Maes­tros del odio lis­tos para apre­tar el gati­llo – Pepe Esco­bar

na cone­xión espe­luz­nan­te y direc­ta entre la retó­ri­ca del odio que lle­ga a extre­mos de fre­ne­sí en EE.UU., el ata­que con­tra la con­gre­sis­ta de Ari­zo­na Gabrie­lle Gif­fords, los lla­ma­dos a eli­mi­nar al fun­da­dor de Wiki­Leaks Julian Assan­ge y el noveno ani­ver­sa­rio de la infa­me ins­ta­la­ción de deten­ción de EE.UU. en Guan­tá­na­mo, Cuba. Esta inquie­tan­te cone­xión debe­ría pro­du­cir esca­lo­fríos a todo el que se preo­cu­pe, aun­que sea remo­ta­men­te, por los dere­chos huma­nos. Sin embar­go, no es así. Por lo menos no en EE.UU.

Assan­ge vol­ve­rá ante el tri­bu­nal en Lon­dres el 7 de febre­ro para una audien­cia de dos días com­ple­tos sobre su posi­ble extra­di­ción a Sue­cia, en rela­ción con ultra tene­bro­so caso de supues­tos con­do­nes rotos y “sexo por sor­pre­sa”, con la par­ti­ci­pa­ción con­jun­ta de dos gru­pis de Assan­ge en el bochor­no­so Esto­col­mo de agos­to pasa­do.

Los abo­ga­dos de Assan­ge no per­die­ron tiem­po en lle­gar al cen­tro del pro­ble­ma: si es extra­di­ta­do a Sue­cia, el gobierno esta­dou­ni­den­se hará todo lo posi­ble por extra­di­tar­lo a EE.UU. Assan­ge podría enton­ces enfren­tar la pena de muer­te, o su melli­zo de la “gue­rra con­tra el terror – lan­gui­de­cer eter­na­men­te en el lim­bo legal de Guan­tá­na­mo. Para EE.UU., el hecho de que tra­ta­dos prohí­ban la extra­di­ción bajo esas con­di­cio­nes es un deta­lle que care­ce de impor­tan­cia.

Almas inge­nuas, bien inten­cio­na­das, recor­da­rán que el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Barack Oba­ma pro­me­tió cerrar Guan­tá­na­mo. Eso no suce­de­rá. El Con­gre­so de EE.UU. des­trui­rá toda posi­bi­li­dad de trans­fe­rir “com­ba­tien­tes enemi­gos” a EE.UU. con­ti­nen­tal para que pue­dan ser nor­mal­men­te enjui­cia­dos. La Casa Blan­ca está a pun­to de con­de­nar para siem­pre a por lo menos 40 de esos pri­sio­ne­ros a Guan­tá­na­mo- sin acu­sa­ción for­mal, sin jui­cio, sólo un vacío ocul­to, Y Bagram, en Afga­nis­tán, segui­rá el mis­mo camino. Olvi­dad la cons­ti­tu­ción de EE.UU. y el dere­cho inter­na­cio­nal.

Los dere­chos huma­nos tenían que ser una par­te cru­cial en la estra­te­gia de defen­sa de sie­te pun­tos de Assan­ge – ya que una posi­ble extra­di­ción vio­la el Artícu­lo 3 de la Con­ven­ción Euro­pea de Dere­chos Huma­nos. Por lo tan­to el equi­po legal de Assan­ge, en su resu­men bási­co de 35 pági­nas de su estra­te­gia, tenía que sub­ra­yar la posi­bi­li­dad con­cre­ta de que Assan­ge sea some­ti­do a una entre­ga ile­gal y del “ries­go real de que pue­da sufrir la pena de muer­te. Es bien sabi­do que per­so­na­li­da­des des­ta­ca­das han impli­ca­do, cuan­do no lo han dicho direc­ta­men­te, que el señor Assan­ge debe­ría ser eje­cu­ta­do.”

Y para insis­tir ante la opi­nión públi­ca glo­bal, Wiki­Leaks publi­có un comu­ni­ca­do de pren­sa en el que tra­za el inevi­ta­ble para­le­lo entre la retó­ri­ca de “eli­mi­nad a Assan­ge” (la ex gober­na­do­ra de Alas­ka Sarah Palin diría “recar­guen” y lue­go dis­pa­ren) y la narra­ti­va dere­chis­ta gene­ra­li­za­da de maes­tros del odio esta­dou­ni­den­se que cul­mi­nó, por aho­ra, en el aten­ta­do con­tra Gif­fords. Men­cio­nan que Palin ins­tó al gobierno de Oba­ma a “dar caza al jefe de Wiki­Leaks como a los tali­ba­nes”.

El camino por reco­rrer augu­ra radi­ca­li­za­ción – ya que el odio se enco­na en una con­fi­gu­ra­ción bre­ve­men­te des­cri­ta por el pro­pio Assan­ge como “orwe­llia­na”. En la medi­da en que los ata­ques con­tra Wiki­Leaksnun­ca han sido más fuer­tes, lo mis­mo ha ocu­rri­do con el apo­yo glo­bal. Y eso nos es todo. Sólo 2017 cables diplo­má­ti­cos de EE.UU. han sido publi­ca­dos has­ta aho­ra (al mis­mo rit­mo todo no será publi­ca­do antes del fin de la déca­da). Bank of Ame­ri­ca es el pró­xi­mo mega-obje­ti­vo. Y toda­vía que­dan las joyas sobre Chi­na, las Nacio­nes Uni­das y, sí, Guan­tá­na­mo.

Aun­que la cola­bo­ra­ción entre Wiki­Leaks y algu­nos medios glo­ba­les pare­ce haber lle­ga­do a un pun­to de equi­li­brio, en tér­mi­nos perio­dís­ti­cos es pro­ba­ble que se siga des­en­ca­de­nan­do una gue­rra entre los que defien­den a los medios como ‑el tér­mino lo des­cri­be- ins­ti­tu­cio­nes media­do­ras, y los que apo­yan los valo­res carac­te­rís­ti­cos de Wiki­Leaks de des­car­gar tro­ci­tos de reali­dad con una inter­ven­ción míni­ma. Aun­que nada es mejor que la infor­ma­ción en esta­do natu­ral, una cier­ta edi­ción y con­tex­tua­li­za­ción son esen­cia­les. El públi­co lec­tor tie­ne que com­pa­rar las ver­sio­nes ori­gi­na­les con las fil­tra­das.

Mucho más preo­cu­pan­te es el hecho de que el pun­to cru­cial de Wiki­Leaks ‑si los polí­ti­cos y las per­so­na­li­da­des en los medios en EE.UU. pro­mue­ven el homi­ci­dio debie­ran ser pro­ce­sa­dos por haber­lo hecho- no resue­ne en EE.UU. tan­to como en el res­to del mun­do. Inevi­ta­ble­men­te, como argu­men­ta Wiki­Leaks, si el gru­po sigue sien­do estig­ma­ti­za­do como una espe­cie de nue­vo al-Qai­da, es pro­ba­ble que ocu­rran otras tra­ge­dias simi­la­res a la de Tuc­son, Ari­zo­na.

No hay evi­den­cia de que los pro­mo­to­res del odio esta­dou­ni­den­ses, que enco­nan el pan­tano entre­cru­za­do de la polí­ti­ca y de los talk shows, vayan a ser cas­ti­ga­dos. No hay evi­den­cia de que los diri­gen­tes del par­ti­do repu­bli­cano adop­ta­rán en públi­co una posi­ción con­tra la retó­ri­ca de “eli­mi­nar”. La masa­cre de Ari­zo­na que mató a seis per­so­nas e hirió a otras 14 ya es des­car­ta­da en su con­jun­to en círcu­los dere­chis­tas, como el acto ais­la­do usual del usual soli­ta­rio des­equi­li­bra­do.

Por lo tan­to, no hay evi­den­cia de que la carre­ra grá­fi­ca, endé­mi­ca, ace­le­ra­da, hacia el fas­cis­mo en la socie­dad esta­dou­ni­den­se vaya a ser seria­men­te enca­ra­da. Todos los que ansían un deba­te sereno, racial, en la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se, aban­do­nen toda espe­ran­za. Es un asun­to lamen­ta­ble, pre­di­cho por el pen­sa­dor polí­ti­co e his­to­ria­dor fran­cés Ale­xis de Toc­que­vi­lle hace más de un siglo y medio, en La demo­cra­cia en Amé­ri­ca.

Hoy es Gif­fords. Maña­na podría ser Assan­ge. Pero el ver­da­de­ro obje­ti­vo somos todos noso­tros.

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *