Sobre aten­ta­dos al sen­ti­do común – Iña­ki Irion­do

Leer la pren­sa en días como ayer exi­ge armar­se de pacien­cia, por­que al mar­gen de con­si­de­ra­cio­nes polí­ti­cas o de que se pue­da estar de acuer­do o no con cier­tos comen­ta­rios, uno se encuen­tra con ver­da­de­ros aten­ta­dos al sen­ti­do común. Por ejem­plo, los perió­di­cos del Gru­po Noti­cias arran­can sus edi­to­ria­les dicien­do que el comu­ni­ca­do «por tan espe­ra­do difí­cil­men­te hace ir más allá de cier­ta indi­fe­ren­cia», y lue­go le dedi­can por­ta­da casi ente­ra, edi­to­rial, sie­te artícu­los de opi­nión y entre diez y cator­ce pági­nas según la pro­vin­cia. En la mis­ma sen­da, José María Ruiz Soroa gas­ta casi media pági­na de «El Dia­rio Vas­co» en decir que lo que habría que hacer en estos casos es «guar­dar silen­cio». «Un silen­cio estruen­do­so», apos­ti­lla. Un silen­cio, en su caso, de 8 párra­fos, 87 líneas, nada menos que 856 pala­bras, casi 5.000 carac­te­res. Lue­go están los de «La Razón», que titu­lan que «ETA ame­na­za con vol­ver a aten­tar si no se nego­cia».

Tam­po­co hay que hacer exce­si­vo caso de las valo­ra­cio­nes que se leen en estas fechas. Cam­bian con el tiem­po. Sir­va como mues­tra que el mis­mo y cono­ci­do arti­cu­lis­ta que en «El País» daba ayer una impor­tan­cia sin­gu­lar a la decla­ra­ción que la izquier­da aber­tza­le hizo en Altsa­su, cuan­do ésta se pro­du­jo, en noviem­bre de 2009, escri­bió un comen­ta­rio titu­la­do «La his­to­ria se repi­te y no cue­la», con el tono gene­ral de que «la ofer­ta de la izquier­da aber­tza­le es más de lo mis­mo».

Pero, al mar­gen de estas con­si­de­ra­cio­nes, sí lla­man la aten­ción dos pun­tos de los edi­to­ria­les comu­nes del «indi­fe­ren­te» Gru­po Noti­cias. Por un lado, ase­gu­ran que el Acuer­do de Ger­ni­ka «exi­gía de este alto el fue­go que fue­ra “defi­ni­ti­vo e irre­ver­si­ble”», y entre­co­mi­lla­ban estos adje­ti­vos como cita lite­ral. Repa­sen el Acuer­do y verán que no es cier­to.

El otro aspec­to es pro­ba­ble­men­te más gra­ve en un gru­po de dia­rios que se con­si­de­ra nacio­na­lis­ta vas­co. Ase­gu­ran que «la orga­ni­za­ción arma­da dice que la solu­ción al con­flic­to vas­co lle­ga­rá “a tra­vés de un pro­ce­so demo­crá­ti­co”, según la retó­ri­ca al uso; el alto el fue­go decla­ra­do es su apor­ta­ción a ese pro­ce­so, en el que hay otros agen­tes impli­ca­dos como los esta­dos espa­ñol y fran­cés, los par­ti­dos polí­ti­cos, los sin­di­ca­tos, los pre­sos o la socie­dad vas­ca. Se tra­ta, por tan­to, de un pro­ce­so mul­ti­la­te­ral al que ETA apor­ta su alto el fue­go, pero no de una deci­sión uni­la­te­ral, hagan o no el res­to de agen­tes sus debe­res. Lo que cabía espe­rar de ETA era una deter­mi­na­ción uni­la­te­ral de aban­do­nar defi­ni­ti­va­men­te, irre­ver­si­ble­men­te, las armas». ¿Aca­so el con­flic­to vas­co es sólo ETA? ¿Aca­ba­da ETA ha aca­ba­do el con­flic­to? El alto el fue­go per­ma­nen­te, gene­ral y veri­fi­ca­ble de ETA es su apor­ta­ción uni­la­te­ral (no exi­ge com­pen­sa­ción ni reci­pro­ci­dad algu­na ni hay acuer­do pre­vio con otras par­tes) a la reso­lu­ción de un con­flic­to que, evi­den­te­men­te, es mucho más amplio y que, por tan­to, pre­ci­sa de la inter­ven­ción y bue­na volun­tad de muchos más agen­tes. Entre ellos, los medios de com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *