Ban­de­ra blan­ca sin­di­cal – Juan Car­los Escu­dier

No del todo cau­ti­vos, pero sí com­ple­ta­men­te des­ar­ma­dos, los sin­di­ca­tos CC.OO. y UGT han empe­za­do a agi­tar una ban­de­ra blan­ca que tie­ne aspec­to de pac­to de Esta­do, lo que, sin duda, cons­ti­tu­ye una ele­gan­te mane­ra de capi­tu­lar. Más que un paso atrás para tomar impul­so, lo que se intu­ye tras su pro­pues­ta de ampliar la nego­cia­ción sobre pen­sio­nes que man­te­nían con el Gobierno a otras mate­rias y a otros inter­lo­cu­to­res es una hui­da apre­su­ra­da del camino que les con­du­cía irre­me­dia­ble­men­te a la con­vo­ca­to­ria de otra huel­ga gene­ral. Náu­fra­gos de su impo­ten­cia, aun­que cons­cien­tes del hun­di­mien­to pro­gra­ma­do del vigen­te catá­lo­go de dere­chos labo­ra­les y socia­les, los sin­di­ca­tos han opta­do pri­me­ro por sal­var­se a sí mis­mos.

Como con­va­li­dar la refor­ma del Gobierno sobre las pen­sio­nes era meta­fí­si­ca­men­te impo­si­ble por la pre­sión de sus pro­pios afi­lia­dos, los sin­di­ca­tos pare­cen haber dise­ña­do una estra­te­gia de super­vi­ven­cia, cuyo pri­mer pun­to es evi­tar a toda cos­ta la huel­ga gene­ral. ¿El moti­vo? Entien­den que su hipo­té­ti­co fra­ca­so, algo muy pro­ba­ble con la des­mo­vi­li­za­ción exis­ten­te, les con­ver­ti­ría, si es que no lo son ya, en acto­res mar­gi­na­les del deba­te eco­nó­mi­co y les con­du­ci­ría a la irre­le­van­cia.

Bajo esta ópti­ca, la úni­ca mane­ra de evi­tar la con­fron­ta­ción es ampliar la nego­cia­ción a otras mate­rias en las que pue­dan apun­tar­se el tan­to de su influen­cia, ya sea en el capí­tu­lo de nego­cia­ción colec­ti­va, don­de el Eje­cu­ti­vo pre­ten­día a par­tir de mar­zo dejar sin efec­to la ultrac­ti­vi­dad de los con­ve­nios, como pro­mo­to­res de pla­nes de empleo de efi­ca­cia más que dudo­sa o atri­bu­yén­do­se la recu­pe­ra­ción de los sub­si­dios a para­dos que hayan ago­ta­do todas las pres­ta­cio­nes, una ini­cia­ti­va que ya está en los pla­nes de Zapa­te­ro, aun­que vin­cu­la­dos a cur­sos de for­ma­ción. Así es como hay que enten­der esta pro­pues­ta de un mini­pac­to de la Mon­cloa, con par­ti­ci­pa­ción de la CEOE y del PP, sobre la que las cen­tra­les se han mos­tra­do sin­gu­lar­men­te opti­mis­tas.

Entre sui­ci­dar­se y seguir res­pi­ran­do, UGT y CCOO han opta­do por el oxí­geno, y el Gobierno, tan nece­si­ta­do de un pac­to con el que legi­ti­mar­se ante un elec­to­ra­do que les espe­ra en mayo con las uñas afi­la­das, ha corri­do a enchu­far­les a la bom­bo­na. La ren­di­ción siem­pre supo­ne un acuer­do: las dos par­tes lle­gan al con­sen­so de que hay un ven­ce­dor y unos ven­ci­dos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *