El Esta­do debe­rá asu­mir una ges­tión polí­ti­ca para cons­truir un esce­na­rio de solu­cio­nes defi­ni­ti­vas – Arnal­do Ote­gi

En un mun­do ideal, un perio­dis­ta y un fotó­gra­fo com­par­ten espa­cio y tiem­po con la per­so­na que desean entre­vis­tar; reco­gen sus ges­tos y gra­ban los mati­ces, escu­chan sus pala­bras y enta­blan un diá­lo­go ver­bal y grá­fi­co. Aquí y aho­ra, en este mun­do, a Arnal­do Ote­gi es pre­ci­so hacer­le lle­gar un cues­tio­na­rio y bus­car fotos de archi­vo que ilus­tren la entre­vis­ta. Éste, huel­ga decir­lo, no es un mun­do ideal.

La entre­vis­ta está rea­li­za­da pocos días antes de la decla­ra­ción de ETA que ade­lan­ta­ba la edi­ción digi­tal de GARA el lunes al medio­día y sobre la cual infor­má­ba­mos ayer en pro­fun­di­dad en nues­tro perió­di­co. En las siguien­tes pági­nas, Ote­gi anti­ci­pa acon­te­ci­mien­tos, secuen­cias de hechos y situa­cio­nes, algu­nas posi­ti­vas, otras no, y refle­xio­na y res­pon­de en pro­fun­di­dad sobre todas ellas. Esa capa­ci­dad con­vier­te una serie de pre­gun­tas envia­das a una pri­sión en un diá­lo­go direc­to con la socie­dad vas­ca. Éste es el resul­ta­do.

En la entre­vis­ta que usted nos con­ce­dió hace dos años, ya pro­po­nía como nece­sa­ria una reade­cua­ción de la estra­te­gia polí­ti­ca de la izquier­da aber­tza­le.

Efec­ti­va­men­te, esa nece­si­dad res­pon­día a la urgen­cia de des­pe­jar una ecua­ción estruc­tu­ral para nues­tro pro­ce­so de libe­ra­ción, que de mane­ra muy resu­mi­da podría­mos for­mu­lar así: si lle­va­mos más de una déca­da con­si­de­ran­do que exis­ten con­di­cio­nes obje­ti­vas para el cam­bio polí­ti­co en Eus­kal Herria y sin embar­go dicho cam­bio no se pro­du­ce, ¿cuál era la razón (o las razo­nes)? Las res­pues­tas posi­bles podían ser fun­da­men­tal­men­te dos: o bien nos equi­vo­cá­ba­mos con res­pec­to a la exis­ten­cia de esas con­di­cio­nes, o bien la izquier­da aber­tza­le como motor prin­ci­pal del cam­bio man­te­nía una estra­te­gia inade­cua­da para que éste se mate­ria­li­za­se. Bus­car la res­pues­ta ade­cua­da a ese inte­rro­gan­te es el cimien­to sobre el que hemos cons­trui­do, desa­rro­lla­do y defi­ni­do nues­tro deba­te y apues­ta polí­ti­ca.

En ese esfuer­zo de reade­cua­ción tam­bién cita­ba como nece­sa­rio tener en cuen­ta algu­nos fac­to­res que usted defi­nía como nove­do­sos en el ámbi­to inter­na­cio­nal.

Apun­ta­ba fun­da­men­tal­men­te a dos: por un lado, la cons­ta­ta­ción inclu­so en el pro­pio mar­co euro­peo de la abso­lu­ta via­bi­li­dad del pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta si se alcan­za­ban mayo­rías popu­la­res median­te estra­te­gias pací­fi­cas y demo­crá­ti­cas; y, por otro, en un ámbi­to social apun­ta­ba a la exis­ten­cia de nue­vas expe­rien­cias trans­for­ma­do­ras cons­trui­das en base a estra­te­gias de acu­mu­la­ción, fun­da­men­tal­men­te en Amé­ri­ca Lati­na, lo que común­men­te se cono­ce como «el socia­lis­mo del siglo XXI».
Ade­más de estos fac­to­res, hoy inclui­ría la feroz ofen­si­va del capi­tal con­tra el Esta­do del Bien­es­tar como ele­men­to de aná­li­sis cen­tral y que debe ocu­par un espa­cio tam­bién en la reade­cua­ción de nues­tra estra­te­gia.

Dos años des­pués de aque­lla entre­vis­ta, lle­va, de nue­vo, más de un año en pri­sión. ¿Por qué cree que les detu­vie­ron en octu­bre de 2009 cuan­do pare­ce evi­den­te que el Gobierno espa­ñol cono­cía el tra­ba­jo que esta­ban hacien­do?

Fabri­ca­ron una acu­sa­ción fal­sa y nos encar­ce­la­ron pre­ci­sa­men­te por­que sabían exac­ta­men­te lo que tra­tá­ba­mos de hacer y que­rían impe­dir­lo… pero lle­ga­ron tar­de. Hay un dato que tene­mos que tener cla­ro: a los fac­to­res que seña­lo en la res­pues­ta ante­rior hay que aña­dir­les en el caso del Esta­do espa­ñol la pro­fun­da cri­sis de lo que ellos lla­man «el mode­lo terri­to­rial». Esa cri­sis de ago­ta­mien­to del mode­lo auto­nó­mi­co ya no afec­ta sólo a Eus­kal Herria, se ha tras­la­da­do tam­bién a Cata­lun­ya tras la sen­ten­cia del Cons­ti­tu­cio­nal. Y de ahí, con la suma de los efec­tos de la cri­sis eco­nó­mi­ca en cuan­to a la sol­ven­cia de las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas, al pro­pio mode­lo cons­ti­tu­cio­nal. Hoy el Esta­do sabe que una segun­da tran­si­ción es ya inevi­ta­ble. Es ahí (en la pre­pa­ra­ción del terreno) don­de debe­mos por ejem­plo ubi­car el docu­men­to patro­ci­na­do por la fun­da­ción Eve­ris y ela­bo­ra­do por 100 agen­tes eco­nó­mi­cos del máxi­mo nivel, o la inclu­sión ‑ni ino­cen­te ni casual- de una pre­gun­ta rela­ti­va a la nece­si­dad de refor­ma de la Cons­ti­tu­ción en la últi­ma encues­ta del CIS. Asi­mis­mo, es evi­den­te que para enca­rar ese pro­ce­so el Esta­do bus­ca­ba un esce­na­rio don­de la iz- quier­da aber­tza­le estu­vie­ra, si no ani­qui­la­da, sí al menos neu­tra­li­za­da polí­ti­ca­men­te, fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes. Ése es el obje­ti­vo de la repre­sión. Por eso nues­tra evo­lu­ción les ha pilla­do con el pie abso­lu­ta­men­te cam­bia­do.

Arnal­do Ote­gi es una refe­ren­cia polí­ti­ca, inter­lo­cu­tor prin­ci­pal, líder, sím­bo­lo, inclu­so un núme­ro (uti­li­za­do en la cam­pa­ña que recla­ma su libe­ra­ción). ¿Qui­zás por ello esa obse­sión hacia su per­so­na que pare­cía refle­jar­se, por ejem­plo, en el últi­mo jui­cio [acto de Anoe­ta]?

Sobre la obse­sión «per­so­nal» con­tra mí como inter­lo­cu­tor prin­ci­pal o refe­ren­te de la izquier­da aber­tza­le, entien­do que tie­ne el obje­ti­vo com­ple­men­ta­rio de mos­trar y trans­mi­tir a la socie­dad vas­ca una espe­cie de efec­to ejem­pla­ri­zan­te. En cual­quier caso no me gus­ta hablar en tér­mi­nos per­so­na­les. Por eso, aho­ra que se me atri­bu­ye a mí gran par­te del méri­to en la evo­lu­ción de la estra­te­gia de la izquier­da aber­tza­le, quie­ro mani­fes­tar que ésta sólo ha sido posi­ble por el com­pro­mi­so y apor­ta­ción de una gene­ra­ción sus­tan­cial­men­te más joven que la mía, que ha demos­tra­do una gran madu­rez y res­pon­sa­bi­li­dad. Por eso les rin­do home­na­je públi­co a todos y todas, espe­cial­men­te a Sonia Jacin­to, Arkaitz Rodrí­guez, Miren Zaba­le­ta… Ellos tie­nen mucho mayor méri­to en el cam­bio ope­ra­do en la izquier­da aber­tza­le.

¿A qué se refie­re cuan­do habla de la inevi­ta­bi­li­dad de una segun­da tran­si­ción?

Me cons­ta que en núcleos polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, mediá­ti­cos… del Esta­do se tie­ne hoy per­fec­ta con­cien­cia de la nece­si­dad de revi­sión del mode­lo deri­va­do de la Cons­ti­tu­ción del 78.

Esa revi­sión y el deba­te sobre los con­te­ni­dos de la mis­ma se va a pro­du­cir, por­que el mode­lo actual hace aguas por todos los lados. Median­te esa revi­sión se van a que­rer alcan­zar prin­ci­pal­men­te dos obje­ti­vos: neu­tra­li­zar de for­ma defi­ni­ti­va los pro­ble­mas «nacio­na­les» en el mode­lo «terri­to­rial» y apro­ve­char la cri­sis para des­man­te­lar el ya de por sí raquí­ti­co Esta­do del Bien­es­tar. Éste es, ni más ni menos, el reto al que nos enfren­ta­mos.

En el con­tex­to de este deba­te pen­dien­te e inevi­ta­ble me atre­vo a aven­tu­rar cuá­les van a ser las tres gran­des líneas de pro­pues­ta que esta­rán sobre la mesa: habrá una posi­ción que tra­ta­rá de impe­dir el pro­pio deba­te por­que enten­de­rá que su sola aper­tu­ra con­du­ci­ría inexo­ra­ble­men­te a la quie­bra de «Espa­ña» como pro­yec­to via­ble; es el pen­sa­mien­to de Orte­ga y Gas­set actua­li­za­do. Los defen­so­res de tal posi­ción esta­rán dis­pues­tos sólo al deba­te par­cial sobre temas que no con­si­de­ran estruc­tu­ra­les (maqui­lla­je, en defi­ni­ti­va).

La segun­da posi­ción plan­tea­rá con abso­lu­ta cla­ri­dad que la refor­ma debe de tener una natu­ra­le­za cla­ra­men­te regre­si­va y reac­cio­na­ria, en la que plan­tea­rán como obje­ti­vo, por ejem­plo, la recu­pe­ra­ción por par­te del Esta­do de com­pe­ten­cias cedi­das a la dife­ren­tes auto­no­mías (edu­ca­ción…), ade­más de una modi­fi­ca­ción de la ley elec­to­ral que garan­ti­za que los lla­ma­dos «nacio­na­lis­tas» no se con­vier­tan al final en los árbi­tros de la gober­na­bi­li­dad del Esta­do. El meca­nis­mo para lle­var ade­lan­te este tipo de refor­ma sería a tra­vés de un gran Pac­to de Esta­do entre el PP y el PSOE.

Y en ter­cer lugar nos situa­re­mos los que plan­tea­mos que la segun­da tran­si­ción debe dar paso a un esce­na­rio que acep­te la plu­ri­na­cio­na­li­dad del Esta­do y el dere­cho a deci­dir libre­men­te su futu­ro de pue­blos como el vas­co, cata­lán, galle­go… Éste es el con­tex­to para el que nos hemos pre­pa­ra­do median­te la reade­cua­ción de nues­tra estra­te­gia.

¿Va la izquier­da aber­tza­le por el camino que usted espe­ra­ba?

Sin duda que veo situa­da a la izquier­da aber­tza­le don­de espe­ra­ba. Me sien­to muy orgu­llo­so del ejer­ci­cio de auto­crí­ti­ca tan hones­to que hemos rea­li­za­do. Creo que una de las cla­ves para inci­dir en los con­te­ni­dos de esa segun­da tran­si­ción pen­dien­te es la nue­va apues­ta estra­té­gi­ca rea­li­za­da por la izquier­da aber­tza­le.

¿Cuál es la for­ta­le­za de este pro­ce­so?

La for­ta­le­za del pro­ce­so (sabien­do que ten­dre­mos que supe­rar una feroz opo­si­ción al mis­mo) resi­de en nues­tra capa­ci­dad de anti­ci­pa­ción polí­ti­ca y en la lar­ga expe­rien­cia de orga­ni­za­ción y lucha que ha demos­tra­do nues­tra base mili­tan­te.

¿Y cuá­les son sus eta­pas? ¿Qué acon­te­ci­mien­tos debe­rían mar­car su inme­dia­to o futu­ro desa­rro­llo?

Entien­do que el pri­mer gran obje­ti­vo del pro­ce­so en mar­cha (como está reco­gi­do en el Acuer­do de Ger­ni­ka) es gene­rar las con­di­cio­nes sufi­cien­tes para que pue­da desa­rro­llar­se y alcan­zar así esta­dios de desa­rro­llo supe­rio­res en el futu­ro. En cual­quier caso, los acon­te­ci­mien­tos que pue­den y debe­rían espe­rar­se, dicho de for­ma resu­mi­da, debe­rían ser: la asun­ción por par­te de ETA de los con­te­ni­dos de la Decla­ra­ción de Bru­se­las y del Acuer­do de Ger­ni­ka, la lega­li­za­ción del pro­yec­to de la izquier­da aber­tza­le y la des­ac­ti­va­ción de las medi­das de ex- cep­ción que se apli­can al Colec­ti­vo de Pre­sos y al con­jun­to de la izquier­da aber­tza­le. Eso sí, este esce­na­rio de nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca debe ser impul­sa­do des­de la socie­dad vas­ca con la movi­li­za­ción e inter­pe­la­ción al Gobierno por sus polí­ti­cas actua- les. Sin acti­var la suma de fuer­zas, los com­pro­mi­sos y la lucha demo­crá­ti­ca no logra­re­mos nues­tro obje­ti­vo de con­quis­tar un nue­vo esce­na­rio polí­ti­co.

¿Cree que ha habi­do mayo­res o meno­res dudas o resis­ten­cias inter­nas que las pre­vi­si­bles? Y las exter­nas, ¿son tam­bién las pre­vi­si­bles?

Cuan­do deci­di­mos abrir este pro­ce­so de deba­te, en 2008, éra­mos muy cons­cien­tes de que en la medi­da en que afec­ta­ba a cues­tio­nes esen­cia­les de nues­tra estra­te­gia nece­sa­ria­men­te iba a gene­rar resis­ten­cias en algún sec­tor de nues­tra amplia base social. Lo extra­ño (y preo­cu­pan­te) hubie­ra sido lo con­tra­rio. En cual­quier caso, deci­di­mos hacer­lo a nivel nacio­nal de Eus­kal Herria y sin dar mar­gen alguno ni a la ambi­güe­dad ni mucho menos a la auto­com­pla­cen­cia. Pues bien, a día de hoy nues­tra base social está abso­lu­ta­men­te cohe­sio­na­da con res­pec­to a la nue­va estra­te­gia. Eso es lo impor­tan­te.

En defi­ni­ti­va, creo sin­ce­ra­men­te que las resis­ten­cias inter­nas han sido las que pre­veía­mos o inclu­so me atre­ve­ría a decir que meno­res.

Duran­te toda su his­to­ria la izquier­da aber­tza­le ha teni­do una visión muy con­cre­ta de la lucha arma­da. ¿Ha cam­bia­do ésta o, como fijó ETA en su V Asam­blea, «cada tiem­po exi­ge unas for­mas orga­ni­za­ti­vas y de lucha espe­cí­fi­cas»?
El deba­te sobre obje­ti­vos e ins­tru­men­tos de lucha es un deba­te inhe­ren­te a todas las orga­ni­za­cio­nes ver­da­de­ra­men­te revo- lucio­na­rias. Las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias se deben al pue­blo y están a su ser­vi­cio. Esa decla­ra­ción de la V Asam­blea se iden­ti­fi­ca ple­na­men­te con estas refle­xio­nes. No he cono­ci­do nun­ca mili­tan­tes más auto­crí­ti­cos o crí­ti­cos con la lucha arma­da ‑por ejem­plo en tér­mi­nos de su con­ve­nien­cia, de su apor­ta­ción real al pro­ce­so e inclu­so en tér­mi­nos éti­cos- que los pro­pios mili­tan­tes de ETA. Créa­me, ¡nun­ca! Así pues, lo vol­ve­mos a reite­rar: los retos del pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social hoy exi­gen, como bien reco­ge la ponen­cia «Zutik Eus­kal Herria», nue­vos ins­tru­men­tos orga­ni­za­ti­vos. Por decir­lo cla­ra­men­te: los tiem­pos actua­les exi­gen la supera­ción defi­ni­ti­va de un ciclo polí­ti­co-mili­tar y su sus­ti­tu­ción por una estra­te­gia de orga­ni­za­ción, acu­mu­la­ción y lucha exclu­si­va­men­te demo­crá­ti­ca. Como decía el titu­lar del artícu­lo de opi­nión que escri­bi­mos des­de la cár­cel de Estre­me­ra los cin­co dete­ni­dos: nue­va fase, nue­va estra­te­gia, nue­vos ins­tru­men­tos y mis­mos obje­ti­vos. Ésa es la apues­ta ya en mar­cha.

¿Hace fal­ta una sigla legal? ¿A qué pre­cio? ¿Cómo valo­ra la últi­ma ini­cia­ti­va en este sen­ti­do pre­sen­ta­da en Iru­ñea el 27 de noviem­bre, con cer­ca de 300 sig­ni­fi­ca­dos mili­tan­tes anun­cian­do un docu­men­to de bases para la crea­ción de un nue­vo pro­yec­to polí­ti­co y orga­ni­za­ti­vo? El anun­cio de que ese nue­vo pro­yec­to polí­ti­co de la izquier­da aber­tza­le cum­pli­rá con la Ley de Par­ti­dos ha sus­ci­ta­do no pocas reac­cio­nes…

Apo­yo total e incon­di­cio­nal­men­te la ini­cia­ti­va adop­ta­da para la crea­ción de una nue­va for­ma­ción polí­ti­ca hecha públi­ca en Iru­ñea, y feli­ci­to públi­ca­men­te a sus pro­mo­to­res.

Sobre la nece­si­dad de dis­po­ner o no de una sigla legal, yo for­mu­la­ría esa pre­gun­ta en estos tér­mi­nos: para hacer fren­te con efi­ca­cia a los retos que hemos cita­do, ¿nece­si­ta­mos estar en igual­dad de con­di­cio­nes que el res­to de las for­ma­cio­nes polí­ti­cas? ¿Nece­si­ta­mos dotar­nos de ins­tru­men­tos orga­ni­za­ti­vos que nos per­mi­tan encua­drar a los sec­to­res más con­cien­cia­dos y com­ba­ti­vos del pue­blo tra­ba­ja­dor? ¿Nece­si­ta­mos estar pre­sen­tes en la lucha ins­ti­tu­cio­nal? ¿Y en el desa­rro­llo de la lucha de masas?… Y la res­pues­ta es sí, sin duda.

En cuan­to al pre­cio, le diré dos cosas: el pre­cio por ejem­plo de acep­tar las con­di­cio­nes de la Ley de Par­ti­dos es insig­ni­fi­can­te si lo com­pa­ra­mos con el pre­cio que paga­ría nues­tro pue­blo si no esta­mos en las mejo­res con­di­cio­nes para avan­zar en el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal. Y en segun­do lugar, hay un úni­co pre­cio que no paga­ría­mos jamás: renun­ciar a la lucha por con­quis­tar una Eus­kal Herria inde­pen­dien­te y socia­lis­ta.

¿Per­ci­be ansie­dad por la pró­xi­ma cita elec­to­ral? Y, si la per­ci­be, ¿cree que esa ansie­dad pue­de afec­tar a la apues­ta ‑a lar­go pla­zo- de la izquier­da aber­tza­le? ¿Cómo se pue­de o se debe­ría ges­tio­nar esa ansie­dad? O, dicho de otro modo, ¿qué impor­tan­cia tie­ne el tiem­po (tiem­po real, tiem­po polí­ti­co)?

Per­ci­bo en pri­mer lugar una cre­cien­te ansie­dad en los sec­to­res unio­nis­tas por­que saben que con nues­tra mera pre­sen­cia elec­to­ral toda la reali­dad vir­tual que han tra­ta­do de cons­truir en torno al «cam­bio» se derrum­ba­ría como un cas­ti­llo de nai­pes. Ade­más, nues­tra pre­sen­cia tan­to en las muni­ci­pa­les como en las fora­les deja­ría en evi­den­cia la autén­ti­ca fal­se­dad de las sofla­mas en torno a nues­tra supues­ta debi­li­dad o inclu­so de nues­tra derro­ta polí­ti­ca. Es tris­te decir­lo, pero algu­nos sitúan la per­ma­nen­cia de la vul­ne­ra­ción de dere­chos bási­cos en rela­ción a sus cálcu­los elec­to­ra­les. La socie­dad debe dar­se cuen­ta de la fal­se­dad y cinis­mo de muchos dis­cur­sos, de muchos líde­res polí­ti­cos que exi­gen con­de­nas a la izquier­da aber­tza­le cuan­do no han sido aún capa­ces de con­de­nar el fran­quis­mo.

Dicho esto, tam­bién per­ci­bo una cier­ta ansie­dad en nues­tra base social fru­to de años de res­tric­cio­nes y limi­ta­cio­nes a nues­tro dere­cho a la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral. Bien, lo pri­me­ro que quie­ro trans­mi­tir es que es fun­da­men­tal nues­tra pre­sen­cia en las elec­cio­nes de mayo, no sola­men­te para supe­rar una reali­dad de segre­ga­ción polí­ti­co-ideo­ló­gi­ca que mani­pu­la la volun- tad de la socie­dad vas­ca y su mar­co ins­ti­tu­cio­nal, sino fun­da­men­tal­men­te para abor­dar la irre­ver­si­bi­li­dad del pro­ce­so demo­crá­ti­co con el con­jun­to de agen­tes polí­ti­cos y socia­les.

Y en segun­do lugar, como ya se ha trans­mi­ti­do públi­ca­men­te, nues­tra apues­ta va mas allá de estas elec­cio­nes y tie­ne un com­po­nen­te estra­té­gi­co.

¿Por qué era nece­sa­rio el acuer­do estra­té­gi­co con EA?

En pri­mer lugar debe­ría­mos de dis­tin­guir con cla­ri­dad nues­tro pro­pio pro­yec­to polí­ti­co por un lado y nues­tra polí­ti­ca de alian­zas nece­sa­ria para hacer avan­zar el pro­ce­so. Si que­re­mos cons­truir un Esta­do, no debe­mos per­der la pers­pec­ti­va que eso sólo será posi­ble, en pri­mer lugar, tenien­do cla­ro que el motor o la con­tra­dic­ción prin­ci­pal que ver­te­bra el pro­ce­so de libe­ra­ción es la que se da entre Eus­kal Herria por un lado y los esta­dos espa­ñol y fran­cés por otro. Y, en segun­do lugar, que nece­si­ta­mos ale­jar­nos per­ma­nen­te­men­te de los intere­ses par­ti­dis­tas, de la poli­ti­que­ría, para desa­rro­llar des­de aho­ra una autén­ti­ca y genui­na polí­ti­ca de Esta­do. Es en el mar­co de estas con­si­de­ra­cio­nes don­de hay que ges­tio­nar las con­tra­dic­cio­nes que sin duda son inhe­ren­tes a todo pro­ce­so polí­ti­co. Las con­tra­dic­cio­nes de carác­ter de cla­se, u otras en nues­tra polí­ti­ca de alian­zas, deben ser ges­tio­na­das y resuel­tas con inte­li­gen­cia, sin que las ramas nos impi­dan en nin­gún caso ver el bos­que.

La actual situa­ción de cri­sis exi­gi­rá ofre­cer alter­na­ti­vas con­cre­tas, ¿las tie­nen?

El obje­ti­vo que per­si­gue la actual ofen­si­va capi­ta­nea­da por la oli­gar­quía finan­cie­ra es evi­den­te: des­man­te­lar el Esta­do del Bien­es­tar o, dicho de otra mane­ra, des­truir todas y cada una de las con­quis­tas alcan­za­das en las últi­mas déca­das por el movi­mien­to obre­ro.

El esce­na­rio que nos plan­tea el capi­ta­lis­mo no ofre­ce dudas: que las siguien­tes gene­ra­cio­nes vivan peor que las ante­rio­res, con más mie­do y con menos dere­chos. Ésa es su alter­na­ti­va. Sien­do esto así y ligán­do­lo en par­te con la pre­gun­ta ante­rior, plan­tea­ría dos refle­xio­nes: defen­der hoy las con­quis­tas obre­ras, popu­la­res, mate­ria­li­za­das en lo que se ha veni­do en deno­mi­nar el Esta­do del Bien­es­tar es un obje­ti­vo revo­lu­cio­na­rio y anti­oli­gár­qui­co. Y dos: la defen­sa de dichas con­quis­tas nece­si­ta pro­pi­ciar una alian­za amplia de sec­to­res que van des­de el socia­lis­mo a la social­de­mo­cra­cia alcan­zan­do a comu­nis­tas, sec­to­res cris­tia­nos de base… Así pues, tam­bién el blo­que inde­pen­den­tis­ta debe ser el mar­co para esa alian­za.

En el acuer­do se reco­ge tam­bién la rela­ción pre­fe­ren­te con la mayo­ría sin­di­cal, ¿ve a ELA dis­pues­ta a impli­car­se en el camino hacia la inde­pen­den­cia?

Tan­to ELA y LAB como el con­jun­to de la mayo­ría sin­di­cal deben hacer des­de su pro­pio ámbi­to una apor­ta­ción al for­ta- leci­mien­to de una autén­ti­ca alter­na­ti­va nacio­nal y social.

Dicho esto, obser­vo con satis­fac­ción la pre­sen­cia del sin­di­ca­to ELA en nume­ro­sas movi­li­za­cio­nes, aun­que con­si­de­ro que su fal­ta de adhe­sión al Acuer­do de Ger­ni­ka no es cohe­ren­te cuan­do las con­di­cio­nes de entorno que siem­pre ha exi­gi­do están dadas. En cual­quier caso, estoy con­ven­ci­do de que ELA tam­bién irá adop­tan­do pro­gre­si­va­men­te nue­vos y deci­di­dos com­pro­mi­sos. Estoy con­ven­ci­do de ello.

¿Este PNV es com­pa­ñe­ro de pro­ce­so u obs­tácu­lo?

El pro­ce­so que hemos pues­to en mar­cha debe ser­vir tam­bién para una defi­ni­ti­va cla­ri­fi­ca­ción estra­té­gi­ca en Eus­kal Herria. Los que aspi­ra­mos a crear un Esta­do hace­mos una apues­ta de suma. El señor Urku­llu mien­te cuan­do dice que no ha sido invi­ta­do a con­for­mar esa alian­za, o al Acuer­do de Ger­ni­ka: si el PNV no está es por­que ha deci­di­do no estar. Y lo ha deci­di­do por­que cree que toda­vía tie­ne mar­gen sufi­cien­te para desa­rro­llar una polí­ti­ca «sobe­ra­nis­ta de rome­ría» por un lado mien­tras man­tie­ne una férrea alian­za con el PSOE (y si se die­ra el caso con el PP), hacién­do­se corres­pon­sa­ble de la bru­tal polí­ti­ca de recor­tes socia­les del Gobierno espa­ñol o vas­con­ga­do, y actuan­do como si fue­ra un por­ta­voz del Minis­te­rio de Inte­rior en cuan­to a las valo­ra­cio­nes con res­pec­to a las posi­cio­nes de la izquier­da aber­tza­le. A día de hoy, el EBB ha deci­di­do vol­ver a bus­car el acuer­do, la cola­bo­ra­ción con el Esta­do en la con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca que se ha abier­to en torno a los con­te­ni­dos de la segun­da tran­si­ción.

Ese esce­na­rio es el actual, pero las posi­cio­nes no son inmu­ta­bles, su evo­lu­ción va a depen­der de la for­ta­le­za de los inde- pen­den­tis­tas. A par­tir de ahí el pro­nós­ti­co es cla­ro: man­ten­dre­mos espa­cios de cola­bo­ra­ción a veces y de con­fron­ta­ción otras. Por eso, la izquier­da aber­tza­le siem­pre esta­rá dis­pues­to a espa­cios de cola­bo­ra­ción y encuen­tro para cons­truir entre todos un esce­na­rio de recono- cimien­to nacio­nal y res­pe­to a la volun­tad popu­lar demo­crá­ti­ca.

Entre otras cosas, dice Zapa­te­ro que la evo­lu­ción de la izquier­da aber­tza­le es el fru­to posi­ti­vo de la estra­te­gia que el Gobierno espa­ñol lle­vó en el ante­rior pro­ce­so. ¿Qué le res­pon­de?
Ya he expli­ca­do dón­de debe­mos encon­trar las razo­nes para el cam­bio de nues­tra estra­te­gia, así que no com­par­to esa afir­ma­ción sal­vo si la enten­dié­ra­mos en el sen­ti­do de que efec­ti­va­men­te hemos hecho una autén­ti­ca y pro­fun­da auto­crí­ti­ca en torno a la posi­ción que man­tu­vi­mos en el pro­ce­so de diá­lo­go ante­rior, don­de come­ti­mos gra­ví­si­mos erro­res de los que hemos extraí­do las per­ti­nen­tes con­se­cuen­cias y que no vol­ve­re­mos a come­ter nun­ca más.

¿Qué papel debe­ría tener el Gobierno espa­ñol en el nue­vo pro­ce­so? ¿Cómo pue­de lograr la izquier­da aber­tza­le o la socie­dad vas­ca que tam­bién el Esta­do espa­ñol cam­bie de ciclo?
El Esta­do, ten­gá­mos­lo cla­ro, no tie­ne nin­gún inte­rés en cam­biar de ciclo por­que entien­de que en el actual él gana y los vas­cos per­de­mos. ¿Cuán­do cam­bia­rá el Esta­do de ciclo? Cuan­do a tra­vés de nues­tra lucha, acu­mu­la­ción de fuer­zas y a tra­vés de la con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca lle­gue a la con­clu­sión de que no hacer­lo le supo­ne más cos­tes que bene­fi­cios.

¿Por qué es impor­tan­te el apo­yo exte­rior? ¿Por qué cree que los fir­man­tes e impul­so­res de la Decla­ra­ción de Bru­se­las están sien­do en cier­to modo des­pre­cia­dos tan­to en Madrid como por algu­nos par­ti­dos en Eus­kal Herria?

La pre­sen­cia de obser­va­do­res inter­na­cio­na­les nos per­mi­te tras­la­dar la con­fron­ta­ción de ideas y pro­pues­tas a un esce­na­rio y a un espa­cio don­de nues­tras posi­cio­nes son infi­ni­ta­men­te más pode­ro­sas que las del Esta­do, sen­ci­lla­men­te por­que ade­más de razo­na­bles son escru­pu­lo­sa­men­te demo­crá­ti­cas. Por lo tan­to, el des­pre­cio que mani­fies­tan algu­nos sec­to­res con res­pec­to a su pre­sen­cia es direc­ta­men­te pro­por­cio­nal a su debi­li­dad polí­ti­ca.

¿Cómo está sien­do actual­men­te su vida en pri­sión res­pec­to a otras eta­pas?

Hacien­do una suma de mis años en pri­sión creo que he comen­za­do ya a con­su­mir el noveno, así que des­de Herre­ra de la Man­cha has­ta aquí he vivi­do prác­ti­ca­men­te todas las fases que ha vivi­do el Colec­ti­vo a lo lar­go de sus años de exis­ten­cia. Aho­ra, y en la cár­cel de Logro­ño, soy el úni­co pre­so polí­ti­co que «vive» en mi módu­lo.

En cual­quier caso, ade­más de mucho depor­te y mucha lec­tu­ra, tra­to siem­pre de seguir el con­se­jo del líder suda­fri­cano Nel­son Man­de­la: seguir for­mán­do­nos para cuan­do recu­pe­re­mos la liber­tad.

¿Cuál cree que es el papel de los pre­sos polí­ti­cos en este pro­ce­so demo­crá­ti­co?

El Colec­ti­vo de Pre­sos Polí­ti­cos es un agen­te com­pro­me­ti­do con el pro­ce­so demo­crá­ti­co. Los agen­tes polí­ti­cos, socia­les, sin­di­ca­les debe­rían abrir cana­les ofi­cia­les de comu­ni­ca­ción con su inter­lo­cu­ción ofi­cial. Eso per­mi­ti­ría, des­de mi pun­to de vis­ta, alcan­zar acuer­dos que posi­bi­li­ta­rían mate­ria­li­zar nues­tros com­pro­mi­sos. Es una suge­ren­cia que les deseo tras­la­dar.

¿Cómo y cuán­do se debe­ría abor­dar la cues­tión de los pre­sos en el pro­ce­so?

La liber­tad del con­jun­to de los pre­sos polí­ti­cos debe ser abor­da­da en el ini­cio del pro­ce­so de diá­lo­go y nego­cia­ción, como ámbi­to autó­no­mo de nego­cia­ción entre ETA y el Esta­do, sin espe­rar a acuer­dos polí­ti­cos de carác­ter reso­lu­ti­vo.

¿Qué opi­na de los movi­mien­tos de pre­sos que está hacien­do el Minis­te­rio de Inte­rior?

Todos los «movi­mien­tos» que el Minis­te­rio de Inte­rior desa­rro­lla a tra­vés de la apli­ca­ción de lo que se deno­mi­na como «polí­ti­ca peni­ten­cia­ria» han teni­do y tie­nen un solo obje­ti­vo: que la izquier­da aber­tza­le lle­ga­ra o lle­gue a esta coyun­tu­ra his­tó­ri­ca o neu­tra­li­za­da, o divi­di­da, o lo más debi­li­ta­da posi­ble, sen­ci­lla­men­te por­que enten­dían que ésa era la úni­ca garan­tía de que no poda­mos con­di­cio­nar de mane­ra efi­caz su pro­yec­to de segun­da tran­si­ción.

¿Qué se pue­de hacer real­men­te y de modo efi­caz para fre­nar la repre­sión, los macro­jui­cios…?

Repi­to una res­pues­ta que ya he dado a una pre­gun­ta ante­rior: el Esta­do deja­rá de apli­car en sus actua­les pará­me­tros la repre­sión cuan­do en tér­mi­nos polí­ti­cos, socia­les e inter­na­cio­na­les entien­da que le gene­ra más cos­tes que bene­fi­cios.

¿Qué pien­sa cada vez que a la izquier­da aber­tza­le se le exi­ge una con­de­na a ETA ‑inclu­so aho­ra, en pleno cese de sus acti­vi­da­des arma­das- y ade­más se le pone como ejem­plo a líde­res como Nel­son Man­de­la o a Gerry Adams?

Pien­so que tam­bién a Man­de­la o a Adams les exi­gían pare­ci­das con­di­cio­nes en sus res­pec­ti­vos pro­ce­sos.

Insis­to, al Esta­do, a los unio­nis­tas, a los que viven del con­flic­to (secu­ró­cra­tas) no les intere­sa el cam­bio de ciclo que hemos plan­tea­do, sen­ci­lla­men­te por­que son ple­na­men­te cons­cien­tes de que el mis­mo trae­rá como con­se­cuen­cia la nece­si­dad de que ellos ten­gan que cam­biar el suyo, y saben que en un ciclo de exclu­si­va con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca noso­tros somos más fuer­tes que ellos.

En resu­men, ¿es usted opti­mis­ta sobre la capa­ci­dad de la izquier­da aber­tza­le para pro­vo­car un vuel­co defi­ni­ti­vo del esce­na­rio?

A pesar de lo que dice el dicho, yo me con­si­de­ro un opti­mis­ta bien infor­ma­do. Este opti­mis­mo no sig­ni­fi­ca no ser cons­cien­te de las enor­mes difi­cul­ta­des y obs­tácu­los que vamos a tener que supe­rar; por eso quie­ro aler­tar a los sec­to­res que con hones­ti­dad y bue­na volun­tad siguen cre­yen­do que tal o cual com­pro­mi­so que adop­te ETA (por ejem­plo con la Decla­ra­ción de Bru­se­las, cosa que no dudo suce­de­rá) va a traer auto­má­ti­ca­men­te una modi­fi­ca­ción sus­tan­cial de la estra­te­gia del Esta­do, que tal ecua­ción no será lineal. Aun­que es evi­den­te que el Esta­do ten­drá que asu­mir una ges­tión polí­ti­ca para cons­truir un esce­na­rio de solu­cio­nes defi­ni­ti­vas. El pro­ce­so de solu­cio­nes es un pro­ce­so que debe ser pro­pie­dad de todos, y todos tene­mos que copar­ti­ci­par en el mis­mo. Eso sí, será la socie­dad vas­ca el úni­co garan­te y pro­ta­go­nis­ta real de poder lle­var el mis­mo a buen tér­mino.

Lo vuel­vo a repe­tir, sin orga­ni­za­ción, suma y lucha de con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca no alcan­za­re­mos ni el más razo­na­ble de nues­tros obje­ti­vos.

¿Qué men­sa­je que­rría tras­la­dar des­de su cel­da de la pri­sión de Logro­ño a la socie­dad?

Quie­ro en pri­mer lugar, y tenien­do en cuen­ta que nos encon­tra­mos en fechas navi­de­ñas, man­dar un fuer­te abra­zo a todos los fami­lia­res de pre­sos que las han vuel­to a cele­brar en ausen­cia de sus seres que­ri­dos, algu­nos via­jan­do miles de kiló­me­tros. Que sepan que nues­tros cora­zo­nes y anhe­los están y via­jan con ellos.

A los mili­tan­tes de la izquier­da aber­tza­le, a los fami­lia­res de los últi­mos dete­ni­dos, a nues­tros jóve­nes, a para­dos y para­das, a la fami­lia eus­kal­dun que aca­ba­mos de per­der a Xabier Lete, a todos un men­sa­je que reco­gí de la cam­pa­ña elec­to­ral de los com­pa­ñe­ros del FMLN de El Sal­va­dor: por enci­ma de todo «son­ría, vamos a luchar».

Ira­ba­zi­ko dugu!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *