La Audien­cia Nacio­nal uti­li­za como ele­men­to pro­ba­to­rio que Mikel Jime­nez levan­tó el puño en el jui­cio – Movi­mien­to pro Amnis­tia

La Audien­cia Nacio­nal ha con­de­na­do a seis años de pri­sión al vecino de Bara­ñain MIKEL JIMENEZ MARTÍN, en rela­ción a unos arte­fac­tos incen­dia­rios que fue­ron des­cu­bier­tos en Ata­rra­bia por la Poli­cía Muni­ci­pal de esta loca­li­dad el 6 de octu­bre de 2007.

Ade­más, orde­na remi­tir al Juz­ga­do la decla­ra­ción pres­ta­da en el jui­cio por la tes­ti­go Jaio­ne Mar­tí­nez de Liza­rron­do Mateo, com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal de Mikel Jime­nez,

de cara a la incoa­ción de dili­gen­cias pena­les por un supues­to deli­to de fal­so tes­ti­mo­nio.

Resu­men la sen­ten­cia

El jui­cio se plan­teó en torno a una cues­tión cen­tral: unas prue­bas de ADN rea­li­za­das en unos guan­tes de látex que supues­ta­men­te apa­re­cie­ron jun­to a los arte­fac­tos que encon­tró la Poli­cía Muni­ci­pal de Ata­rra­bia. Y como la defen­sa ha cer­ti­fi­ca­do las irre­gu­la­ri­da­des que se pro­du­je­ron en torno a la cita­da prue­ba de ADN, que estu­vo a car­go de la Guar­dia Civil, la Audien­cia Nacio­nal elu­de esta cues­tión cen­tral en su sen­ten­cia y tra­ta de des­viar la aten­ción denun­cian­do a una tes­ti­go por fal­so tes­ti­mo­nio, incli­nan­do hacia este nue­vo argu­men­to la car­ga de la acu­sa­ción.

Por lo demás, la sen­ten­cia se apo­ya en las decla­ra­cio­nes que los nava­rros Javier Sagar­doy y Luis Goñi rea­li­za­ron en el perio­do en que estu­vie­ron inco­mu­ni­ca­dos por la Guar­dia Civil, aun­que los dos ale­ga­ron en el jui­cio que hicie­ron tales decla­ra­cio­nes poli­cia­les bajo tor­tu­ra y que éstas fue­ron obte­ni­das por la fuer­za.

Tam­bién se apor­ta como prue­ba que en el regis­tro del domi­ci­lio de Mikel Jime­nez se halló una pega­ti­na de ETA, dos CDs de Segi o un libro titu­la­do “Los hom­bres de ETA”. Para la Audien­cia Nacio­nal, la rela­ción del con­de­na­do con estas orga­ni­za­cio­nes “es pues­ta de mani­fies­to” por estos tres efec­tos encon­tra­dos en su habi­ta­ción, que evi­den­cia­rían “una apro­xi­ma­ción ideo­ló­gi­ca a sus teo­rías y pau­tas de actua­ción, pro­pias de las orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas a que se refie­ren tales efec­tos”.

Por si lo ante­rior fue­ra poco, el siguien­te párra­fo de la sen­ten­cia pasa­rá a los ana­les de la his­to­ria de la injus­ti­cia y la arbi­tra­rie­dad: “A lo ante­rior cabe aña­dir un ele­men­to más que que­re­mos sig­ni­fi­car, extraí­do del len­gua­je ges­tual del pro­pio acu­sa­do, como es el salu­do que, con el puño en alto, hacía en la pro­pia Sala de Audien­cia tras con­cluir el jui­cio y antes de ser espo­sa­do por los fun­cio­na­rios poli­cia­les que le cus­to­dia­ban, para tras­la­dar­le a los cala­bo­zos, en con­tes­ta­ción, o como salu­do, a par­te del públi­co asis­ten­te, que la expe­rien­cia nos demues­tra que es carac­te­rís­ti­co de indi­vi­duos, si no inte­gra­dos en ETA, sí que, al menos, se sitúan en su entorno o son afi­nes a esta orga­ni­za­ción”.

“A modo de resu­men de lo expues­to –con­clu­ye la sentencia‑, si la prue­ba prac­ti­ca­da pone de relie­ve que el acu­sa­do se movía o se mue­ve en el entorno de SEGI y se encuen­tra mate­rial de esta orga­ni­za­ción, así como de ETA, en el regis­tro efec­tua­do en su habi­ta­ción”, la Audien­cia nacio­nal con­si­de­ra de apli­ca­ción el tipo agra­va­do con­tem­pla­do en el art. 573 CP, “tenien­do acre­di­ta­da la fina­li­dad sub­ver­si­va de su actua­ción para coad­yu­var a los obje­ti­vos de la orga­ni­za­ción terro­ris­ta”.

Valo­ra­ción polí­ti­ca

1) A Mikel Jime­nez le han con­de­na­do a seis años de car­cel en base a argu­men­tos más que pere­gri­nos. El hecho de que levan­tar el puño se incor­po­re como prue­ba con­de­na­to­ria en una sen­ten­cia evi­den­cia que en los tri­bu­na­les espa­ño­les todo vale para con­de­nar a inde­pen­den­tis­tas vas­cos. ¿Qué deter­mi­na un puño en alto? ¿La comi­sión de un deli­to o una ideo­lo­gía? ¿Qué hace la Audien­cia Nacio­nal, con­de­nar deli­tos o una ideo­lo­gía deter­mi­na­da?

2) La remi­sión al juz­ga­do de la decla­ra­ción de una tes­ti­go, la com­pa­ñe­ra de Mikel Jime­nez, por un supues­to deli­to de fal­so tes­ti­mo­nio supo­ne un sal­to ade­lan­te en la inde­fen­sión de los ciu­da­da­nos vas­cos, como lo fue­ron en su día las denun­cias con­tra los dete­ni­dos que habían denun­cia­do tor­tu­ras duran­te el perio­do de inco­mu­ni­ca­ción, caso de Unai Romano. Esta deci­sión de la Audien­cia Nacio­nal supo­ne un avi­so a nave­gan­tes, ya que tra­ta de ame­dren­tar a aque­llas per­so­nas que pudie­ran tes­ti­fi­car en el futu­ro en defen­sa de otros acu­sa­dos. Con ello, siguen cer­ce­nan­do más aún el dere­cho a la defen­sa, cuyo espa­cio en la Audien­cia Nacio­nal está ya prác­ti­ca­men­te redu­ci­do a la nada.

3) Nos encon­tra­mos ante una judi­ca­tu­ra que se mue­ve por impul­sos polí­ti­cos, y si este tipo de sen­ten­cias se pro­du­cen es por­que el gobierno sigue ade­lan­te en su estra­te­gia del “todo vale” con­tra juven­tud vas­ca. Los detie­nen, los tor­tu­ran y los encar­ce­lan, y con prue­bas como tener pega­ti­nas o levan­tar el puño se qui­tan de en medio a dece­nas de per­so­nas orga­ni­za­das en el movi­mien­to juve­nil de este país. Por­que eso es pre­ci­sa­men­te lo que tra­tan de impe­dir: que la juven­tud vas­ca se orga­ni­ce.

4) Como estas actua­cio­nes judi­cia­les tie­nen moti­va­ción polí­ti­ca, cree­mos que la res­pues­ta tam­bién debe ser polí­ti­ca. Eus­kal Herria tie­ne el reto de levan­tar una sóli­da mura­lla que pro­te­ja a la juven­tud vas­ca, y todos los agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les que esta­mos com­pro­me­ti­dos con la aper­tu­ra de un esce­na­rio de paz, diá­lo­go y solu­cio­nes demo­crá­ti­cas, esta­mos tam­bién lla­ma­dos a la tarea de decir BASTA YA a la per­se­cu­ción polí­ti­ca, BASTA YA de dete­ner, tor­tu­rar y encar­ce­lar a la juven­tud por su ideo­lo­gía inde­pen­den­tis­ta, BASTA YA de piso­tear los dere­chos civi­les y polí­ti­cos de los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas de este país.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *