Los nue­vos ase­si­nos – Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

Los avio­nes no tri­pu­la­dos son el nue­vo nego­cio del com­ple­jo mili­tar indus­trial para inva­sio­nes y gue­rras

Resu­men Latinoamericano/​Prensa Lati­na - Una serie de nue­vos ase­si­nos inva­den cam­pos de bata­lla glo­ba­les y para 2020 se pre­vé que ellos detec­ten, com­ba­tan e inci­ne­ren a sus enemi­gos sin que medie la deci­sión huma­na.

Los avio­nes no tri­pu­la­dos ace­chan. Los deno­mi­na­dos dro­nes (aero­na­ves sin pilo­tos) espían con una altí­si­ma tec­no­lo­gía invi­si­ble a la detec­ción de rada­res y están lis­tos para actuar en cual­quier lugar del pla­ne­ta, diri­gi­dos a dis­tan­cia como en los video­jue­gos.

Miles de víc­ti­mas civi­les son los lla­ma­dos daños cola­te­ra­les de los volan­tes tele­di­ri­gi­dos que se crea­ron bajo la direc­ción de la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA) para vigi­lar el terreno enemi­go y aho­ra son los pre­fe­ri­dos en la nue­va estra­te­gia de hacer la gue­rra.

Han sido uti­li­za­dos por el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en las gue­rras de Yugos­la­via, Iraq y Afga­nis­tán. Tam­bién sobre el espa­cio aéreo de Yemen, Soma­lia y Paquis­tán sobre­vue­lan los más famo­sos mode­los de dro­nes, los bien lla­ma­dos Depre­da­do­res (Pre­da­tor, en inglés).

Este últi­mo cues­ta 4,5 millo­nes de dóla­res por uni­dad, mien­tras vale 15 millo­nes el mode­lo más avan­za­do, el Reaper. Ambos son pro­du­ci­dos por Gene­ral Ato­mics Aero­nau­ti­cal Sys­tems de San Die­go, Cali­for­nia, Esta­dos Uni­dos.

El Reaper pue­de volar a casi seis mil 400 metros de altu­ra duran­te 22 horas, posee tres cáma­ras para tras­mi­tir secuen­cias en vivo a los sol­da­dos en el terreno y gra­bar 16 mil horas de vídeo por mes.

Tales son sus vir­tu­des, que el secre­ta­rio de defen­sa Robert Gates soli­ci­tó aumen­tar la pro­duc­ción de esos medios ade­más de per­fec­cio­nar el entre­na­mien­to de sus “pilo­tos”.

El direc­tor de la CIA, Leon Panet­ta, con­si­de­ró que los ata­ques des­de avio­nes no tri­pu­la­dos eran “muy efec­ti­vos” y que en ellos morían muy pocos civi­les.

Sin embar­go, la ins­ti­tu­ción New Ame­ri­ca Foun­da­tion, con sede en Washing­ton, esti­ma esa cifra entre mil 290 y mil 985, de los cua­les sólo 32 eran “obje­ti­vos de alto valor”.

Duran­te los pri­me­ros 14 meses de la admi­nis­tra­ción del pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, Barack Oba­ma, se auto­ri­za­ron 64 ata­ques con Pre­da­tor, mien­tras que su ante­ce­sor Geor­ge W. Bush, duran­te casi ocho años apro­bó el lan­za­mien­to de 45.

Para el ana­lis­ta Tom Engelhardt lo que en la admi­nis­tra­ción Bush eran las “téc­ni­cas de inte­rro­ga­to­rio refor­za­das” (es decir, tor­tu­ra), en la de Oba­ma son los “ase­si­na­tos selec­ti­vos”.

Estos se han con­ver­ti­do en par­te fun­da­men­tal de la polí­ti­ca béli­ca y exte­rior de Oba­ma, aña­de Engelhardt en un artícu­lo publi­ca­do en Rebe­lión titu­la­do “Las gue­rras esta­dou­ni­den­ses se com­ba­ten des­de lo alto”.

Acer­ca de los ase­si­na­tos deno­mi­na­dos daños cola­te­ra­les, el exper­to seña­la que ellos no son la excep­ción, sin embar­go los nor­te­ame­ri­ca­nos pien­san que las muer­tes de civi­les son con­se­cuen­cia de acci­den­tes o erro­res. Según un ins­truc­tor de pilo­tos de avio­nes no tri­pu­la­dos “echar a volar un Pre­da­tor es como un jue­go de aje­drez… debi­do a que tie­nes una pers­pec­ti­va divi­na, nece­si­tas pre­ver unos cuan­tos movi­mien­tos”.

Pero una cosa es el jue­go y otra la reali­dad, don­de la téc­ni­ca no pue­de dife­ren­ciar a niños, de tali­ba­nes, a muje­res y per­so­nas ino­cen­tes con per­so­na­jes per­se­gui­dos en su cali­fi­ca­da lucha glo­bal con­tra el terro­ris­mo.

Ape­nas se pro­nun­cian sus nom­bres y da sen­sa­ción de des­truc­ción y de estar en un buta­cón fren­te a una pan­ta­lla gigan­te que exhi­be el esme­ra­do avan­ce tec­no­ló­gi­co de pelí­cu­las nor­te­ame­ri­ca­nas, des­de las Gue­rras de la Gala­xia has­ta la taqui­lle­ra Ava­tar.

Depre­da­do­res con misi­les Hell­fi­re (fue­go del infierno), son un nego­cio redon­do para el Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial esta­dou­ni­den­se. Solo el Reaper lle­va has­ta cua­tro misi­les Hell­fi­re y dos bom­bas de 250 Kg, pode­río com­pa­ra­do con un caza bom­bar­de­ro.

El Rela­tor Espe­cial de ONU para las Eje­cu­cio­nes Extra­ju­di­cia­les, Phi­lip Als­ton, seña­ló que de los 44 ata­ques de Pre­da­tor en áreas tri­ba­les de Paquis­tán duran­te los últi­mos 12 meses, sólo cin­co logra­ron alcan­zar sus ver­da­de­ros obje­ti­vos.

Esos avio­nes “inte­li­gen­tes” die­ron en el blan­co matan­do a cin­co diri­gen­tes cla­ves de Al Qae­da y de los tali­ba­nes, pero al cos­to de más de 700 civi­les ino­cen­tes, ase­ve­ró Als­ton.

El abo­ga­do Mir­za Shah­zad Akbar, afir­mó que esos ata­ques sólo pue­den ser cata­lo­ga­dos de homi­ci­dio o ase­si­na­to extra­ju­di­cial, “no hay gue­rra entre Esta­dos Uni­dos y Pakis­tán”, pun­tua­li­zó.

La Comi­sión de Dere­chos Huma­nos de Isla­ma­bad, con­si­de­ra poco pro­ba­ble que “la CIA sea lle­va­da a la jus­ti­cia” y que la ofen­si­va esta­dou­ni­den­se lle­gue a su fin, aun­que opi­na que los afec­ta­dos por los avio­nes no tri­pu­la­dos serán com­pen­sa­dos.

¿Bas­ta­rá la com­pen­sa­ción para ali­viar el sufri­mien­to de las víc­ti­mas y sus fami­lia­res en esta nue­va cru­za­da al esti­lo de la Inqui­si­ción medie­val?

Resul­ta com­pro­me­te­dor para el gobierno paquis­ta­ní el cable fil­tra­do por Wiki­leaks, que seña­la que el pri­mer minis­tro, Syed You­saf Raza Gilla­ni, anun­ció en 2008 a la ex emba­ja­do­ra Anne W Pat­ter­son: “Pro­tes­ta­re­mos en la Asam­blea Nacio­nal y lue­go los igno­ra­re­mos”.

La ofen­si­va en la ciu­dad afga­na de Kan­dahar, arra­só con tres dis­tri­tos (Arghan­dab, Zha­ri y Panj­waii), don­de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses emplea­ron arma­men­tos de últi­ma gene­ra­ción para demo­ler vivien­das.

El dia­rio The New York Times publi­có el 16 de noviem­bre que topa­do­ras blin­da­das, poten­tes explo­si­vos, misi­les y ata­ques aéreos se uti­li­za­ron en esos pobla­dos para des­truir casi todas las vivien­das o gran­jas.

Un hecho que con­tra­di­ce las decla­ra­das pre­ten­sio­nes de ganar­se a la pobla­ción local del gene­ral David Petraeus, quien coman­da tan­to a las tro­pas de Washing­ton como a la Fuer­za Inter­na­cio­nal de Asis­ten­cia para la Segu­ri­dad (ISAF) en el terri­to­rio inva­di­do des­de 2001.

La Unión Euro­pea (UE) deba­te en la actua­li­dad si uti­li­za capi­tal públi­co des­ti­na­do a inves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas para cons­truir avio­nes no tri­pu­la­dos, ini­cia­ti­va que exi­gen los mag­na­tes de la indus­tria arma­men­tis­ta en el vie­jo con­ti­nen­te.

Burkhard Thei­le, repre­sen­tan­te de la indus­tria béli­ca ale­ma­na que par­ti­ci­pa en las con­ver­sa­cio­nes, dijo que espe­ra que los sub­si­dios de la UE a las inves­ti­ga­cio­nes se empleen para desa­rro­llar nue­vos avio­nes tele­di­ri­gi­dos.

Israel usó esas armas para matar y herir a civi­les duran­te la inva­sión mili­tar con­tra Gaza, del 27 de diciem­bre de 2008 al 18 de enero de 2009.

Tel Aviv comen­zó a uti­li­zar los avio­nes no tri­pu­la­dos en los años ochen­ta y se con­si­de­ra pio­ne­ra en el desa­rro­llo de esta tec­no­lo­gía.

Sus indus­trias aero­náu­ti­cas fabri­can nume­ro­sos mode­los de dro­nes: Her­mes 450, Pio­neer, RQ‑5 Hun­ter, Heron, Harpy, Ran­ger, Scout, Sear­cher, Sky­li­te.

Has­ta el hemis­fe­rio occi­den­tal lle­gan los zum­bi­dos de los dro­nes. El espa­cio aéreo de la fron­te­ra Esta­dos Uni­dos-Méxi­co está vigi­la­da por estos arte­fac­tos entre­na­dos para detec­tar a los emi­gran­tes lati­no­ame­ri­ca­nos.

Mien­tras usted lee estas líneas, en algún lugar de este pla­ne­ta en pro­ce­so de auto­des­truc­ción, alguien escu­cha un zum­bi­do raro. ¿Será aca­so el pre­lu­dio de la muer­te?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *