Hai­tí, Wiki­leaks y libro de esti­lo – Ali­zia Stür­tze

Un tex­to sin con­tex­to es como una brú­ju­la sin nor­te. Miro en Goo­gle a ver qué tipo de tele­gra­mas diplo­má­ti­cos sobre Hai­tí ha fil­tra­do Assan­ge en Wiki­leaks y me encuen­tro con una infor­ma­ción tan super­fi­cial por su obvie­dad como la de que «la emba­ja­do­ra USA en Puer­to Prín­ci­pe dijo que el toda­vía pre­si­den­te Pré­val que­ría “orques­tar” las elec­cio­nes en Hai­tí» y que seguía sien­do «el hom­bre impres­cin­di­ble», a pesar de su afi­ción a la bebi­da. O con otra que no cons­ti­tu­ye nove­dad algu­na, ya que había sido denun­cia­da ante­rior­men­te. Me refie­ro al hecho de que Aris­ti­de, el pre­si­den­te ele­gi­do por abru­ma­do­ra mayo­ría pero no del gus­to de USA (ni de Fran­cia) por su izquier­dis­mo y sus amis­ta­des «peli­gro­sas» , fue derro­ca­do por segun­da vez en 2004 median­te una ope­ra­ción per­ge­ña­da por Washing­ton, que a con­ti­nua­ción le secues­tró a Sudá­fri­ca y apo­yó la pos­te­rior terri­ble repre­sión.

Qui­zá los cri­te­rios de selec­ción de las fil­tra­cio­nes a publi­car no sean res­pon­sa­bi­li­dad del que, según la revis­ta «Time», es «el soplón de la era digi­tal» y, según otros medios, «el már­tir de la liber­tad de la infor­ma­ción». Pero el resul­ta­do es que, bajo la apa­rien­cia de infor­ma­ción secre­ta de alto nivel, en el terri­ble caso hai­tiano nos des­vían la aten­ción del hecho cen­tral: las con­se­cuen­cias del terri­ble terre­mo­to del 12 de enero de 2010 que «de modo cla­sis­ta» mató a cien­tos de miles de habi­tan­tes de los mise­ra­bles barrios urba­nos, así como el cla­sis­ta pano­ra­ma actual de epi­de­mia y de elec­cio­nes demos­tra­da­men­te frau­du­len­tas (la OEA lo aca­ba de con­fir­mar) son impo­si­bles de enten­der sin ana­li­zar los últi­mos dos­cien­tos años que a los hai­tia­nos les impu­so el sis­te­ma colo­nial fran­cés pri­me­ro y pos­te­rior­men­te el impe­ria­lis­mo yan­qui, ni sin tener en cuen­ta esa ocu­pa­ción mili­tar neo­co­lo­nial de su país ante­rior y pos­te­rior a la tra­ge­dia de enero lla­ma­da Minus­tah (Misión de Nacio­nes Uni­das para la esta­bi­li­za­ción de Hai­tí), tras la que exis­ten enor­mes intere­ses que nada tie­nen que ver con la recons­truc­ción y la recu­pe­ra­ción de la sobe­ra­nía hai­tia­nas, sino con el empe­ño de USA, y tam­bién de Fran­cia y Cana­dá, de per­pe­tuar la mano de obra bara­ta y la pobre­za, en bene­fi­cio del agri­bu­si­ness y las plan­tas de mon­ta­je extran­je­ras, así como de la explo­ta­ción de las aguas y las rique­zas que en petró­leo, gas natu­ral, iri­dio, oro, cobre y dia­man­te pare­ce escon­der la anti­gua colo­nia fran­ce­sa y que podrían expli­car en par­te la pre­sen­cia, so pre­tex­to de ayu­da huma­ni­ta­ria, de 20.000 sol­da­dos usame­ri­ca­nos. Por no hablar del inte­rés geo­es­tra­té­gi­co del país anti­llano.

Pues­tos a pen­sar en cables de inte­rés, según Human Rights Watch, la admi­nis­tra­ción yan­qui, inclui­dos Bush y Clin­ton, ex pre­si­den­tes y actua­les envia­dos espe­cia­les a Hai­tí, sigue recha­zan­do la devo­lu­ción al país anti­llano de 160.000 pági­nas de docu­men­tos «secues­tra­dos» por los man­dos mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses y que al pare­cer demues­tran la direc­ta impli­ca­ción de Washing­ton en el terror y muer­te pro­vo­ca­dos por los suce­si­vos gol­pes de esta­do y terri­bles dic­ta­du­ras que han aso­la­do la ex colo­nia fran­ce­sa, con la fina­li­dad de des­ar­ti­cu­lar metó­di­ca y sis­te­má­ti­ca­men­te la eco­no­mía y socie­dad hai­tia­nas y de des­truir todo tipo de orga­ni­za­ción popu­lar.

Y es que, como desa­rro­lla Noam Chomsky en su «EEUU y Hai­tí», repa­so a la his­to­ria recien­te, la que fue joya y millo­na­rio botín de la coro­na fran­ce­sa, para su des­gra­cia, lle­va un siglo sien­do el blan­co pre­fe­ren­te de la inter­ven­ción y vio­len­cia grin­gas. Des­de que, en 1915 y has­ta 1934, el pre­si­den­te Wil­son deci­dió inva­dir­lo y ocu­par­lo de modo bru­tal y des­truc­ti­vo, ha sopor­ta­do el pesa­do padri­naz­go de, entre otros, Reagan, Bush padre y Clin­ton, con el ines­ti­ma­ble apo­yo de sus diver­sos jefes/​agentes (USAID, Ban­co Mun­dial, FMI, CIA, Pen­tá­gono…). No en vano, en pala­bras de John Per­kins, ex cola­bo­ra­dor de la CIA y autor de Con­fe­sio­nes de un gángs­ter eco­nó­mi­co (2000), «…somos el impe­rio mayor de la his­to­ria… y lo hemos logra­do a base de mani­pu­lar, tor­tu­rar, chan­ta­jear, ase­si­nar, ins­ti­gar suble­va­cio­nes y des­es­ta­bi­li­zar aque­llos paí­ses poco dis­pues­tos a coope­rar con nues­tra volun­tad y la de nues­tra Cáma­ra de Comer­cio…», para «hacer­nos con la mayor par­te de los recur­sos mun­dia­les».

Hai­tia­nos vio­len­tos, hai­tia­nos saquea­do­res, hai­tia­nos rodea­dos de basu­ra y escom­bros, hai­tia­nos tira­dos en ple­na calle murién­do­se de cóle­ra, hai­tia­nos que se quie­ren car­gar unas elec­cio­nes «demo­crá­ti­cas»… ésas son las imá­ge­nes que nos mues­tran en los medios con una inten­cio­na­li­dad per­ver­sa que sobre­pa­sa amplia­men­te el supues­to efec­to de las fil­tra­cio­nes de Wiki­leaks: ani­ma­li­zar­los, vin­cu­lar sus accio­nes de pro­tes­ta o su res­pues­ta a la des­gra­cia impues­ta con los ins­tin­tos incon­tro­la­dos y la fero­ci­dad más inci­vi­li­za­da, des­po­jar­los de dig­ni­dad y orgu­llo; en defi­ni­ti­va, des­hu­ma­ni­zar­los y así, con­ver­ti­dos en sub­per­so­nas, dar por sen­ta­da la inevi­ta­bi­li­dad de su situa­ción actual, su inca­pa­ci­dad auto­or­ga­ni­za­ti­va y la legi­ti­mi­dad de su des­po­jo pasa­do, pre­sen­te y futu­ro, y jus­ti­fi­car, una vez más, su some­ti­mien­to y su geno­ci­dio. Hai­tí, dicen, es un Esta­do falli­do, (como, ¡oh, casua­li­dad!, Irak y Afga­nis­tán), lo que deja vía libre a EEUU y otras poten­cias para man­go­near en su eco­no­mía, ocu­par mili­tar­men­te el terri­to­rio y repri­mir a sus anchas.

La fuen­te de la rique­za de la Fran­cia del siglo XVIII, el pri­mer país en que una rebe­lión vio­len­ta de escla­vos negros con­si­guió, jun­to a la abo­li­ción del sis­te­ma de explo­ta­ción, la derro­ta del impe­rial ejér­ci­to napo­leó­ni­co, la rup­tu­ra de las cade­nas colo­nia­les, la crea­ción de un nue­vo esta­do y la apli­ca­ción de las nocio­nes de liber­tad, igual­dad y dig­ni­dad de la Revo­lu­ción fran­ce­sa des­de su muy dife­ren­te reali­dad negra, escla­va y colo­ni­za­da… ese pue­blo, con­ver­ti­do, a modo de ejem­plar cas­ti­go, en el más pobre del con­ti­nen­te ame­ri­cano, las­tra­do por la demo­crá­ti­ca Fran­cia, ya des­de 1825 y a cam­bio de reco­no­cer­le la inde­pen­den­cia, a abo­nar­le una mul­ti­mi­llo­na­ria e ile­gí­ti­ma deu­da de «repa­ra­ción», bajo ame­na­za de inva­sión mili­tar. Extor­sión eco­nó­mi­ca que se pro­lon­gó has­ta 1947 y cuya devo­lu­ción, por cier­to, el ex pre­si­den­te Aris­ti­de había come­ti­do la osa­día de recla­mar a París poco antes de su derro­ca­mien­to en 2004.

Un tex­to sin con­tex­to es como una brú­ju­la sin nor­te. Y las fil­tra­cio­nes de Wiki­leaks no pare­cen haber ayu­da­do dema­sia­do a que­brar ni el dis­cur­so neo­co­lo­nia­lis­ta que ideo­ló­gi­ca­men­te jus­ti­fi­ca el some­ti­mien­to de Hai­tí ni el autis­mo y cen­su­ra mediá­ti­cos sobre lo que allí ocu­rre. Ese dis­cur­so neo­co­lo­nia­lis­ta que inclu­ye la poten­cia­ción de líde­res reli­gio­sos yan­quis de extre­ma dere­cha como Fran­klin Graham, que ha empren­di­do una «cru­za­da de evan­ge­li­za­ción», pen­sa­da para neu­tra­li­zar y nar­co­ti­zar la rebel­día hai­tia­na ante la corrup­ción y la inva­sión. Ese autis­mo mediá­ti­co que, por ejem­plo y aun­que los núme­ros can­ten, nos impi­de saber que Vene­zue­la y muy espe­cial­men­te Cuba han sido los úni­cos paí­ses cuyo inter­na­cio­na­lis­mo les ha lle­va­do a des­ple­gar autén­ti­ca ayu­da eco­nó­mi­ca, médi­ca y huma­ni­ta­ria. Vene­zue­la ha can­ce­la­do total­men­te la deu­da y la misión médi­ca cuba­na ha aten­di­do ya el 40% de los casos de cóle­ra. Esa cen­su­ra mediá­ti­ca que ocul­ta que la pri­me­ra reac­ción «huma­ni­ta­ria» de USA, tras el terre­mo­to, fue des­ple­gar a su Guar­dia Cos­te­ra para evi­tar que nin­gún hai­tiano huye­ra hacia sus cos­tas; o que Washing­ton sigue sin enviar ni un cen­ta­vo de los 1.150 millo­nes de dóla­res pro­me­ti­dos para la recons­truc­ción del devas­ta­do país mien­tras, eso sí, man­tie­ne a pleno ren­di­mien­to su emba­ja­da y su des­plie­gue arma­do; o que el mayor últi­mo cul­pa­ble de la malnu­tri­ción endé­mi­ca, el ham­bre, la des­truc­ción de la agri­cul­tu­ra y la arte­sa­nía loca­les y la vul­ne­ra­bi­li­dad del país anti­llano ha sido el pro­gra­ma neo­li­be­ral impues­to por Bill Clin­ton a favor de las cor­po­ra­cio­nes grin­gas. En 2008, debi­do al cre­ci­mien­to expo­nen­cial de los pre­cios de ali­men­tos impor­ta­dos, los hai­tia­nos lle­na­ban el estó­ma­go con pas­te­li­llos de barro, que era lo úni­co que podían pagar. La agri­cul­tu­ra local de arroz se la había car­ga­do la «liber­tad de comer­cio».

En este con­tex­to, el terri­ble terre­mo­to le ha veni­do como ani­llo al dedo a Washing­ton para ocu­par mili­tar­men­te el país. Por ello, y fil­tre Wiki­leaks lo que fil­tre, lo que toca es exi­gir que sean las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res hai­tia­nas, y no las ONG ni los con­tra­tis­tas, quie­nes reci­ban y dis­tri­bu­yan esa ayu­da que tan a cuen­ta­go­tas les lle­ga. Lo que hay que hacer es denun­ciar inter­na­cio­nal­men­te lo que suce­de en Hai­tí, exi­gir la sali­da de las tro­pas de Minus­tah y poten­ciar la rea­li­za­ción de una con­fe­ren­cia inter­na­cio­nal para la des­co­lo­ni­za­ción del país. La recons­truc­ción debe que­dar en manos del pue­blo hai­tiano (que no en las de sus fami­lias oli­gár­qui­cas ni en las de los escua­dro­nes de la muer­te pro-yan­quis, cuyo líder, Emma­nuel Cons­tant, vive como un rey en New York).

Por cier­to, ya que hemos men­cio­na­do una y otra vez las fil­tra­cio­nes de Wiki­leaks que, como sabe­mos, en len­gua espa­ño­la publi­ca «El País», se me ocu­rre una pre­gun­ta: ¿Aca­so se reco­mien­da en el manual de esti­lo del cita­do perió­di­co que se mani­pu­len las tra­duc­cio­nes a con­ve­nien­cia? Por­que, en la fil­tra­ción refe­ri­da a ETA, don­de el ori­gi­nal inglés decía «EEUU con­si­de­ra el sepa­ra­tis­mo vas­co de ETA como una cues­tión domés­ti­ca», su ver­sión en cas­te­llano tra­du­cía: «EEUU con­si­de­ra el terro­ris­mo de ETA como una cues­tión domés­ti­ca». Curio­so, como curio­sa, y nada ino­cen­te, es la elec­ción de ese tele­gra­ma diplo­má­ti­co en con­cre­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *