La Audien­cia Nacio­nal uti­li­za como ele­men­to pro­ba­to­rio que Mikel Jime­nez levan­tó el puño en el jui­cio – Movi­mien­to pro Amnistia

La Audien­cia Nacio­nal ha con­de­na­do a seis años de pri­sión al vecino de Bara­ñain MIKEL JIMENEZ MARTÍN, en rela­ción a unos arte­fac­tos incen­dia­rios que fue­ron des­cu­bier­tos en Ata­rra­bia por la Poli­cía Muni­ci­pal de esta loca­li­dad el 6 de octu­bre de 2007.

Ade­más, orde­na remi­tir al Juz­ga­do la decla­ra­ción pres­ta­da en el jui­cio por la tes­ti­go Jaio­ne Mar­tí­nez de Liza­rron­do Mateo, com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal de Mikel Jimenez,

de cara a la incoa­ción de dili­gen­cias pena­les por un supues­to deli­to de fal­so testimonio.

Resu­men la sentencia

El jui­cio se plan­teó en torno a una cues­tión cen­tral: unas prue­bas de ADN rea­li­za­das en unos guan­tes de látex que supues­ta­men­te apa­re­cie­ron jun­to a los arte­fac­tos que encon­tró la Poli­cía Muni­ci­pal de Ata­rra­bia. Y como la defen­sa ha cer­ti­fi­ca­do las irre­gu­la­ri­da­des que se pro­du­je­ron en torno a la cita­da prue­ba de ADN, que estu­vo a car­go de la Guar­dia Civil, la Audien­cia Nacio­nal elu­de esta cues­tión cen­tral en su sen­ten­cia y tra­ta de des­viar la aten­ción denun­cian­do a una tes­ti­go por fal­so tes­ti­mo­nio, incli­nan­do hacia este nue­vo argu­men­to la car­ga de la acusación.

Por lo demás, la sen­ten­cia se apo­ya en las decla­ra­cio­nes que los nava­rros Javier Sagar­doy y Luis Goñi rea­li­za­ron en el perio­do en que estu­vie­ron inco­mu­ni­ca­dos por la Guar­dia Civil, aun­que los dos ale­ga­ron en el jui­cio que hicie­ron tales decla­ra­cio­nes poli­cia­les bajo tor­tu­ra y que éstas fue­ron obte­ni­das por la fuerza.

Tam­bién se apor­ta como prue­ba que en el regis­tro del domi­ci­lio de Mikel Jime­nez se halló una pega­ti­na de ETA, dos CDs de Segi o un libro titu­la­do “Los hom­bres de ETA”. Para la Audien­cia Nacio­nal, la rela­ción del con­de­na­do con estas orga­ni­za­cio­nes “es pues­ta de mani­fies­to” por estos tres efec­tos encon­tra­dos en su habi­ta­ción, que evi­den­cia­rían “una apro­xi­ma­ción ideo­ló­gi­ca a sus teo­rías y pau­tas de actua­ción, pro­pias de las orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas a que se refie­ren tales efectos”.

Por si lo ante­rior fue­ra poco, el siguien­te párra­fo de la sen­ten­cia pasa­rá a los ana­les de la his­to­ria de la injus­ti­cia y la arbi­tra­rie­dad: “A lo ante­rior cabe aña­dir un ele­men­to más que que­re­mos sig­ni­fi­car, extraí­do del len­gua­je ges­tual del pro­pio acu­sa­do, como es el salu­do que, con el puño en alto, hacía en la pro­pia Sala de Audien­cia tras con­cluir el jui­cio y antes de ser espo­sa­do por los fun­cio­na­rios poli­cia­les que le cus­to­dia­ban, para tras­la­dar­le a los cala­bo­zos, en con­tes­ta­ción, o como salu­do, a par­te del públi­co asis­ten­te, que la expe­rien­cia nos demues­tra que es carac­te­rís­ti­co de indi­vi­duos, si no inte­gra­dos en ETA, sí que, al menos, se sitúan en su entorno o son afi­nes a esta organización”.

“A modo de resu­men de lo expues­to –con­clu­ye la sentencia‑, si la prue­ba prac­ti­ca­da pone de relie­ve que el acu­sa­do se movía o se mue­ve en el entorno de SEGI y se encuen­tra mate­rial de esta orga­ni­za­ción, así como de ETA, en el regis­tro efec­tua­do en su habi­ta­ción”, la Audien­cia nacio­nal con­si­de­ra de apli­ca­ción el tipo agra­va­do con­tem­pla­do en el art. 573 CP, “tenien­do acre­di­ta­da la fina­li­dad sub­ver­si­va de su actua­ción para coad­yu­var a los obje­ti­vos de la orga­ni­za­ción terrorista”.

Valo­ra­ción política

1) A Mikel Jime­nez le han con­de­na­do a seis años de car­cel en base a argu­men­tos más que pere­gri­nos. El hecho de que levan­tar el puño se incor­po­re como prue­ba con­de­na­to­ria en una sen­ten­cia evi­den­cia que en los tri­bu­na­les espa­ño­les todo vale para con­de­nar a inde­pen­den­tis­tas vas­cos. ¿Qué deter­mi­na un puño en alto? ¿La comi­sión de un deli­to o una ideo­lo­gía? ¿Qué hace la Audien­cia Nacio­nal, con­de­nar deli­tos o una ideo­lo­gía determinada?

2) La remi­sión al juz­ga­do de la decla­ra­ción de una tes­ti­go, la com­pa­ñe­ra de Mikel Jime­nez, por un supues­to deli­to de fal­so tes­ti­mo­nio supo­ne un sal­to ade­lan­te en la inde­fen­sión de los ciu­da­da­nos vas­cos, como lo fue­ron en su día las denun­cias con­tra los dete­ni­dos que habían denun­cia­do tor­tu­ras duran­te el perio­do de inco­mu­ni­ca­ción, caso de Unai Romano. Esta deci­sión de la Audien­cia Nacio­nal supo­ne un avi­so a nave­gan­tes, ya que tra­ta de ame­dren­tar a aque­llas per­so­nas que pudie­ran tes­ti­fi­car en el futu­ro en defen­sa de otros acu­sa­dos. Con ello, siguen cer­ce­nan­do más aún el dere­cho a la defen­sa, cuyo espa­cio en la Audien­cia Nacio­nal está ya prác­ti­ca­men­te redu­ci­do a la nada.

3) Nos encon­tra­mos ante una judi­ca­tu­ra que se mue­ve por impul­sos polí­ti­cos, y si este tipo de sen­ten­cias se pro­du­cen es por­que el gobierno sigue ade­lan­te en su estra­te­gia del “todo vale” con­tra juven­tud vas­ca. Los detie­nen, los tor­tu­ran y los encar­ce­lan, y con prue­bas como tener pega­ti­nas o levan­tar el puño se qui­tan de en medio a dece­nas de per­so­nas orga­ni­za­das en el movi­mien­to juve­nil de este país. Por­que eso es pre­ci­sa­men­te lo que tra­tan de impe­dir: que la juven­tud vas­ca se organice.

4) Como estas actua­cio­nes judi­cia­les tie­nen moti­va­ción polí­ti­ca, cree­mos que la res­pues­ta tam­bién debe ser polí­ti­ca. Eus­kal Herria tie­ne el reto de levan­tar una sóli­da mura­lla que pro­te­ja a la juven­tud vas­ca, y todos los agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les que esta­mos com­pro­me­ti­dos con la aper­tu­ra de un esce­na­rio de paz, diá­lo­go y solu­cio­nes demo­crá­ti­cas, esta­mos tam­bién lla­ma­dos a la tarea de decir BASTA YA a la per­se­cu­ción polí­ti­ca, BASTA YA de dete­ner, tor­tu­rar y encar­ce­lar a la juven­tud por su ideo­lo­gía inde­pen­den­tis­ta, BASTA YA de piso­tear los dere­chos civi­les y polí­ti­cos de los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas de este país.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.