Tor­tu­ra: Sobre el expe­ri­men­to de Mil­gram.

1.

El expe­ri­men­to de Mil­gram es un clá­si­co expe­ri­men­to de psi­co­lo­gía des­ti­na­do a demos­trar en con­di­cio­nes expe­ri­men­ta­les algo que la expe­rien­cia de los tota­li­ta­ris­mos dejó cla­ro des­de un pun­to de vis­ta empí­ri­co: que hom­bres y muje­res comu­nes, obe­de­cien­do a una auto­ri­dad que con­si­de­ran legí­ti­ma, pue­den con­ver­tir­se en eje­cu­to­res volun­ta­rios de tor­tu­ras o geno­ci­dios. El expe­ri­men­to ori­gi­nal con­sis­tía en selec­cio­nar a diver­sas per­so­nas para un expe­ri­men­to de lma­bo­ra­to­rio en el que ten­drían que apli­car como «pro­fe­so­res» una nue­va téc­ni­ca de ense­ñan­za con­sis­ten­te en hacer pre­gun­tas a un «alumno» (en reali­dad un actor) ata­do a una espe­cie de silla eléc­tri­ca. Si el «alumno» res­pon­día correc­ta­men­te, no pasa­ba nada, pero si se equi­vo­ca­ba, reci­bía, pri­me­ro una des­car­ga eléc­tri­ca apli­ca­da por el «pro­fe­sor». La inten­si­dad de la des­car­ga aumen­ta­ba a cada nue­vo error, has­ta lle­gar a una dosis poten­cial­men­te mor­tal de 450 vol­tios. El actor, que no reci­bía nin­gu­na des­car­ga, fin­gía el dolor median­te expre­sio­nes facia­les y gri­tos suma­men­te rea­lis­tas. Mien­tras tan­to, los psi­có­lo­gos que orga­ni­za­ban el expe­ri­men­to (la auto­ri­dad legí­ti­ma) inci­ta­ban a los pro­fe­so­res a seguir ade­lan­te, en inte­rés de la cien­cia («el expe­ri­men­to tie­ne que seguir»). El resul­ta­do esta­dís­ti­co fue que 65% de las per­so­nas some­ti­das al expe­ri­mien­to lle­ga­ron a los 450 vol­tios. Años des­pués, ya en el siglo XXI, el expe­ri­men­to se repi­tió bajo la for­ma de un fal­so con­cur­so tele­vi­si­vo: el por­cen­ta­je de per­so­nas capa­ces de ir has­ta el lími­te fue aún mayor: 85%.

2.

El expe­ri­men­to de Mil­gram es a la vez reve­la­dor y peli­gro­so. Por un lado nos mues­tra que la bes­tia­li­dad no es algo externo a la civi­li­za­ción ni al indi­vi­duo «nor­mal» como pre­ten­día, por ejem­plo, Aris­tó­te­les en el capí­tu­lo VII de la Éti­ca a Nicó­ma­co, don­de afir­ma­ba que «la bes­tia­li­dad es rara en el hom­bre. Sobre todo se encuen­tra entre los bár­ba­ros, pero en cier­tos casos sur­ge, sea a con­se­cuen­cia de una enfer­me­dad, sea por una tara.» Aris­tó­te­les inten­ta así expul­sar la bes­tia­li­dad de la ciu­dad (los bár­ba­ros) y del indi­vi­duo sano y en pleno uso de sus facul­ta­des. El psi­co­aná­li­sis mos­tra­rá, sin embar­go, que, fren­te a este ideal aris­to­té­li­co de com­ple­tud y per­fec­ción del ser humano y de la ciu­dad, los indi­vi­duos y las socie­da­des reales están ínti­ma­men­te divi­di­dos y que has­ta los indi­vi­duos más sanos y las socie­da­des más civi­li­za­das alber­gan una par­te impor­tan­te de bes­tia­li­dad. Para Freud, en un tex­to como ¿Por qué la gue­rra?, su famo­sa res­pues­ta al paci­fis­mo huma,nista de Eins­tein, la bes­tia­li­dad es un ele­men­to de la huma­ni­dad, inclu­so de aque­lla par­te de la espe­cie huma­na que des­de siglos pre­ten­de repre­sen­tar a la Huma­ni­dad.

El expe­ri­men­to tie­ne, sin embar­go otra ambi­ción: pre­ten­de sen­tar una tesis no psi­co­ana­lí­ti­ca sino psi­co­ló­gi­ca o antro­po­ló­gi­ca, pues su obje­ti­vo es mos­trar o demos­trar que todos noso­tros somos en poten­cia unas bes­tias nazis. Que cual­quie­ra pue­de, siguien­do las reglas de un jue­go mor­tal y bajo la auto­ri­dad de quien lo orga­ni­za, enviar a otra per­so­na una des­car­ga eléc­tri­ca cre­cien­te­men­te dolo­ro­sa y que podría cau­sar su muer­te. En sí mis­ma, esta con­clu­sión no es fal­sa y pare­ce coin­ci­dir con la de Freud en sus pavo­ro­sos escri­tos sobre la gue­rra o sobre las masas, pero exis­te una impor­tan­tí­si­ma dife­ren­cia entre los pre­su­pues­tos y las con­clu­sio­nes del expe­ri­men­to de Mil­gram y la posi­ción freu­dia­na.

Para Freud, el lado bes­tial del hom­bre no se pue­de suprimir,pero la civi­li­za­ción logra cana­li­zar­lo hacia for­mas de actua­ción pro­duc­ti­vas, y la pro­pia pul­sión de muer­te no deja de ser un aspec­to esen­cial de la crea­ti­vi­dad polí­ti­ca e inclu­so artís­ti­ca. La pul­sión de muer­te es, inclu­so, lo que nos per­mi­te rom­per el orden monó­tono de una eco­no­mía regi­da por la arti­cu­la­ción del prin­ci­pio de pla­cer y del ins­tru­men­to de este últi­mo que es el prin­ci­pio de reali­dad. La tesis freu­dia­na sobre la pul­sión de muer­te es, por lo tan­to, suma­men­te ambi­va­len­te: no es ni pue­de ser la base de nin­gún “pesi­mis­mo antro­po­ló­gi­co”, de nin­gu­na afir­ma­ción de que todos, en el fon­do, somos nazis. No es ni pue­de ser la base de una antro­po­lo­gía: no es una teo­ría sobre la esen­cia del hom­bre, sino sobre la falla que nece­sa­ria­men­te atra­vie­sa todo inten­to de for­mu­lar una teo­ría de este tipo. Por ello mis­mo, sobre la tesis de la pul­sión de muer­te no pue­de fun­dar­se un Esta­do encar­ga­do de hacer que los hom­bres redi­man un supues­to peca­do ori­gi­nal de bes­tia­li­dad. La pul­sión de muer­te, que sir­ve de fun­da­men­to a la bes­tia­li­dad huma­na no es un vicio que se pue­da corre­gir, sino un dato per­ma­nen­te de la con­di­ción huma­na.

Exis­ten así for­mas de orga­ni­za­ción social que favo­re­cen un des­plie­gue des­truc­ti­vo de la bes­tia­li­dad huma­na. Son aque­llas que fomen­tan el goce inme­dia­to y sin barre­ras direc­ta­men­te aso­cia­do a la pul­sión de muer­te y sin media­ción sim­bó­li­ca con el otro.. El capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral es una de ellas, pues lla­ma cons­tan­te­men­te a los suje­tos a un goce sin limi­ta­cio­nes: des­de un pun­to de vis­ta neo­li­be­ral, todo lo que se pue­da con­ver­tir en mer­can­cía y ser obje­to de una tran­sac­ción con­sen­ti­da por las par­tes es legí­ti­mo. El mili­ta­ris­mo y el nacio­nal­so­cia­lis­mo son otras moda­li­da­des de esa «suel­ta» de la bes­tia huma­na, cuyo mar­co no es una apli­ca­ción rigu­ro­sa de la ley del mer­ca­do, tal como ya la pro­pug­na­ban Kant y el mar­qués de Sade, sino unas estric­tas con­di­cio­nes de obe­dien­cia y dis­ci­pli­na.

3.

El expe­ri­men­to de Mil­gram tie­ne como pre­su­pues­to ini­cial la sepa­ra­ción de los indi­vi­duos y su fusión en la masa. Lo que se fun­de en una masa homo­gé­nea es un indi­vi­duo al que el poder (neo)liberal lla­ma a gozar y a supe­rar todo lími­te al goce, lo que, de paso nos mues­tra que la masa y el indi­vi­duo dis­tan de ser tér­mi­nos opues­tos. Se tra­ta, en el expe­ri­men­to de poner entre parén­te­sis todas las rela­cio­nes hori­zon­ta­les de coope­ra­ción basa­das en lo común y sus­ti­tuir­las a la hora de enten­der la arti­cu­la­ción social por el man­da­to de un amo que impul­sa a gozar. El goce, que se nos pre­sen­ta como una liber­tad, es, sin embar­go, el más exi­gen­te de los impe­ra­ti­vos, aquél que, como expli­ca Lacan, hace del impe­ra­ti­vo cate­gó­ri­co kan­tiano algo toda­vía muy con­di­cio­na­do y «pato­ló­gi­co», en com­pa­ra­ción con el impe­ra­ti­vo sádi­co. En este goce sin lími­tes al que se nos invi­ta, está siem­pre implí­ci­ta la posi­bi­li­dad de matar. No tene­mos mejor ni más pró­xi­mo ejem­plo de ello que las últi­mas gue­rras tele­vi­sa­das en las que hemos podi­do con­tem­plar des­de nues­tros sofás los bom­bar­deos de Iraq y e Afga­nis­tán como un acon­te­ci­mien­to casi fes­ti­vo. Como afir­ma­ba el comen­ta­ris­ta de la CNN en la pri­me­ra gue­rra del Gol­fo, cuan­do Bag­dad se encon­tra­ba some­ti­da a un sal­va­je bom­bar­deo: “Bag­dad bri­lla como un árbol de Navi­dad” (like a Christ­mas tree). Las imá­ge­nes de matan­zas en Iraq o Afga­nis­tán difun­di­das por la leal opo­si­ción al régi­men que cons­ti­tu­ye Wiki­leaks sir­ven exác­ta­men­te para lo mis­mo. La fas­ci­na­ción por la ima­gen en el neo­li­be­ra­lis­mo gue­rre­ro es el equi­va­len­te de la cen­su­ra de toda ima­gen del exter­mi­nio duran­te el nazis­mo. El nega­cio­nis­mo no es, como se dice, un fenó­meno neo­na­zi, sino algo ya ins­cri­to en la pro­pia prác­ti­ca del nazis­mo, el cual se pre­sen­ta­ba ante el pue­blo ale­mán como un régi­men bio­po­lí­ti­co bon­da­do­so que fomen­ta­ba la pros­pe­ri­dad del pue­blo ale­mán (Volks­wa­gen auto­pis­tas, segu­ri­dad social) y ocul­ta­ba la vio­len­cia bru­tal del exter­mi­nio y de la repre­sión.

Era fun­da­men­tal para el nazis­mo que no se supie­ra nada de Ausch­witz, aun­que nadie igno­ra­se que, bajo el velo del silen­cio ofi­cial, «algo» esta­ba pasan­do. Hoy, ocu­rre lo mis­mo, pero al revés: hoy se tra­ta de que se vea todo o casi todo (se ocul­ta­ron los cadá­ve­res de la víc­ti­mas del 11 de sep­tiem­bre y de los sol­da­dos ame­ri­ca­nos muer­tos en Iraq y Afga­nis­tán), pues median­te la ima­gen se hace comul­gar a los ciu­da­da­nos con­su­mi­do­res en la bes­tia­li­dad del poder. El velo de silen­cio sobre Ausch­witz se sus­ti­tu­ye por la fal­sa trans­pa­ren­cia de la pan­ta­lla de tele­vi­sión, que per­mi­te con­tem­plar el horror que per­pe­tran “los nues­tros” e inclu­so dis­fru­tar de él inmu­ni­zán­do­nos del dolor que para los otros supo­ne. La tele­vi­sión pro­du­ce así un repar­to racis­ta de la reali­dad, en el sen­ti­do que Michel Fou­cault da al con­cep­to de racis­mo. De un lado están las vidas pro­te­gi­das por el régi­men bio­po­lí­ti­co, de otro las vidas que no mere­cen vivir de los bár­ba­ros y las razas “infe­rio­res” que pur­gan su «bes­tia­li­dad». El repar­to cons­ti­tu­ti­vo del racis­mo se con­si­guió duran­te el colo­nia­lis­mo gra­cias a las gran­des dis­tan­cias entre las metró­po­lis euro­peas y un exó­ti­co Ultra­mar. El nazis­mo, que intro­du­jo peli­gro­sa­men­te en Euro­pa la bes­tia­li­dad del colo­nia­lis­mo duran­te la ocu­pa­ción de la Euro­pa Orien­tal y el exter­mi­nio de los judíos, recu­rrió, al no poder con­tar ya con la dis­tan­cia, al silen­cio ofi­cial y a una amplia cade­na de silen­cios cóm­pli­ces, a un “no que­rer saber “ de masas.

4.

Hoy, lo que antes se con­se­guía con el silen­cio nazi o con la dis­tan­cia de las matan­zas colo­nia­les, se ope­ra a tra­vés de las pan­ta­llas de tele­vi­sión e Inter­net que per­mi­ten una «demo­cra­ti­za­ción» del geno­ci­dio, pues cada uno pue­de cómo­da­men­te hacer­se par­tí­ci­pe de él como espec­ta­dor. Del mis­mo modo que los actos polí­ti­cos del par­la­men­to y del gobierno que repre­sen­tan nues­tra volun­tad son, como sos­tie­ne Hob­bes, los nues­tros, los actos de vio­len­cia y de geno­ci­dio de nues­tros gobier­nos son tam­bién ofi­cial­men­te nues­tros y, por con­si­guien­te, se nos embar­ca a todos a tra­vés de la tele­vi­sión y del par­la­men­to en los caza­bom­bar­de­ros que exter­mi­nan a miles de per­so­nas en los nue­vos espa­cios colo­nia­les de Iraq o Afga­nis­tán. Los ale­ma­nes, duran­te la segun­da gue­rra mun­dial y la Shoah no veían nada, pero supo­nían que esta­ba ocu­rrien­do «algo» no muy defii­ni­do y que más valía no deter­mi­nar . Noso­tros, hoy, lo vemos todo: las peo­res bes­tia­li­da­des del poder no se ocul­tan, sino que se pro­cla­man y rei­vin­di­can abier­ta­men­te siguien­do el mode­lo israe­lí de «comu­ni­ca­ción» que no duda en rei­vin­di­var la muer­te de niños y de per­so­nas des­ar­ma­das como un acto de defen­sa. El nazis­mo pro­te­gía la «dig­ni­dad» del poder ocul­tan­do sis­te­má­ti­ca­men­te sus crí­me­nes, aun­que Hitler pro­cla­ma­ba abier­ta­men­te sus obje­ti­vos geno­ci­das; el neo­li­be­ra­lis­mo exhi­be sus crí­me­nes sin pudor, pero pre­ten­de ocul­tar una razón pro­fun­da que los jus­ti­fi­ca. Cla­ra­men­te, hemos entra­do en otro régi­men de legi­ti­ma­ción del Esta­do y de su vio­len­cia en el cual el velo más opa­co y el mayor enemi­go de la ver­dad es la pro­pia trans­pa­ren­cia.

El expe­ri­men­to de Mil­gram es suma­men­te intere­san­te y, sin embar­go, es como diji­mos, peli­gro­so: por un lado, es cier­to que lo rea­li­za­mos todos los días ante ese labo­ra­to­rio con­duc­tis­ta per­ma­nen­te que es la tele­vi­sión (e Inter­net), pero no es cier­to que repre­sen­te una ver­dad antro­po­ló­gi­ca con vali­dez uni­ver­sal. La bes­tia que hay en noso­tros pue­de salir a la luz y expre­sar­se como tal con cruel­dad sádi­ca y rabia des­truc­ti­va o, cuan­do su ener­gía no se cen­tra en obe­de­cer al impe­ra­ti­vo de goce indi­vi­dual y logra cana­li­zar­se polí­ti­ca­men­te a tra­vés de la pala­bra y de la cons­truc­ción de lo común a par­tir de lo común, ser el resor­te de la pro­duc­ción de lo nue­vo. El régi­men actual cen­tra­do en el impe­ra­ti­vo de goce es con­tra­rio al deseo y muy par­ti­cu­lar­men­te al de socie­dad y de polí­ti­ca. Jue­ga direc­ta­men­te con la dimen­sión oscu­ra del ani­mal hablan­te, aque­lla que, pre­ci­sa­men­te, no se expre­sa en el len­gua­je. Es posi­ble, sin embar­go, que una socie­dad se base no en el goce inme­dia­to y ten­den­cial­men­te des­truc­ti­vo pro­pio de nues­tra civi­li­za­ción inmu­ni­ta­ria, sino en el deseo, en la deman­da diri­gi­da al otro sin­gu­lar o colec­ti­vo a tra­vés del len­gua­je; en otros tér­mi­nos en lo que la len­gua lati­na deno­mi­na­ba com­mu­ni­tas, ese inter­cam­bio recí­pro­co cons­ti­tu­ti­vo del víncu­lo social.

http://​iohan​nes​mau​rus​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *