Memo­ria de una hija de Oshun – Ipes/​Plaza bel­tza

Pla­za bel­tza y Gite-Ipes pre­sen­tan el docu­men­tal:

el jue­ves 13 de enero de 2011 (19h) en Pla­za bel­tza kul­tur­gu­nea, Larra­bas­te­rra.

Uru­guay 2010, direc­to­ra: Maria Torre­llas, 74 min)

Sinopsis/​Synopsis: El docu­men­tal es un home­na­je a María Farías, bai­la­ri­na afro­uru­gua­ya, que sufrió escla­vi­tud en pleno siglo XX. A tra­vés del gri­to ances­tral del Can­dom­be supo sobre­po­ner­se al dolor y rebe­lar­se con­tra la humi­lla­ción, con­vir­tien­do la resis­ten­cia en resi­lien­cia, superan­do el due­lo y apor­tan­do a cons­truir una socie­dad soli­da­ria. El film abor­da la cul­tu­ra Afro en Uru­guay, y ana­li­za, a tra­vés de once tes­ti­mo­nios, las con­se­cuen­cias del racis­mo en la actua­li­dad.
 
Estre­nan en Mon­te­vi­deo docu­men­tal sobre la escla­vi­tud, el racis­mo, el can­dom­be y la Resis­ten­cia:

“Memo­ria de una hija de Oshun” hur­ga en un tema tabú
Con gran éxi­to de públi­co se estre­nó el pasa­do 12 de diciem­bre en Mon­te­vi­deo, Uru­guay, el docu­men­tal, “Memo­ria de una hija de Oshun”, diri­gi­do por María Torre­llas, inte­gran­te del Con­se­jo de Direc­ción de “Resu­men Lati­no­ame­ri­cano”. En el mar­co del día de la abo­li­ción de la escla­vi­tud se enmar­có este tra­ba­jo fíl­mi­co que cuen­ta la vida de una bai­la­ri­na afro­uru­gua­ya, María Farías, que sufrió escla­vi­tud en Uru­guay, en pleno siglo XX.
El docu­men­tal habla de la vida de Maria Farías, que sufrió escla­vi­tud en el Uru­guay de los años cua­ren­ta.

Era el escla­vis­mo de las domés­ti­cas. Las lla­ma­das madri­nas, muje­res de la alta bur­gue­sía, cria­ban a niñas y niños con la inten­ción de que tra­ba­ja­ran para ellas.
María sufrió pali­zas, no pudo estu­diar, por­que según su escla­vis­ta las niñas y niños afro no tenían nada más que apren­der a lim­piar, lavar, plan­char y ser­vir a sus amos y amas. Tam­po­co podía, María, deci­dir nada por sí mis­ma.
A los 15 años se esca­pa de la casa de la madri­na, ante una agre­sión más de las tan­tas que sufrió y su madre la dedi­ca al tra­ba­jo domés­ti­co en casas de la bur­gue­sía, don­de sigue reci­bien­do malos tra­tos y dis­cri­mi­na­ción. Des­de que empie­za a bai­lar Can­dom­be, sien­te que el bai­le es lo que la saca de la mar­gi­na­ción y no ha deja­do de bai­lar ni un solo año en los car­na­va­les y otras fies­tas de Uru­guay.
El títu­lo alu­de a la dei­dad Oshun, de la que María es segui­do­ra, por­que el Can­dom­be es tam­bién reli­gión de ori­gen afri­cano, como dice Cha­be­la, la direc­to­ra del coro Afro­ga­ma: “noso­tras can­ta­mos a los Orishás, los y las que no saben tam­bién can­tan, bai­lan y tocan a los Orishás o a Dios, por­que el Can­dom­be es un gri­to de dolor, de no pue­do más, y de libe­ra­ción”.
En el docu­men­tal se res­ca­ta la músi­ca de can­tan­tes y artis­tas de la Amé­ri­ca afro­des­cen­dien­te. Cau­sa impac­to el poe­ma can­ta­do de María Vic­to­ria San­ta Cruz, “Me gri­ta­ron negra”, que des­de la cul­tu­ra afro­pe­rua­na ana­li­za los dis­tin­tos esta­dios de con­cien­cia de la acep­ta­ción de la negri­tud con orgu­llo y dig­ni­dad. La can­tan­te cuba­na Oma­ra Por­tuon­do está pre­sen­te con una nana bra­si­le­ña, Susa­na Baca, can­tan­te afro­pe­rua­na, y gui­ta­rras extra­or­di­na­rias como las de Alfre­do Zita­rro­sa y Baden Powell se escu­chan en el fil­me, entre otras. (de: Resu­men Lati­no­ame­ri­cano)
 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *