2011 Túnez, dic­ta­du­ra mafio­sa – Mon­cef Mar­zou­ki

Des­de hace tres sema­nas soplan aires de revuel­ta polí­ti­ca y social en Túnez. En este momen­to son más de 66 los muer­tos, mues­tra que el régi­men de Ben Alí se sien­te ame­na­za­do por pri­me­ra vez. Pero la fuer­za y la per­se­ve­ran­cia de la movi­li­za­ción del pue­blo tune­cino ofre­cen a la opi­nión públi­ca y a los repre­sen­tan­tes polí­ti­cos euro­peos y fran­ce­ses la opor­tu­ni­dad de des­cu­brir la reali­dad de Túnez. Una visión ses­ga­da des­de hace más de vein­te años por tópi­cos ali­men­ta­dos por el poder y muchos de sus sim­pa­ti­zan­tes fran­ce­ses.

Tópi­co 1: “Es cier­to que el régi­men de Túnez no es una demo­cra­cia, pero tam­po­co es una dic­ta­du­ra, solo un régi­men auto­ri­ta­rio”. No, los actua­les suce­sos son la prue­ba para aque­llos que no veían o no que­rían ver­lo: el régi­men de Túnez es una dic­ta­du­ra poli­cial y mafio­sa de la peor cala­ña. Ben Alí en Car­ta­go, es Al Capo­ne en la Casa Blan­ca.

Tópi­co 2: “El país debe a Ben Alí un mila­gro eco­nó­mi­co”. En reali­dad, el Túnez de los años noven­ta debía su rela­ti­va pros­pe­ri­dad a las tres déca­das de pre­si­den­cia de Bur­gui­ba, mar­ca­das por una gran inver­sión en edu­ca­ción, en pla­ni­fi­ca­ción fami­liar y la implan­ta­ción de una eco­no­mía de mer­ca­do sana, capaz de gene­rar un cre­ci­mien­to anual del 7%. Ben Alí here­dó esta situa­ción. Vein­te años des­pués, ha trans­for­ma­do Túnez en una eco­no­mía de corrup­ción en don­de ya no hace fal­ta demos­trar las deri­vas mafio­sas. Tras el “mila­gro”, vino el des­alien­to social.

Tópi­co 3: “Ben Alí ha erra­di­ca­do el peli­gro isla­mis­ta”. De no apo­yar­lo, exis­ti­ría un gran ries­go de que se for­ma­ra un régi­men tali­bán en el sur del Medi­te­rrá­neo, como seña­ló Nico­las Sar­kozy en 2008. En reali­dad, Ben Alí ha aca­ba­do, a cos­ta de gran­des vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, con un par­ti­do isla­mis­ta con­ser­va­dor bur­gués, Ennadha, que esta­ba a mil leguas de la vio­len­cia yiha­dis­ta. En cuan­to a los dis­tur­bios polí­ti­cos, los “bar­bu­dos” no han par­ti­ci­pa­do en ellos, como prue­ban las con­sig­nas lai­cas corea­das por los mani­fes­tan­tes.

Tópi­co 4: “No hay opo­si­ción creí­ble. La opo­si­ción tune­ci­na es débil, está divi­di­da y es inope­ran­te”. Los que han vivi­do y viven bajo una dic­ta­du­ra saben que la opo­si­ción solo pue­de exis­tir en una demo­cra­cia, que en una dic­ta­du­ra solo pue­de haber resis­ten­cia, civil o arma­da. Ben Alí, “ele­gi­do” y “reele­gi­do” alcan­zan­do en tres oca­sio­nes más del 90 % de los votos, orga­ni­zó su pro­pia opo­si­ción para con­fun­dir, mien­tras amor­da­za­ba, encar­ce­la­ba y tor­tu­ra­ba a cen­te­na­res de hom­bres y muje­res valien­tes y dig­nos que lucha­ron con­tra una de las maqui­nas más repre­si­vas y per­ver­sas que hayan exis­ti­do.

Tópi­co 5, en for­ma de pre­gun­ta fal­sa­men­te inge­nua: “¿Cuál es la alter­na­ti­va a Ben Alí?”. Si un tune­cino le plan­tea­ra esa pre­gun­ta a un fran­cés: “¿Cuál es la alter­na­ti­va a Sar­kozy?”, la res­pues­ta sería lógi­ca y evi­den­te: la per­so­na que los fran­ce­ses desig­nen en las pró­xi­mas pre­si­den­cia­les. Para un tune­cino que res­pon­die­ra a un ami­go fran­cés es exac­ta­men­te lo mis­mo: A Ben Alí le suce­de­rá la per­so­na que el pue­blo tune­cino desig­ne en unas elec­cio­nes libres y trans­pa­ren­tes. ¿Quién ha dicho que esta­mos con­de­na­dos a per­pe­tui­dad a una dic­ta­du­ra?

Duran­te mucho tiem­po Ben Alí ha apa­re­ci­do como el garan­te de la esta­bi­li­dad en Túnez. Des­de que se ini­ció la revuel­ta que gol­pea el país, Ben Alí se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal fac­tor de ines­ta­bi­li­dad y solo cuan­do se vaya, se podrá recu­pe­rar la cal­ma. La opi­nión publi­ca y los res­pon­sa­bles polí­ti­cos fran­ce­ses deben abrir los ojos a la reali­dad del pue­blo tune­cino. Sino es muy pro­ba­ble que Fran­cia pier­da el capi­tal de sim­pa­tía con el que cuen­ta en Túnez. Per­de­ría la opor­tu­ni­dad de con­tri­buir a una tran­si­ción pací­fi­ca hacia un Esta­do de dere­cho y de par­ti­ci­par en la crea­ción de un espa­cio euro­me­di­te­rrá­neo esta­ble, prós­pe­ro, en don­de se com­par­tan los mis­mos valo­res demo­crá­ti­cos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *