Citas des­orien­ta­das- Xabier Sil­bei­ra

Días que no son, días de reyes, de came­llos, de burros, de bue­yes. Días que como nacen mue­ren, sin antes ni des­pués, días en rojo gua­rro casi negro, típi­cos días que se lle­va el vien­to. Pro­ce­sión anual de hipo­cre­sía a la espa­ño­la, cabal­ga­ta de men­ti­ras, des­fi­le mili­tar. En el cen­tro de la dia­na los niños, ate­rra­dos, blan­co de cara­me­los enve­ne­na­dos con cuen­tos de mie­do, des­orien­ta­dos con besos del negro y su acen­to a pate­ra… y les da por llo­rar. Como pa’no.

«Erre­geak gura­soak dira», reza­ba la pan­car­ta que fir­ma­ba el mis­mí­si­mo Olen­tze­ro y que apa­re­ció col­ga­da a fina­les del siglo XX en Lesa­ka, villa natal del car­bo­ne­ro que nun­ca exis­tió.

Hoy, en aquel mis­mo lugar, en una inexis­ten­te pan­car­ta, sigue pre­sen­te la ausen­cia de cua­tro autén­ti­cos ejem­plos para todos los que desea­mos ser per­so­nas, y dela­ta a los Reyes magos que hace ya tres años hicie­ron, dis­fra­za­dos de Ram­bo algu­nos y de C.S.I. otros, que Lesa­ka fue­ra un pue­blo en esta­do de shock. Y con­ti­núa sién­do­lo, aun­que muchos en su día a día no pue­dan ser cons­cien­tes de ello.

Pero es que dos y dos son cua­tro, pero cua­tro y dos son seis, y seis y dos son ocho cuan­do no son die­ci­séis. Y así, unos van y otros no vie­nen, no vuel­ven. Y en muchas casas no duer­men. No duer­men jun­tas la deses­pe­ra­ción y la espe­ra, espe­ra, espe­ra, espe­ra…

Un siglo con­den­sa­do en cua­tro días, una noche que es toda una vida, con­ge­la­do el tiem­po en aque­lla no des­pe­di­da, ausen­te el sue­ño, solo lágri­mas y recuer­dos dibu­ja­dos con son­ri­sas.

Las camas vacías son, y por des­gra­cia lo serán duran­te algún tiem­po, moti­vo de las pro­tes­tas más mul­ti­tu­di­na­rias que en los últi­mos años e inclu­so déca­das se han pro­du­ci­do en Eus­kal Herria. ¿Nada nue­vo, ver­dad?

Me lo temía, a mí tam­bién se me hace can­sino. Pero es que es así y, como no mova­mos el culo un poqui­to más, me da que nos vamos a pasar el res­to de nues­tra vida hacien­do manis gigan­tes en Bil­bo. Como si ello por sí mis­mo nos los fue­ra a devol­ver a casa. Eso no va a pasar. El efec­to de los gran­des acon­te­ci­mien­tos tele­vi­sa­dos hace mella en noso­tros y nos da por pen­sar que al acu­dir a even­tos de enor­mes mag­ni­tu­des dise­mi­na­dos duran­te el año esta­mos hacien­do la de dios. Y, evi­den­te­men­te, esta­mos hacien­do nues­tra más humil­de apor­ta­ción pero no por ello la úni­ca posi­ble.

La deman­da de soli­da­ri­dad es más que amplia, y la ofer­ta de opcio­nes para ejer­cer­la está a la par. Sólo este fin de sema­na, ade­más de la super­ma­ni de Bil­bo, tene­mos una cita en Zizur, en el Hatortxu rock, otra cita anual don­de la cabal­ga­ta es musi­cal y los cara­me­los los eli­je cada cual. ¡Y se pue­de fumar! Don­de no se va a poder fumar, me temo, va a ser en Oiar­tzun, otra cita a la que no debe­ría­mos fallar: ber­tsos y ambien­te domi­ni­cal.

Que no se pue­da fumar en un bar, vale, de acuer­do, pero en un poli­de­por­ti­vo… Hay que joder­se.

Pero eso, que tene­mos varias citas. Por ellos, por ellas. Etxean eta bizi­rik nahi eta behar ditu­gu­la­ko.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *