[Video] Asi fun­cio­na la gusa­ne­ra cuba­na. Tes­ti­mo­nio en la TV de Cuba. Otto René Rodrí­guez Lle­re­na: “Posa­da Carri­les me con­tac­tó para poner bom­bas en La Haba­na”

Otto René Rodríguez Llerena, entrevista concedida al Televisión Cubana.Otto René Rodrí­guez Lle­re­na, entre­vis­ta con­ce­di­da al Tele­vi­sión Cuba­na.

La Tele­vi­sión Cuba­na pre­sen­ta­rá un pro­gra­ma espe­cial en el que apa­re­ce­rán decla­ra­cio­nes de terro­ris­tas encau­sa­dos y con­de­na­dos en Cuba, que fue­ron reclu­ta­dos por Luis Posa­da Carri­les para eje­cu­tar la cade­na de explo­sio­nes con bom­bas que deto­na­ron en La Haba­na en 1997 y cos­tó la vida al turis­ta ita­liano Fabio di Cel­mo.

Entre los tes­ti­mo­nios figu­ran el del gua­te­mal­te­co Otto René Rodrí­guez Lle­re­na, a quien recien­te­men­te le fue modi­fi­ca­da la san­ción de pena muer­te por la de 30 años, por el deli­to de terro­ris­mo de carác­ter con­ti­nua­do.

Rodrí­guez Lle­re­na, ciu­da­dano sal­va­do­re­ño, colo­có el 3 de agos­to de 1997 un arte­fac­to explo­si­vo deba­jo de una buta­ca en el hall del hotel haba­ne­ro Meliá Cohi­ba, y la pro­gra­mó para que explo­ta­ra a las sie­te y cuar­to de la maña­na del día siguien­te. Aun­que esta bom­ba no pro­vo­có víc­ti­mas, sí oca­sio­nó daños en el hotel valo­ra­dos en 6.500 dóla­res.

Por el cum­pli­mien­to de esta misión, el mer­ce­na­rio sal­va­do­re­ño reci­bió 1 000 dóla­res que, según dijo en el jui­cio que se le siguió en La Haba­na, le entre­gó Posa­da Carri­les.

Diez meses des­pués de colo­car la bom­ba en el hotel Cohi­ba, Rodrí­guez Lle­re­na via­jó nue­va­men­te a La Haba­na, a don­de lle­gó el 10 de junio de 1998, a cum­plir una nue­va misión enco­men­da­da por Posa­da Carri­les: intro­du­cir en Cuba 1 519 gra­mos de explo­si­vos C 4, dos deto­na­do­res y dos relo­jes para acti­var los explo­si­vos. En esta oca­sión fue detec­ta­do por agen­tes adua­ne­ros y dete­ni­do.

Rodrí­guez Lle­re­na con­fe­só en la vis­ta que esos explo­si­vos tenía que entre­gar­los al ciu­da­dano cubano Juan Fran­cis­co Fer­nán­dez Gómez (agen­te Félix de la Segu­ri­dad del Esta­do cuba­na), pues, según dijo, “Igna­cio Medi­na (Posa­da Carri­les) me pidió que cum­plie­ra otra misión terro­ris­ta para él y, al negar­me, me ofre­ció 200 dóla­res y los gas­tos del via­je para traer y entre­gar los explo­si­vos a Juan Fran­cis­co, cosa que acep­té”.

Posa­da Carri­les, recla­ma­do por la jus­ti­cia vene­zo­la­na, de cuyas cár­ce­les se fugó cuan­do era pro­ce­sa­do por el derri­bo del avión cubano en 1976, debe pre­sen­tar­se el lunes ante un tri­bu­nal esta­dou­ni­den­se por men­tir sobre su esta­tu­to migra­to­rio y de per­ju­rio.

Cuba acu­sa a Posa­da ‑naci­do en 1928 en Cuba- tam­bién de la pre­pa­ra­ción de varios aten­ta­dos con­tra el líder comu­nis­ta Fidel Cas­tro, por lo cual fue apre­sa­do duran­te la Cum­bre Ibe­ro­ame­ri­ca­na de Pana­má en el año 2000. La pre­si­den­ta Mire­ya Mos­co­so lo indul­tó antes de aban­do­nar la pri­me­ra magis­tra­tu­ra de ese país.

A con­ti­nua­ción, un frag­men­to de las decla­ra­cio­nes de Rodrí­guez Lle­re­na a la Tele­vi­sión Cuba­na:

Yo fui mili­tar en El Sal­va­dor. La espe­cia­li­dad a la que me dedi­qué, des­pués que salí de lo mili­tar, fue la Segu­ri­dad. Yo cono­cí a este señor, Igna­cio Medi­na (Luis Posa­da Carri­les) a tra­vés de un ami­go mío, en una reu­nión social en un res­tau­ran­te. Se pre­sen­tó esta per­so­na, blan­ca, de 1.75 de esta­tu­ra, ya entra­do en años, sin bar­bas, ojos cla­ros, un andar algo can­sino de una per­so­na adul­ta. Tie­ne un defec­to al hablar. Posa­da Carri­les es la mis­ma per­so­na que a mí me con­tac­tó, fue el que me dio los medios y me pre­pu­so que yo vinie­ra.

Lle­gué a Cuba y miré los luga­res turís­ti­cos que entre muchos él me había men­cio­na­do. Yo tenía la potes­tad de qué iba a hacer o qué no. Visi­té varios luga­res y deci­dí hacer­lo en el lobby del Hotel Meliá. Colo­qué el arte­fac­to explo­si­vo en una sali­ta de estar del lobby del hotel ubi­ca­da en una esqui­na. Regre­sé para El Sal­va­dor. Él pasó por mi ofi­ci­na, dejan­do el dine­ro que me tenía que dejar, por supues­to. Ya no lo vi más has­ta un tiem­po des­pués.

Me pidió que si yo venía para la Isla, que si podía traer un encar­go para una per­so­na que vivía aquí. Esa per­so­na se lla­ma­ba Juan, que resi­de en Villa Cla­ra. Traía una foto de una nie­ta de él y me dije­ron cómo iba a estar ves­ti­do cuan­do lo con­tac­ta­ra para entre­gar­le un male­tín. Yo sabía que el male­tín traía explo­si­vo (para volar el monu­men­to al Che Gue­va­ra en Villa Cla­ra).

Me detie­nen en el aero­puer­to. En la male­ta traía medi­ca­men­tos, una foto de la nie­ta de esta per­so­na y explo­si­vos que le tenía que entre­gar a él, Juan. Traía un núme­ro tele­fó­ni­co de esta per­so­na, que se lla­ma Juan Fer­nán­dez (Juan Fran­cis­co Fer­nán­dez Gómez). A la hora de reu­nir­nos él debía estar con una gorra y yo con una cami­sa negra de man­gas lar­gas.

Me dan el telé­fono y le hablo a esa per­so­na, a ver si quie­re apa­re­cer. Lógi­ca­men­te no me cono­cía ni yo a él, pero yo traía las cosas rela­cio­na­das con él: la foto de la nie­ta. Des­pués resul­tó, lo des­cu­brí en el jui­cio, que el señor este era un agen­te secre­to de la Segu­ri­dad del Esta­do).



Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *