Hiz­bu­llah bus­ca un mayor peso de la opo­si­ción en el pró­xi­mo Gobierno liba­nés.

El movi­mien­to chií liba­nés Hiz­bu­lá con­si­de­ra que, des­pués de la caí­da este miér­co­les del Eje­cu­ti­vo de uni­dad nacio­nal, el pró­xi­mo gobierno del Líbano «no será nece­sa­ria­men­te de la mayo­ría par­la­men­ta­ria», según ha expli­ca­do uno de sus res­pon­sa­bles.

«Espe­ra­mos que el pre­si­den­te liba­nés, Michel Slei­man, empren­da con­sul­tas para la for­ma­ción de un nue­vo Gobierno en cir­cuns­tan­cias total­men­te dife­ren­tes de las que exis­tían en la for­ma­ción del ante­rior gabi­ne­te», dijo Cheij Hasan Eze­din, direc­tor de Rela­cio­nes Ára­bes de Hiz­bu­lá, prin­ci­pal gru­po de la opo­si­ción.

Eze­din, que lle­gó este miér­co­les a Nuak­chot en el pri­mer via­je ofi­cial de una dele­ga­ción de Hiz­bu­lá a Mau­ri­ta­nia, expli­có que las alian­zas polí­ti­cas han cam­bia­do en per­jui­cio de las Fuer­zas del 14 de Mar­zo, como se cono­ce a la mayo­ría, des­pués del dis­tan­cia­men­to de este blo­que del Par­ti­do Pro­gre­sis­ta Socia­lis­ta del dru­so Walid Yun­blat.
«Por ello, espe­ro que la coa­li­ción de (el pri­mer minis­tro, Saad) Hari­ri reha­ga sus cálcu­los y se resi­túe», sub­ra­yó.

La opo­si­ción liba­ne­sa ha pro­vo­ca­do la caí­da del Gobierno de uni­dad nacio­nal de Hari­ri con la reti­ra­da de sus minis­tros, en una cri­sis rela­cio­na­da con el ase­si­na­to del ex jefe del Eje­cu­ti­vo y padre del actual pri­mer minis­tro, Rafic Hari­ri, en 2005.
A los diez minis­tros de la opo­si­ción que se reti­ra­ron del Eje­cu­ti­vo, que cuen­ta con 30 car­te­ras, se sumó un titu­lar de Esta­do, Adnan al Sayed Husein, desig­na­do por el pre­si­den­te, Michel Sulei­man, como pro­tes­ta con­tra el Tri­bu­nal Espe­cial para el Líbano (TEL), que inves­ti­ga el ase­si­na­to de Hari­ri.

«Si hay blo­queo, será evi­den­te­men­te la corrien­te del 14 de Mar­zo la res­pon­sa­ble, ya que se ha ali­nea­do con la posi­ción de Esta­dos Uni­dos sabo­tean­do la pro­pues­ta de solu­ción sirio-sau­dí que había sobre la mesa», agre­gó Eze­din.

Asi­mis­mo, reite­ró el recha­zo de su gru­po hacia el TEL y advir­tió de que si éste lan­za algu­na orden de arres­to con­tra alguno de sus miem­bros se podrá pro­du­cir «una situa­ción de pre­sión sobre los apa­ra­tos de segu­ri­dad en el Líbano».

Según él, las fuer­zas de segu­ri­dad «no esta­rán dis­pues­tas a enfan­gar­se en seme­jan­te pan­ta­nal, el mis­mo jefe del Esta­do Mayor lo ha hecho saber cla­ra­men­te».
Des­pués de des­car­tar un even­tual ata­que de Israel sobre Irán, «que podrá defen­der­se por sí solo fácil­men­te del enemi­go sio­nis­ta», Eze­di­ne elo­gió la deci­sión del pre­si­den­te mau­ri­tano, Moha­med Uld Abde­la­ziz, de rom­per las rela­cio­nes con Israel en enero de 2009.
Eze­di­ne per­ma­ne­ce­rá en Mau­ri­ta­nia duran­te cua­tro días, antes de pro­se­guir en una gira regio­nal por el Magreb, según dije­ron fuen­tes cer­ca­nas a la dele­ga­ción.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *