Por qué con­vo­ca­mos la mani­fes­ta­ción del 8‑E – Car­lo Fra­bet­ti

La Fis­ca­lía de la Audien­cia Nacio­nal le ha pedi­do al juez que inte­rro­gue a los con­vo­can­tes de la mani­fes­ta­ción por los dere­chos de los pre­sos polí­ti­cos y con­tra la repre­sión que tuvo lugar en Bil­bo el pasa­do 8 de enero. Y, ansio­so por cola­bo­rar con la jus­ti­cia, voy a con­tes­tar sin espe­rar a que me pre­gun­ten. No pre­ten­do hablar en nom­bre de los demás con­vo­can­tes, pero me cons­ta que com­par­ti­mos una mis­ma visión del pro­ble­ma y un mis­mo deseo de que se solu­cio­ne de for­ma pací­fi­ca y demo­crá­ti­ca.

Con­vo­ca­mos la mani­fes­ta­ción del 8‑E por­que no pode­mos tole­rar la igno­mi­nio­sa situa­ción de las pre­sas y los pre­sos polí­ti­cos en las cár­ce­les espa­ño­las, que vul­ne­ra fla­gran­te­men­te los prin­ci­pios bási­cos de un supues­to esta­do de dere­cho y de la pro­pia Cons­ti­tu­ción. Su mera dis­per­sión ‑por no hablar de otras medi­das puni­ti­vas más pro­pias de las maz­mo­rras medie­va­les que de un sis­te­ma peni­ten­cia­rio moderno- es cla­ra­men­te anti­cons­ti­tu­cio­nal y supo­ne un bru­tal atro­pe­llo a las per­so­nas pre­sas y a sus fami­lia­res.

Con­vo­ca­mos la mani­fes­ta­ción por­que no pode­mos tole­rar que en el Esta­do espa­ñol la tor­tu­ra sea una prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca e impu­ne, lo cual no sería posi­ble sin la com­pli­ci­dad, cuan­do menos por omi­sión, de los cua­tro pode­res: el legis­la­ti­vo, el eje­cu­ti­vo, el judi­cial y el mediá­ti­co.

Con­vo­ca­mos la mani­fes­ta­ción del 8‑E para expre­sar nues­tra indig­na­ción y nues­tra más enér­gi­ca repul­sa ante un Gobierno y una opo­si­ción que con­vier­ten el dolor de las víc­ti­mas en mer­can­cía elec­to­ral.

Con­vo­ca­mos la mani­fes­ta­ción para denun­ciar la hipo­cre­sía de un Gobierno y una opo­si­ción que hablan sin cesar de jus­ti­cia y demo­cra­cia mien­tras ponen todo tipo de obs­tácu­los en el camino hacia una paz jus­ta y demo­crá­ti­ca, por­que saben que con­lle­va­ría la con­so­li­da­ción de opcio­nes polí­ti­cas con­tra­rias a la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta, es decir, a los intere­ses de la oli­gar­quía polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca que deten­ta el poder.

Con­vo­ca­mos la mani­fes­ta­ción para denun­ciar la vile­za de un Gobierno y una opo­si­ción que, con la com­pli­ci­dad de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, inten­tan cri­mi­na­li­zar cual­quier for­ma de disi­den­cia o pro­tes­ta.

Con­vo­ca­mos la mani­fes­ta­ción del 8‑E con el con­ven­ci­mien­to ‑que se vio reafir­ma­do por la masi­va afluen­cia de par­ti­ci­pan­tes- de que un amplí­si­mo sec­tor de la socie­dad vas­ca no está dis­pues­to a seguir tole­ran­do las con­ti­nuas vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos per­pe­tra­das por las fuer­zas de segu­ri­dad, los fun­cio­na­rios de pri­sio­nes y los legu­le­yos al ser­vi­cio del poder.

Con­vo­ca­mos la mani­fes­ta­ción para dar tes­ti­mo­nio, una vez más, del vigor y la deter­mi­na­ción de un pue­blo sobe­rano en su incon­te­ni­ble mar­cha hacia la auto­de­ter­mi­na­ción, res­pal­da­do por la soli­da­ri­dad, la admi­ra­ción y la gra­ti­tud de todas las fuer­zas demo­crá­ti­cas del Esta­do espa­ñol, de la Unión Euro­pea y del res­to del mun­do. Fran­co no con­si­guió doble­gar al pue­blo vas­co y no lo con­se­gui­rán sus here­de­ros.

Con­vo­ca­mos la mani­fes­ta­ción del 8‑E con la espe­ran­za de no tener que con­vo­car nin­gu­na otra gran movi­li­za­ción con­tra el terro­ris­mo de Esta­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *