Y el Bor­bón se hizo el sue­co – Ama­deo Mar­ti­nez Inglés

Dos libros, dos reyes, dos sin­ver­güen­zas, dos «demo­cra­cias»

Ami­go lec­tor, con­ven­drá con­mi­go en que los súb­di­tos sue­cos, al hilo de las infor­ma­cio­nes que estos días nos lle­gan des­de ese bello y frío país rela­ti­vas a las corre­rías sexua­les extra­ma­tri­mo­nia­les de su rey, el antes admi­ra­do y aho­ra denos­ta­do Car­los XVI Gus­ta­vo, pare­cen ser todos, o por lo menos una gran mayo­ría, ade­más de monár­qui­cos recal­ci­tran­tes unos inge­nuos de armas tomar.¡Mira que orga­ni­zar un escán­da­lo nacio­nal y has­ta pedir todos al ali­món la abdi­ca­ción de su augus­to monar­ca tras ente­rar­se, a tra­vés de un valien­te libro de inves­ti­ga­ción, de que éste (el tal Gus­ta­vo) ha esta­do años y años ponién­do­le los cuer­nos a su san­ta espo­sa, es decir, aban­do­nan­do por sis­te­ma el lóbre­go dor­mi­to­rio de la reina/​azafata Sil­via en el pala­cio real de Esto­col­mo para ir a sola­zar­se y a apren­der los entre­si­jos del amor prohi­bi­do en los píca­ros tála­mos de famo­sas can­tan­tes, voca­lis­tas de pos­tín en clu­bes noc­tur­nos y, en gene­ral, de pros­ti­tu­tas de alto estan­ding!

Pero bueno ¿Qué pen­sa­ban has­ta pri­me­ros de noviem­bre del año pasa­do (fecha en la que salió el cita­do libro a la ven­ta) los pací­fi­cos, demó­cra­tas y monár­qui­cos ciu­da­da­nos de ese país? ¿Que a los reyes en gene­ral y al suyo en par­ti­cu­lar (apa­ren­te­men­te un hom­bre más serio que un pla­to de habas) no les han gus­ta­do his­tó­ri­ca­men­te, y les sigue gus­tan­do a rabiar a los pocos que que­dan, acos­tar­se a man­sal­va con estu­pen­das seño­ras de alto nivel y lige­ras de cas­cos? ¿Pero qué creían que han hecho, y siguen hacien­do hoy en día, los monar­cas, esa espe­cie resi­dual en vías de extin­ción, esos irre­den­tos vagos con coro­na, uni­for­me de dise­ño pla­ga­do de con­de­co­ra­cio­nes fal­sas y ban­da de diver­sos colo­res (tam­bién fal­sa o rega­la­da por com­pla­cien­te dic­ta­dor ter­cer­mun­dis­ta) en sus ratos libres, que son casi todos? ¡Pues qué van a hacer, hom­bres y muje­res de Dios, pro­bos ciu­da­da­nos nór­di­cos aman­tes de su patria, vasa­llos aman­tí­si­mos del gran Car­los XVI Gus­ta­vo de Sue­cia! Lo nor­mal, lo pro­pio de su alto car­go, lo que la mayo­ría de los euro­peos (sobre todo los del Sur) sabe­mos muy bien que han hecho siem­pre por­que lo hemos apren­di­do en el libro de his­to­ria de pri­mer cur­so de pri­ma­ria: Dar­le a la coli­lla (regia, des­de lue­go), for­ni­car como leo­nes, tra­ji­nar­se a des­ta­jo seño­ras enjo­ya­das de muy buen ver nor­mal­men­te ads­cri­tas al espec­tácu­lo inter­na­cio­nal…

Pero no sólo eso por­que tan tras­cen­den­ta­les e inapla­za­bles “tareas de Esta­do”, muy gene­ra­li­za­das y comu­nes en las más anti­guas y nobles monar­quías del mun­do, no podrían lle­var­se a buen tér­mino sin que el divino monar­ca de turno no las acom­pa­ña­se tam­bién con el beber (tam­bién a man­sal­va) vinos vie­jí­si­mos traí­dos de las mejo­res bode­gas del mun­do y con el comer sin reca­to ali­men­tos carí­si­mos, ser­vi­dos todos ellos (las bote­llas y los man­ja­res) por idio­ti­za­dos criados/​vasallos que, para poder comer ellos tam­bién un poco de las miga­jas que tira su señor, han debi­do sus­cri­bir un humi­llan­te pac­to de silen­cio en evi­ta­ción de que las gol­fe­rías del mis­mo y sus com­pin­ches de juer­gas tras­cien­dan a la ciu­da­da­nía del rei­no.

Sí, sí, los pobres ciu­da­da­nos sue­cos andan estos días revo­lu­cio­na­dos a cuen­ta del libro “El monar­ca reti­cen­te” de los perio­dis­tas Tho­mas Sjö­berg, Dean­ne Raus­cher y Tave Meyer, que cuen­ta con pelos y seña­les las aven­tu­ras sexua­les de su otro­ra ama­do monar­ca, Car­los XVI Gus­ta­vo, y, en par­ti­cu­lar, la rela­ción ínti­ma que man­tu­vo duran­te varios años con Cami­lla Hene­mark, una can­tan­te de color del gru­po pop sue­co “Army of Lovers”, de 46 años de edad en la actua­li­dad. Pero un tan­to aton­to­li­na­dos como están, debi­do segu­ra­men­te al frío del nor­te y a su ances­tral iner­cia his­tó­ri­ca, no quie­ren toda­vía ni oír hablar de man­dar a su tra­di­cio­nal monar­quía de dere­cho divino a freír gár­ga­ras repu­bli­ca­nas, y sólo aspi­ran (en una pro­por­ción del 63%) a que el “bra­gue­tas” con coro­na que toda­vía deten­ta la jefa­tu­ra de su Esta­do social y de dere­cho (el tal Gus­ta­vo) abdi­que de inme­dia­to en la per­so­na de su hija, la gen­til prin­ce­sa Vic­to­ria (que, por cier­to, tam­bién ha pro­ta­go­ni­za­do recien­te­men­te otro escán­da­lo monu­men­tal a cuen­ta de su espec­ta­cu­lar y pre­sun­ta­men­te corrup­to via­je de novios) y se vaya con vien­to fres­co a ter­mi­nar sus días can­tan­do bala­das jun­to a su ama­da Cami­lla o al lecho de cual­quier mere­triz de pos­tín.

¡Demen­cial, des­de lue­go! Pero así son estos nór­di­cos de bici­cle­ta, socia­lis­mo del bueno, putas que no lo pare­cen y seño­ras muy decen­tes, rubias y bue­no­tas, que sí lo pare­cen. Y si no que se lo digan a los esca­sos machos ibé­ri­cos de la déca­da de los sesen­ta del siglo pasa­do que toda­vía per­vi­ven por estos lares, algu­nos de los cua­les aún pasean su impo­ten­cia via­grí­ca por pros­tí­bu­los y putis­club nacio­na­les, que tuvie­ron que hacer fren­te a una gran empa­na­da sexual y a unas muy gra­ves equi­vo­ca­cio­nes en el ligue pla­ye­ro cuan­do la mara­bun­ta de jóve­nes sue­cas rubias y en biki­ni, mos­tran­do con gene­ro­si­dad pechos y tra­se­ro, inva­dió des­pia­da­da­men­te las cos­tas espa­ño­las del desa­rro­llo y el des­ta­pe fran­quis­ta.

Pero bueno que me estoy des­vian­do del tema con esto de las huríes sue­cas de los años sesen­ta y yo lo que que­ría, en las últi­mas líneas de este tra­ba­jo, era com­pa­rar el escán­da­lo éste del sin­ver­güen­za de Gus­ta­vo de Sue­cia con el que pudo des­atar­se, y no se des­ató, en Espa­ña, rela­ti­vo a otro rey/​golferas de tama­ño natu­ral, el lla­ma­do popu­lar­men­te por la ple­be autóc­to­na “Juan­ca” o “el Cam­pe­chano” y en plan ofi­cial y con mucho más res­pe­to (que sin duda se lo mere­ce más que nada por la fami­lia y los niños) Juan Car­los I de Bor­bón, jefe del Esta­do espa­ñol a títu­lo de rey des­de noviem­bre de 1975 por la gra­cia puñe­te­ra del dic­ta­dor Fran­co.

Bueno, pues resul­ta que en un gran para­le­lis­mo con lo ocu­rri­do en Sue­cia a cuen­ta del disi­pa­do rey Gus­ta­vo tam­bién en Espa­ña se publi­có un libro simi­lar (va a hacer aho­ra tres años, con­cre­ta­men­te en febre­ro de 2008) titu­la­do “Juan Car­los I, el últi­mo Bor­bón, Las Men­ti­ras de la monar­quía espa­ño­la”, 415 pági­nas, escri­to por este modes­to his­to­ria­dor des­pués de algo así como vein­te años de inves­ti­ga­ción y en el que se des­ve­lan una por una todas y cada una de las perre­rías (pre­sun­tos deli­tos, casi todas) come­ti­das por el sim­pá­ti­co y cam­pe­chano monar­ca (ya un poco vie­ji­to el pobre en estos momen­tos) que ha rei­na­do (y gober­na­do en la som­bra) en este país duran­te trein­ta y cin­co años. Perre­rías que no sólo me per­mi­tí estam­par­las en las pági­nas del libro en cues­tión sino que tam­bién tuve a bien poner­las en cono­ci­mien­to, y por tres veces en los últi­mos tres años, del pre­si­den­te del Con­gre­so de los Dipu­tados, del jefe del Eje­cu­ti­vo y de los pre­si­den­tes de todas y cada una de las más altas ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do. Para que, dada la gra­ve­dad de todas esas irre­gu­la­ri­da­des regias, una Comi­sión de Inves­ti­ga­ción del Par­la­men­to espa­ñol las estu­dia­ra y toma­ra las medi­das opor­tu­nas.

¿Y cuá­les eran, se pue­de pre­gun­tar en este momen­to algún ama­ble lec­tor un poco des­pis­ta­do o no muy ver­sa­do en el tema, las irre­gu­la­ri­da­des, las infi­de­li­da­des, las juer­gas o los pre­sun­tos deli­tos come­ti­dos por el toda­vía rey de Espa­ña, Juan Car­los I, y que figu­ran tan­to en el libro como en los Infor­mes remi­ti­dos a las más altas ins­ti­tu­cio­nes espa­ño­las? Pues ahí va ¡fal­ta­ría más! muy extrac­ta­do, un peque­ño resu­men no exhaus­ti­vo:

* Mató a su her­mano peque­ño, Don Alfon­so, aspi­ran­te tam­bién al trono de Espa­ña, en 1956, con su pro­pia pis­to­la y en cir­cuns­tan­cias que toda­vía no se han acla­ra­do por la jus­ti­cia. En aquél momen­to era un caba­lle­ro cade­te del Ejér­ci­to espa­ñol, de 18 años de edad y exper­to en toda cla­se de armas por­tá­ti­les.

* Exis­ten indi­cios racio­na­les irre­fu­ta­bles en el sen­ti­do de que auto­ri­zó a los gene­ra­les Arma­da y Milans a orga­ni­zar y eje­cu­tar el fal­so gol­pe mili­tar del 23‑F.

* Exis­ten docu­men­tos del CESID que prue­ban que esta­ba al tan­to de los crí­me­nes de Esta­do de los GAL y no inter­vino para parar­los.

* Man­tu­vo duran­te más de quin­ce años un tórri­do roman­ce sen­ti­men­tal con una famo­sa vedet­te espa­ño­la del espec­tácu­lo que des­pués qui­so chan­ta­jear­le con unos videos de natu­ra­le­za sexual. Para evi­tar el escán­da­lo, el Esta­do tuvo que pagar más 500 millo­nes de pese­tas a tra­vés de fon­dos reser­va­dos. Apar­te de esta rela­ción extra­ma­tri­mo­nial, ha man­te­ni­do otras muy nume­ro­sas que han sido silen­cia­das por los medios de comu­ni­ca­ción.

* Se ha enri­que­ci­do espec­ta­cu­lar­men­te duran­te su rei­na­do has­ta el pun­to que su for­tu­na actual, según auto­ri­za­das revis­tas espe­cia­li­za­das, ascien­de a 1790 millo­nes de euros (300.000 millo­nes de pese­tas).

* Ha acep­ta­do de for­ma con­ti­nua­da rega­los y dona­cio­nes millo­na­rias en for­ma de yates, coches de lujo, mansiones…etc, etc.

Ami­go lec­tor, des­pués de lo ante­rior­men­te leí­do le pido que siga y com­pa­re lo suce­di­do aquí en Espa­ña con lo acae­ci­do en Sue­cia. Esta­mos hablan­do de dos paí­ses demo­crá­ti­cos, moder­nos y avan­za­dos de Euro­pa y en los dos un libro de inves­ti­ga­ción, valien­te, docu­men­ta­do, exhaus­ti­vo… ha reve­la­do las infi­de­li­da­des, las orgías y las vidas licen­cio­sas de sus res­pec­ti­vos reyes.

En Sue­cia, se publi­can las sor­pren­den­tes reve­la­cio­nes en todos los medios de comu­ni­ca­ción, se abren deba­tes en los mis­mos, la socie­dad civil inter­vie­ne ya que se tra­ta nada menos que de su rey y jefe del Esta­do, se orga­ni­za un escán­da­lo mayúscu­lo, el monar­ca da un paso al fren­te y da la cara en rue­da de pren­sa, se dis­cul­pa ante el país y su fami­lia, la mayo­ría de la ciu­da­da­nía (63%) pide, no obs­tan­te, la abdi­ca­ción de su sobe­rano…

Aquí, en Espa­ña, con un escán­da­lo en poten­cia mucho mayor pues no sólo se tra­ta de infi­de­li­da­des y vida licen­cio­sa del rey sino de pre­sun­tos deli­tos de gol­pis­mo, ase­si­na­to juve­nil, terro­ris­mo de Esta­do, mal­ver­sa­ción de fon­dos reser­va­dos, enri­que­ci­mien­to ilí­ci­to, corrup­ción generalizada…etc, etc, se da la calla­da por res­pues­ta des­de todas las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do, se cer­ca y se nin­gu­nea el libro con el fin de limi­tar su dis­tri­bu­ción ya que, por mie­do a que esta­lle el escán­da­lo, nadie se atre­ve a ins­tar a los jue­ces a que sea secues­tra­do, se con­si­gue que las gran­des super­fi­cies comer­cia­les blo­queen su ven­ta, nin­gún medio de comu­ni­ca­ción sabe nada del mal­di­to libro, nadie lo cri­ti­ca en ellos, nin­gu­na radio o tele­vi­sión lo comen­ta, se inten­ta y se con­si­gue par­cial­men­te (por­que a pesar de todo ello varios miles de ejem­pla­res lle­ga­rán a los lec­to­res) matar el mal­di­to docu­men­to y con ello al men­sa­je­ro de la incu­ria real de este país.

Segui­mos en Espa­ña: el rey cam­pe­chano no da la cara, no dice ni pío, la ley del silen­cio que le pro­te­ge des­de su ile­gí­ti­ma subi­da al trono por orden de Fran­co en 1975 actúa con toda su fuer­za. En este país de la mági­ca tran­si­ción y de la modé­li­ca Cons­ti­tu­ción del 78, hecha por fran­quis­tas y vigi­la­da por carros de com­ba­te tam­bién fran­quis­tas, nun­ca pasa nada, nada es real sal­vo lo polí­ti­ca­men­te correc­to y acor­de al más puro dere­cho, tam­bién fran­quis­ta…

Los espa­ño­les, efec­ti­va­men­te, nadie lo duda en estos momen­tos, tene­mos un rey mucho más gol­fe­ras que el que tie­nen los sue­cos, pero sal­vo algu­nos valien­tes que luchan por la ver­dad en Inter­net nadie se atre­ve a decir­lo. Por lo menos has­ta que este monar­ca divino, impues­to por el dic­ta­dor que tuvo en un bre­te a los espa­ño­les duran­te cua­ren­ta años, se vaya él soli­to al pudri­de­ro de El Esco­rial. Y se lle­ve con él la corrup­ta monar­quía que repre­sen­ta. Por­que, y esto es toda­vía una muy impor­tan­te asig­na­tu­ra pen­dien­te en este país, nadie en su sano jui­cio pue­de pen­sar que a estas altu­ras los espa­ño­les, aún aban­do­na­dos y pere­zo­sos como nadie inclu­so par qui­tar­se de en medio a los dic­ta­do­res por muy san­gui­na­rios que sean, pue­den tra­gar muchos años con el “prín­ci­pe vague­te” como nue­vo rey de dere­cho fran­quis­ta.

Ami­gos, para ter­mi­nar. ¡Que envi­dia me dan los sue­cos! Aun­que si he de ser sin­ce­ro, no estoy muy segu­ro de si esto que yo sien­to en estos momen­tos es envi­dia o, en reali­dad, es pena, mucha pena… de mí mis­mo y de los millo­nes de com­pa­trio­tas que con­vi­ven con­mi­go en esta desér­ti­ca y arrui­na­da piel de toro ibé­ri­ca.

Insur­gen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *