“No se habla de des­apa­ri­cio­nes de saha­rauis”

Félix de Dios Pro­ven­cio

Perío­di­co Dia­go­nal

Elgha­lia Dji­mi es vice­pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Saha­raui de Víc­ti­mas de Vio­la­cio­nes Gra­ves de los Dere­chos Huma­nos (ASVDH) come­ti­das por Marrue­cos y del Comi­té de Des­apa­re­ci­dos del Sáha­ra.

- Tes­ti­mo­nios y notí­cias en el Espe­cial El Aaiún

Dji­mi vive en el barrio Lirak de El Aaiún, éste está total­men­te toma­do por poli­cías de pai­sano. Tras una hora de con­ver­sa­ción en su casa apa­re­cen entre ocho y diez poli­cías, de pai­sano. Es el final de la entre­vis­ta. Nos dicen que sal­ga­mos de la casa, que nos vamos. Nos mon­ta­ron en un coche, pero no nos habla­ban, ni se iden­ti­fi­ca­ban, ni nos dije­ron a dón­de íba­mos. Al final lle­ga­mos a una comi­sa­ría, don­de nos tuvie­ron cin­co horas sen­ta­dos en una peque­ña habi­ta­ción, mien­tras nos inte­rro­ga­ban. Nos regis­tra­ron todo lo que lle­vá­ba­mos, aun­que con­se­gui­mos sal­var gran par­te de la con­ver­sa­ción.

DIAGONAL: Las auto­ri­da­des marro­quíes denun­cian que murie­ron 11 agen­tes en el des­alo­jo del cam­pa­men­to, ¿qué saben sobre los datos de falle­ci­dos en Agdaym Izik?

ELGHALIA DJIMI: Sabe­mos que un poli­cía murió en la ciu­dad. Según tes­ti­gos, alguien con la cara tapa­da ata­có con un cuchi­llo a un poli­cía, y lue­go esca­pó en un coche. Esto suce­dió des­pués del atro­pe­llo de un fur­gón poli­cial a Baby Ham­day Buye­ma; ellos dicen que fue un acci­den­te, pero los tes­ti­mo­nios dicen que no. La tele­vi­sión no ha mos­tra­do entie­rros de poli­cías, ni de mili­ta­res. Los heli­cóp­te­ros gra­ba­ron el des­alo­jo com­ple­to, y sólo mues­tran las imá­ge­nes que les con­vie­ne. [En este momen­to la hija de Elgha­lia le dice a su madre que la poli­cía anda por la calle. Segui­mos con la entre­vis­ta, mien­tras guar­da algu­nos cua­der­nos deba­jo del cojín]

D.: ¿Podría entrar aquí la poli­cía?

E. D.: No, no… Has­ta el momen­to, no sabe­mos datos reales. Las auto­ri­da­des decla­ran dos civi­les muer­tos entre la pobla­ción saha­raui, el atro­pe­lla­do y otro por asfi­xia en el hos­pi­tal en cir­cuns­tan­cias extra­ñas. Tene­mos más tes­ti­mo­nios, pero tra­ba­ja­mos con muy pocos medios, mien­tras que el Esta­do tie­ne todos los medios a su dis­po­si­ción.

Pue­de que para los euro­peos sea difí­cil com­pren­der todas las mani­pu­la­cio­nes y vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos que come­te el Esta­do marro­quí, pero para noso­tros es fácil des­pués de vivir 35 años aquí. Una vez vino una perio­dis­ta ame­ri­ca­na para pre­gun­tar­me por Mus­ta­fa Sel­ma, a quien arres­tó el Fren­te Poli­sa­rio. Me pre­gun­ta­ba sobre qué pen­sa­ba como defen­so­ra de los dere­chos huma­nos sobre su situa­ción. Marrue­cos ha hecho una cam­pa­ña por él en todo el mun­do con cami­se­tas, esló­ga­nes, anun­cios, etc. Le res­pon­dí que yo esta­ba con Mus­ta­fa Asel­ma, que tie­ne que tener un jui­cio jus­to, con obser­va­do­res inter­na­cio­na­les, pero le pre­gun­té por qué jamás se ha habla­do de mi abue­la, des­apa­re­ci­da des­de 1984. Nun­ca he podi­do salir con una foto suya para saber don­de esta­ba. En nues­tro Comi­té de Des­apa­re­ci­dos tene­mos 124 deman­das de des­apa­ri­cio­nes.

Sobre lo que pasó en el cam­pa­men­to, no tene­mos con­tac­to con mucha gen­te de la que esta­ba allí, pero Amnis­tía Inter­na­cio­nal ha reco­gi­do 551 denun­cias de des­apa­ri­ción. ¿Por qué se reac­cio­nó tan vio­len­ta­men­te? Los jóve­nes están deses­pe­ra­dos, no tie­nen estu­dios ni sali­da. Ven cómo se lle­van los recur­sos natu­ra­les del Sáha­ra, ven todas las noches camio­nes que salen de los puer­tos de Daj­la y El Aaiún lle­nos de pes­ca hacia el inte­rior de Marrue­cos. Como defen­so­res de los dere­chos huma­nos man­te­ne­mos encuen­tros dos o tres veces al año con la Emba­ja­da ame­ri­ca­na y con otros cuer­pos diplo­má­ti­cos. Siem­pre les mani­fes­ta­mos nues­tra preo­cu­pa­ción por la situa­ción de des­am­pa­ro en la que se encuen­tran nues­tros jóve­nes. Las vie­jas gene­ra­cio­nes tie­nen más pacien­cia; pero a los jóve­nes hay que apa­ci­guar­los, no tie­nen con­fian­za en la comu­ni­dad inter­na­cio­nal.

D.: ¿Es aho­ra peor la situa­ción de los dere­chos huma­nos que hace años en el Sáha­ra Occi­den­tal?

E. D.: Des­de 1975, cuan­do Marrue­cos ocu­pó el Sáha­ra, se han pro­du­ci­do muchas vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, como des­apa­ri­cio­nes for­zo­sas o el geno­ci­dio de 1975. Des­pués, con la lle­ga­da de saha­rauis a Tin­duf, algu­nas per­so­nas se fue­ron a vivir a los cam­pa­men­tos de refu­gia­dos. La pobla­ción, la que es autóc­to­na, es la que paga las con­se­cuen­cias del con­flic­to: des­apa­ri­cio­nes, sepa­ra­ción de fami­lia­res o mar­gi­na­ción socio­eco­nó­mi­ca.

Esta situa­ción siem­pre la han des­men­ti­do las auto­ri­da­des marro­quíes, dicen que nues­tras deman­das no hablan de la reali­dad. En 1999, cuan­do se orga­ni­zó un cam­pa­men­to de pro­tes­ta en El Aaiún, con deman­das tam­bién socio­eco­nó­mi­cas, éste se des­man­te­ló vio­len­ta­men­te, de una for­ma muy simi­lar a la de aho­ra. Pero la reac­ción de los saha­rauis esta vez ha sido vio­len­ta.

D.: Habi­tual­men­te las pro­tes­tas saha­rauis no han sido vio­len­tas…

E. D.: No pode­mos negar la vio­len­cia por par­te de los saha­rauis, eso sí, jamás había­mos reac­cio­na­do de esta for­ma. Todo esta­ba pla­ni­fi­ca­do para que hubie­ra esa reac­ción y poder decir a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal que somos vio­len­tos.

En el cam­pa­men­to, la gen­te dor­mía pen­san­do que aten­de­rían a sus deman­das. Des­pués del des­alo­jo, en la ciu­dad se vivió un día de gue­rra, vi humo en cada par­te de la ciu­dad. Los saha­rauis ata­ca­ron a todo sím­bo­lo del Esta­do marro­quí, como ban­cos, escue­las, el tri­bu­nal, todo esto es ver­dad, y como defen­so­res de los dere­chos huma­nos denun­cia­mos la vio­len­cia. Pero las auto­ri­da­des son las que la pro­vo­ca­ron, sabían las con­se­cuen­cias que iba a tener el des­alo­jo del cam­pa­men­to.

EN PRIMERA PERSONA /​/​22 horas y 1.500 kiló­me­trosNACHO YÁÑEZ

En Sidi Ifni, y gra­cias a la ayu­da de la Aso­cia­ción de Veci­nos de la Nue­va Eli­pa empe­zó todo, a 480 kiló­me­tros de El Aaiún. Duran­te este tra­yec­to, pasa­mos sie­te con­tro­les de poli­cía y cuan­to más cer­ca de la ciu­dad saha­raui, más inti­mi­da­to­rios eran éstos.

Ya en la ciu­dad casi sor­tea­mos el últi­mo con una bote­lla de vino y unos libros infan­ti­les. El 9 de diciem­bre entrá­ba­mos en una ciu­dad con poli­cías y mili­ta­res en cada esqui­na. Eso sí, de civi­les.

Tar­da­mos dos días en con­tac­tar con alguien del movi­mien­to saha­raui, mien­tras visi­ta­mos el puer­to por don­de se expo­lian los recur­sos natu­ra­les del Sáha­ra. Una de las herra­mien­tas es una cin­ta trans­por­ta­do­ra de 100 km has­ta la zona de extrac­ción de fos­fa­tos. De allí nos echa­ron, y de nue­vo un inte­rro­ga­to­rio en la sali­da del puer­to.

En esta ciu­dad es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble sacar algu­na foto o gra­ba­ción. Días des­pués, que­da­mos con Elgha­lia Dji­mi que estu­vo des­apa­re­ci­da entre 1987 y 1991. Su abue­la está des­apa­re­ci­da des­de 1984. Des­pués lle­gó la comi­sa­ría, y que si éra­mos ami­gos de los vas­cos, que si per­te­ne­cía­mos a algu­na orga­ni­za­ción, que qué hablá­ba­mos con Elgha­lia.

Al final, nos con­si­de­ra­ron un peli­gro para la segu­ri­dad nacio­nal y nos expul­sa­ron. En nues­tro pro­pio coche nos obli­ga­ron a ir has­ta Tán­ger, 1.500 km, para coger un bar­co has­ta la Penín­su­la. Nos prohi­bie­ron parar en ciu­da­des o des­viar­nos de la ruta. Nos acom­pa­ña­ron has­ta la sali­da de la ciu­dad. ¿Ya ha ter­mi­na­do todo? No.

En cada ciu­dad nos espe­ra­ba una comi­ti­va de uni­for­ma­dos para no dejar­nos parar. Sólo en la madru­ga­da con­se­gui­mos parar un rato. Y otro día más al volan­te entre con­tro­les cons­tan­tes, camio­nes y mucho can­san­cio. Aun­que des­de Aga­dir, a unos 550 km de El Aaiún, ya no nos seguían tan­to.

En Tán­ger, otro inte­rro­ga­to­rio nos hace per­der el últi­mo bar­co del día y pasar una noche más en Marrue­cos. Duran­te el tra­yec­to, nos pone­mos en con­tac­to con el con­su­la­do espa­ñol. Pero pare­cía que éra­mos un estor­bo para ellos, ni el peli­gro que supo­nía con­du­cir tan­tas horas segui­das les preo­cu­pó. No nos solu­cio­na­ron nada.

Fuen­te: http://​www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net/​N​o​-​s​e​-​h​a​b​l​a​-​d​e​-​d​e​s​a​p​a​r​i​c​i​o​n​e​s​-​d​e​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *