¿La gue­rra ciber­né­ti­ca toca a las puer­tas de Cuba? – Omar Pérez Salo­món

La gue­rra ciber­né­ti­ca, enten­di­da como los con­flic­tos en que adquie­ren un rol deter­mi­nan­te la infor­má­ti­ca y las comu­ni­ca­cio­nes, posee un espa­cio en las esfe­ras eco­nó­mi­ca, tec­no­ló­gi­ca e ideo­ló­gi­ca.

En la pri­me­ra, es un hito cómo en la déca­da de 1980 se uti­li­zó por pri­me­ra vez un arma ciber­né­ti­ca, cuan­do la CIA intro­du­jo un soft­wa­re defec­tuo­so en el sis­te­ma de ope­ra­ción del nue­vo gaso­duc­to tran­si­be­riano que debía lle­var gas natu­ral des­de los yaci­mien­tos de gas de Uren­goi en Sibe­ria a tra­vés de Kazajs­tán, Rusia y Euro­pa orien­tal has­ta los mer­ca­dos de divi­sas de Occi­den­te, cau­san­do gran­des pér­di­das eco­nó­mi­cas y con­tri­bu­yen­do al colap­so de la URSS.

En la esfe­ra tec­no­ló­gi­ca, lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo es la apa­ri­ción del gusano Stux­net que hizo más len­to el fun­cio­na­mien­to de los moto­res de enri­que­ci­mien­to de ura­nio de la cen­tral nuclear ira­ní de Bushehr, con el obje­ti­vo de retra­sar el pro­gra­ma nuclear con fines pací­fi­cos de Irán, pero ata­có ade­más a redes de varios paí­ses. Exis­ten evi­den­cias de que se encuen­tra cir­cu­lan­do en redes glo­ba­les des­de mar­zo del 2010 y que fue crea­do por per­so­nal alta­men­te cali­fi­ca­do, aus­pi­cia­do por algu­na orga­ni­za­ción de inte­li­gen­cia o gobierno.

El 13 de julio pasa­do se detec­ta la pre­sen­cia del Stux­net en redes cuba­nas. A par­tir del estu­dio rea­li­za­do por la empre­sa Segur­má­ti­ca, se cono­ce que este pro­gra­ma maligno ins­ta­la dos dri­vers o con­tro­la­do­res, fir­ma­dos digi­tal­men­te con un cer­ti­fi­ca­do de la com­pa­ñía Real­tek, sig­ni­fi­can­do que el autor tuvo acce­so a la lla­ve pri­va­da de este cer­ti­fi­ca­do, un secre­to supues­ta­men­te muy bien guar­da­do. Sema­nal­men­te se repor­ta la intru­sión de virus infor­má­ti­cos de pro­ce­den­cia des­co­no­ci­da a las redes cuba­nas.

Un cable del Depar­ta­men­to de Esta­do fecha­do en febre­ro de 2009 pide a las repre­sen­ta­cio­nes diplo­má­ti­cas esta­dou­ni­den­ses inven­ta­riar las infra­es­truc­tu­ras y empre­sas en el mun­do “cuya pér­di­da afec­ta­ría de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va la salud públi­ca, la segu­ri­dad eco­nó­mi­ca y/​o la segu­ri­dad nacio­nal de Esta­dos Uni­dos”. En la lis­ta, publi­ca­da por Wiki­leaks, figu­ran cables sub­ma­ri­nos de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes de unos 25 paí­ses. Como es de supo­ner, en la actua­li­za­ción que se haga de estos luga­res con­si­de­ra­dos estra­té­gi­cos por el vecino del nor­te en este 2011, debe apa­re­cer el cable sub­ma­rino entre Cuba y Vene­zue­la que se pon­drá en ser­vi­cio a media­dos de año.

Pero es en la acti­vi­dad ideo­ló­gi­ca don­de más accio­nes sub­ver­si­vas e inje­ren­cis­tas se han orga­ni­za­do y eje­cu­ta­do con­tra Cuba. Cuba­Net, uno de los pri­me­ros sitios web crea­dos para sem­brar pro­pa­gan­da anti­cu­ba­na en Inter­net, ha reci­bi­do en los últi­mos años más de 2 millo­nes de dóla­res. La inves­ti­ga­do­ra y escri­to­ra Eva Golin­ger, ha reve­la­do que docu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos bajo la Ley de Acce­so a la Infor­ma­ción (FOIA, por sus siglas en inglés), inclu­yen con­tra­tos ori­gi­na­les entre la USAID y la orga­ni­za­ción Cuba­Net y demues­tran un patrón de finan­cia­mien­to que aumen­ta y se inten­si­fi­ca cada año en su esfuer­zo de pro­mo­ver infor­ma­ción dis­tor­sio­na­da sobre Cuba – todo con la inten­ción de pro­vo­car una “tran­si­ción a la demo­cra­cia”, o un “cam­bio de régi­men”, en la isla cari­be­ña. Otra varian­te es la fabri­ca­ción de ciber­di­si­den­tes a la car­ta, con recur­sos de admi­nis­tra­ción y estra­te­gia de publi­ci­dad para sus sitios en Inter­net ase­gu­ra­dos des­de el exte­rior y tam­bién des­de la Ofi­ci­na de Intere­ses yan­qui en La Haba­na.

Sin embar­go, la pro­pa­gan­da nor­te­ame­ri­ca­na pre­ten­de inver­tir las cosas. Por el dife­ren­do his­tó­ri­co entre Cuba y Esta­dos Uni­dos que ya dura casi 200 años, o por­que el gobierno nor­te­ame­ri­cano con­si­de­ra que la mayor de las Anti­llas ame­na­za su “segu­ri­dad nacio­nal”, lo cier­to es que Cuba des­de el 2001, nada menos que dos días antes de los aten­ta­dos a las torres geme­las en New York, fue acu­sa­da de pla­near ata­ques ciber­né­ti­cos con­tra Esta­dos Uni­dos. Nada, que el fan­tas­ma del enemi­go externo en la moda­li­dad ciber­né­ti­ca ron­da nues­tra casa, pro­ban­do una vez más cómo los pode­ro­sos entien­den el mun­do al revés.

Bole­tín Por Cuba

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *