gi­mien­to de EA, así como a jóve­nes de dis­tin­ta pro­ce­den­cia ideo­ló­gi­ca que enton­ces toda­vía ni siquie­ra habían nacido.

El soni­do de la txa­la­par­ta abrió un acto sobrio, en el que actua­cio­nes de dan­tza­ris sepa­ra­ron las inter­ven­cio­nes de cada por­ta­voz político.

«Des­obe­dien­cia civil»

El pri­me­ro en tomar la pala­bra para pre­sen­tar el acuer­do fue el secre­ta­rio gene­ral de EA, Pello Uri­zar, quien des­ta­có que se empie­za a encau­zar un movi­mien­to sobe­ra­nis­ta e inde­pen­den­tis­ta de carác­ter pro­gre­sis­ta. «Eus­kal Herria se aho­ga en el tra­je dise­ña­do por los espa­ño­les», afir­mó, para rei­vin­di­car a con­ti­nua­ción el «dere­cho de los vas­cos a dise­ñar nues­tro pro­pio traje».

Remar­có que cada orga­ni­za­ción man­tie­ne sus pro­pios obje­ti­vos y su pro­pia iden­ti­dad, pero que todas ellas tra­ba­ja­rán de mane­ra con­jun­ta y prio­ri­ta­ria en los pun­tos comu­nes defi­ni­dos en las 15 pági­nas del docu­men­to. Se tra­ta de una apues­ta de lar­go pla­zo y cir­cuns­cri­ta a los cua­tro terri­to­rios de Hego Eus­kal Herria.

Uri­zar seña­ló que «las orga­ni­za­cio­nes fir­man­tes se com­pro­me­ten a per­se­guir sus fines estric­ta­men­te por vías pací­fi­cas y demo­crá­ti­cas». Espe­ci­fi­có que esto inclu­ye «des­de lo ins­ti­tu­cio­nal has­ta la des­obe­dien­cia civil», y siem­pre «recha­zan­do las expre­sio­nes y estra­te­gias vio­len­tas, y las vul­ne­ra­cio­nes de todos los dere­chos humanos».

«Por un cam­bio verdadero»

La encar­ga­da de tomar la pala­bra en nom­bre de la izquier­da aber­tza­le fue Jone Goi­ri­ze­laia, que comen­zó des­ta­can­do que este com­pro­mi­so lle­ga en un momen­to tras­cen­den­tal, des­pués de que ETA haya toma­do una «deci­sión sin pre­ce­den­tes e his­tó­ri­ca» con el anun­cio de un alto el fue­go per­ma­nen­te, gene­ral y veri­fi­ca­ble. Una deci­sión que, según dijo, no ha gus­ta­do a «deter­mi­na­dos sec­to­res polí­ti­cos», por­que afec­ta «a sus intere­ses par­ti­dis­tas y a sus cálcu­los electorales».

Goi­ri­ze­laia ase­gu­ró que los fir­man­tes del acuer­do quie­ren «traer un nue­vo aire a Eus­kal Herria», un «cam­bio ver­da­de­ro y lleno de valo­res», para «barrer las domi­na­cio­nes y las polí­ti­cas actuales».

La repre­sen­tan­te de la izquier­da aber­tza­le mani­fes­tó que se «ha abier­to la puer­ta a una nue­va fase polí­ti­ca», e invi­tó al tra­ba­jo y a ser «per­se­ve­ran­tes y acti­vos», sabien­do que no van a fal­tar «las provocaciones».

Jone Goi­ri­ze­laia des­ta­có que los fir­man­tes defien­den todos los dere­chos para todas las per­so­nas y la lega­li­za­ción de todos los pro­yec­tos polí­ti­cos y aña­dió que van a «des­nu­dar a tan­to mer­ce­na­rio del conflicto».

La repre­sen­tan­te de la izquier­da aber­tza­le con­clu­yó su inter­ven­ción mos­tran­do el deseo de los fir­man­tes de que la socie­dad haga suyos los prin­ci­pios y com­pro­mi­sos del acuer­do y «a par­tir de ahí, conseguirlos».

Apo­yo a la huel­ga general

En nom­bre de Alter­na­ti­ba, su por­ta­voz, Oskar Matu­te, fue el desig­na­do para desa­rro­llar la par­te del acuer­do que inci­de en el mode­lo socio­eco­nó­mi­co. Ase­gu­ró que «la eco­no­mía es el cora­zón de la polí­ti­ca» y que los fir­man­tes del acuer­do apues­tan por «poner la eco­no­mía al ser­vi­cio de la ciudadanía».

Ante la dico­to­mía entre «defen­der a las per­so­nas y sus dere­chos o al capi­tal y sus bene­fi­cios», se pro­nun­ció de for­ma rotun­da por la pri­me­ra opción.

Matu­te apro­ve­chó su inter­ven­ción para anun­ciar el apo­yo de la izquier­da aber­tza­le, EA y Alter­na­ti­ba a la huel­ga gene­ral con­vo­ca­da por la mayo­ría sin­di­cal vas­ca para el pró­xi­mo día 27.

Tras los dis­cur­sos, una repre­sen­ta­ción de varias dece­nas de com­po­nen­tes de las tres fuer­zas polí­ti­cas subió al esce­na­rio para actuar como tes­ti­gos direc­tos de la fir­ma de «Eus­kal Herria ezke­rre­tik. Acuer­do por el cam­bio polí­ti­co y social entre inde­pen­den­tis­tas y sobe­ra­nis­tas de izquierda».

Por Alter­na­ti­ba, los fir­man­tes fue­ron Oskar Matu­te y Amaia Agi­rre­sa­ro­be. En repre­sen­ta­ción de Eus­ko Alkar­ta­su­na estam­pa­ron su fir­ma Pello Uri­zar e Iker­ne Badio­la. En nom­bre de la izquier­da aber­tza­le sus­cri­bie­ron el docu­men­to Rufi Etxe­be­rria y Mari­né Pueyo.

Los aplau­sos de los con­gre­ga­dos y un últi­mo bai­le a lo suel­to de dos dan­tza­ris a los sones de la tri­ki­ti­xa cerra­ron el acto. Des­pués, en los corri­llos que se fue­ron for­man­do a la sali­da, se suce­die­ron las valo­ra­cio­nes en tono optimista.

Extrac­to del acuer­do » Eus­kal Herria ezkerretik»

El acuer­do que pre­sen­ta­mos la Izquier­da Aber­tza­le, Eus­ko Alkar­ta­su­na y Alter­na­ti­ba quie­re res­pon­der de mane­ra posi­ti­va a la nue­va fase que se está pro­gre­si­va­men­te abrien­do en Eus­kal Herria. El nue­vo esce­na­rio polí­ti­co requie­re un ejer­ci­cio de res­pon­sa­bi­li­dad por par­te de todos y todas. Por ello, las fuer­zas fir­man­tes de este Acuer­do pre­ten­de­mos aunar esfuer­zos para abor­dar la cons­truc­ción nacio­nal y la trans­for­ma­ción social, avan­zan­do deci­di­da­men­te, y siem­pre por vías exclu­si­va­men­te polí­ti­cas en la con­se­cu­ción de una Eus­kal Herria sobe­ra­na y solidaria.

Nues­tras tra­yec­to­rias, agen­das e iden­ti­da­des dife­ren­tes no impi­den que abor­de­mos un acuer­do para sumar fuer­zas en pos de la con­se­cu­ción de metas comu­nes, tan­to a nivel polí­ti­co como en mode­lo eco­nó­mi­co, social y cultural.

1 Con­tex­to de coyuntura

Eus­kal Herria se encuen­tra en la actua­li­dad sacu­di­da por corrien­tes polí­ti­cas y socio­eco­nó­mi­cas que inci­den direc­ta­men­te en la con­cul­ca­ción de los dere­chos indi­vi­dua­les y colec­ti­vos. Esta situa­ción está gene­ra­da por tres moti­vos com­ple­men­ta­rios: las estruc­tu­ras y polí­ti­cas que han gene­ra­do la cri­sis sis­té­mi­ca, las caren­cias demo­crá­ti­cas de los esta­dos espa­ñol y fran­cés, y el ago­ta­mien­to de los mar­cos jurídicos.

La fir­me volun­tad de supe­rar los ago­ta­dos mar­cos jurí­di­cos polí­ti­cos actua­les, que no res­pon­den a los deseos de la mayo­ría social del país, la cri­sis del sis­te­ma socio­eco­nó­mi­co y el entra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal arti­fi­cial, que lami­na los dere­chos indi­vi­dua­les y colec­ti­vos de la socie­dad vas­ca y de Eus­kal Herria, nos ha lle­va­do al com­pro­mi­so de tra­ba­jar de mane­ra conjunta.

A la nega­ción del dere­cho de Eus­kal Herria a defi­nir su futu­ro como nación, se une una situa­ción de pro­fun­da cri­sis del sis­te­ma, ata­cán­do­se los pila­res del Esta­do de Bien­es­tar al ampa­ro de la cri­sis eco­nó­mi­ca median­te el impul­so de medi­das socio­eco­nó­mi­cas regre­si­vas que afec­tan a la cali­dad de vida de las cla­ses populares.

2 Ámbi­to del acuerdo

Eus­kal Herria es una reali­dad nacio­nal con enti­dad his­tó­ri­ca, terri­to­rial, cul­tu­ral y polí­ti­ca para dis­po­ner de per­so­na­li­dad ins­ti­tu­cio­nal pro­pia y sobe­ra­na. Des­de esa refe­ren­cia como suje­to nacio­nal el pre­sen­te acuer­do se cir­cuns­cri­be a los cua­tro terri­to­rios de Hego Eus­kal Herria.

3 Prin­ci­pios del acuerdo

Per­fil estra­té­gi­co: El acuer­do se plan­tea como una pro­pues­ta polí­ti­ca defi­ni­da des­de el pre­sen­te momen­to, pero con vigen­cia en el lar­go pla­zo. No se tra­ta de un acuer­do pun­tual, cor­to­pla­cis­ta, sino que se pro­yec­ta en el tiem­po con el áni­mo de ir par­ti­ci­pan­do en la cons­truc­ción de un suje­to polí­ti­co y social de cam­bio, diver­so pero arti­cu­la­do, que per­mi­ta avan­zar, des­de posi­cio­nes de izquier­das y pro­gre­sis­tas, en trans­for­ma­cio­nes necesarias.

Prio­ri­zar lo que nos une: Cada orga­ni­za­ción man­tie­ne sus pro­pios obje­ti­vos y su pro­pia iden­ti­dad, pero todas inci­di­rán y tra­ba­ja­rán de mane­ra con­jun­ta y prio­ri­ta­ria en los pun­tos comu­nes defi­ni­dos en el acuerdo.

Defen­sa de la sobe­ra­nía de Eus­kal Herria: Los dere­chos de Eus­kal Herria como nación, su capa­ci­dad para deci­dir su futu­ro y la defen­sa de su len­gua, cul­tu­ra y for­ma de orga­ni­za­ción es el ele­men­to ver­te­bra­dor del Acuer­do Político.

Una Sobe­ra­nía al ser­vi­cio de un cam­bio social. Cam­bio estruc­tu­ral que avan­ce en la supera­ción del mode­lo eco­nó­mi­co y social injus­to que impo­nen los núcleos de poder eco­nó­mi­co con el con­sen­ti­mien­to y cola­bo­ra­ción de unos ámbi­tos ins­ti­tu­cio­na­les inca­pa­ces de garan­ti­zar los dere­chos de las vas­cas y los vas­cos. No habrá cons­truc­ción nacio­nal si no hay una trans­for­ma­ción estruc­tu­ral en el mode­lo socio­eco­nó­mi­co; y no habrá cam­bio socio­eco­nó­mi­co si no hay una pro­fun­da demo­cra­ti­za­ción polí­ti­ca con ins­ti­tu­cio­nes vas­cas soberanas.

Avan­ce en la con­for­ma­ción de movi­mien­tos amplios de acción polí­ti­ca y social: El acuer­do quie­re ser­vir de impul­so a la con­for­ma­ción de unos espa­cios de acción polí­ti­ca y social que superen las diná­mi­cas existentes.

Inte­gra­ción de todas las pro­pues­tas eman­ci­pa­do­ras en las dife­ren­tes estra­te­gias polí­ti­cas: Los fir­man­tes de este Acuer­do asu­men dar una simi­lar rele­van­cia a las dife­ren­tes pro­pues­tas eman­ci­pa­do­ras que tan­to los movi­mien­tos socia­les como la ciu­da­da­nía de Eus­kal Herria lle­ven ade­lan­te en defen­sa y para lograr el cam­bio polí­ti­co y social que este Acuer­do plan­tea. Sólo des­de la inter­ac­ción de todas ellas, sólo des­de la trans­ver­sa­li­za­ción de unas en las otras, sólo des­de la arti­cu­la­ción de los dife­ren­tes suje­tos polí­ti­cos, orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les y socia­les, se podrá gene­rar un cam­bio equi­ta­ti­vo y sólido.

Apues­ta por las vías polí­ti­cas y pací­fi­cas: Las orga­ni­za­cio­nes fir­man­tes se com­pro­me­ten a per­se­guir sus fines estric­ta­men­te por vías polí­ti­cas y pací­fi­cas, en el amplio mar­co que va des­de lo ins­ti­tu­cio­nal has­ta la des­obe­dien­cia civil, recha­zan­do las expre­sio­nes y estra­te­gias vio­len­tas, y las vul­ne­ra­cio­nes de todos los dere­chos humanos.

4 Com­pro­mi­sos de acción

A. Auto­de­ter­mi­na­ción y eman­ci­pa­ción de Eus­kal Herria:

Eus­kal Herria es una nación.

Eus­kal Herria tie­ne que deci­dir libre­men­te su futu­ro. El Pue­blo Vas­co, atra­ve­sa­do por múl­ti­ples vici­si­tu­des en su his­to­ria polí­ti­ca, tie­ne en esta pri­me­ra par­te del siglo XXI que con­se­guir y ejer­ci­tar su legí­ti­mo dere­cho a deci­dir libre­men­te su futu­ro polí­ti­co, eco­nó­mi­co, social y cul­tu­ral. El dere­cho a deci­dir libre y demo­crá­ti­ca­men­te es el dere­cho a la vida de un pueblo.

Eus­kal Herria es un suje­to a cons­truir entre todos y todas para todos y todas.

Nece­si­ta de todos los ins­tru­men­tos polí­ti­cos y económicos.

B. Pro­ce­so de paz y solu­cio­nes demo­crá­ti­cas al con­flic­to político

La con­so­li­da­ción de un esce­na­rio de no vio­len­cia con garan­tías y el restablecimiento

de los míni­mos demo­crá­ti­cos, tal y como reco­ge el tex­to del Acuer­do de Ger­ni­ka, deben ser la base impres­cin­di­ble para abor­dar la supera­ción del con­flic­to polí­ti­co. Es el obje­ti­vo de las fuer­zas polí­ti­cas fir­man­tes del pre­sen­te Acuer­do, en este sen­ti­do, reafir­ma­mos nues­tro fir­me apo­yo y com­pro­mi­so con los con­te­ni­dos de dicho Acuer­do, asu­mién­do­los como refe­ren­cia prio­ri­ta­ria en nues­tra acti­vi­dad, para con­se­guir un mar­co de paz y solu­cio­nes democráticas.

C. Demo­cra­cia direc­ta, par­ti­ci­pa­ti­va y poder popular.

Defen­de­mos una pro­pues­ta polí­ti­ca que basa su acción en la par­ti­ci­pa­ción acti­va y de cali­dad de las gran­des mayo­rías sociales.

D. Mode­lo socio­eco­nó­mi­co equi­ta­ti­vo y ecológico.

Pro­po­ne­mos:

Refor­zar el con­trol públi­co y social de los sec­to­res estratégicos.

Polí­ti­ca fis­cal y social: El repar­to de la rique­za se sus­ten­ta en una polí­ti­ca pro­gre­sis­ta de ingre­sos (fis­ca­li­dad) y de gas­tos (polí­ti­ca social). Con ello deman­da­mos una fis­ca­li­dad pro­gre­si­va, lucha efec­ti­va con­tra el frau­de fis­cal, y el desa­rro­llo de un gas­to social que per­mi­ta garan­ti­zar la uni­ver­sa­li­dad y la cali­dad de los ser­vi­cios públi­cos de cui­da­dos, salud, edu­ca­ti­vo y el acce­so a la vivienda.

Sis­te­ma sani­ta­rio públi­co de cali­dad, uni­ver­sal y gra­tui­to para toda la población.

Impul­so de un ser­vi­cio públi­co de cui­da­dos de cali­dad fren­te al actual pro­ce­so de privatización.

Mar­co Vas­co de Rela­cio­nes Labo­ra­les y pro­tec­ción social.

Defen­sa de los dere­chos laborales.

Apo­yo a la sobe­ra­nía alimentaria.

Eco­lo­gi­zar la economía.

Apo­yo a la eco­no­mía social y solidaria.

E. Eus­kal­du­ni­za­ción.

Con­si­de­ra­mos fun­da­men­tal ela­bo­rar y for­ta­le­cer una estra­te­gia común para la nor­ma­li­za­ción del eus­ka­ra con el obje­ti­vo de con­se­guir una Eus­kal Herria eus­kal­dun com­pues­ta por per­so­nas mul­ti­lin­gües que res­pe­te la plu­ri­cul­tu­ra­li­dad de la socie­dad vas­ca del siglo XXI.

Asi­mis­mo, el eus­ka­ra debe ser ins­tru­men­to de inte­gra­ción de las per­so­nas inmi­gran­tes. En este camino con­si­de­ra­mos impres­cin­di­ble obte­ner la ofi­cia­li­dad del eus­ka­ra en los sie­te terri­to­rios vas­cos, sien­do coofi­cial el cas­te­llano en los cua­tro terri­to­rios de Hego Eus­kal Herria y coofi­cial el fran­cés en los tres terri­to­rios de Ipar Eus­kal Herria.

F. Femi­nis­mo.

La lucha con­tra el patriar­ca­do es un ele­men­to fun­da­men­tal para las fuer­zas políticas

fir­man­tes de este Acuer­do, ya que es el sis­te­ma de opre­sión más anti­guo, y el que minus­va­lo­ra e impi­de el empo­de­ra­mien­to de la mitad de la pobla­ción mundial.

G. Edu­ca­ción

El con­jun­to de la ciu­da­da­nía vas­ca tie­ne dere­cho a reci­bir una edu­ca­ción de cali­dad, así como a una for­ma­ción con­ti­nua­da con­for­me a sus deseos y capacidades.

H. Juven­tud

La juven­tud, pre­sen­te y futu­ro de Eus­kal Herria, debe ser pro­ta­go­nis­ta y motor del cam­bio polí­ti­co y social. Debe­re­mos impul­sar medi­das que afron­ten y solu­cio­nen la situa­ción de excep­ción que la juven­tud vas­ca vive actual­men­te en todos los ámbitos.

I. Inter­na­cio­na­lis­mo

Reco­no­ce­mos que el futu­ro de Eus­kal Herria está uni­do al de los sec­to­res populares

del res­to del mun­do y nos defi­ni­mos como inter­na­cio­na­lis­tas. Esto sig­ni­fi­ca que nos com­pro­me­te­mos a rea­li­zar polí­ti­cas de soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal efectivas.

5 Segui­mien­to del acuerdo

Las orga­ni­za­cio­nes fir­man­tes se com­pro­me­ten en la defen­sa, impul­so y avan­ce del pre­sen­te Acuer­do que será con­si­de­ra­da una prio­ri­dad polí­ti­ca y un com­pro­mi­so inelu­di­ble, aun­que man­tie­nen su auto­no­mía orga­ni­za­ti­va, su estruc­tu­ra e iden­ti­dad pro­pia. A tal efec­to, se esta­ble­ce­rá un órgano esta­ble de segui­mien­to del mis­mo y se prio­ri­za­rá la rea­li­za­ción de acti­vi­da­des e ini­cia­ti­vas con­jun­tas acor­des a su contenido.

Izquier­da Abertzale

Eus­ko Alkartasuna

Alter­na­ti­ba

16 de enero de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *