En bus­ca de silla en el nue­vo esce­na­rio – Iker Biz­kar­gue­na­ga

Iba a dedi­car este pri­mer txo­ko­tik del año a la ley anti­ta­ba­co y, sobre todo, al berrin­che que se han cogi­do algu­nos fuma­do­res y hos­te­le­ros, pero no está el patio polí­ti­co para andar con cor­ti­nas de humo, así que me limi­to a reco­men­dar la lec­tu­ra de la exce­len­te entre­vis­ta que Ama­goia Muji­ka le hizo al médi­co Jose­ba Zaba­la en el Gaur8 del sába­do pasa­do, ya que res­pon­de per­fec­ta­men­te a las sin­sor­ga­das que hemos leí­do y escu­cha­do en las últi­mas sema­nas de quie­nes pare­cen hacer opo­si­cio­nes a con­se­je­ro dele­ga­do de Phi­lip Morris.

Pero quie­nes real­men­te están que fuman en pipa son aque­llos que se ven en la nece­si­dad de rein­ven­tar­se en el nue­vo esce­na­rio polí­ti­co. Por­que más allá de las poco ima­gi­na­ti­vas reac­cio­nes tras el comu­ni­ca­do de ETA, a nadie se le esca­pa que la polí­ti­ca vas­ca va a cam­biar mucho en poco tiem­po y que algu­nos van a tener que bus­car­se las len­te­jas como pue­dan. Y, en este sen­ti­do, me resul­ta par­ti­cu­lar­men­te intere­san­te ana­li­zar los movi­mien­tos que está rea­li­zan­do Ara­lar. Este par­ti­do, ali­men­ta­do, segu­ro que con­tra su volun­tad, por la Ley de Par­ti­dos y los medios afi­nes al PNV, hace tiem­po que sabe que tie­ne ya poco que ras­car del blo­que que cada vez más defi­ni­da­men­te se está con­for­man­do en el ámbi­to sobe­ra­nis­ta y de izquier­da.

No creo que acti­tu­des como el por­ta­zo a la izquier­da aber­tza­le en Nafa­rroa o la pri­me­ra infu­ma­ble valo­ra­ción del comu­ni­ca­do de ETA sean casua­les. Lo que ocu­rre en NaBai y los movi­mien­tos que se están dan­do, por ejem­plo, en Gipuz­koa, pue­den ser indi­ca­do­res de una enten­te PNV-Ara­lar, que algu­nos creen pre­lu­dio de una OPA amis­to­sa de los jel­tza­les a medio pla­zo. Sin embar­go ‑Eze­na­rro es mucho más ambi­cio­sa que Gal­dos y tie­ne muy bue­na prensa‑, creo que Ara­lar ha detec­ta­do que gran par­te de la base del PNV está mos­quea­da por el segui­mien­to de Urku­llu y com­pa­ñía a las tesis de Rubal­ca­ba, y que podría pillar cacho en ese sec­tor. Pue­de que quie­nes aho­ra van de la mano aca­ben com­pi­tien­do por un mis­mo espa­cio elec­to­ral, y que alguno aca­be arre­pin­tién­do­se de haber ali­men­ta­do a quien creía que iba a ser una cuña en la izquier­da aber­tza­le.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *