¿Por qué Washing­ton odia a Chá­vez? – Mike Whit­ney

A fines de noviem­bre, Vene­zue­la fue gol­pea­da por llu­vias torren­cia­les e inun­da­cio­nes que deja­ron 35 muer­tos y cer­ca de 130.000 des­pla­za­dos. Si Geor­ge Bush hubie­ra sido el pre­si­den­te en lugar de Hugo Chá­vez, los des­pla­za­dos hubie­ran sido lle­va­dos a pun­ta de pis­to­la a cam­pos pri­sión impro­vi­sa­dos –como el Super­do­mo [en Nue­va Orleans— como lo fue­ron des­pués del Hura­cán Katri­na. Pero esa no es la mane­ra en la que tra­ba­ja Chá­vez. El Pre­si­den­te Vene­zo­lano apro­bó rápi­da­men­te «leyes poten­cia­do­ras» que le daban pode­res espe­cia­les para lle­var ayu­da de emer­gen­cia y vivien­da a las víc­ti­mas de las inun­da­cio­nes. Lue­go, Chá­vez salió del pala­cio pre­si­den­cial y lo con­vir­tió en la vivien­da de 60 per­so­nas, o lo que equi­va­le a con­ver­tir la Casa Blan­ca en un refu­gio para indi­gen­tes. Las víc­ti­mas de desas­tre aho­ra están bien ali­men­ta­das y aten­di­das has­ta que pue­dan recons­truir sus vidas.

Los deta­lles de los esfuer­zos de Chá­vez han pasa­do prác­ti­ca­men­te inad­ver­ti­dos por los medios de comu­ni­ca­ción esta­dou­ni­den­ses, don­de, de hecho, él es fre­cuen­te­men­te demo­ni­za­do como un «hom­bre fuer­te de izquier­da» o un dic­ta­dor. Los medios de comu­ni­ca­ción rehú­san reco­no­cer que Chá­vez ha redu­ci­do la bre­cha de ingre­sos, ha eli­mi­na­do el anal­fa­be­tis­mo, ha pro­por­cio­na­do salud a todos los vene­zo­la­nos, ha redu­ci­do la des­igual­dad y ele­va­do el están­dar de vida en gene­ral. Mien­tras que Bush y Oba­ma esta­ban exten­dien­do sus gue­rras en el extran­je­ro y pre­sio­nan­do para que se man­ten­gan o extien­dan las reduc­cio­nes fis­ca­les para los más ricos, Chá­vez esta­ba ocu­pa­do mejo­rán­do­le la vida a los pobres y nece­si­ta­dos a la vez que se defen­día de las últi­mas agre­sio­nes de los Esta­dos Uni­dos.

Washing­ton detes­ta a Chá­vez por­que éste no está dis­pues­to a entre­gar los vas­tos recur­sos natu­ra­les de Vene­zue­la a las eli­tes cor­po­ra­ti­vas y ban­que­ras. Esa es la razón por la que la admi­nis­tra­ción Bush inten­tó depo­ner a Chá­vez median­te un falli­do gol­pe de esta­do en 2002, y es la razón por la que el cán­di­do Oba­ma con­ti­núa lan­zan­do ata­ques encu­bier­tos con­tra Chá­vez, hoy. Washing­ton quie­re un cam­bio de régi­men para poder ins­ta­lar a una mario­ne­ta que entre­gue las reser­vas Vene­zo­la­nas a las gran­des petro­le­ras a la vez que les hace la vida impo­si­ble a los tra­ba­ja­do­res.

Docu­men­tos recien­te­men­te publi­ca­dos por Wiki­leaks mues­tran que la admi­nis­tra­ción Oba­ma ha aumen­ta­do su intro­mi­sión en los asun­tos inter­nos vene­zo­la­nos. A con­ti­nua­ción mos­tra­mos un extrac­to de una publi­ca­ción recien­te de la abo­ga­da y auto­ra Eva Golin­ger:

«En un docu­men­to secre­to escri­to por el actual Vice­se­cre­ta­rio Asis­ten­te de Esta­do para el Hemis­fe­rio Occi­den­tal, Craig Kelly, y envia­do por la emba­ja­da en San­tia­go en junio de 2007 al Secre­ta­rio de Esta­do, a la CIA y al Coman­do Sur del Pen­tá­gono, ade­más de otras emba­ja­das esta­dou­ni­den­ses en la región, Kelly pro­po­nía “seis prio­ri­da­des de acción que el gobierno de los Esta­dos Uni­dos (USG) debía imple­men­tar para limi­tar la influen­cia de Chá­vez” y “rees­ta­ble­cer el lide­raz­go esta­dou­ni­den­se en la región” ».

En su infor­me, Kelly, quien desem­pe­ñó un papel pri­mor­dial como «media­dor» duran­te el últi­mo gol­pe de esta­do en Hon­du­ras con­tra el Pre­si­den­te Manuel Zela­ya, des­cri­be al Pre­si­den­te Hugo Chá­vez como un «enemi­go».

«Cono­cer al enemi­go: debe­mos enten­der mejor cómo pien­sa Chá­vez y cuá­les son sus inten­cio­nes… para con­tra­rres­tar efec­ti­va­men­te la ame­na­za que repre­sen­ta, debe­mos cono­cer mejor sus obje­ti­vos y cómo pre­ten­de lograr­los. Esto requie­re mejor inte­li­gen­cia en todos nues­tros paí­ses». Más ade­lan­te en el memo­rán­dum, Kelly con­fie­sa que el Pre­si­den­te Chá­vez es un «enemi­go for­mi­da­ble», pero, aña­de, «cier­ta­men­te pode­mos “encar­gar­nos” de él». (Wiki­leaks: Docu­men­tos con­fir­man pla­nes esta­dou­ni­den­ses con­tra Vene­zue­la, Eva Golin­ger, Post­cards of the Revo­lu­tion).

Los cables del Depar­ta­men­to de Esta­do mues­tran que Washing­ton ha veni­do finan­cian­do gru­pos anti-Chá­vez en Vene­zue­la a tra­vés de orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les (ONG) que pre­ten­den estar tra­ba­jan­do en pro de las liber­ta­des civi­les, los dere­chos huma­nos o la pro­mo­ción demo­crá­ti­ca. Estos gru­pos se escon­den bajo una facha­da de legi­ti­mi­dad, pero su pro­pó­si­to real es el de hacer caer el gobierno de Chá­vez, que fue ele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te. Oba­ma apo­ya este tipo de sub­ver­sión tan ale­gre­men­te como lo hacía Bush. La úni­ca dife­ren­cia es que el equi­po de Oba­ma es más dis­cre­to. El siguien­te es otro extrac­to de Golin­ger con algu­nos deta­lles sobre el ras­tro mone­ta­rio:

«En Vene­zue­la, los Esta­dos Uni­dos han veni­do apo­yan­do a gru­pos anti-Chá­vez por más de 8 años, inclu­yen­do aqué­llos que eje­cu­ta­ron el gol­pe con­tra el Pre­si­den­te Chá­vez en abril de 2002. Des­de enton­ces, el finan­cia­mien­to ha aumen­ta­do subs­tan­cial­men­te. En un infor­me de mayo de 2010 que eva­lua­ba la ayu­da extran­je­ra para gru­pos polí­ti­cos en Vene­zue­la, encar­ga­do por el Fon­do Nacio­nal pro Demo­cra­cia de los Esta­dos Uni­dos, reve­ló que anual­men­te se envia­ba más de $40 millo­nes a gru­pos anti-Chá­vez, la mayo­ría a tra­vés de agen­cias esta­dou­ni­den­ses…»

Vene­zue­la sobre­sa­le como el país Lati­no­ame­ri­cano don­de NED (Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy [Fun­da­ción nacio­nal para la demo­cra­cia]) invir­tió más en finan­ciar gru­pos de opo­si­ción en 2009, con $1.818.473, más del doble que el año ante­rior… Allen Weins­tein, uno de los fun­da­do­res ori­gi­na­les de NED, reve­ló en una oca­sión al Washing­ton Post, «Lo que hace­mos hoy, hace 25 años lo hacía clan­des­ti­na­men­te la CIA…» (Ame­ri­ca’s Covert «Civil Society Ope­ra­tions: US Inter­fe­ren­ce in Vene­zue­la Keeps Gro­wing», Eva Golin­ger, Glo­bal Research).

El lunes, la admi­nis­tra­ción Oba­ma revo­có la visa del emba­ja­dor vene­zo­lano en Washing­ton en reta­lia­ción por el recha­zo de Chá­vez del can­di­da­to a emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se en Cara­cas, Larry Pal­mer. Pal­mer ha sido abier­ta­men­te crí­ti­co de Chá­vez dicien­do que exis­tían víncu­los cla­ros entre miem­bros de la admi­nis­tra­ción Chá­vez y las gue­rri­llas izquier­dis­tas en la veci­na Colom­bia. Ésta es una mane­ra indi­rec­ta de acu­sar a Chá­vez de terro­ris­mo. Y, peor aún, el his­to­rial de Pal­mer sugie­re que su desig­na­ción podría repre­sen­tar una ame­na­za para la segu­ri­dad nacio­nal vene­zo­la­na. Si no, con­si­de­re los comen­ta­rios de James Sug­get de Vene­zue­la­ná­li­sis en Axis of Logic:

«Vea los ante­ce­den­tes de Pal­mer: tra­ba­jó con los oli­gar­cas res­pal­da­dos por los Esta­dos Uni­dos en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, Uru­guay, Para­guay, y Sie­rra Leo­na, Corea del Sur y Hon­du­ras, “pro­mo­cio­nan­do el Tra­ta­do de Libre Comer­cio de Nor­te Amé­ri­ca (NAFTA).” Del mis­mo modo que la cla­se gober­nan­te de los Esta­dos Uni­dos desig­na­ron a un afro­ame­ri­cano, Barack Oba­ma, para reem­pla­zar a Geor­ge W. Bush y man­te­nien­do todo lo demás intac­to, Oba­ma, a su vez, desig­na a Pal­mer para rem­pla­zar a Patrick Dudy, quien estu­vo invo­lu­cra­do en el falli­do gol­pe con­tra el Pre­si­den­te Chá­vez en 2002 y enemi­go de los vene­zo­la­nos duran­te todo su man­da­to como Emba­ja­dor de los Esta­dos Uni­dos para Vene­zue­la.»

Des­de ya, Vene­zue­la está lle­na de espías y sabo­tea­do­res, que no nece­si­tan ayu­da de los agen­tes que tra­ba­jan den­tro de la emba­ja­da. Chá­vez hizo lo correc­to al recha­zar a Pal­mer, ade­más que Chá­vez aca­ba­ba de cri­ti­car las fala­ces acu­sa­cio­nes de Pal­mer jus­to la sema­na pre­via cuan­do extra­di­tó al coman­dan­te del ELN Nil­son Albian Terán Ferrei­ra, alias «Tulio», a Colom­bia, «la pri­me­ra extra­di­ción de un gue­rri­lle­ro colom­biano hacia su país» (Colom­bia Reports). La his­to­ria no apa­re­ció en nin­gún medio de comu­ni­ca­ción de occi­den­te (por­que demues­tra que Chá­vez no res­pal­da a los gru­pos para­mi­li­ta­res que ope­ran en Colom­bia).

La nomi­na­ción de Pal­mer es sólo «más de lo mis­mo»; más inter­fe­ren­cia, más sub­ver­sión, más crea­ción de pro­ble­mas, ya que el Depar­ta­men­to de Esta­do estu­vo direc­ta­men­te invo­lu­cra­do en las así lla­ma­das revo­lu­cio­nes en Ucra­nia, Líbano, Geor­gia, Kir­guizs­tán, etc.; todos ellos even­tos “hechos para la tele­vi­sión”, que enfren­ta­ban los intere­ses de los capi­ta­lis­tas con­tra los de los gobier­nos elec­tos. Aho­ra la pan­di­lla de Hillary quie­re inten­tar la mis­ma estra­te­gia en Vene­zue­la, y depen­de de Chá­vez el dete­ner­los, y esa es la razón por la que ha pre­sio­na­do para que se aprue­ben leyes que «regu­lan, con­tro­lan o prohí­ben el finan­cia­mien­to externo de acti­vi­da­des polí­ti­cas». La úni­ca mane­ra en la que pue­de defen­der­se con­tra la inter­fe­ren­cia esta­dou­ni­den­se y pro­te­ger la sobe­ra­nía vene­zo­la­na es toman­do medi­das seve­ras con­tra las ONG.

Chá­vez tam­bién está usan­do sus nue­vos pode­res para refor­mar el sec­tor finan­cie­ro. Aquí tene­mos una par­te de un artícu­lo titu­la­do «La Asam­blea Nacio­nal Vene­zo­la­na aprue­ba una ley que decla­ra a la ban­ca como un “Ser­vi­cio Públi­co” »:

«La Asam­blea Nacio­nal de Vene­zue­la apro­bó el vier­nes una nue­va ley que defi­ne a la ban­ca como una indus­tria de “ser­vi­cio públi­co”, que obli­ga los ban­cos en Vene­zue­la a con­tri­buir más a los pro­gra­mas socia­les, a los esfuer­zos de cons­truc­ción de vivien­das y a otras nece­si­da­des socia­les, hacien­do al mis­mo tiem­po más fácil la inter­ven­ción del gobierno cuan­do un ban­co incum­ple las prio­ri­da­des nacio­na­les…

La nue­va ley pro­te­ge los acti­vos de los clien­tes de los ban­cos en caso de irre­gu­la­ri­da­des de par­te de los pro­pie­ta­rios… y esti­pu­la que el Super­in­ten­den­te de Ins­ti­tu­cio­nes Ban­ca­rias debe tomar en cuen­ta el inte­rés mayor de los clien­tes y no sola­men­te el de los accio­nis­tas… cuan­do se toman deci­sio­nes que afec­tan a las ope­ra­cio­nes de un ban­co».

Enton­ces, ¿por qué Oba­ma no hace lo mis­mo? ¿Es que le teme dema­sia­do al cam­bio de ver­dad o es sólo un laca­yo de Wall Street? Aquí sigue el mis­mo artícu­lo:

«En un inten­to de con­tro­lar la espe­cu­la­ción, la ley limi­ta la can­ti­dad de cré­di­to que los ban­cos pue­den pres­tar en cual­quier momen­to a per­so­nas natu­ra­les o empre­sas a 20% de su capi­tal. La ley tam­bién limi­ta la for­ma­ción de gru­pos finan­cie­ros y prohí­be que los ban­cos man­ten­gan intere­ses en socie­da­des agen­tes de bol­sa y en com­pa­ñías de segu­ros.

La ley tam­bién esti­pu­la que el 5% de las uti­li­da­des bru­tas de todos los ban­cos se dedi­quen exclu­si­va­men­te a pro­yec­tos ela­bo­ra­dos por con­se­jos comu­na­les. Asi­mis­mo, el 10% del capi­tal de cada ban­co debe reser­var­se en un fon­do para pagar sala­rios y pen­sio­nes en caso de quie­bra.

Según las cifras de 2009 pro­por­cio­na­das por Softli­ne Con­sul­to­res, el 5% de las uti­li­da­des bru­tas de la indus­tria ban­ca­ria vene­zo­la­na hubie­ra sig­ni­fi­ca­do 314 millo­nes de bolí­va­res adi­cio­na­les ($73,1 millo­nes), para pro­gra­mas socia­les que bene­fi­cia­rían a la mayo­ría de vene­zo­la­nos pobres.»

«¿Con­tro­lar la espe­cu­la­ción»? ¡Vaya que esa es una idea inno­va­do­ra! Natu­ral­men­te que los líde­res de la opo­si­ción están lla­man­do a la ley «un ata­que con­tra la liber­tad eco­nó­mi­ca», pero son patra­ñas. Chá­vez, sim­ple­men­te, está pro­te­gien­do a la pobla­ción de las prác­ti­cas depre­da­do­ras de los ban­que­ros. ¡La mayo­ría de esta­dou­ni­den­ses desea­ría que Oba­ma hicie­ra lo mis­mo!

Según el Wall Street Jour­nal, «Chá­vez ha ame­na­za­do con expro­piar a los gran­des ban­cos en el pasa­do si no aumen­ta­ban los prés­ta­mos a las peque­ñas empre­sas y even­tua­les pro­pie­ta­rios de vivien­da, esta vez está aumen­tan­do la pre­sión públi­ca­men­te para mos­trar su preo­cu­pa­ción por la fal­ta de vivien­da para 28 millo­nes de vene­zo­la­nos».

Cara­cas sufre de un défi­cit masi­vo de vivien­da que ha empeo­ra­do con las recien­tes inun­da­cio­nes. Dece­nas de miles de per­so­nas nece­si­tan refu­gio aho­ra, y es la razón por la que Chá­vez está pre­sio­nan­do a los ban­cos a dar una mano. Por supues­to que los ban­cos no quie­ren ayu­dar, por lo que han opta­do por hacer berrin­che. Pero Chá­vez no les va a hacer caso y ya les ha dado una «avi­so». De hecho, el mar­tes lan­zó esta adver­ten­cia:

«Al pri­mer ban­co que falle… lo expro­pio, así sea el Ban­co Pro­vin­cial, o Banes­co o el Ban­co Nacio­nal de Cré­di­to».

Bra­vo, Hugo. En la Vene­zue­la de Chá­vez las nece­si­da­des bási­cas de la gen­te tra­ba­ja­do­ra ordi­na­ria ante­ce­den al lucro des­me­di­do de los banks­ters [neo­lo­gis­mo deri­va­do de ban­que­ro y gangs­ter]. ¿Toda­vía se pre­gun­ta por qué Washing­ton lo odia?

Coun­ter­punch, 4 de enero de 2011. Tra­duc­ción para sin​per​mi​so​.info: Anto­nio Zighel­boim

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *