Lud­mi­la Ulíts­ka­ya y el femi­nis­mo a la rusa… – La Voz de Rusia

El 10 de enero en la capi­tal de Fran­cia, París, se entre­gó a la emi­nen­te escri­to­ra rusa Lud­mi­la Ulíts­ka­ya el Pre­mio Simo­ne de Beau­voir. Con este galar­dón se sue­le dis­tin­guir los méri­tos de las femi­nis­tas.

Las femi­nis­tas plas­man la idea de la equi­dad de hem­bras y varo­nes, por regla gene­ral, con su pro­pio ejem­plo. Y lo hacen en oca­sio­nes de una mane­ra impac­tan­te, como Simo­ne de Beau­voir, ami­ga del famo­so escri­tor y filó­so­fo fran­cés Jean-Paul Sar­tre, la que, en aras de sus cre­dos, se negó a con­cien­cia a tener hijos.

Entre­tan­to, Lud­mi­la Ulíts­ka­ya nada tie­ne que ver con el femi­nis­mo mili­tan­te. Se ha rea­li­za­do como espo­sa, como madre, tie­ne dos hijos, y tan solo a la edad de 40 años debu­tó como escri­to­ra. A pro­pó­si­to, ya su pri­me­ra nove­la cor­ta “Sónech­ka” fue galar­do­na­da por los pro­pios fran­ce­ses con el Pre­mio Médi­ci.

Su siguien­te obra, la nove­la “Medea y sus hijos” obtu­vo el Pre­mio Jusep­pe Acer­bi, de Ita­lia. Lue­go, la nove­la “Caso Kukots­ki” fue pre­miad con el “Boo­ker ruso”. Pues bien, en todas estas obras figu­ran mara­vi­llo­sas imá­ge­nes feme­ni­nas, con­si­de­ra la lite­ra­ta Nata­lia Iva­no­va. Jus­to ellas, dijo a La Voz de Rusia, son las que die­ron moti­vo para apre­ciar alta­men­te la per­so­na­li­dad y la obra de Lud­mi­la Ulíts­ka­ya.

A Ulíts­ka­ya se la apre­ció tras la publi­ca­ción de la nove­la cor­ta “Sónech­ka”, recuer­da Iva­no­va. – Sónech­ka tra­ba­ja en una biblio­te­ca, vive en el mun­do de los libros. Pese a su casa­mien­to extra­ño, des­ca­be­lla­do, per­ma­ne­ce muy gene­ro­sa, lle­na de bon­dad. Esta ima­gen, esta nove­la cor­ta en la que hay mucha cali­dez y huma­nis­mo, cau­ti­va­ron a los lec­to­res. En sus siguien­tes libros Lud­mi­la Ulits­ka­ya plas­ma muy minu­cio­sa y pun­tual­men­te las imá­ge­nes feme­ni­nas. Creo, con­ti­núa la crí­ti­co, que Lud­mi­la Ulíts­ka­ya afir­ma sin duda la inde­pen­den­cia y la liber­tad de expre­sión de la volun­tad de la mujer, del des­tino feme­nino.

El Jurad, al entre­gar a Lud­mi­la Ulíts­ka­ya el Pre­mio Simo­ne de Bea­voir, real­zó asi­mis­mo su acti­vi­dad huma­nis­ta, su níti­da pos­tu­ra cívi­ca, su tra­ba­jo para con los niños. La escri­to­ra orga­ni­zó una fun­da­ción, “Bue­nos libros”, que envía obras lite­ra­rias a orfa­na­tos y colo­nias para delin­cuen­tes meno­res.

Ade­más de esto, ya duran­te varios años Ulíts­ka­ya rea­li­za otro pro­yec­to “Otro, otros, sobre otros”: auto­res jóve­nes escri­ben obras para niños que edu­can la tole­ran­cia para per­so­nas de diver­sas con­fe­sio­nes, nacio­na­li­da­des y orien­ta­ción sexual. La tole­ran­cia es una de las pala­bras prin­ci­pa­les, cla­ve del nue­vo siglo, ase­ve­ra Lud­mi­la Ulíts­ka­ya.

No pode­mos hacer amar­se a la gen­te, pero su con­duc­ta, sus hechos, sus reac­cio­nes emo­cio­na­les han de ser regu­la­dos por medio de los cono­ci­mien­tos sobre otros pue­blos. Con­ta­mos con un amplio rosa­rio de temas sobre los que qui­sié­ra­mos hablar no para seña­lar con­flic­tos sin para ayu­dar a diri­mir­los. Es un pro­yec­to de antro­po­lo­gía cul­tu­ral. El hom­bre está en el cen­tro de todo.

El tema de tole­ran­cia es el leit­mo­tiv de una de las recien­tes nove­las de Ulíts­ka­ya: “Daniel Stein, el tra­duc­tor”, des­ta­ca­do en 2007 con el pre­mio lite­ra­rio ruso “Gran libro”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *