«La polí­ti­ca peni­ten­cia­ria debe salir de las cla­ves de con­fron­ta­ción y repre­sión para aden­trar­se en unos pará­me­tros que posi­bi­li­ten una solu­ción demo­crá­ti­ca»

Decenas de miles de personas

Quie­nes con­vo­ca­ron la extra­or­di­na­ria y mul­ti­tu­di­na­ria mar­cha de Bil­bo recla­man­do la vuel­ta a casa de [email protected] [email protected] [email protected] [email protected], recla­man que la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria sal­ga de las cla­ves de con­fron­ta­ción y repre­sión para aden­trar­se en unos pará­me­tros que posi­bi­li­ten una solu­ción demo­crá­ti­ca.

Asi lo ha mani­fes­ta­do Txe­rra Boli­na­ga »

En pri­mer lugar que­re­mos sub­ra­yar el inmen­so éxi­to de la mani­fes­ta­ción del pasa­do sába­do

Debe­mos de dar las gra­cias a las miles de per­so­nas que tra­ba­ja­ron en la orga­ni­za­ción de la mar­cha: Orga­ni­zan­do auto­bu­ses, más de 100 y en algún caso lle­gan­do des­de Madrid, gra­ban­do vídeos, dan­do su adhe­sión, pegan­do car­te­les… Entre todos y todas hemos dado un paso impor­tan­tí­si­mo.

El sába­do la mayor mul­ti­tud de los últi­mos años se reu­nió en Bil­bao. Un hecho que demues­tra a las cla­ras que una mayo­ría amplia, plu­ral y sig­ni­fi­ca­ti­va con­si­de­ra nece­sa­rio aca­bar con las medi­das que se apli­can a los y las pre­sas polí­ti­cas vas­cas. Y lo hace, ade­más, de una for­ma acti­va y fir­me. Las medi­das repre­si­vas, de uti­li­za­ción y excep­ción que se apli­can a las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos deben de ter­mi­nar. Deben de ser agru­pa­dos en Eus­kal Herria, due­ños de sus dere­chos y con la posi­bi­li­dad de tomar par­te en el pro­ce­so polí­ti­co abier­to.

El hecho de reu­nir 64.000 per­so­nas en Bil­bao supo­ne un hecho de inmen­so cala­do. Y es que rea­li­zan­do extra­po­la­cio­nes podre­mos apun­tar unos bre­ves ejem­plos: Reu­nir a 64.000 per­so­nas en Bil­bao es idén­ti­co a reu­nir 1.000.000 en Madrid; 1.400.000 en París; 1.800.000 en Ber­lín; 2.400.000 en Méxi­co DF; 3.000.000 en Mos­cú; 4.000.000 en Río de Janei­ro o 6.500.000 en Nue­va York. Esto tam­bién nos da una idea grá­fi­ca de lo que supu­so la mani­fes­ta­ción del sába­do.

El éxi­to de mar­cha es indis­cu­ti­ble. Lo es tan­to para noso­tros y noso­tras, pero tam­bién para aque­llos que man­tie­nen acti­va la vigen­te polí­ti­ca peni­ten­cia­ria. Así las cosas, un cam­bio total en dicha polí­ti­ca debe ser inme­dia­to e impa­ra­ble. La polí­ti­ca peni­ten­cia­ria debe salir de las cla­ves de con­fron­ta­ción y repre­sión para aden­trar­se en unos pará­me­tros que posi­bi­li­ten una solu­ción demo­crá­ti­ca.

La polí­ti­ca peni­ten­cia­ria no pue­de con­ver­tir­se en una con­de­na que obli­gue a este pue­blo a con­ti­nuar en las mis­mas; al igual que ocu­rre con las medi­das con­tra el Colec­ti­vo o la apli­ca­ción de fac­to de la Cade­na Per­pe­tua. Así, jun­to a la supera­ción de las razo­nes que gene­ran y man­tie­nen el con­flic­to, es nece­sa­rio tam­bién supe­rar sus con­se­cuen­cias: Entre ellas, el retorno de pre­sos, pre­sas, exi­lia­dos y exi­lia­das a casa.

Jun­to a ello, con­si­de­ra­mos com­ple­ta­men­te denun­cia­ble la acti­tud de la Audien­cia Nacio­nal ¿Cómo es posi­ble que se pre­ten­da per­ju­di­car la volun­tad y la libre expre­sión de 64.000 per­so­nas¿ ¿Cómo es posi­ble pre­ten­der cas­ti­gar la defen­sa de unos dere­chos que son gra­ve­men­te vul­ne­ra­dos?

Man­tie­nen encar­ce­la­dos a pre­sos y pre­sas polí­ti­cas que ya han cum­pli­do su con­de­na, al igual que a las y los que han cum­pli­do las tres cuar­tas par­tes o están gra­ve­men­te enfer­mos y corren peli­gro de muer­te o a las y los que están en situa­ción pre­ven­ti­va. Seguir apli­can­do la dis­per­sión, una medi­da que con­lle­va gra­ves con­se­cuen­cias y que ha sido denun­cia­da por orga­nis­mos de inmen­so pres­ti­gio inter­na­cio­nal como la ONU, Amnis­tia Inter­na­cio­nal, Human Right Watch, los rela­to­res espe­cia­les de Nacio­nes Uni­das… ¿La Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la tam­bién tie­nen pre­vis­to inves­ti­gar a dichas enti­da­des y per­so­na­li­da­des tam­bién jun­to con las 64.000 per­so­nas que acu­die­ron a la mar­cha de Bil­bao?»

En defi­ni­ti­va, Eus­kal Herria, cla­ma por una solu­cion defi­ni­ti­va al san­gran­te pro­ble­ma de [email protected] [email protected] politic2s [email protected] y por su retorno a casa, a Eus­kal Herria»

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *