Tor­tu­ra, que algo que­da- Ezker Aber­tza­lea

Esa debe ser la mora­le­ja que el esta­do extrae de las con­de­nas de pri­sión a las que habrán de hacer fren­te varios guar­dias civi­les, des­pués de que la Audien­cia Pro­vin­cial de Gipuz­koa dic­ta­mi­na­se que tor­tu­ra­ron a Por­tu y Sara­so­la en enero de 2008. Al fin y al cabo, la tor­tu­ra no es una téc­ni­ca poli­cial para arran­car con­fe­sio­nes; es, sobre todo, una herra­mien­ta de terror colec­ti­vo de hon­do cala­do polí­ti­co a la que el esta­do espa­ñol no ha renun­cia­do des­de los remo­tos tiem­pos de la Inqui­si­ción.

Tie­ne, como toda prác­ti­ca bru­tal, un doble filo. Por una par­te, estig­ma­ti­za la que la uti­li­za; por otra, extien­de el mie­do por toda la super­fi­cie del medio social sobre el que actúa. Más aún, socia­li­za el horror y per­so­na­li­za sus efec­tos en per­so­nas a las que cono­ce­mos. Cuan­do, como es el caso, se mani­fies­ta como prác­ti­ca impu­ne, el ver­du­go con­vi­ve con su estig­ma y las víc­ti­mas, más de diez mil en Eus­kal Herria en el últi­mo medio siglo, nun­ca vuel­ven a con­ci­liar el sue­ño del mis­mo modo.

Eso es lo que debe pen­sar en estos momen­tos Rubal­ca­ba: ya lle­ga­rá el momen­to de indul­tar y con­de­co­rar a los guar­dias con­de­na­dos. Mien­tras tan­to, ala­ba­rá la per­fec­ción del sis­te­ma de garan­tías espa­ñol y deja­rá que las más de sesen­ta denun­cias por tor­tu­ras del año 2010 calen has­ta la médu­la espi­nal de la masa social del inde­pen­den­tis­mo vas­co.

Todos los espa­cios opa­cos, la inco­mu­ni­ca­ción, las reda­das poli­cia­les y la con­si­guien­te apli­ca­ción de la ley anti­te­rro­ris­ta son el “humus” de la tor­tu­ra. Aun­que la per­cep­ción acer­ca de los orí­ge­nes de las vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos civi­les en Eus­kal Herria no sea úni­ca, no es menos cier­to que ya lle­va­mos mucho tiem­po con­vi­vien­do con una reali­dad dife­ren­te: hoy por hoy sólo el esta­do es fuen­te de vul­ne­ra­cio­nes reite­ra­das en ese cam­po. Es pre­ci­so aca­bar cuan­to antes con esta evi­den­cia. Para que la repre­sión deje de ser ren­ta­ble, la movi­li­za­ción popu­lar, la rei­vin­di­ca­ción cons­tan­te y ascen­den­te de todos los dere­chos, es el úni­co antí­do­to efi­caz. Des­afie­mos a los ges­to­res de la tor­tu­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *