Resol­ver el estan­ca­mien­to entre pales­ti­nos e israe­líes – Noam Chomsky

Mien­tras sigue dedi­ca­do inten­si­va­men­te a la expan­sión de los asen­ta­mien­tos ile­ga­les, el gobierno de Israel tam­bién está tra­tan­do de resol­ver dos pro­ble­mas: una cam­pa­ña de lo que per­ci­be como «des­le­gi­ti­ma­ción» ‑esto es, obje­cio­nes a sus crí­me­nes y reti­rar­se de par­ti­ci­par en ellos- y una cam­pa­ña para­le­la de legi­ti­ma­ción de Pales­ti­na.

La «des­le­gi­ti­ma­ción», que está pro­gre­san­do rápi­da­men­te, fue lle­va­da un paso más ade­lan­te en diciem­bre por un lla­ma­do de Human Rights Watch a Esta­dos Uni­dos para «sus­pen­der el finan­cia­mien­to a Israel en una can­ti­dad equi­va­len­te a los cos­tos de lo que invir­tió para apo­yar los asen­ta­mien­tos» y para moni­to­rear las con­tri­bu­cio­nes a Israel de orga­ni­za­cio­nes de con­tri­bu­yen­tes esta­du­ni­den­ses que vio­lan las leyes inter­na­cio­na­les, «inclu­yen­do las prohi­bi­cio­nes con­tra la dis­cri­mi­na­ción» ‑lo que abar­ca­ría una amplia gama de actos-. Amnis­tía Inter­na­cio­nal ya había exhor­ta­do a la impo­si­ción de un embar­go de armas con­tra Israel.

El pro­ce­so de legi­ti­mi­za­ción tam­bién dio un lar­go paso hacia ade­lan­te en diciem­bre cuan­do Argen­ti­na, Boli­via y Bra­sil reco­no­cie­ron al Esta­do de Pales­ti­na «Gaza y la Ribe­ra Occi­den­tal», con lo que el núme­ro de nacio­nes que lo apo­yan ascien­de a más de un cen­te­nar.

El abo­ga­do inter­na­cio­nal John Whit­beck cal­cu­la entre 80 y 90 por cien­to la pobla­ción mun­dial que vive en Esta­dos que reco­no­cen a Pales­ti­na, en tan­to entre 10 y 20 por cien­to reco­no­ce a la Repú­bli­ca de Koso­vo. Esta­dos Uni­dos reco­no­ce a Koso­vo, pero no a Pales­ti­na.

En con­se­cuen­cia, como escri­be Whit­beck en Coun­ter­punch, los medios de comu­ni­ca­ción «actúan como si la inde­pen­den­cia de Koso­vo fue­ra un hecho en tan­to que la inde­pen­den­cia de Pales­ti­na es una aspi­ra­ción que nun­ca podrá ser rea­li­za­da sin el con­sen­ti­mien­to de israe­líes y pales­ti­nos, refle­jan­do el fun­cio­na­mien­to nor­mal del poder en la are­na inter­na­cio­nal».

Dada la esca­la de los asen­ta­mien­tos de Israel en Cis­jor­da­nia (Ribe­ra Occi­den­tal), duran­te más de una déca­da se ha argu­men­ta­do que el con­sen­so inter­na­cio­nal en un acuer­do de dos Esta­dos está muer­to, o equi­vo­ca­do (aun­que evi­den­te­men­te la mayor par­te del mun­do no está de acuer­do). En con­se­cuen­cia, los intere­sa­dos en los dere­chos de los pales­ti­nos deben pedir una ocu­pa­ción israe­lí de la tota­li­dad de Cis­jor­da­nia, segui­da por una lucha anti apartheid del esti­lo suda­fri­cano que lle­va­ría a una ciu­da­da­nía ple­na de la pobla­ción ára­be allí.

El argu­men­to da por hecho que Israel acce­de­ría a esta toma. Es mucho más posi­ble que Israel, en lugar de eso, con­ti­nua­rá los pro­gra­mas que lle­van a la ane­xión de las par­tes de Cis­jor­da­nia que está desa­rro­llan­do, apro­xi­ma­da­men­te la mitad del área, y no acep­te res­pon­sa­bi­li­dad por el res­to, defen­dién­do­se así del «pro­ble­ma demo­grá­fi­co» ‑dema­sia­dos no judíos en un Esta­do judío- ais­lan­do, mien­tras tan­to, a la sitia­da Gaza del res­to de Pales­ti­na.

Una ana­lo­gía entre Israel y Sudá­fri­ca mere­ce aten­ción. Una vez que se implan­tó el apartheid, los nacio­na­lis­tas suda­fri­ca­nos reco­no­cie­ron que se esta­ban con­vir­tien­do en parias inter­na­cio­na­les. En 1958, sin embar­go, el minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res infor­mó al emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos que la con­de­na de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU) y otras reso­lu­cio­nes les preo­cu­pa­ban muy poco en tan­to Sudá­fri­ca estu­vie­ra apo­ya­da por la poten­cia mun­dial domi­nan­te: Esta­dos Uni­dos.

Para los años 70, Nacio­nes Uni­das decla­ró un embar­go de armas, pron­ta­men­te segui­do por cam­pa­ñas de boi­cot y des­in­ver­sio­nes. Sudá­fri­ca reac­cio­nó en for­ma cal­cu­la­da para enco­le­ri­zar la opi­nión inter­na­cio­nal. En un ges­to de des­pre­cio para la ONU y el pre­si­den­te Jimmy Car­ter ‑quien se abs­tu­vo de reac­cio­nar para no alte­rar unas nego­cia­cio­nes inútiles‑, Sudá­fri­ca lan­zó una reda­da ase­si­na con­tra el cam­pa­men­to de refu­gia­dos Cas­sin­ga en Ango­la, jus­to cuan­do el «gru­po de con­tac­to», enca­be­za­do por Car­ter, esta­ba a pun­to de pre­sen­tar un acuer­do para Nami­bia.

La simi­li­tud con el com­por­ta­mien­to actual de Israel es sor­pren­den­te ‑por ejem­plo, el ata­que con­tra Gaza en enero de 2009 y con­tra la flo­ti­lla de la liber­tad en mayo de 2010-.

Cuan­do Ronald Reagan tomó pose­sión en 1981 dio apo­yo pleno a los crí­me­nes inter­nos de Sudá­fri­ca y a su ase­si­na depre­da­ción en paí­ses veci­nos.

Las polí­ti­cas esta­ban jus­ti­fi­ca­das en el con­tex­to de la gue­rra con­tra el terro­ris­mo que Reagan había decla­ra­do al lle­gar a la pre­si­den­cia.

En 1988, el Con­gre­so Nacio­nal de Nel­son Man­de­la fue desig­na­do «uno de los gru­pos terro­ris­tas más noto­rios» (el pro­pio Man­de­la sólo fue remo­vi­do de la «lis­ta de terro­ris­tas» de Washing­ton en 2008). Sudá­fri­ca esta­ba desa­fian­te, e inclu­so triun­fan­te, con sus enemi­gos inter­nos aplas­ta­dos y dis­fru­tan­do de apo­yo sóli­do del úni­co Esta­do que impor­ta­ba en el sis­te­ma glo­bal.

Poco des­pués, la polí­ti­ca esta­du­ni­den­se cam­bió. Muy pro­ba­ble­men­te los intere­ses empre­sa­ria­les de Esta­dos Uni­dos y Sudá­fri­ca se die­ron cuen­ta de que esta­rían mejor si se ponía fin a la car­ga del apartheid. Y el apartheid no tar­dó en des­plo­mar­se.

Sudá­fri­ca no es el úni­co caso recien­te don­de la des­apa­ri­ción del apo­yo de Esta­dos Uni­dos a crí­me­nes ha gene­ra­do un pro­gre­so sig­ni­fi­ca­ti­vo.

¿Pue­de ocu­rrir tal cam­bio trans­for­ma­ti­vo en Israel, abrien­do el camino hacia un arre­glo diplo­má­ti­co? Entre las barre­ras arrai­ga­das están los víncu­los mili­ta­res y de inte­li­gen­cia suma­men­te estre­chos entre Esta­dos Uni­dos e Israel.

El abier­to apo­yo para los crí­me­nes de Israel pro­vie­ne del mun­do de los nego­cios. La indus­tria esta­du­ni­den­se de la alta tec­no­lo­gía está estre­cha­men­te inte­gra­da con su con­tra­par­te israe­lí. Para citar sólo un ejem­plo: el mayor fabri­can­te mun­dial de chips, Intel, está esta­ble­cien­do su uni­dad de pro­duc­ción en Israel.

Un cable esta­du­ni­den­se reve­la­do por Wiki­leaks seña­la que las indus­trias mili­ta­res Rafael en Hai­fa es uno de los sitios con­si­de­ra­dos vita­les para los intere­ses de Esta­dos Uni­dos debi­do a su pro­duc­ción de bom­bas clus­ter (raci­mo); Rafael ya había des­pla­za­do algu­nas ope­ra­cio­nes a Esta­dos Uni­dos para tener mejor acce­so a la ayu­da y mer­ca­do esta­du­ni­den­ses.

Hay tam­bién un pode­ro­so gru­po de cabil­deo israe­lí, aun­que, por supues­to, en nin­gu­na for­ma igual al cabil­deo mili­tar y al de nego­cios.

Tam­bién inter­vie­nen fac­to­res cul­tu­ra­les. El sio­nis­mo cris­tiano pre­ce­de con mucho al sio­nis­mo judío, y no está res­trin­gi­do a una ter­ce­ra par­te de la pobla­ción de Esta­dos Uni­dos que cree en la ver­dad lite­ral de la Biblia. Cuan­do el gene­ral bri­tá­ni­co Edmund Allenby con­quis­tó Jerus­lén en 1917, la pren­sa nacio­nal decla­ró que él era Ricar­do Cora­zón de León, que final­men­te había res­ca­ta­do a la Tie­rra San­ta de manos de los infie­les.

Lo siguien­te es que los judíos deben regre­sar a la tie­rra que les fue pro­me­ti­da por el Señor. Dan­do voz a un pun­to de vis­ta común de la eli­te, Harold Ickes, secre­ta­rio del Inte­rior de Fran­klin Roo­se­velt, des­cri­bió la colo­ni­za­ción de Pales­ti­na como un logro «sin com­pa­ra­ción en la his­to­ria de la raza huma­na».

Tam­bién hay una sim­pa­tía ins­tin­ti­va por la socie­dad de colo­ni­za­dor que se ve como una repro­duc­ción de la his­to­ria del pro­pio Esta­dos Uni­dos, lle­van­do civi­li­za­ción a la tie­rras que nati­vos no mere­ce­do­res de ellas habían usa­do mal ‑doc­tri­nas, éstas, pro­fun­da­men­te arrai­ga­das en siglos de colo­nia­lis­mo-.

Para des­ba­ra­tar este con­flic­to será nece­sa­rio des­man­te­lar la ilu­sión rei­nan­te de que Esta­dos Uni­dos es «un hones­to inter­me­dia­dor» que tra­ta deses­pe­ra­da­men­te de recon­ci­liar a adver­sa­rios recal­ci­tran­tes, y reco­no­cer que las nego­cia­cio­nes serias serían entre Esta­dos Uni­dos e Israel y el res­to del mun­do.

Si los cen­tros de poder de Esta­dos Uni­dos pue­den ser obli­ga­dos por la opi­nión popu­lar a aban­do­nar déca­das de recha­zo, muchas pers­pec­ti­vas que pare­cen remo­tas súbi­ta­men­te podrían tor­nar­se posi­bles.

© La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *