[Video] Men­sa­je de Alfon­so Cano, jefe del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP

El máxi­mo jefe de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC), Alfon­so Cano, ase­gu­ró que la apro­ba­ción por par­te del Con­gre­so de la Ley de Víc­ti­mas y la Ley de Res­ti­tu­ción de Tie­rras es cla­ve para aca­bar con el con­flic­to arma­do y alcan­zar la paz.

“De la mul­ti­pli­ci­dad de aspec­tos de pri­mer orden que debe­rá avo­car Colom­bia en el 2011 recla­mo espe­cial­men­te aten­ción alre­de­dor de dos pro­yec­tos de ley que hacen trá­mi­tes en el Par­la­men­to, rela­cio­na­dos uno con la repa­ra­ción de las víc­ti­mas de la vio­len­cia que sufre el país des­de hace más de 62 años y el segun­do alre­de­dor de la pro­pie­dad y usu­fruc­to de la tie­rra”, afir­mó Cano en un video publi­ca­do en la pági­na de Inter­net Ann­col.

Agre­gó que ambos pro­yec­to de ley son esen­cia­les si se bus­ca cimen­tar un futu­ro de recon­ci­lia­ción y demo­cra­cia, “los dos temas nece­si­tan bases cier­tas y mane­jos serios si se pre­ten­de con­tri­buir de ver­dad a la solu­ción del con­flic­to”, sos­tu­vo el máxi­mo jefe de las FARC.

Des­ta­có que en el pro­yec­to de Ley de Víc­ti­mas es fun­da­men­tal en el reco­no­ci­mien­to de la res­pon­sa­bi­li­dad de los par­ti­dos polí­ti­cos tra­di­cio­na­les y del Esta­do en el ini­cio de la con­fron­ta­ción que comen­zó hace más de 60 años.

“Un reco­no­ci­mien­to tal, des­ata­ría ver­ti­gio­na­sa­men­te un pro­ce­so de recon­cia­lia­cion basa­do en la ver­dad”, sos­tu­vo el jefe rebel­de.

En cuan­to al pro­yec­to de Ley de Res­ti­tu­ción de Tie­rras, Cano cali­fi­có como “un pro­ce­so ino­cuo si no se tie­ne como sus­ten­to liqui­dar el lati­fun­dio”.

Pun­tua­li­zó que “una ley de tie­rra moder­na y con visión estra­té­gi­ca y sem­bra­do­ra de paz debe­rá incluir inexo­ra­ble­men­te ayu­das eco­nó­mi­cas y tec­no­ló­gi­cas, pero ante todo y nece­sa­ria­men­te armo­ni­zar en ella lo social, lo terri­to­rial , lo cul­tu­ral, lo ambien­tal y los espa­cial en todos sus con­si­de­ran­dos y pros­pec­cio­nes”.

Resal­tó que estos dos pro­yec­tos de ley tie­nen un con­di­cio­nal esen­cial, en su aná­li­sis, apro­ba­ción y con­cre­ción, en el que es fun­da­men­tal la par­ti­ci­pa­ción pro­ta­gó­ni­ca y deci­so­ria de los sec­to­res afec­ta­dos.

“Sería ilu­so pen­sar que un par­la­men­to como el actual, de tan­ta y reco­no­ci­da heren­cia y repre­sen­ta­ción nar­co­pa­ra­mi­li­tar va a sacar una ley de tie­rra y una repa­ra­ción de víc­ti­mas que favo­rez­ca en jus­ti­cia a los sec­to­res popu­la­res”, expre­só el jefe de las FARC.

Insis­tió en la nece­si­dad de un esce­na­rio demo­crá­ti­co y repre­sen­ta­ti­vo, don­de las FARC ten­gan voz y voto, que pro­yec­te una solu­ción defi­ni­ti­va a los pro­ble­mas que más afec­tan al país lati­no­ame­ri­cano.

Duran­te el video publi­ca­do en el por­tal web, el pri­mer men­sa­je de las FARC en 2011, Cano tam­bién envió un men­sa­je de soli­da­ri­dad a los millo­nes de colom­bia­nos que se vie­ron afec­ta­dos por las inten­sas llu­vias que azo­tan Colom­bia des­de fina­les del 2010.

Trans­crip­ción ínte­gra del men­sa­je del Coman­dan­te Alfon­so Cano, jefe del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP:

Cama­ra­das del Secre­ta­ria­do, del Esta­do Mayor Cen­tral; Esta­dos Mayo­res de Blo­ques y Fren­tes; Coman­dos Con­jun­tos; Man­dos de Colum­nas, Com­pa­ñías, Gue­rri­lla y Escua­dras; Gue­rri­lle­ras y gue­rri­lle­ros, inte­gran­tes de las Mili­cias Boli­va­ria­nas, Com­pa­ñe­ros del PC3 y del Movi­mien­to Boli­va­riano:

Reci­ban un cáli­do salu­do revo­lu­cio­na­rio, col­ma­do de mis mejo­res deseos, por un año nue­vo col­ma­do de éxi­tos. Al des­pe­dir el año que ter­mi­na y salu­dar al 2011, envío a tra­vés de todos uste­des un men­sa­je soli­da­rio a los millo­nes de colom­bia­nos que en estas épo­cas de inten­sas llu­vias han sido víc­ti­mas de inun­da­cio­nes y derrum­bes como con­se­cuen­cia direc­ta de la incle­men­te, des­me­di­da e irra­cio­nal explo­ta­ción capi­ta­lis­ta de nues­tras rique­zas natu­ra­les, del aumen­to incon­tro­la­do de las áreas des­ti­na­das a gran­des potre­ros gana­de­ros que ace­le­ran la ero­sión del sue­lo patrio y con­se­cuen­cia tam­bién de la impre­vi­sión, el des­gre­ño y la corrup­ción que carac­te­ri­zan la ges­tión de la admi­nis­tra­ción públi­ca en Colom­bia.

Salu­do al pue­blo que aguan­ta sobre sus hom­bros el peso de la cri­sis secu­lar de nues­tra socie­dad, gene­ra­da por la depen­den­cia neo­co­lo­nial de Washing­ton, por el terror del Esta­do, por las estra­te­gias neo­li­be­ra­les del régi­men, por la estruc­tu­ra lati­fun­dis­ta de nues­tros cam­pos y la corrup­ción que enve­ne­na las cos­tum­bres polí­ti­cas, para­li­za el pro­gre­so y acre­cien­ta las grie­tas socia­les. De la mul­ti­pli­ci­dad de aspec­tos de pri­mer orden que debe­rá avo­car Colom­bia en el 2011 recla­mo espe­cial aten­ción alre­de­dor de dos pro­yec­tos de ley que hacen trá­mi­te en el Par­la­men­to, rela­cio­na­dos, uno con la repa­ra­ción de las víc­ti­mas de la vio­len­cia que sufre el país des­de hace más de 62 años; y el segun­do alre­de­dor de la pro­pie­dad y usu­fruc­to de la tie­rra.

Temas inter­de­pen­dien­tes uno del otro, dos caras de la mis­ma mone­da, ver­te­bra­les en la his­to­ria recien­te de Colom­bia, muy den­sos para su tra­ta­mien­to, pero esen­cia­les si se bus­ca cimen­tar un futu­ro de recon­ci­lia­ción y demo­cra­cia. Los dos temas nece­si­tan ‑y eso lo debe­mos luchar- bases cier­tas y mane­jos serios, si se pre­ten­de con­tri­buir de ver­dad a la solu­ción del con­flic­to.

En el pri­me­ro (repa­ra­ción de víc­ti­mas de la vio­len­cia), el pun­to de par­ti­da debe ser el reco­no­ci­mien­to taxa­ti­vo de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les y del Esta­do de su res­pon­sa­bi­li­dad en el ini­cio de esta fase de la con­fron­ta­ción que nos azo­ta des­de 1948, dina­mi­za­da pos­te­rior­men­te duran­te la Gue­rra Fría, con la inser­ción de la doc­tri­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal como con­cep­ción de Esta­do en Colom­bia. Un reco­no­ci­mien­to tal des­ata­ría ver­ti­gi­no­sa­men­te un pro­ce­so de recon­ci­lia­ción basa­do en la ver­dad.

En el segun­do (refor­ma agra­ria), es inapla­za­ble regre­sar las tie­rras usur­pa­das en todos estos años a sus ver­da­de­ros due­ños, a colo­nos y cam­pe­si­nos, así como res­ti­tuir las suyas a las comu­ni­da­des indí­ge­nas y entre­gar las que les per­te­ne­cen a las comu­ni­da­des negras.

Esto es impe­rio­so, pero todo el pro­ce­so sería un esfuer­zo ino­cuo si no se tie­ne como sus­ten­to la deci­sión de liqui­dar el lati­fun­dio, que cre­ce como un cán­cer. Según un estu­dio del Ins­ti­tu­to Geo­grá­fi­co Agus­tín Codaz­zi y de CORPOICA, del año 2001, las fin­cas de más de 500 Has corres­pon­dían al 0,4% de los pro­pie­ta­rios, que con­tro­la­ban el 61,2% de la super­fi­cie agrí­co­la, en un pro­ce­so de pro­gre­si­va e infa­me con­cen­tra­ción, que vie­ne de años atrás y que no para.

Una Ley de Tie­rras moder­na, y con­di­ción estra­té­gi­ca, sem­bra­do­ra de paz, debe­rá incluir inexo­ra­ble­men­te ayu­das eco­nó­mi­cas y tec­no­ló­gi­cas, faci­li­da­des para el mer­ca­deo, vías; pero, ante todo y nece­sa­ria­men­te, armo­ni­zar en ella lo social, lo terri­to­rial, lo cul­tu­ral, lo ambien­tal y lo espa­cial en todos sus con­si­de­ran­dos y pros­pec­cio­nes. Estos dos pro­yec­tos de ley tie­nen un con­di­cio­nan­te esen­cial en su ela­bo­ra­ción, aná­li­sis, dis­cu­sión, apro­ba­ción y con­cre­ción deben par­ti­ci­par pro­ta­gó­ni­ca y deci­so­ria­men­te los sec­to­res afec­ta­dos, el pue­blo que ha sufri­do en car­ne pro­pia la vio­len­cia del Esta­do, del para­mi­li­ta­ris­mo y del lati­fun­dio.

Sería ilu­so pen­sar que un Par­la­men­to como el actual, de tan­ta y tan reco­no­ci­da heren­cia y repre­sen­ta­ción nar­co-para­mi­li­tar, va a sacar ade­lan­te una Ley de Tie­rras y una de Repa­ra­ción de Víc­ti­mas que favo­rez­ca, en jus­ti­cia, a los sec­to­res popu­la­res.

Hacien­do par­te estos dos aspec­tos de la raíz del con­flic­to colom­biano, es evi­den­te que se requie­re de un esce­na­rio real­men­te demo­crá­ti­co y repre­sen­ta­ti­vo, que aga­rre el toro por los cachos y pro­yec­te una solu­ción defi­ni­ti­va.

Con estos dos, otros temas recla­ma­rán en el 2011 prio­ri­dad en el deba­te nacio­nal, como el inexo­ra­ble des­en­mas­ca­ra­mien­to del régi­men delin­cuen­cial, mafio­so y zipa­yo de Álva­ro Uri­be, el terro­ris­mo de Esta­do, las con­ce­sio­nes mine­ras a las gran­des trans­na­cio­na­les, el reca­len­ta­mien­to glo­bal, el TLC, la decre­cien­te cali­dad de vida de los tra­ba­ja­do­res colom­bia­nos bajo la estra­te­gia neo­li­be­ral en cur­so. El des­em­pleo, la ines­ta­bi­li­dad labo­ral, la humi­llan­te pre­ca­rie­dad de los sala­rios, la corrup­ción, la recons­truc­ción de las vivien­das, eco­no­mías y pobla­dos arra­sa­dos por las llu­vias en estos meses. Aspec­tos todos atra­ve­sa­dos por el deba­te elec­to­ral para alcal­días y gober­na­cio­nes.

En todos esos aná­li­sis, movi­li­za­cio­nes y brie­gas par­ti­ci­pa­re­mos vigo­ro­sa­men­te, con la Pla­ta­for­ma Boli­va­ria­na como faro, bus­can­do que la uni­dad y orga­ni­za­ción del pue­blo afian­ce sus luchas rei­vin­di­ca­ti­vas, las poten­cie, les posi­bi­li­te ganar con­fian­za en su fuer­za inde­pen­dien­te, al mis­mo tiem­po que apren­de de su pro­pia expe­rien­cia.

En todas esas jor­na­das sere­mos refe­ren­tes o pro­ta­go­nis­tas, des­de la clan­des­ti­ni­dad o des­de la trin­che­ra. No ceja­re­mos un solo ins­tan­te de luchar por la solu­ción polí­ti­ca del con­flic­to, por prin­ci­pios, por las cer­te­zas que nos moti­van; por­que somos revo­lu­cio­na­rios; por­que ama­mos la paz.

Las con­di­cio­nes para lograr la jus­ti­cia social, la demo­cra­cia, la sobe­ra­nía y el Socia­lis­mo, nos las impu­so el Esta­do, no las esco­gi­mos noso­tros. Enten­de­mos que nues­tra dura coti­dia­ni­dad hace par­te de nues­tro com­pro­mi­so y con­cep­ción de la vida; de nues­tros idea­les polí­ti­cos, de nues­tra éti­ca y con­vic­cio­nes. No nos que­ja­mos.

Por ello, y mien­tras no encon­tre­mos entre todos los cami­nos de la recon­ci­lia­ción y la con­vi­ven­cia demo­crá­ti­ca, con­ti­nua­re­mos desa­rro­llan­do la gue­rra de gue­rri­llas, inten­sa­men­te, para resis­tir la agre­sión, par­ti­ci­par diná­mi­ca­men­te en las luchas polí­ti­cas y socia­les y para abrir­le cami­nos al poder popu­lar y a la Nue­va Colom­bia.

No en vano hemos resis­ti­do en los últi­mos doce años la más gran­de ofen­si­va impe­rial en Lati­noa­mé­ri­ca con­tra una fuer­za revo­lu­cio­na­ria. Con más razo­nes, reali­da­des socio­po­lí­ti­cas, ideo­lo­gía, moral revo­lu­cio­na­ria y esfuer­zos que recur­sos eco­nó­mi­cos, así les due­la a nues­tros detrac­to­res.

Con las ban­de­ras del can­je en alto, salu­do a todos los pri­sio­ne­ros de gue­rra, a los pre­sos polí­ti­cos.

Mi abra­zo soli­da­rio y com­ba­ti­vo a todos ellos, y a ese sím­bo­lo de la dig­ni­dad faria­na que es Simón Tri­ni­dad, extra­di­ta­do por un ban­di­do mafio­so y con­de­na­do en un jui­cio polí­ti­co ama­ña­do en los Esta­dos Uni­dos. Nues­tro afec­to colec­ti­vo a Simón Tri­ni­dad, que mos­tró ante el mun­do la soli­dez de la moral que nos cimen­ta.

Salu­do a las cama­ra­das pri­sio­ne­ras que enfren­tan con dig­ni­dad y alti­vez revo­lu­cio­na­ria las con­ti­nuas pro­vo­ca­cio­nes y humi­lla­cio­nes de que son obje­to por no ceder ni al asque­ro­so chan­ta­je ofi­cial ni a las ofer­tas ras­tre­ras de algu­nas ONG de grue­sas che­que­ras y reac­cio­na­rios pen­sa­mien­tos.

La con­di­ción de gue­rri­lle­ra faria­na no tie­ne pre­cio. Sólo gene­ra com­pro­mi­sos, orgu­llo, y la inmen­sa satis­fac­ción de vivir de pie, con la fren­te en alto, des­bor­dan­do trans­pa­ren­cia y entre­ga en la lucha por la nue­va socie­dad.

Salu­do a los fami­lia­res de nues­tros pre­sos, tan olvi­da­dos por los medios de comu­ni­ca­ción. Salu­do a los gue­rri­lle­ros, a los mili­cia­nos, a los com­ba­tien­tes boli­va­ria­nos y lucha­do­res popu­la­res que se repo­nen de sus heri­das o que han sido muti­la­dos o deja­dos invá­li­dos, pro­duc­to de los impac­tos de los sofis­ti­ca­dos arse­na­les ofi­cia­les de últi­ma tec­no­lo­gía, que sí están apro­ba­dos por el Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio.

En el 2011 redo­bla­re­mos acti­vi­da­des en todo sen­ti­do. Con la fuer­za que nos pro­por­cio­nan nues­tras con­vic­cio­nes, el cui­da­do que nos impo­ne la expe­rien­cia y el enor­me alien­to de todos los cama­ra­das caí­dos, y el de Manuel, Jaco­bo, Raúl, Iván, el de Jor­ge Bri­ce­ño, ese hura­cán de ver­da­des y com­pro­mi­so revo­lu­cio­na­rio, ese titán pleno de con­se­cuen­cia en su pen­sa­mien­to y prác­ti­ca como com­ba­tien­te boli­va­riano.

A todos, el salu­do con­vo­can­te de las FARC-EP por avan­zar el año que ini­cia en la solu­ción polí­ti­ca del con­flic­to, la jus­ti­cia social, la sobe­ra­nía nacio­nal y la ple­na par­ti­ci­pa­ción demo­crá­ti­ca del pue­blo en la for­ja­ción de su des­tino.

Éxi­tos en el 2011, fuer­te apre­tón de manos y has­ta la vic­to­ria.




Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *