Un acto atroz – Fidel Cas­tro

Una tris­te noti­cia se divul­gó en la tar­de de hoy des­de Esta­dos Uni­dos: la con­gre­sis­ta demó­cra­ta por Ari­zo­na, Gabrie­lle Gif­fords, fue víc­ti­ma de un aten­ta­do cri­mi­nal mien­tras par­ti­ci­pa­ba en un acto polí­ti­co en su dis­tri­to elec­to­ral de Tuc­son. Al otro lado de la fron­te­ra se encuen­tra Méxi­co, el país lati­no­ame­ri­cano al que per­te­ne­cía ese terri­to­rio, cuan­do en una injus­ta gue­rra le fue­ra arre­ba­ta­do más de la mitad de su exten­sión.

Por su ári­da super­fi­cie, muchos de los que emi­gran de Méxi­co, Cen­troa­mé­ri­ca y otros paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos inten­tan esca­par del ham­bre, la pobre­za y el sub­de­sa­rro­llo a los que han sido con­du­ci­dos esos pue­blos por Esta­dos Uni­dos. El dine­ro y las mer­can­cías pue­den cru­zar libre­men­te la fron­te­ra; los seres huma­nos, no. Sin hablar de las dro­gas y las armas que en una y otra direc­ción cru­zan esa línea.

Cien­tos de miles de lati­no­ame­ri­ca­nos, que en aquel país rea­li­zan los tra­ba­jos más duros y peor paga­dos, son cap­tu­ra­dos cada año y devuel­tos a sus pun­tos de par­ti­da, muchas veces sepa­ra­dos de sus fami­lia­res más alle­ga­dos. Ellos espe­ra­ban de la nue­va admi­nis­tra­ción una rec­ti­fi­ca­ción de esa polí­ti­ca cri­mi­nal e inhu­ma­na.

De acuer­do a las noti­cias recién lle­ga­das, 18 per­so­nas fue­ron alcan­za­das por las balas, y seis murie­ron, entre ellas, una niña de 9 años y el juez fede­ral John Roll.

La con­gre­sis­ta fue gra­ve­men­te heri­da por un dis­pa­ro en la cabe­za. Los médi­cos lucha­ban por pre­ser­var­le la vida.

Está casa­da con el astro­nau­ta de la NASA Mark Kelly. Fue elec­ta por pri­me­ra vez al Con­gre­so en el 2006, a la edad de 36 años. “Es par­ti­da­ria de la refor­ma migra­to­ria, la inves­ti­ga­ción con célu­las embrio­na­rias y las ener­gías alter­na­ti­vas”, medi­das que detes­ta la extre­ma dere­cha.

Había sido reelec­ta como repre­sen­tan­te demó­cra­ta en las pasa­das elec­cio­nes.

Pre­gun­ta­do su padre por la pren­sa si tenía enemi­gos, res­pon­dió: “Todo el Tea Party“.

Se cono­ce que la ex can­di­da­ta a la vice­pre­si­den­cia de Esta­dos Uni­dos en las elec­cio­nes del 2008 y líder del Tea Party, Sarah Palin, publi­có en su sitio web como obje­ti­vo para los segui­do­res de su par­ti­do, un mapa del dis­tri­to con­gre­sio­nal de 20 de los repre­sen­tan­tes que habían apo­ya­do la pro­pues­ta de refor­ma de salud del pre­si­den­te Oba­ma, y los tenía mar­ca­dos con la miri­lla de un fusil.

El con­trin­can­te de la con­gre­sis­ta Gabrie­lle Gif­fords, era un ex marino que en la cam­pa­ña elec­to­ral apa­re­ció con un fusil M‑16 en un men­sa­je, cuyo con­te­ni­do según se infor­ma era: “Ayu­da a sacar a Gabrie­lle Giffords…Dispara el car­ga­dor com­ple­to de un M‑16 auto­má­ti­co con Jes­se Kelly.”

En mar­zo de 2010 la ofi­ci­na elec­to­ral de Gabrie­lle fue ata­ca­da. Ella decla­ró que cuan­do la gen­te hacía eso se tie­ne que dar cuen­ta de sus con­se­cuen­cias; los líde­res polí­ti­cos deben reu­nir­se y decir el lími­te.

Cual­quier per­so­na sen­sa­ta podría pre­gun­tar­se si un hecho como este ocu­rrió en Afga­nis­tán o en un dis­tri­to elec­to­ral en Ari­zo­na.

Oba­ma decla­ró tex­tual­men­te: “Es una tra­ge­dia inca­li­fi­ca­ble, un núme­ro de esta­dou­ni­den­ses fue­ron balea­dos…”.

“Y mien­tras segui­mos inves­ti­gan­do, sabe­mos que algu­nos han falle­ci­do y que la repre­sen­tan­te Gif­fords está gra­ve­men­te heri­da…”.

“Aún no tene­mos todas las res­pues­tas. Lo que sabe­mos es que un acto de vio­len­cia tan insen­sa­to y terri­ble no tie­ne cabi­da en una socie­dad libre…”.

“Pido a todos los esta­dou­ni­den­ses unir­se a mi y a Miche­lle para tener a la con­gre­sis­ta Gif­fords, las víc­ti­mas de esta tra­ge­dia y sus fami­lias pre­sen­tes, en nues­tras ora­cio­nes.”

Es rela­ti­va­men­te dra­má­ti­ca y bas­tan­te tris­te su ape­la­ción. Has­ta los que no com­par­ti­mos en abso­lu­to sus ideas polí­ti­cas o filo­só­fi­cas, desea­mos sin­ce­ra­men­te que no mue­ran niños, jue­ces, con­gre­sis­tas, ni ciu­da­dano alguno de Esta­dos Uni­dos de for­ma tan absur­da e injus­ti­fi­ca­ble.

Es tris­te recor­dar que en el mun­do están per­dien­do la vida cada año muchos millo­nes de per­so­nas, como con­se­cuen­cia de gue­rras absur­das, pobre­za, ham­bru­nas cre­cien­tes y dete­rio­ro al medio ambien­te, pro­mo­vi­da por las nacio­nes más ricas y desa­rro­lla­das del pla­ne­ta.

Nos gus­ta­ría que Oba­ma y el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos com­par­tie­ran con los demás pue­blos esas preo­cu­pa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *